La santa Juana, primera parte: 080

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 080 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


FABIO:

               Y yo ¿qué aguardo?

JULIO:

               Extraordinarias cosas hemos visto
               en breves horas.

MARCO ANTONIO:

               Vamos, Julio, amigo,
               a mi casa, que quiero regalaros
               y que sepáis por experiencia el gusto
               que causa amor después de largos celos.

JULIO:

               Como el sol tras las nubes en los cielos.
Vanse.
Salen FRANCISCO Loarte
y LILLO de camino

LILLO:

               La alegre conversación
               facilita la molestia
               del camino; hablemos, pues,
               que aunque no hay más de seis leguas
               de aquí a Toledo, me cansa
               el verte que en todas ellas
               por contemplar a tu esposa
               no has despegado la lengua.

FRANCISCO:

               ¡Ay! Que estas seis leguas, Lillo,
               me han parecido seiscientas,
               según el Amor da prisa
               al alma que nunca llega.
               Mas ya que en conversación
               quieres que las entretenga,
               vuelve otra vez a contarme
               de mi esposa la belleza,
               cuando las joyas la diste
               y la sabrosa respuesta
               que te dio su viejo padre,
               ya que la casta vergüenza
               de mi Juana enmudeció.


<<<
>>>