La santa Juana, primera parte: 081

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 081 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               De todo te he dado cuenta
               dos veces.

FRANCISCO:

               No seas pesado.

LILLO:

               Contarételo quinientas.
               Llegó la señora mula
               con su badulaque a cuestas
               y el señor Lillo a las ancas
               hasta la espaciosa vega.
               Apeóse allí mi merced,
               y cuando llegué a la puerta
               de Visagra, alcé los ojos
               y vi el aguilucho en ella
               con sus dos cabezas pardas,
               y haciendo una reverencia
               dije, "Salve, pajarote,
               de toda rapiña reina."
               Entré por la calle arriba
               y a poca distancia, cerca
               de un barbero, vi una casa
               que, aunque algo baja y pequeña,
               el olor que despedía
               me confortó de manera
               que me obligó a preguntar
               si algún santo estaba en ella.
               Respondióme uno, "Aquí vive
               San Martín." Hinqué en la tierra
               las rodillas y creí
               sin duda que era su iglesia.


<<<
>>>