La santa Juana, primera parte: 082

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 082 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               Todo un Domingo de Ramos
               vi encima de una carpeta
               a la entrada, y dije, "Aquí
               fiestas hay, pues ramos cuelgan."
               Entré muy devoto dentro,
               vi mil danzantes en ella
               de capa parda bailando,
               ya de pies, ya de cabeza.
               Estaba sobre un tablero
               una gran vasija llena
               de agua con muchas tazas;
               lleguéme allá, pensé que era
               pila del agua bendita,
               metí la mano derecha
               mojando el dedo meñique
               y salpiquéme las cejas.
               Estaba allí una mujer
               más gorda que una abadesa,
               cura de aquella parroquia
               una sobrepelliz puesta
               o devantal remangado,
               y recogiendo la ofrenda
               dada al San Martín divino
               que estaba sobre una mesa,
               y debía de haber dado
               a otro pobre la otra media
               capa, porque estaba en cueros,
               dijo la mujer, "¿No llega,
               hermano?" "Ya voy," la dije.
               Saqué de la faldriquera
               medio real--que no doy menos
               en limosnas como aquéllas--
               y tomando una medida
               me dio de sus propias venas
               San Martín la blanca sangre
               que hace hablar en tantas lenguas.
               Proseguí con mi camino.


<<<
>>>