La santa Juana, primera parte: 083

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 083 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Saldrías de la taberna
               como sueles.

LILLO:

               ¿Cómo suelo?
               Calzadas con cinco suelas
               las tripas, en fin, llegué
               en cas de tu suegro.

FRANCISCO:

               Espera.

LILLO:

               ¿Qué hay de nuevo?

FRANCISCO:

               A pie y corriendo
               me parece que se acerca
               un muchacho hacia nosotros.

LILLO:

               Pues bien, ¿será cosa nueva
               ver correr a un caminante?

FRANCISCO:

               No, mas la sangre me altera
               su vista.

LILLO:

               Pues ¿qué imaginas?

FRANCISCO:

               Nada; sepamos qué priesa
               le obliga a que así camine.

LILLO:

               Sepamos en hora buena.
Sale LA SANTA vestida de hombre

SANTA:

               Mi Dios: alas me habéis dado
               con que como el alma vuela,
               el cuerpo que de los lazos
               del mundo se desenreda.
               No siento cansancio alguno;
               pero quien el yugo lleva
               de vuestra ley, Cristo mío,
               no se cansa, que no pesa.


<<<
>>>