La santa Juana, primera parte: 084

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 084 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               ¡Válgame el cielo! ¿Qué veo?
               Lillo, ¿mi Juana no es ésta?
               Sí, que el retrato del alma
               su imagen me representa.

LILLO:

               Yo ser tu esposa jurara,
               a no tener por quimera
               que mujer tan recogida
               a tal locura se atreva.

FRANCISCO:

               Mi querida esposa es, Lillo,
               prenda de mis ojos bella.
A ella
               ¿Adónde vais de ese modo?

SANTA:

               (¡Ay Dios! ¿Qué desdicha es ésta?) (-Aparte-)
               Perdida estoy, dulce esposo.
               Si corre por vuestra cuenta
               el volver por vuestro honor
               y yo soy esposa vuestra,
               libradme de este peligro,
               que ha visto el lobo la oveja,
               y si no me guardáis vos
               os ha de quitar la presa.

FRANCISCO:

               Dadme, mi esposa, esos brazos,
               seré venturosa hiedra
               de tu cuello.


<<<
>>>