La santa Juana, primera parte: 087

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 087 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               La obediencia.

FRANCISCO:

               ¿No es éste Juan Vázquez, Lillo?

LILLO:

               Juan Vázquez parece; llega
               y agárrale, no se vaya,
               que el diablo se regodea
               con nosotros y se burla.

JUAN:

               ¡Hijo!

FRANCISCO:

               Señor.

JUAN:

               Si deseas
               cobrar tu esposa, mis pasos
               sigue.

FRANCISCO:

               ¡Ay Dios! Pues ¿quién la lleva?

JUAN:

               El deseo de ser monja
               le dio atrevimiento y fuerzas
               para disfrazarse de hombre.
               En la Cruz tomar intenta
               el sayal de San Francisco;
               mas no hará lo que desea
               mientras mis miembros cansados
               tengan vida. Ven, ¿qué esperas?

FRANCISCO:

               No ha un instante que la vimos
               Lillo y yo de esa manera.

JUAN:

               ¿Cómo no la detuvistes?

LILLO:

               Jugó a la gallina ciega
               con nosotros, y acogióse
               invisible.

MATEO:

               En su defensa
               lleva a Dios, ¿qué mucho?

JUAN:

               Vamos.

FRANCISCO:

               ¡Ay, Lillo, mi muerte es cierta!
Vanse.


<<<
>>>