La santa Juana, primera parte: 094

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 094 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Esposa del alma mía,
               reina de mis pensamientos,
               mira que yo te di el alma;
               por el alma o por ti vengo.
               Si mis quejas no te obligan,
               si no te ablandan mis ruegos,
               en tu presencia he de darme
               la muerte, que estoy sin seso.
               Mi hacienda, mis padres nobles
               están, los brazos abiertos,
               aguardándote en Illescas;
               ¿por qué con tal menosprecio
               quieres que mi muerte lloren?

SANTA:

               Padre, a Dios por padre tengo.
               Tío, Dios solo es mi tío;
               Dios es mi esposo y mi dueño.
               Francisco Loarte, aquí
               determino morir; esto
               os tengo de responder.
               Dios lo quiere y yo lo quiero.

JUAN:

               Eso no; no quiere Dios
               que a tu mismo padre viejo
               mates, siendo tú el verdugo.
               Madres, perdonad si os llevo
               lo que es mi hacienda por fuerza.
Quiere llevarla por fuerza y la
SANTA se abraza a las monjas

ABADESA:

               Señor: resistir al cielo
               es pecado.


<<<
>>>