La santa Juana, primera parte: 095

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 095 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Has de venir,
               o haré locuras y excesos.

SANTA:

               Madres: ¿así me dejáis?
               Mi Dios, mi esposo, si es cierto
               que son de los malhechores
               sagrado asilo los templos,
               ¿por qué a mí no han de valerme?
               En sagrado estoy, ¿qué es esto?
               Mi Dios, Iglesia me llamo.
               ¡Aquí del rey y del cielo,
               que de la Iglesia me sacan!
               Francisco, el hábito vuestro
               ha de librarme esta vez.
               Cordón, sed vos mi remedio.
               ¿No sois vos embajador,
               Francisco, de Cristo mesmo,
               y el rey de armas de su casa,
               pues en vos las suyas vemos?
               De casa de embajadores
               no sacan a ningún preso;
               pues defendedme, Francisco,
               que os quiebran los privilegios.

MAESTRA:

               ¿Hay más virtud en el mundo?

ABADESA:

               No quiera el piadoso cielo
               que de nuestra casa salga
               el tesoro que tenemos.

MATEO:

               Hermano: volved en vos,
               dejad injustos extremos.
               Dios por suya a Juana escoge;
               Dios quiere ser vuestro yerno.
               ¿Queréis vos ir contra Dios?


<<<
>>>