La santa Juana, primera parte: 096

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 096 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               No sé quién me ablanda el pecho
               y su dureza derrite;
               pero el Amor todo es fuego.
               No quiero a Dios ofender;
               suyo es todo cuanto tengo;
               sírvase con todo Dios,
               pues ya lo mejor le entrego.
               Mi bendición y la suya,
               hija, os alcance.

SANTA:

               Ya beso
               esos pies, agradecida.

FRANCISCO:

               ¡Ay, Dios, cuán vanas salieron
               mis marchitas esperanzas!

MAESTRA:

               Sosegad, señor.

FRANCISCO:

               No puedo
               ni podré mientras que viva.

ABADESA:

               Vamos, hija, y os daremos
               el hábito venturoso
               de Francisco.

SANTA:

               Mi contento
               se cumplió de todo punto.

ABADESA:

               Para que se cumpla el vuestro
               esperad todos un rato,
               y veréis a Juana presto
               adornada con las galas
               de su desposado eterno.

Vanse las tres


<<<
>>>