La santa Juana, primera parte: 097

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 097 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Señor Francisco Loarte,
               aquí el más sano consejo
               es ver que, si Juana os deja,
               no es por otro hombre del suelo,
               sino por Dios; ya lo veis
               las ventajas que os ha hecho
               Dios, vuestro competidor.

FRANCISCO:

               Dejadme, que no hay consuelo
               que mis tormentos aplaque.

MATEO:

               ¿Cómo un hombre tan discreto
               así se deja llevar
               del tropel de sus deseos?

FRANCISCO:

               No puedo más, que estoy loco.
               Pues mi esposa hermosa pierdo,
               piérdase con ella todo:
               fuera vida, fuera seso:
               huyan los hombres de mí.

JUAN:

               Sosegaos.

FRANCISCO:

               Soy el infierno,
               ¿cómo queréis que sosiegue?
               Huid de mí. ¡Fuego, fuego!
Vase FRANCISCO de Loarte

MATEO:

               ¡Qué lástima!

JUAN:

               Sabe Dios
               lo que su desdicha siento;
               mas Él lo remediará,
               pues por su causa se ha hecho.


<<<
>>>