La santa Juana, primera parte: 098

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 098 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Salen la ABADESA,
la MAESTRA de novicias
y la SANTA, de monja
SANTA:

               ¡Qué alegre y compuesta salgo!
               Pedid, padre, a mi contento
               albricias. Éste es brocado,
               no es, padre, sayal grosero.
               Cristo es ya mi Esposo, tío,
               dentro del alma le tengo.
               Reina soy, porque Él es rey;
               vos, padre, veréis sus reinos.

JUAN:

               Las lágrimas a los ojos
               salen, mi Juana, al encuentro
               para darte el parabién
               del nuevo estado.

SANTA:

               ¡Y qué nuevo!
               El alma me ha renovado.

MATEO:

               De manera me enternezco
               que no puedo hablar de gozo;
               mas darte los brazos puedo.

SANTA:

               Padre y señor, esto baste,
               que estamos perdiendo
               el tiempo y reñiráme mi Esposo,
               porque es celoso en extremo.
               Ya no soy mía. Adiós, padre.

ABADESA:

               La grande virtud contemplo
               que encierra este serafín.

MAESTRA:

               Grandes cosas de ella espero.

SANTA:

               Dadme los brazos y adiós.

JUAN:

               ¡Hija mía: que te dejo!

Vanse los dos


<<<
>>>