La santa Juana, primera parte: 100

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 100 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


S. DOMINGO:

               ¿Y yo?

SANTA:

               Sois Santo Domingo,
               cuyos pies sagrados beso,
               por honra de nuestra España
               que dio tal Guzmán al suelo.

S. DOMINGO:

               El gran padre San Francisco,
               a quien por hermano tengo,
               y yo, Juana, competimos
               con amorosos extremos
               sobre cúya hija has de ser;
               yo, en mi favor alego
               que ser mía pretendiste
               en mi amado Monasterio
               El Real, que ilustra mi nombre
               y tanto estima Toledo,
               y a quien tan devota fuiste.
               ¿Esto, mi Juana, no es cierto?

SANTA:

               Sí, mi padre.

S. DOMINGO:

               Pues ¿qué esperas?
               Ven.

S. FRANCISCO:

               Eso no, padre nuestro;
               ella se vino a mi casa,
               la posesión suya tengo.
               Ya se vistió mi pobreza,
               mía es; mas con todo eso
               escoja. En su voluntad
               su elección al gusto dejo.

S. DOMINGO:

               Niña, mi hábito recibe.
               Ya ves los santos que dieron
               hoy al mundo de mi orden.
               Ya sabes lo que te quiero.
               Este escapulario blanco
               es de la pureza ejemplo
               que a Dios su virginidad
               consagra. El hábito negro
               es el luto por el mundo,
               pues que para ti ya es muerto.
               La devoción del rosario
               que ves adornar mi cuello,
               de mi Orden es. ¿Qué aguardas?
               Paga el amor que te muestro
               con tomar mi hábito santo.


<<<
>>>