La santa Juana, primera parte: 101

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 101 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


S. FRANCISCO:

               Juana: aunque el mío es grosero,
               tú escogiste su humildad;
               mira cuál te agrada de éstos,
               que yo gusto de tu gusto,
               porque conozco tu pecho.

SANTA:

               Divino Predicador,
               perdonad si veis que dejo
               vuestra sagrada blancura
               por estos pobres remiendos;
               que, como las cinco llagas,
               aunque pobre, guarnecieron
               con sus rubíes el sayal
               de Francisco, es ya sin precio.
               Dios es mi esposo, Domingo;
               si a Dios en Francisco veo,
               para estar siempre con Dios
               estar con Francisco tengo.
A S. FRANCISCO
               Vos sois mi santo, mi padre,
               mi refugio, mi remedio,
               mi regalo, mi descanso,
               y así vuestro sayal quiero.

S. FRANCISCO:

               Mía ha sido la victoria.

S. DOMINGO:

               Yo estos brazos os ofrezco,
               mi carísimo Francisco,
               en señal del vencimiento.


<<<
>>>