La santa Juana, primera parte: 103

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena III
Pág. 103 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


 

Salen la MAESTRA de novicias
y sor María EVANGELISTA
MAESTRA:

               Confieso de esta mujer
               la virtud más excelente
               que puede en un alma haber,
               y confieso juntamente
               que mi verdugo ha de ser.
               ¿Ves lo que toda la casa
               la quiere? ¿Ves lo que pasa
               en su fe, en su mansedumbre?
               Todo me da pesadumbre,
               todo me inquieta y abrasa.
               Su humildad conmigo lidia;
               cuanto tú más la celebras
               más me cansa y me fastidia,
               porque todas las culebras
               me atormentan de la envidia.
               Dos años ha que tomó
               el hábito, siendo yo,
               por mi desdicha, maestra
               de las virtudes que muestra,
               y en ellas se adelantó
               de modo que, por mi daño,
               mi pesar cubro y engaño
               y en ella a Dios reverencio.
               Guardar la mandé silencio,
               y ya sabes que en un año
               no habló palabra.


<<<
>>>