La santa Juana, primera parte: 104

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 104 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               Si vieses
               lo que Dios por ella ha hecho,
               yo te digo que no hicieses
               esos extremos. Al pecho
               de su madre, de dos meses,
               la mostró en mil ocasiones
               el cielo revelaciones
               que te hubieran admirado
               a habérselas escuchado
               como yo en sus recreaciones.
               Desde que nació, los viernes
               ayunó; y a quien Dios da
               los favores que disciernes,
               ¿qué daño hacerle podrá
               tu pesar?

MAESTRA:

               No me gobiernes,
               que es la envidia pestilencia
               del seso y de la paciencia
               y temo...

EVANGELISTA:

               ¿Qué hay que temer?

MAESTRA:

               Que esta Juana me ha de hacer
               con su virtud competencia.
               Deseo ser abadesa,
               como sabes, de esta casa.

EVANGELISTA:

               Pues ¿de una recién profesa
               que en la cocina ahora pasa
               su vida, temes?


<<<
>>>