La santa Juana, primera parte: 105

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 105 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


MAESTRA:

               Sí, que ésa
               mis intentos desvanece,
               porque al paso que ella crece,
               mi esperanza, amiga, mengua;
               no sé qué tiene en la lengua
               que cuando habla me parece
               que, a mi pesar, se levanta
               con el monasterio todo
               por ser su sencillez tanta
               y amarla todas de modo
               que ya la tienen por santa
               y no estiman mis lisonjas.

EVANGELISTA:

               Las virtudes son esponjas
               que las voluntades beben.

MAESTRA:

               Las suyas temo que aprueben
               de tal manera las monjas
               que, aunque me pese, la elijan
               por abadesa después;
               mira si es bien que me rijan
               mis pesares.

EVANGELISTA:

               No les des
               ese nombre, ni te aflijan,
               que es muy moza para eso.

MAESTRA:

               Donde hay santidad y seso
               hay vejez.

EVANGELISTA:

               Dices verdad.

MAESTRA:

               Luego no le falta edad,
               aunque es moza.

EVANGELISTA:

               Lo confieso;
               mas mira que viene aquí.

MAESTRA:

               Mis malas entrañas culpo.

EVANGELISTA:

               Que era la envidia leí
               de la condición del pulpo,
               que se está royendo a sí.


<<<
>>>