La santa Juana, primera parte: 106

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 106 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Sale la SANTA con un
barreñón de barro
SANTA:

               Ya ha dos años, mi Dios, que entré contenta
               en vuestro real palacio por crïada;
               libros tenéis de cuenta en que la entrada
               del que os viene a servir, Señor, se asienta.
               Camino es esta vida, el mundo venta;
               en ella es bien que quede averiguada
               la nuestra, porque al fin de la jornada
               sepáis que soy mujer de buena cuenta.
               Después que vuestro pan, mi Cristo, como,
               os sirvo en la cocina, y no me ciega
               la bajeza y desprecio de este trato,
               Porque dice Francisco, el mayordomo,
               que quien en vuestra casa platos friega
               con Vos se asienta y come en vuestro plato.


MAESTRA:

               ¡Ay, soror EVANGELISTA!
               Todo aquello es santo y bueno,
               pero para mí es veneno
               que entra al alma por la vista.

EVANGELISTA:

               Para mí es gloria.


<<<
>>>