La santa Juana, primera parte: 108

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 108 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Pues bien,
               ¿ha de alabarse el tiñoso
               que ha salido victorioso
               de Juana? Eso no, mi bien.
               ¿Queréis que el convento entienda
               lo para poco que soy,
               y digan que en él estoy
               para quebrarles su hacienda?
Junta los pedazos e híncase de rodillas
               No, mi Dios, que es el convento
               muy pobre. Esposo querido,
               aunque lo que agora os pido
               declare mi atrevimiento;
               a fe que me habéis de dar
               mi rota vasija entera.
               Aquí vuestra esposa espera.
               No me veréis levantar
               de la oración que os consagro
               hasta que os venza su instancia;
               que, aunque es de poca importancia,
               y es bien que cualquier milagro
               por grande ocasión se haga,
               en cosas pocas, Señor,
               se muestra más el amor,
               porque de todo se paga.
               San Benito, ¿no pidió
               a vuestro amor excesivo
               le sanásedes un cribo
               que a su amo romper vio?
               Yo, pues, también hago alarde
               de vuestra piedad divina;
               acabad, que la cocina
               me aguarda, mi Dios, y es tarde.

Sale un barreño nuevo
en lugar del quebrado


<<<
>>>