La santa Juana, primera parte: 109

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 109 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               ¿Has visto tal maravilla?
               Di, madre, ¿qué te parece?
               Así el cielo favorece
               a quien le sirve y se humilla.

MAESTRA:

               Espántame lo que he visto.

EVANGELISTA:

               Juana de la Cruz es santa.
               .................... [ -anta.]

SANTA:

               ¡Lindo amante hacéis mi Cristo!
               Una cosa os he de dar
               por merced tan soberana
               que yo me sé.

MAESTRA:

               Soror Juana,
               ¿dónde va?

SANTA:

               Madre, a fregar.

MAESTRA:

               ¿No quebró ese barreñón?
               Pues ¿cómo está entero y sano?

SANTA:

               Lo que echó a perder mi mano
               sanó Dios en la oración,
               que hace milagros por ella
               al paso de la esperanza.

MAESTRA:

               Pues ¿qué tanto, hermana, alcanza
               con Dios? Diga ¿quién es ella
               para que a su intercesión
               se haga cosa importante?
               Vanagloriosa, arrogante,
               ya sé que estas cosas son
               hechicerías; ya sé
               quién es; álcese; ¿qué llora?


<<<
>>>