La santa Juana, primera parte: 110

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 110 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Híncase la SANTA en tierra llorando
SANTA:

               Soy la herencia pecadora;
               no se espante si pequé.
               Deme los pies y perdone.

MAESTRA:

               ¿Los pies la había yo de dar?

SANTA:

               Besaré, pues, el lugar
               y tierra donde los pone.
Besa la tierra

EVANGELISTA:

               ¡Qué humildad tan soberana!

MAESTRA:

               ¡Ay, soror EVANGELISTA!
               No hay quien mi envidia resista.
               Vamos.
Vanse.
Quédase la SANTA postrada en tierra

SANTA:

               ¿Qué es aquesto, Juana?
               ¿Qué arrogancia es ésta vuestra?
               ¿Qué altivez y frenesí?
               Mas diréis que no es ansí.
               Pues lo dice la Maestra,
               verdad es; yo os sacaré
               la soberbia e hinchazón,
               cuerpo vil y fanfarrón,
               a azotes. Así os tendré
               postrado en este lugar
               hasta que la Madre os vea
               y que sois humilde crea
               dándoos los pies a besar;
               que no es en vos ahora nuevo
               esto de la gloria vana.
               Mas yo os castigaré.


<<<
>>>