La santa Juana, primera parte: 111

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 111 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Levantándola el ÁNGEL de la guarda
ÁNGEL:

               Juana.

SANTA:

               ¡Ay Dios, qué hermoso mancebo

ÁNGEL:

               El Ángel soy de tu guarda
               que he venido a consolarte.
               Yo propio he de levantarte.

SANTA:

               El temor que me acobarda
               viendo tan grande beldad,
               Ángel, no me deja hablaros,
               porque vuestros rayos claros,
               esa hermosa majestad
               me ciegan; que de los pajes
               sois vos del Rey, mi señor,
               que con tanto resplandor
               viste a quien tira sus gajes.
               Dichoso el que asiste allá
               libre de esta confusión;
               si tales los pajes son,
               ¿qué tal el Señor será?
               ¿Hay más extraña belleza?
               Pues la humana cortesía
               llama al señor señoría,
               y al príncipe y rey alteza.
               Desde hoy mi lengua procura,
               ayo mío venturoso
               pues sois tan bello y hermoso,
               llamaros Vuestra Hermosura.
               Este título he de daros,
               mas no os habéis de partir,
               que ya no podré vivir,
               Ángel mío, sin miraros.


<<<
>>>