La santa Juana, primera parte: 112

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 112 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Dios quiere que hables conmigo
               siempre que hablarme quisieres
               dondequiera que estuvieres,
               y como a hermano y amigo
               me veas y comuniques.

SANTA:

               ¡Gran favor! Ya mi paciencia
               llevará mejor la ausencia
               de mi Dios, cuando me expliques
               su celestial señorío,
               porque mis penas reporte
               la grandeza de su corte
               y su amor, custodio mío.
               ¡Qué gloria que he de tener!
               ¡Qué contenta que he de estar!
               ¡Qué de ello os he de tratar!
               Porque no hay gloria y placer
               para un alma que se abrasa
               en la ausencia de su amante,
               como hablar de él cada instante
               con la gente de su casa.

ÁNGEL:

               Ésta en que estás te encomienda
               nuestra reina soberana;
               tú la has de gobernar, Juana,
               tu protección la defienda;
               que después que la pastora
               Inés se dejó vencer
               del mundo, como mujer,
               la reina, nuestra señora,
               a su hijo soberano
               pidió que al mundo envïase
               quien su casa gobernase;
               y su poderosa mano
               te crió para este fin,
               conforme a su madre dijo
               Cristo tu esposo y su hijo.
               Aquí has de hacer un jardín
               de plantas, cuya hermosura
               la del cielo ha de adornar;
               aquí tienes de plantar
               el voto de la clausura,
               que por no guardarle Inés
               ni sus monjas se perdieron,
               aunque penitencia hicieron
               y se salvaron después.
               Hoy te harán, Juana, tornera.


<<<
>>>