La santa Juana, primera parte: 113

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 113 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Ángel santo: no hay en mí
               bastantes fuerzas.

ÁNGEL:

               Así
               lo quiere Dios. De Él espera
               ayuda y fuerza segura.

SANTA:

               A servirle me provoco,
               que todo se me hace poco
               yendo con Vuestra Hermosura.
Vanse.
Salen GIL llorando y LLORENTE

LLORENTE:

               ¿Un hombre tien de llorar
               aunque le den más enojos?

GIL:

               ¿No tienen los hombres ojos?

LLORENTE:

               Sí, sólo para mirar;
               no para que al llanto acudan,
               porque no es hombre el que llora.

GIL:

               No lloran los míos agora,
               Llorente.

LLORENTE:

               Pues ¿qué hacen?


<<<
>>>