La santa Juana, primera parte: 114

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 114 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


GIL:

               Sudan.
               Cuando mi Elvira murió,
               que Dios haya, no lloré,
               aunque, como veis, la amé,
               porque con ella expiró
               el recelo que hace guerra
               al que una mujer percura
               guardar; que no está segura
               si no es debajo la tierra.
               Pero en tan triste ocasión,
               no os espante que me aflija
               de ver cuál está mi hija.

LLORENTE:

               ¿Por un mal de corazón
               habéis de llorar así?

GIL:

               Mal de corazón ¿es barro?
               Si fuera tos o catarro
               no hubiera tristeza en mí;
               pero mal de corazón,
               ¿á quién no lastimará?

LLORENTE:

               Si habla siempre que la da
               más latines que un sermón,
               no es el dolor muy roín.

GIL:

               Llorente, aqueso me espanta.

LLORENTE:

               Es vuesa hija estodianta
               y habla vascuence y latín,
               ¿y lloráis? Yo, por ventura
               y no pequeña, tuviera
               que mi hija latín supiera
               y la viera después cura.

GIL:

               Afirma el beneficiado
               que tien espíritos.


<<<
>>>