La santa Juana, primera parte: 115

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 115 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


LLORENTE:

               ¿Cómo?

GIL:

               Yo por eso pesar tomo.

LLORENTE:

               Pues ¿por dónde habrán entrado?
               ¿Por la boca o por la zaga?

GIL:

               ¿No tien hartos agujeros
               una mujer?

LLORENTE:

               ¡Oh, fulleros!
               ¡Oste puto! ¡Zorriaga
               en ellos!

GIL:

               ¿No habrá un remedio?

LLORENTE:

               Echadla una melecina
               de miel y de trementina
               hirviendo de medio a medio,
               y por no verse quemados
               por la boca se saldrán.

GIL:

               Si en el infierno los dan
               huego con los condenados,
               y comen como avestruces
               brasas, ¿cómo han de temer
               ell agua?

LLORENTE:

               Hacedla comer
               media docena de cruces
               con su calvario, y veréis
               cómo se salen huyendo
               de la cruz.

GIL:

               Sanarla entiendo
               presto. Ya os acordaréis
               de Juana, nuesa madrina.

LLORENTE:

               ¿La que es monja?

GIL:

               La que espanta.

LLORENTE:

               Todos la llaman la santa.


<<<
>>>