La santa Juana, primera parte: 116

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 116 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


GIL:

               Es una mujer divina.
               Desque su padre murió,
               que habrá un año, no la vi;
               yo sé que en viéndome ansí,
               pues por su causa me dio
               Dios la hija que ya lloro,
               que ella me la vuelva sana.

LLORENTE:

               Queríala mucho Juana,
               y es la niña como un oro.
               No ha sido el remedio malo.
               Gil, yo os quiero acompañar.

GIL:

               Venid, que la he de llevar
               de miel y leche un regalo.

LLORENTE:

               ¿Que así el diablo se zampuza
               en un cuerpo? Desde hoy quiero
               taparle el lugar zaguero
               con el sayo y caperuza.

Vanse.


<<<
>>>