La santa Juana, primera parte: 117

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 117 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Sale la SANTA con las llaves de portera
SANTA:

               Aunque del coro me aparta
               el torno y la portería,
               bien puede hallarse María
               entre los brazos de Marta.
               El alma contemple y parta
               al cielo, pues con Dios priva,
               y el cuerpo, que es Marta activa,
               trabaje, que no hay lugar
               donde a Dios no pueda hallar
               la vida contemplativa.
               Yo me acuerdo, Jesús mío,
               que, a falta de otro lugar,
               mi iglesia era un palomar
               cuando estaba con mi tío.
               Lo demás es desvarío
               de perezosos ingratos,
               que los más sabrosos ratos
               donde el sentido se arroba
               es entre la humilde escoba,
               las rodillas y los platos.
               No hay lugar que me reporte
               a no buscaros, Señor,
               porque es piedra imán amor
               y siempre mira a su norte.
               ¿No dicen que está la corte
               donde está el rey? De ese modo
               a buscaros me acomodo
               en cualquier parte, mi Dios,
               que todo es corte con vos
               pues sois rey y estáis en todo.

Ha de haber un torno


<<<
>>>