La santa Juana, primera parte: 120

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 120 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¡Qué contenta me dejáis!
               ¡Qué de favores me hacéis!
               ¡Qué de ello que me queréis!
               ¡Qué de ello que lo mostráis!
               Acá os tengo, aunque os me vais;
               mas ¿qué es esto? La campana
Tocan una campana
               toca a alzar. Pues, ¿cómo, Juana,
               es bien que el ver vuestra vida
               en el altar os lo impida
               esta pared inhumana?
               ¡Ay quién pudiera partilla
               por ver alzar! ¡Ah, mi Dios!
               Todo es fácil para vos.
Rásgase la pared, y detrás está
un cáliz con un Niño Jesús
               ¡Ay Jesús, qué maravilla!
               Ensalzáis a quien se humilla.
               ¡Dichosa la enamorada,
               mi Dios, que os sirve y agrada!
               Ya se juntó la pared,
               y en fe de tanta merced
               quedará siempre quebrada
               una piedra. Esposo casto,
               mucho con vos medro y privo;
               mas--¡ay!--que es mucho el recibo,
               y poco o ninguno el gasto.
               Mucho me dais, y no basto
               a pagar aun las migajas
               de tan divinas ventajas;
               pero, perdonad, Señor,
               si, como el mal pagador
               después os pagase en pajas.

Vase.


<<<
>>>