La santa Juana, primera parte: 121

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 121 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Salen la ABADESA y la MAESTRA
ABADESA:

               Esto al servicio del Señor conviene.
               El padre provincial ha ya venido;
               noticia de la hermana Juana tiene.
               Por Prelada el convento la ha pedido.
               Yo acabo ya mi oficio, pues que viene
               nuestro Padre a visita, y persuadido
               está de la virtud que en ella mora;
               sin duda que la hará mi sucesora.

MAESTRA:

               ¿A una mujer que no tiene experiencia,
               canas, ni autoridad? No trate de eso
               que se me acaba, Madre, la paciencia.

ABADESA:

               ¿Qué importan canas donde sobra el seso?
               La edad que más importa es la prudencia.
               Ella ]a tiene, autoridad y peso.

MAESTRA:

               Yo lo pretendo, y se me hace agravio.

ABADESA:

               El padre provincial es cuerdo y sabio.
               Él mirará la que es más conveniente
               para regirnos.

MAESTRA:

               ¡Qué una hipocresía
               se me anteponga así! ¿Qué esto consiente
               el cielo? ¡Oh rabiosa envidia mía!


<<<
>>>