La santa Juana, primera parte: 123

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 123 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Salen la SANTA, GIL,
LLORENTE y otros LABRADORES
GIL:

               Señora Juana, Gil soy. ¿No se acuerda
               de Gil y Elvira, de quien fue madrina?

MAESTRA:

               Voyme de aquí que temo no me pierda
               la envidia que me abrasa y desatina.

SANTA:

               Nuestra prelada es ésta, sabia y cuerda;
               sin su licencia no soy de hablar digna.

GIL:

               Pues ¿cuál es la emperrada?

LLORENTE:

               Aquella vieja.

SANTA:

               La abadesa es aquésta.

GIL:

               ¿La abadeja?
               Señora, aquí venimos a rogarla
               que mos haga merced de dar licencia
               a Juana para verla y para hablarla.

ABADESA:

               ¿Hablarla? Como sea en mi presencia.

LLORENTE:

               Pues craro está; que no hemos de llevarla
               a Francia.

GIL:

               ¿Como está su rabanencia?

SANTA:

               Mejor que yo merezco, Gil amigo.

GIL:

               Muy fraca está, por Dios, también lo digo.

SANTA:

               ¡Jesús! No jure, hermano.

GIL:

               Éste es mal uso.
               ¿Cómo no me pregunta por Marica,
               mi hija?

SANTA:

               ¿Cómo está?

GIL:

               Vengo confuso.
               La más salada estaba y más bonica
               de toda Hazaña; pero ya rehuso
               el verla nadie, porque tien la chica
               espiritos, según dice nueso cura
               que la da con la estola y la conjura.
               Así la guarde Dios que mos los quite
               pues que sus oraciones oye, Juana.


<<<
>>>