La santa Juana, primera parte: 124

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 124 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¿Yo, hermano? ¿aqueso dice?

GIL:

               Si permite
               mi Marica vuelva a casa sana
               os diabros se van al alcrebite
               donde Pero Botero los batana
               en su caldero, quedaré contento.
               Aquí la tengo fuera del convento.

SANTA:

               ¿Quién soy yo para hacer cosa tan grande?

LLORENTE:

               Ella puede sacarlos, no hay excusa.

SANTA:

               Soy una grande pecadora.

GIL:

               Ande;
               que pues llegar aquí Marica rehusa,
               los espiritos la temen.

LLORENTE:

               Madre, mande
               que mos haga este bien.

SANTA:

               Estoy confusa.

ABADESA:

               En virtud se lo mando de obediencia.

SANTA:

               Traigan luego la niña a mi presencia.
Sacan dos o tres a una NIÑA,
como por fuerza

NIÑA:

               No me lleven allá que pondré fuego
               a todas las esquinas de esta casa.
               Juanilla de la Cruz, estando ausente,
               las ánimas me saca de las uñas
               y me atormenta más que mil infiernos;
               pues ¿qué haré en su presencia?


<<<
>>>