La santa Juana, primera parte: 125

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 125 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


LABRADOR 1:

               ¡Verá el diabro,
               que de ello que forceja y refunfuña!
               ¡Que no os ha de valer, sucio avechucho!

NIÑA:

               Dejadme, gente vil, que el tiempo pierde
               quien me intenta mover.

LABRADOR 2:

               ¡Ay, que me muerde!

LABRADOR 1:

               Medio brazo me lleva de un bocado.
               ¿Qué también come el diabro carne, Crespo?

LABRADOR 2:

               Come huevos y leche y no tien bula,
               ¿y de eso os espantáis?

LABRADOR 1:

               ¡Huego en su gula!

NIÑA:

               ¿A qué te allegas tú, di, amancebado
               con la mujer del herrador? Anoche
               bien sé yo dónde estabas escondido
               cuando vino de Illescas el marido.

LABRADOR 2:

               ¿Quién diabros se lo dijo?

LLORENTE:

               Si es el diabro,
               ¿quién se lo ha de decir?

LABRADOR 2:

               Yo os juro a cribas
               que yo os mire si estáis bajo la cama
               acechando otra vez. ¡Oh marrullero!
               ¿Así me echáis las faltas en la calle?

LABRADOR 1:

               ¿Adónde os apartáis? Llega y tiralle.

NIÑA:

               ¿Qué ha de llegar, bodegonero triste;
               que en lllescas a un fraile diste un día
               grajos salpimentados y cocidos
               a real y medio el par, diciendo que eran
               palominos?


<<<
>>>