La santa Juana, primera parte: 126

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 126 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


LABRADOR 1:

               ¿Las trampas del bodego
               comenzáis a decir? Pues no me llego.

SANTA:

               Dejadla, que yo haré con el ayuda
               de mi Esposo Jesús que no os deshonre.
               ¡Ah tiñoso! ¿Aquí estáis?

NIÑA:

                Déjame, déjame.
Échale la SANTA al cuello el cordón

SANTA:

               La cuerda de mi padre San Francisco
               os hará sosegar.

NIÑA:

               ¡Ay, que me quema!
               Juanilla de la Cruz, quítale presto.

GIL:

               Agora no hablaréis, diabro molesto.

SANTA:

               ¡Sal, maldito, de aquí!

NIÑA:

               Ni tú ni el cielo
               no me podrán echar, que ésta es mi casa.

SANTA:

               Podrálo mi Jesús.

NIÑA:

               Eso me abrasa.

SANTA:

               ¡Sal presto!

NIÑA:

               Noto exire, vil Juanilla,
               in domo mea maneo; haec est mea domus
               sine me.

GIL:

               ¡Aho, Llorente! ¿Los dimoños
               van cuando son mochachos al estudio?

LLORENTE:

               Sí, que también hay diablos estodiantes.

SANTA:

               Sal, padre de mentiras.


<<<
>>>