La santa Juana, primera parte: 127

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 127 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


NIÑA:

               ¿Potestatem
               habes ut me ejieias? Accipe higam.
Dale una higa
               ¡Idiota! ¿no me entiendes?

SANTA:

               Don de lenguas
               me ha dado a mí el señor.

NIÑA:

               Mi poder menguas.

SANTA:

               ¡Vete al infierno luego!

NIÑA:

               Non che vollo.

GIL:

               De noche bollos dice que la demos
               y saldrá.

LLORENTE:

               Buen espacio nos tenemos.

GIL:

               Bollos y tortas le daré.

NIÑA:

               Patrona,
               sentite una parola, per mea vita,
               mi che volo parlar Chichiliano.

GIL:

               No debe ser cristiano este demonio.

LLORENTE:

               ¡Cristiano había de ser! ¿Hay diabro alguno cristiano?

GIL:

               Pues ¿no hay diablos bautizados?

LLORENTE:

               Así los llaman.

NIÑA:

               Mi seño lo diabolo
               de Palermo.

SANTA:

               Yo soy Juana, que ruega
               a su Esposo divino que permita
               librar el cuerpo de esta sierva suya.
               El cordón de Francisco ha de acabarlo.
               ¡Sal fuera!


<<<
>>>