La santa Juana, primera parte: 130

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 130 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Pues ¿de qué fue?

FRANCISCO:

               De desvelos;
               si de Dios puede haber celos,
               de él los tuve.

CARLOS:

               ¿De qué suerte?

FRANCISCO:

               El día que pretendí
               desposarme, se metió
               monja mi esposa, y dejó
               burlado mi amor. Sentí,
               señor, de modo el perdella,
               que ha ya cerca de tres años
               que lloro estos desengaños.

CARLOS:

               ¿Era hermosa?

FRANCISCO:

               Era muy bella;
               pero a su belleza gana
               su virtud, porque es de modo,
               señor, que este reino todo
               la llama la santa Juana.

FONSECA:

               ¿Ésa es Juana de la Cruz;
               su patria, Hazaña?

FRANCISCO:

               La propia.

FONSECA:

               Son sus milagros sin copia.
               Ya me han dado de ella luz.
               Dos leguas está de aquí.
               ¿Quiere vuestra majestad
               ver en una tierna edad
               celestiales cosas?

CARLOS:

               Sí.
               Noticia tengo, aunque poca,
               de ella.


<<<
>>>