La santa Juana, primera parte: 131

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 131 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


FONSECA:

               Lo que es más notable
               es que el espíritu hable
               de Dios por su misma boca.
               Tiene don de profecía
               y de lenguas; cuentan cosas,
               aunque ciertas, prodigiosas.
               Habla griego, algarabía,
               y latín, de la manera
               que si se hubiera crïado
               en cada tierra.

CARLOS:

               Espantado
               estoy. Ya verla quisiera.
               Partamos luego.

FONSECA:

               Ya están
               prevenidas postas.

CARLOS:

               Ea,
               venid.

FONSECA:

               Poco se rodea.

CARLOS:

               Llamen al gran capitán.
Vanse.
Salen la MAESTRA y sor EVANGELISTA

MAESTRA:

               La envidia el alma me abrasa.

EVANGELISTA:

               Ya es sobra de pasión esa.

MAESTRA:

               ¿Juana, de casa abadesa?
               ¿Juana, prelada de casa,
               y mis partes, mi gobierno,
               mi pretensión despreciada?
               ¿Juana, de la Cruz prelada?
               ¡Ay, cielos! En un infierno
               estoy de envidia.


<<<
>>>