La santa Juana, primera parte: 132

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 132 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               No tome,
               madre, tan grande pasión.

MAESTRA:

               Las telas del corazón
               alguna sierpe me come.
               Ésta es hechicera; en ella
               hay, sin duda, algún encanto.
               ¿Por qué el Espíritu Santo
               había de hablar por ella?
               ¡Cómo finge! Es disparate;
               yo sé que está endemoniada
               cuando se queda arrobada
               cada punto.

EVANGELISTA:

               ¡Que la trate
               ansí! ¡Que eso diga!

MAESTRA:

               Pues,
               ¿no es el demonio quien habla
               tantas lenguas con que entabla
               sus pretensiones? ¿No ves
               el bastante testimonio
               que a todas os causa espanto?
               No es el Espíritu Santo
               quien habla sino el demonio.

EVANGELISTA:

               Disparate es escucharla.
Vase

MAESTRA:

               ¿Qué aguardo que no me vengo?
               Por el hábito que tengo
               que un lazo tengo de armarla
               con que, al paso que ha subido,
               caiga, siendo menosprecio
               del mundo. ¡Ay, intento necio
               para el mal siempre atrevido!
               ¿Quién a despeñarme viene?
               La envidia, ¿qué bien causó?
               Mas como me vengue yo
               no importa que me condene.

Vase.


<<<
>>>