La santa Juana, primera parte: 134

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 134 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               No haya más, Ángel, no sea
               lo que quiero; su Hermosura
               me anima, conforta, alegra
               y me quita mis pesares.
               Bien es que a Dios obedezca.
               Su esposa soy, este anillo
               me dió con su mano mesma,
               y los desposados suelen
               llevar el trabajo a medias.
               Pero, decid, Ángel mío,
               ¿cómo nunca me dais cuenta
               de vuestro nombre admirable?
               Razón será que le sepa,
               pues que somos tan amigos.
               Decidlo, que en la perfeta
               amistad, nunca ha de haber
               cosa oculta ni encubierta.

ÁNGEL:

               San Laurel Aureo es mi nombre.
               Hízome la mano eterna
               de Dios de sus más privados.
               Dióme gracias tan inmensas,
               que el Ángel del Privilegio
               me llaman, y en verme tiemblan
               las infernales moradas
               que a mi nombre están sujetas.
               Yo fui el ángel de la guarda
               de David, rey y profeta,
               de San Jorge y San Gregorio,
               coluna de nuestra Iglesia.
               Mira lo que a Dios le debes,
               pues tu guarda me encomienda
               y a tales santos te iguala.
               Y en tu misma boca y lengua
               habla el Espíritu Santo,
               y hablará lenguas diversas
               por trece años, predicando
               su ley divina y excelsa.
               Su predicadora te hace.


<<<
>>>