La santa Juana, primera parte: 135

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 135 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¡Ay de mí! ¿Qué he de dar cuenta
               de tantas prerrogativas?
               Quiera el cielo no me pierda
               siendo ingrata a tanto amor.

ÁNGEL:

               No harás, porque la clemencia
               de tu Esposo y nuestro Rey
               te amó antes que nacieras.
               Tus súbditas vienen, Juana.

SANTA:

               Pues ¿cómo sola me deja
               Vuestra Hermosura?

ÁNGEL:

               No son
               dignas que cual tú me vean.
               Siempre estoy, Juana, a tu lado.
Vase.
Sale la que era ABADESA,
sor EVANGELISTA y
otras dos MONJAS

ABADESA:

               Carísima madre nuestra,
               ¡qué alegre está vuestra casa
               con prelada tan perfeta!

SANTA:

               ¡Ay madre! en las entrañas
               os tengo a todas impresas.
               Gloria a Dios que la clausura
               ya nuestra casa profesa.
               Ya no hay salir del convento
               que, aunque es tal nuestra pobreza,
               Dios nos la remediará.
               Dejadlo a su providencia.


<<<
>>>