La santa Juana, primera parte: 136

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 136 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               Madre, una cosa venimos
               a suplicarla, no sea
               en vano nuestra esperanza
               por ser la cosa primera
               que sus hijas caras piden.

SANTA:

               Daros el alma quisiera
               donde os tengo a todas juntas.
               Pedid, pedid, norabuena.

ABADESA:

                Las almas del purgatorio,
               después, madre, que por ella
               somos tan devotas suyas,
               nos causan pena sus penas.
               Pues nada la niega el cielo
               de cuanto le pide y ruega,
               pida a Cristo nos bendiga
               nuestros rosarios y cuentas,
               y que con su mano propia
               las toque y después conceda
               por su amor e intercesión
               perdones y indulgencias.

TODAS:

               Madre, no diga que no.

SANTA:

               La intención, hijas, es buena;
               yo lo comunicaré
               con mi Ángel.

EVANGELISTA:

               Ya se alegran
               nuestros corazones todos.

SANTA:

               ¿Adónde está la maestra?

ABADESA:

               En el coro estaba agora.

SANTA:

               Dios, madre, las dé paciencia.
               Yo quiero dar bien por mal;
               vicaria quiero que sea
               del convento.


<<<
>>>