La santa Juana, primera parte: 138

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 138 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               ¡Soberana maravilla!

ABADESA:

               ¡Gran milagro!

EVANGELISTA:

               ¡Cosa nueva!

ABADESA:

               ¡Dichoso el convento y casa
               que tiene tal abadesa!
Salen la SANTA y
el ÁNGEL de la guarda
con un legajo de papeles,
y váselos dando

ÁNGEL:

               Las almas del purgatorio
               te dan esas peticiones,
               porque con tus oraciones
               su refrigerio es notorio.
               Sus penas tu Esposo aplaca
               por ti, y a tal favor llegas,
               que a los por quien tú le ruegas,
               de entre sus llamas las saca.
               Ésta es de una que ha veinte años
               que está en su fuego mortal
               por un pecado venial,
               que uno solo hace estos daños.
               Ésta es de un grande de España
               que pide alivio y consuelo
               porque eres grande del cielo.
               Ésta es de un hombre de Hazaña
               y alega que es tu pariente.
               En fin, todas han ya visto
               que si es rey tu esposo Cristo,
               eres tú su presidente.

SANTA:

               Pues dice Vuestra Hermosura
               que por ruegos de su sierva
               de las penas les preserva
               que el oro de su fe apura,
               a mi Esposo rogaré
               por ellas.


<<<
>>>