La santa Juana, primera parte: 139

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 139 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Cúmplelo así.

SANTA:

               Ningún mérito hay en mí;
               pero de mi Cristo sé
               que es amigo que le rueguen
               por modos extraordinarios,
               Ángel. Y de los rosarios,
               ¿qué me respondéis?

ÁNGEL:

               Que lleguen
               cuantos tus monjas hallasen,
               que hoy los tengo de llevar
               al cielo, donde ha de dar
               perdones con que se amparen
               Cristo, Juana, los mortales,
               e inmensas prerrogativas,
               que es de suerte lo que privas,
               y tus virtudes son tales,
               que tu Esposo soberano
               cuanto pidas quiere hacer;
               Él los tiene de tener
               y bendecir con su mano.

SANTA:

               ¡Oh, qué alegres han de estar
               mis monjas con tal ventura!
               ¿Dónde va Vuestra Hermosura?

ÁNGEL:

               Ya te vienen a buscar,
               y no quiero que me vean
               del modo que tú me ves.

Vase.


<<<
>>>