La santa Juana, primera parte: 144

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 144 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Su devoción me provoca,
               y de esa suerte deseo
               verla.

ABADESA:

                Bien, señor, podéis.
Descubren una cortina, y a la
SANTA, de rodillas, arrobada

FONSECA:

               ¡Qué de mercedes que hacéis,
               Señor, al humilde!

CARLOS:

               Hoy veo
               la vanidad en que fundo
               de mis reinos las grandezas.
               ¿Qué importan honras, riquezas,
               la corona, el cetro, el mundo
               ni la púrpura imperial
               que cause soberbia tanta,
               si con Dios se nos levanta
               un remendado sayal?
               Hincad todos en la tierra
               las rodillas.

CAPITÁN:

               No han podido
               todos cuantos han querido
               vencerme, haciéndome guerra,
               ni sus bélicos despojos
               ablandarme el corazón,
               y saca en esta ocasión
               una mujer de mis ojos
               el agua, que nunca han visto.


<<<
>>>