La santa Juana, primera parte: 146

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 146 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Pondrán tus leyes su yugo
               en la cerviz indomada
               de Flandes, que te hace guerra
               sin advertir que es tu patria;
               tendrá a tu buena fortuna,
               y no imitadas hazañas,
               tal miedo el turco feroz
               que, volviendo las espaldas
               la otomana multitud,
               pisarán después tus plantas
               las lunas que enarboló
               la potencia solimana.
               Roma te abrirá sus puertas;
               Milán, Nápoles y Francia
               conocerán tus vitorias,
               y las cercas africanas
               de Túnez te llamarán,
               a su pesar, su monarca,
               dándole el rey que quisieres
               y él a ti tributo y parias.
               Y para que eches el sello
               con la más heroica hazaña,
               por la milicia divina,
               dejando la que es mundana,
               renunciarás en Filipo,
               hijo de mi iglesia amada,
               los reinos, púrpura y globo,
               y en Yuste verá tu España
               que las honras que ganaste
               las pisas, porque son vanas,
               pues si es mucho el adquirirlas
               mucho más el despreciarlas.
               A ti, Gonzalo Fernández,
               gran capitán, que en Italia
               dejaste en bronce esculpidos
               los blasones de tus armas,
               por tu católico celo
               el nombre que a tu prosapia
               dejas de Córdoba, haré
               famoso, honrando tu casa.
               El espíritu de Dios,
               que por la boca de Juana
               os habla, agora os bendice."


<<<
>>>