La santa Juana, primera parte: 151

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 151 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Encúbrese la gloria
y baja el ÁNGEL
ABADESA:

               ¿No ve cómo el Ángel baja
               y los rosarios la ofrece?

SANTA:

               ¡Oh, cuánto debe mi alma,
               Ángel, a Vuestra Hermosura!

ÁNGEL:

               A estos rosarios, Juana,
               ha concedido tu esposo
               los privilegios y gracias
               que tienen los Agnus Dei.
               Quien rezare en ellos saca
               de penas de purgatorio
               cada día muchas almas,
               y gana tantos perdones
               como hay hojas, flores, plantas
               media legua alrededor
               de este monasterio y casa,
               y las indulgencias propias
               de Asís, famosa en Italia.
               Saldrán los demonios luego
               de los cuerpos con tocarlas.
               Librarán de enfermedades
               torbellinos y borrascas.
               La misma virtud tendrán
               las cuentas a estas tocadas.
               Todo lo concede Cristo,
               con tal que las que da el Papa
               se estimen como es razón.
               Ven, esposa soberana,
               adonde tu esposo veas.
Vuélvese un torno y desaparecen

EVANGELISTA:

               ¡Llevósela transportada!

ABADESA:

               ¡Oh, milagrosa mujer!
               Son tus maravillas tantas,
               que no hay lengua que las cuente;
               para alabarte éstas bastan.
Sale UNO que acaba la comedia

UNO:

               En la segunda comedia,
               el autor, senado, os guarda
               lo que falta de esta historia.
               Suplid agora sus faltas.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


La santa Juana, primera parte de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III