La santa Juana, primera parte: 151

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 151 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Encúbrese la gloria
y baja el ÁNGEL
ABADESA:

               ¿No ve cómo el Ángel baja
               y los rosarios la ofrece?

SANTA:

               ¡Oh, cuánto debe mi alma,
               Ángel, a Vuestra Hermosura!

ÁNGEL:

               A estos rosarios, Juana,
               ha concedido tu esposo
               los privilegios y gracias
               que tienen los Agnus Dei.
               Quien rezare en ellos saca
               de penas de purgatorio
               cada día muchas almas,
               y gana tantos perdones
               como hay hojas, flores, plantas
               media legua alrededor
               de este monasterio y casa,
               y las indulgencias propias
               de Asís, famosa en Italia.
               Saldrán los demonios luego
               de los cuerpos con tocarlas.
               Librarán de enfermedades
               torbellinos y borrascas.
               La misma virtud tendrán
               las cuentas a estas tocadas.
               Todo lo concede Cristo,
               con tal que las que da el Papa
               se estimen como es razón.
               Ven, esposa soberana,
               adonde tu esposo veas.
Vuélvese un torno y desaparecen

EVANGELISTA:

               ¡Llevósela transportada!

ABADESA:

               ¡Oh, milagrosa mujer!
               Son tus maravillas tantas,
               que no hay lengua que las cuente;
               para alabarte éstas bastan.
Sale UNO que acaba la comedia

UNO:

               En la segunda comedia,
               el autor, senado, os guarda
               lo que falta de esta historia.
               Suplid agora sus faltas.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<