La santa Juana, primera parte (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La santa Juana, primera parte.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 151
La santa Juana, primera parte


La santa Juana, primera parte Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• La SANTA Juana
• JUAN Vázquez, su padre
• DON JUAN
• MARCO ANTONIO
• LUDOVICO
• LILLO, lacayo
• FRANCISCO Loarte
• Juan MATEO, viejo


• Doña LEONOR
• SAN FRANCISCO
• SANTO DOMINGO
• La ABADESA
• El ÁNGEL de la guarda
• Sor MARÍA Evangelista
• MAESTRA de novicias
• CARLOS V, rey


• Don ALONSO de Fonseca, arzobispo de Toledo
• El gran CAPITÁN
• DECIO
• Un CRIADO
• Una NIÑA
• ELVIRA
• GIL
• CRESPO


• TORIBIO
• LLORENTE
• MELCHOR
• JULIO
• FABIO
• Ocho LABRADORES
• CECILIA, criada
• MÚSICOS




>>>

Escena I
Pág. 002 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



Salen ELVIRA y GIL de las manos, la SANTA al lado de
ELVIRA, como su madrina; JUAN Vázquez, su padre, padrino;
CRESPO, TORIBIO y LLORENTE, los MÚSICOS, cantando todos, de
PASTORES, con mucha grita

MÚSICOS:

"Novios son Elvira y Gil,
él es mayo y ella abril;
para en uno son los dos,
ella es luna y él es sol."

TORIBIO:

"Elvira es tan bella."

TODOS:

"Como un serafín."

TORIBIO:

"Labios de amapola."

TODOS:

"Pechos de jazmín."

TORIBIO:

"Carrillos de rosa."

TODOS:

"Hebras de alelís."

TORIBIO:

"Dientes de piñones."

TODOS:

"Y aliento de anís."

TORIBIO:

"Gil es más dispuesto..."

TODOS:

"...que álamo gentil."

TORIBIO:

"Tieso como un ajo."

TODOS:

"Fuerte como un Cid."

TORIBIO:

"Ella es hierbabuena."

TODOS:

"Y él es peregil."

TORIBIO:

"Ella la altemisa."


<<<
>>>

Pág. 003 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



TODOS:

               "Y él el torongil.
               Novios son Elvira y Gil,
               él es mayo y ella abril;
               para en uno, son los dos,
               ella es luna y él es sol."

LLORENTE:

               ¡Par Dios que habéis cantado
               bravamente!

TORIBIO:

               ¿Ha estado bueno?

LLORENTE:

               ¡No lo entonara Galeno
               tan bien!

GIL:

               Habéisnos honrado.

JUAN:

               Aquí los novios se asienten
               mientras se pasa la siesta.

GIL:

               Apacible sombra es ésta.

CRESPO:

               A docenas, Gil, se cuenten
               los hijos que os diere Dios,
               y para cada cual de ellos
               más ducados que cabellos
               tengáis. Gocéisos los dos
               más que Sara y Abrahán,
               y calme Dios con ventajas
               de vino vuestras tenajas
               y vuestras trojes de pan.
               Y por decir cuanto puedo,
               por junto, hágaos el Señor
               el más rico labrador
               de la Sagra de Toledo.
               Todo el mundo os quiera bien,
               honrándoos por varios modos;
               y pues he habrado por todos,
               respondan todos, Amén.

TODOS:

               Amén.


<<<
>>>

Pág. 004 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



GIL:

               Todo ese bien y ventura
               que nos habéis deseado,
               os vuelva el cielo doblado
               con la bendición del cura;
               que ya mi Elvira imagina
               que, con favores sin tasa,
               Dios bendice nuesa casa
               por virtud de la madrina.
               Pues si en tales regocijos,
               porque más dicha nos cuadre,
               la madrina es casi madre
               y los novios son los hijos,
               el bien que el cielo la ofrece
               es bien que a los novios caya,
               porque nos digan, "Bien haya
               quien a los suyos parece."
               Juana es la vertú de España
               tan buena como el buen pan.
               Juan Vázquez, su padre, es Juan,
               que basta, y aquí en Hazaña,
               nueso puebro, es tan amado
               del poderoso y del chico,
               que con ser hombre tan rico
               de ninguno es envidiado.
               Quien los conoce, los llama
               de toda esta Sagra espejos;
               él es dechado de viejos
               y ella de doncellas fama.
               Y así padrinos los nombra
               por participar su estima;
               que al que buen árbol se arrima
               le cobija buena sombra.


<<<
>>>

Pág. 005 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JUAN:

               Basta, Gil, no digáis más;
               págueos la alabanza Dios,
               que es propio al bueno, cual vos,
               decir bien de los demás.
               Yo y mi Juana, a vos y a Elvira
               os quedamos obligados,
               que sois ya nuesos ahijados;
               y, pues mi afición os mira
               cual hijos, ved lo que os cuadre
               en mi casa, que desde hoy
               hijos sois y padre soy.

LOS DOS:

               ¡Viváis mil años, compadre!

JUAN:

               Hablad, Juana, a vuestra ahijada.

SANTA:

               Vos, padre, habláis por los dos.
               Hágaos sierva suya Dios,
               Elvira, y muy bien casada.

LLORENTE:

               Propia bendición de santa;
               breve, en fin, y compendiosa.

TORIBIO:

               Siesta hace rigurosa,
               vuestro sosiego me espanta.
               Hagamos algo.

GIL:

               Mi bien,
               no sale el.sol tan bizarro
               cuando en su lucido carro
               alumbra el mundo.

CRESPO:

               ¡Qué bien!
               Reírme del dicho quiero.
               Muy bien sabéis requebrar,
               mas quiérote preguntar,
               Gil, si el sol es carretero.
               Que si en carro le rotulas,
               cuando muestra su arrebol,
               podrá ser que quiera el sol
               comprarme mi par de mulas.


<<<
>>>

Pág. 006 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



GIL:

               Crespo, déjanos aquí.

CRESPO:

               ¡Quién oyera al sol ligero
               decir siendo carretero,
               ¡arre, mula, pesia á mí;
               y de Madrid a Toledo,
               cuando llueve o hace barro,
               junto a Cabañas el carro
               atascado, tieso y quedo,
               echar votos!

TORIBIO:

               Majadero,
               ¿el sol había de votar?

CRESPO:

               Sí, par Dios, y aun renegar,
               si es que el sol es carretero.
               ¡La necedad en que ha dado
               nuestro lenguaje español!
               No hay estrellas, luna o sol,
               plata, oro o cristal helado,
               que luego no dé con ello
               en la cara de su dama.
               El hombre que quiere y ama,
               la hace de oro el cabello,
               porque tiene algunos rojos;
               perlas los dientes; cristal
               la frente; el labio coral,
               y soles después los ojos.
               ¡Válgate el diablo! Repara,
               amante, que una mujer
               es imposible traer
               tanto en un palmo de cara.


<<<
>>>

Pág. 007 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LLORENTE:

               Calla, necio, antes trae más.

CRESPO:

               ¿Más?

TORIBIO:

               Sí.

LLORENTE:

               Pues ¿no es cosa llana?
               Mira tú una cortesana
               con atención y verás
               en la más honesta y casta
               sueltas todas esas dudas.
               Cara hay que ha gastado en mudas
               de huevos una banasta,
               cien cantarillas de miel,
               veinte cofines de pasas;
               pues ¿qué si al solimán pasas,
               turco del rostro crüel,
               que la destruye y jalbega?
               No gasta en un año entero
               tanta cal un pastelero
               cuando la Pascua se llega,
               como una cara pringada,
               pues la de más bizarría
               no es más que pastelería
               por la Pascua jalbegada.
               La color, pues, que codicia
               encubrir la opilación,
               no gasta más bermellón
               una casa a la malicia.
               Pues el sebo que hace hermosas
               las manos, ya es tanto y tal,
               que sin ser de Portugal
               las pueden llamar sebosas.
               Eso es lo que yo más llevo
               de su engañoso arrebol;
               ¿por qué ha de ser luna y sol
               lo que es solimán y sebo?
               ¿No fuera menos trabajo,
               sin andar de Ceca en Meca,
               llamar la cara manteca
               y a los dientes, dientes de ajo,
               que son blancos y son dientes;
               a los cabellos esparto,
               que es rubio a veces y hay harto,
               y no rayos transparentes,
               el sol y la luna clara
               con que amantes y poetas
               dicen que andan los planetas
               saltando de cara en cara?
               Al menos las de la Sagra
               no se afeitan.


<<<
>>>

Pág. 008 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



TORIBIO:

               ¿No? Verá.
               Todas son de corte ya,
               cualquier per signum se almagra.

GIL:

               Dejemos eso y tratemos
               algo que nos entretenga.

ELVIRA:

               Bien dices. Un juego, venga.

LLORENTE:

               Di,¿ queréis jugar? Juguemos
               a los propósitos.

ELVIRA:

               Son
               melancólicos.

TORIBIO:

               No hay juego
               de más gusto y más sosiego
               que buena conversación.
               Proponed alguna enigma,
               y la novia dé un favor
               al que la acierte mejor.

JUAN:

               Si mi parecer se estima,
               cada cual, por varios modos,
               pinte aquí las propiedades,
               efetos y calidades
               del amor; y el que entre todos
               mejor al rapaz pintare,
               Elvira le dé un listón.


<<<
>>>

Pág. 009 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



GIL:

               Nuesamo tiene razón.

LLORENTE:

               Cada cual piense y repare.

SANTA:

               Padre: dejémonos de eso
               que es ocioso disparate.

JUAN:

               ¿De qué quieres que se trate?

SANTA:

               De algún ejemplo o suceso
               en que dos buenos casados
               y santos nos entretengan,
               y de ellos a aprender
               vengan su virtud los desposados.
               Éste es lindo pasatiempo.
               Cuentos sé yo, no sé cuántos,
               de algunos casados santos.

JUAN:

               Quien da lo que es suyo al tiempo
               es discreto, y el que ves
               es más de entretenimientos,
               hija, que de tales cuentos;
               guárdalos para después.
               Que si al tiempo te acomodas,
               has de hablar, según mi ejemplo,
               en el templo, como en templo,
               y en las bodas como en bodas.
               En boda estás; esta vez
               goza su conversación.

SANTA:

               Obedecerte es razón.

JUAN:

               Vaya, que yo seré el juez.

CRESPO:

               Yo os sacaré a la vergüenza,
               Amor, si os llego a pintar.
               Llorente, tú has de empezar.


<<<
>>>

Pág. 010 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LLORENTE:

               ¿Yo?

GIL:

               Tú.

LLORENTE:

               Comienza.

TORIBIO:

               Comienza.

LLORENTE:

               Paréceme a mí que Amor
               será un pequeñuelo infante
               de alegre y bello semblante,
               trapacista, enredador,
               desnudo por el calor
               de su irreparable fuego,
               con dos alas, medio ciego
               y amigo de hallarse en todo,
               con el indio, con el godo,
               con el español y el griego.
               Serán sus propios efetos
               sujetar con dulces daños
               floridos y verdes años
               y engañar libres sujetos;
               volver los necios discretos
               y Demóstenes los mudos,
               romper de Gordio los ñudos
               y oprimir con leyes graves,
               desde las vestidas aves
               hasta los peces desnudos.
               Son los efectos de amor
               mezclar penas con consuelos,
               satisfaciones con celos
               y esperanzas con temor;
               el favor y el disfavor,
               lo amargo con lo sabroso,
               lo cierto con lo dudoso,
               como yo he experimentado,
               pues que vivo enamorado,
               triste, confuso y celoso.
               Ya yo he dicho, Elvira hermosa.


<<<
>>>

Pág. 011 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



ELVIRA:

               Y harto bien.

LLORENTE:

               Ese favor
               quiero agradecerle a Amor.

JUAN:

               Diga Toribio.

TORIBIO:

               ¿Yo en prosa?
               Harto mejor os prometo
               que en poesía lo dijera.

ELVIRA:

               Vaya en verso.

CRESPO:

               ¡Copla fuera!

TORIBIO:

               Tomad allá este soneto:
               Amor, deidad que lo imposible alcanza,
               es propensión violenta en quien se inclina,
               celeste influjo, en cuanto predomina,
               pues si éste cesa, entibia la mudanza;
               Amor es relación de semejanza
               que al objeto su movil se encamina;
               sangre nos dice que es la medicina
               y un mixto del temor y la esperanza.
               La dama en interés funda su empleo;
               el torpe afirma ser sólo apetito,
               pero unidad el lícito deseo.
               El del alma es virtud, pero delito
               el material, mudable, torpe y feo,
               que Amor es dios, y aspira a lo infinito.

CRESPO:

               Como en Alcalá estodiabas
               tienes pergeño sotil.

JUAN:

               Ea, diga agora Gil.

GIL:

               Digo, pues.


<<<
>>>

Pág. 012 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LLORENTE:

               ¿Y en qué?

GIL:

               En octavas.
               Amor, conforme yo le he imaginado,
               será como quien es, hijo de herrero,
               un muchacho mal hecho, corcovado,
               asido de los fuelles, negro y fiero;
               su madre enredadora le habrá dado
               algunas licioncillas de hechicero,
               con que las brasas sopla y fuego atiza
               del descuidado amante a quien hechiza.
               Su propiedad y efeto no consiste
               sino en quitar el seso y sufrimiento
               al pobre amante en cuya esfera asiste,
               obligando a locuras su tormento;
               y así ya está el amante alegre y triste,
               celoso, confïado, descontento;
               ya teme, ya es valiente, ya travieso.
               ¡Mal haya, amén, amor que quita el seso!

LLORENTE:

               ¿Cómo, Gil, recién casado.
               y amor tan aborrecido?
               O tu estás arrepentido
               o sin duda que has hablado
               por boca de ganso.

CRESPO:

               ¿Hay tal?

GIL:

               Por mi honra volver quiero;
               yo, el amor que vitupero
               no es el amor conyugal,
               que aquése es tan atinado
               que idolatro en sus favores.


<<<
>>>

Pág. 013 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LLORENTE:

               Pues ¿cuál?

GIL:

               Hay dos amores,
               soltero uno, otro casado.
               El soltero es el dimonio
               y sus faltas saco a luz.

CRESPO:

               ¿Y esotro?

GIL:

               No, porque es cruz.

CRESPO:

               Si cruz es el matrimonio,
               yo he de decir maravillas,
               porque he de entrar en más hondo.

GIL:

               ¿Y en qué?

CRESPO:

               Mi ingenio es redondo,
               y así diré en redondillas:
               Considero yo al Amor
               que será por su desastre,
               como un aprendiz de sastre
               o mozo de tundidor.
               De una personilla chica
               que con interés se encarna,
               todo cubierto de sarna,
               que por eso come y pica.
               La vista llorosa y ciega,
               una nube en cada niña
               y la cabeza con tiña,
               que amor cual tiña se pega.
               Trampista que compra y vende
               y engaña a quien por él pasa,
               ladrón ratero de casa
               que se esconde como duende.
               O será, un animalejo
               al modo de un arador,
               pues cual él se mete Amor
               entre la carne y el hueso.
               Mona que todo lo imita,
               y, en fin, a mi parecer,
               pues está en hombre y mujer,
               Amor es hermafrodita.


<<<
>>>

Pág. 014 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LLORENTE:

               Gil tápale aquesa boca.

ELVIRA:

               Esto escucha quien consiente
               hablar un necio entre gente.

CRESPO:

               Yo soy necio y vos sois loca.
Gritan dentro LILLO, lacayo,
FRANCISCO Loarte, su
amo, y don JUAN

LILLO:

               ¡To, to, capitán! ¡marquesa!

FRANCISCO:

               ¡Cita, zagala, zagala!

LILLO:

               Al viento la liebre iguala.

FRANCISCO:

               Dificultosa es la presa.

LILLO:

               Traspúsose por el cerro.

FRANCISCO:

               Perdióse.

LILLO:

               ¡Buena demanda!
Salen LILLO, FRANCISCO Loarte,
y DON JUAN

LILLO:

               ¡Oh lleve el diablo quien anda
               hecho loco tras un perro!
               ¡Que ha de andar un hombre
               a caza para cansarme y cansarse
               por lo que puede comprarse
               por dos reales en la plaza!
               ¡Qué de esto gusto reciba
               y no le aten a un pesebre!


<<<
>>>

Pág. 015 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               No hay galgo que alcance liebre
               cogiendo una cuesta arriba.

DON JUAN:

               Si el camino le atajamos
               no se nos escapa.

FRANCISCO:

               No.

LILLO:

               Galgos, los mozos llamó
               un discreto, de sus amos,
               y dijo verdad expresa,
               pues el que sirve a un hidalgo,
               no comiendo como galgo
               más que huesos de su mesa,
               con él alcanza la liebre
               de la otra, que a mensajes
               de los galgos o sus pajes,
               la fuerza a que rompa o quiebre
               su cazador o galán
               con su inclinación honesta,
               y aunque corra por la cuesta
               del soy y del quedirán.
               La diligencia del galgo
               o el criado--lo propio es--
               la trae rendida a sus pies.
               Pues ¿decir que le dan algo
               después que todo esto pasa?
               Si ladra por su salario
               una coz es lo ordinario
               con que le arrojan de casa.

Levántanse todos


<<<
>>>

Pág. 016 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JUAN:

               Señor Loarte: ¿por aquí
               con tan gran calor?

FRANCISCO:

               ¡Oh, amigo!
               Mi inclinación, cual veis, sigo.
               ¿Qué es esto? ¿Qué hacéis así?

JUAN:

               Cásase Gil, mi crïado,
               con Elvira de Añover,
               y sálense a entretener
               el calor, cual veis, al prado.

FRANCISCO:

               Por muchos años y buenos.

GIL:

               Siéntese aquí su mercé.

FRANCISCO:

               ¿Sois vos el novio? Sí haré;
               ninguno dirá a lo menos
               que vuestra esposa no es bella.

GIL:

               Como quiera que seamos,
               señor Loarte, aquí estamos,
               para servirle, yo y ella.

DON JUAN:

               La madrina es tan hermosa
               que más parece divina
               que humana.

FRANCISCO:

               ¡Ay Dios! ¡Qué madrina
               tan bella!

CRESPO:

               Sí, no es mocosa.

DON JUAN:

               Esta doncella, ¿quién es?

JUAN:

               Mi hija Juana, señor.

FRANCISCO:

               Venturoso labrador
               que tan precioso interés
               tiene en casa, y quien emplea
               en ella hacienda y ventura.
               No he visto tal hermosura.

JUAN:

               Así, así, como de aldea.
               Al menos mi senectud
               se llama en verla dichosa.


<<<
>>>

Pág. 017 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               Notablemente es hermosa.

JUAN:

               Más notable es su virtud.

FRANCISCO:

               Don Juan, decid: ¿qué os parece?

DON JUAN:

               Hermosa.

FRANCISCO:

               ¡Ay, deseos extraños!
               ¿Qué edad tiene?

JUAN:

               Trece años.
Hablan aparte FRANCISCO
y DON JUAN

FRANCISCO:

               (Si mi amor se está en sus trece
               no sé, don Juan, qué he de hacer;
               perdido estoy.)

DON JUAN:

               (¿Cómo es eso?)

FRANCISCO:

               (No sé; sé que pierdo el seso.)

LILLO:

               Los galgos voy a traer,
               no se pierdan.

DON JUAN:

               Desenfrena
               después, Lilio, los caballos
               y a pacer puedes echallos
               en el prado.

LILLO:

               O en la arena.

Vase LILLO


<<<
>>>

Pág. 018 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JUAN:

               ¿A qué bueno desde Illescas
               a Hazaña, señor, salís?
               Porque si a cazar venís
               estas mañanas, que frescas
               me han convidado a que vea
               media legua de aquí un haza,
               he hallado famosa caza
               para quien correr desea.
               En las viñas del concejo
               deben de tener sus camas
               dos liebres como unas gamas,
               que a cogerme menos viejo
               ya las hubiera colgado
               de la pretina.

FRANCISCO:

               (¡Ay de mi, (-Aparte-)
               que vine a cazar aquí
               y pienso que estoy cazado!)
               Si donde decís están,
               mañana en amaneciendo,
               ir a correrlas pretendo;
               porque esta noche don Juan
               y yo tenemos de ser
               vuestros huéspedes.

JUAN:

               Mi casa
               quedará honrada.

DON JUAN:

               ¿No pasa
               el regocijo y placer
               adelante?

FRANCISCO:

               ¡Por mi vida,
               que se baile un poco!


<<<
>>>

Pág. 019 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



TORIBIO:

               Oíd,
               lo que nos manda, advertid.

CRESPO:

               Bailemos, pues nos convida
               este viento lisonjero,
               y ya la tarde declina.

FRANCISCO:

               Al lado de la madrina,
               si gustáis, sentarme quiero,
               que después acá que sé,
               ser hija vuestra, la estimo.
Siéntanse todos

CRESPO:

               (No ha escogido mal arrimo.) (-Aparte-)

JUAN:

               Y hacéisla mucha merced.

FRANCISCO:

               Perdonad, madrina hermosa,
               que sin licencia he tomado
               el más agradable lado
               que halló mi suerte dichosa.
               Que á fe, aunque la novia es bella,
               que es la madrina mejor.

SANTA:

               Como sois noble, señor,
               honráisnos a mí y a ella.

JUAN:

               Gil, a la novia sacad.

FRANCISCO:

               (Tu fuego, Amor, se reprima, (-Aparte-)
               que aunque su beldad me anima
               me enfrena su honestidad.)


<<<
>>>

Pág. 020 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



Cantan y bailan tres o cuatro
MÚSICOS:

               "A la boda y velación
               que hace Elvira de Añover
               con Gil, de quien es mujer,
               cantó el pueblo esta canción:
               'La zagala y el garzón
               para en uno son.'
               Y después de haber cantado,
               viendo a la madrina al lado,
               que es para alabar a Dios,
               bailaron de dos en dos
               los zagales de la villa,
               que si linda era la madrina
               por mi fe que la novia es linda.
               Y por el viento sutil
               los pájaros a quien llama
               el canto de mil en mil
               saltando y volando de rama en rama
               pican las flores de la retama
               y las hojas del torongil.
               Prendó amor a Gil Pascual,
               que es alguacil del que mira,
               de la hermosura de Elvira,
               y a ella de él otro que tal,
               y al desposarse el zagal
               levantan esta canción:
               'La zagala y el garzón
               para en uno son.'"


<<<
>>>

Pág. 021 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               Por extremó lo habéis hecho.

JUAN:

               Volvámonos al lugar,
               que es hora ya de cenar.

FRANCISCO:

               (Veneno llevo en el pecho.) (-Aparte-)

JUAN:

               No seréis tan regalados
               ni dormiréis tan a gusto
               esta noche como es justo
               a huéspedes tan honrados;
               pero a este riesgo se pone
               el que se aposenta en casa
               estrecha, pobre y escasa.
               La cortedad se perdone
               y recíbase el deseo.

DON JUAN:

               Todo sobra donde vos
               estáis, Juan Vázquez.

FRANCISCO:

               (¡Ay, Dios! (-Aparte-)
               ¿Qué hechizo es éste que veo?)

Vanse todos.


<<<
>>>

Pág. 022 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



Salen MARCO ANTONIO
y LUDOVICO de camino
MARCO ANTONIO:

               Perdí recién casado
               mi patrimonio y mi florida hacienda;
               y el crédito quebrado,
               que tuvo en pie mis gustos y mi tienda,
               me enseñó, Ludovico,
               cuán presto es pobre el mercader más rico.
               Dejé mi amada esposa
               en confïanza de su fe y mi miedo,
               y el alma temerosa
               de Toledo salió, y quedó en Toledo;
               que cuando Amor no calma,
               suele animar dos cuerpos sola un alma.
               Rompí la blanca espuma
               del proceloso y húmedo elemento
               y al Perú llegué, en suma,
               después que vi la muerte entre agua y viento,
               y me dio el mar noticia
               del peligro a que pone la codicia.
               Hallé parientes ricos
               con cuya ayuda reparé los daños
               que ya juzgo por chicos,
               y en el discurso breve de dos años,
               con hacienda sin tasa,
               vengo a gozar mi esposa, patria y casa.
               Éstas son sus paredes,
               depósito que guarda su hermosura;
               besar sus piedras puedes
               como reliquias, si la noche obscura
               te estorba que divises
               la casa de Penélope y Ulises.
               Aquí, hecha España Grecia,
               me labra mi Artemisia un Mauseolo;
               aquí vive Lucrecia,
               en lealtad y belleza Fénix solo.
               Llama, que ésta es la puerta
               cerrada al vicio, a la virtud abierta.


<<<
>>>

Pág. 023 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LUDOVICO:

               Con gusto te he escuchado
               las amorosas salvas que alegre haces
               a tu esposa, y notado
               que como tras la guerra, quietas paces,
               tras la ausencia prolija,
               presente Amor sus gustos regocija
                  .................[ -ero]
               de mi señora.

MARCO ANTONIO:

               Ludovico, llama.
Desde arriba MELCHOR y JULIO

JULIO:

               Libréme por ligero.

MELCHOR:

               Vendióme algún soplón.

JULIO:

               Sopló la dama.
               No está esta pared alta.

MELCHOR:

               Mamóla el alguacil.

JULIO:

               ¿Qué esperas? Salta.
Saltan al tablado

MELCHOR:

               Ya estamos en la calle.
               Por Dios, que es bella moza y que el marido
               dejó a riesgo un buen talle.

JULIO:

               Dichosos esta noche habemos sido.
               ¿Adónde bueno agora?

MELCHOR:

               A dormir, que es la una.


<<<
>>>

Pág. 024 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JULIO:

               Sí, ya es hora.
Vanse

LUDOVICO:

               Dos hombres han saltado,
               pienso que de tu casa, y ya se han ido.
               Suspenso te has quedado.

MARCO ANTONIO:

               "Por Dios, que es bella moza y que el marido
               dejó a riesgo un buen talle."
               ¡Honor! ¿Así os arrojan en la calle?
               Mira, mira si duermo.

LUDOVICO:

               Despierto estás.

MARCO ANTONIO:

               Luego ¿mi daño es cierto?
               ¿Si acaso como enfermo
               que frenético ve sombras despierto,
               no he visto mis enojos?
               Pero mi casa es ésta, estos mis ojos.
               No ha sido Leonor casta,
               no, que escaló mi fama un enemigo;
               tú eres testigo, y basta
               en cosas del honor sólo un testigo.
               ¡Malhaya quien confía
               de la mujer la honra un solo día!
               ¿Quieres que éntre y acabe
               pasando su lascivo y flaco pecho?

LUDOVICO:

               Un delito tan grave
               si queda con vengarse satisfecho,
               ¿quieres que vuelva en brasa
               las adúlteras piedras de esta casa?
               ¡Cielos, castigo tanto!
               ¿Lloras, señor?


<<<
>>>

Pág. 025 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



MARCO ANTONIO:

               Murió, Claudio, mi fama.
               Si en muerte es justo el llanto,
               bien puedo yo llorar, aunque en quien ama
               y ver lo que a ver llego,
               no son agua las lágrimas, son fuego.
               Cruel, ¿ásí has pagado
               mi firmeza, violando los altares
               del tálamo manchado?
               Oro en los montes, perlas en los mares
               busqué; cuya riqueza
               pudiese competir con tu belleza.
               Dejéte a la partida
               sembrada en tu lealtad mi confïanza
               amor, lágrimas, vida,
               y en vez de dulce fruto hallo mudanza,
               deshonras, desconsuelos;
               pero quien siembra amor, que coja celos.
               Pena, matarme quiero...

LUDOVICO:

               Sosiégate, señor; ¿tú eres el sabio?
               Infórmate primero
               si es cierta la sospecha de tu agravio,
               que despeña la ira
               si la prudencia su favor retira.

MARCO ANTONIO:

               Informaréme luego
               del adulterio infame que me afrenta,
               si de mi agravio el fuego
               primero que lo sepa no ensangrienta
               la ya violada cama
               que ausente el dueño ajenos brazos llama.
               En Toledo escondido,
               cuando del sol se ausente el claro coche,
               sin saber que he venido,
               rondaré estas paredes cada noche,
               hasta que mi esperanza
               los coja dentro y triunfe mi venganza.
               Presto el tálamo falso
               será de una tragedia vil teatro,
               o triste cadahalso,
               que, pues Córdoba tuvo un veinticuatro
               valeroso, si puedo,
               como a él me estimará desde hoy Toledo.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 026 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



Salen MELCHOR y FABIO, de noche
MELCHOR:

               Fuese a la guerra el marido,
               quedó sola la mujer,
               dila, Fabio, en pretender,
               y la que Porcia había sido,
               forzada de la pobreza,
               porcelana quebrada es;
               que al golpe de un interés
               se quiebra cualquier belleza.
               Dos meses de pretensión
               me cuesta, y al cabo de ellos,
               esta noche los cabellos
               cogí a la calva Ocasión.
               Y al tiempo que la codicia
               de mi amor templó la llama,
               llega de repente y llama
               a la puerta la justicia.
               Subimos a la azotea,
               viónos un corchete vil,
               avisólo a su alguacil,
               y él, que prendernos desea,
               siguiónos; pero burlado
               le dejamos, cuando vio
               que saltamos Julio y yo
               de la azotea a un tejado
               de la casa donde vive
               doña Leonor, bella esposa,
               de Marco Antonio y virtuosa,
               que está en Indias, y recibe
               nombre de Lucrecia casta,
               por quien ya comparar puedo
               a Roma nuestra Toledo,
               pues es honra suya.


<<<
>>>

Pág. 027 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



FABIO:

               Basta.

MELCHOR:

               Estaba el tejado bajo
               y fuénos fácil saltar
               a la calle, sin mirar
               si había gente. Al fin, trabajo
               nos costó, mas todo es poco,
               que es un ángel la mujer.
               ¿Qué hora es?

FABIO:

               Deben de ser
               las dos. Entra, que andas loco.

MELCHOR:

               Mi padre ¿no me habrá echado
               menos?

FABIO:

               ¿Cómo te ha de echar,
               si cuando se va a acostar
               te deja siempre acostado?

MELCHOR:

               ¡Cómo estos engaños sabe
               la traviesa mocedad!
Sale Juan MATEO,
con un candil

MATEO:

               Mi sospecha fue verdad;
               él debe de tener llave
               de casa, hechiza. Confieso
               que intenta enfrenar
               el mar el que pretende enfrenar
               un hijo mozo y travieso.

FABIO:

               ¡Buen lance habemos echado!
               Tu padre es éste, señor.


<<<
>>>

Pág. 028 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



MATEO:

               ¿Que haces aquí, Melchor?
               ¿No te dejé yo acostado?
               Levantaráste a estudiar,
               ya que a tal hora te veo,
               para cumplirme el deseo
               que te da tanto pesar,
               de que de la iglesia seas;
               sin duda es lo que imagino,
               que el vestido de camino
               en este ejercicio empleas.
               ¿Tú de noche? Considero
               que debes de pretender,
               siendo hijo de mercader,
               levantarte a caballero.
               Que es propio de los señores
               rondar de noche las damas,
               aunque peligren sus famas.
               Mi sangre es de labradores,
               no de caballeros vengo.
               Un labrador fue tu abuelo.
               Mi madre, que esté en el cielo,
               lo fue; un hermano tengo,
               labrador es en Hazaña,
               honrado y cristiano viejo.
               No porque el arado dejo,
               si esta presunción te engaña,
               te despeñe así el deseo,
               porque, para que te asombre,
               no es Pimentel mi renombre,
               ni Mendoza; Juan Mateo
               es el apellido mío;
               de este me precio, Melchor.
               Juan Vázquez, un labrador,
               es mi hermano y es tu tío.
               No has de estar más en Toledo
               un hora; el vestido vino
               muy bien, que estás de camino.


<<<
>>>

Pág. 029 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



MELCHOR:

               Señor, escucha

MATEO:

               No puedo.
               A Alcalá te he de llevar
               porque dejes la ocasión
               que dicen hace al ladrón.
               Allí puedes estudiar.
               Hoy te has de ir, y antes que a Illescas
               llegues, quiero que conozcas
               casas pajizas y toscas,
               porque no te ensoberbezcas,
               que es el solar conocido
               de tu linaje en Hazaña.

MELCHOR:

               Mira, señor, que te engaña
               tu sospecha; este vestido
               me probaba

MATEO:

               Ya colijo
               que me quieres engañar.
               Ven, que así ha de remediar
               el padre cuerdo al loco hijo.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 030 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



Salen JUAN Vázquez
y FRANCISCO Loarte
FRANCISCO:

               No me habéis de decir de no, si es cierto
               que mi vida estimáis, pues no consiste
               sino en el sí de vuestra honrada boca.
               La causa de quedarme aquí esta noche
               en vuestra casa, fue para pediros
               que remediéis mis males. Vuestra hija,
               su honestidad hermosa, sus virtudes,
               la fama que en la Sagra la hace Fénix,
               me obliga a que me maten sus deseos.
               Ya sabéis, en Illescas, mi prosapia,
               la hacienda y el valor de los Loartes;
               yo sé que si me dais a vuestra Juana
               por esposa, que al oro de nobleza
               el esmalte a mi sangre no le falta,
               pues la virtud de Juana será esmalte.


<<<
>>>

Pág. 031 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JUAN:

               Dudoso estoy; no sé lo que os responda.
               Por una parte los afectos miro
               con que os obliga amor, y sé su fuerza;
               por otro la notable diferencia
               de vuestro estado y mío; vos hidalgo
               premiado y estimado justamente
               del césar Carlos quinto, que Dios guarde;
               leal a su corona, como muestran
               el valor y la fe de vuestros hechos
               en las Comunidades de Castilla;
               piedra de toque donde el oro fino
               mostraron de su fe los más leales,
               y su dorada alquimia los traidores.
               Sois Francisco Loarte, al fin, que basta
               para decir que sois honra de Illescas.
               Yo, aunque cristiano viejo, en sangre limpio,
               soy labrador; mi casa y sus paredes,
               en vez de los tapices que en las vuestras
               adornan, se contentan con vestirse
               de cedazos, arneros y de trillos,
               y los doseles que mis techos cubren,
               horcas de ajos, pimientos y cebollas.
               No sé si llevarán bien mis parientes
               que, pudiendo casar con uno de ellos
               a mi Juana, la saque de sus quicios,
               que ya sabéis que el labrador sin raza,
               estima en más la tosca caperuza
               que el sombrero con plumas y medallas.
               Fuera de que mi Juana aún es muy niña
               y no la siento ahora con deseos
               de cautivar su libertad; dejadla
               crecer, y tratarélo con mis deudos,
               que entretanto podrá ser que se aplaquen
               esos primeros ímpetus, y libre,
               mirándolo mejor, queráis esposa
               con que se pueda honrar vuestro linaje,
               criada en noble y cortesano traje.


<<<
>>>

Pág. 032 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



FRANCISCO:

               Juan Vázquez, aunque a Amor le pintan ciego,
               con ojos me ha dejado el que me abrasa,
               y aunque no sois hidalgo, poco menos
               es un honrado labrador. Leído
               he yo de mil señores que en las cepas
               de sus noblezas, sin perder su lustre,
               han enjerto sarmientos labradores.
               ¿Qué puedo yo perder, y qué no gano
               si sois el más honrado de la Sagra,
               rico y de sangre limpia? Yo sé cierto
               que si el sí me negáis, cortará en cierne
               la muerte el verde fruto de mi vida,
               y os llamará La Sagra mi homicida.

JUAN:

               Ahora bien, id con Dios, que yo os prometo
               que no quede por mí, señor Francisco,
               el daros ese gusto. Estos negocios
               de casamientos, es razón primero
               comunicarlos; yo tengo un hermano,
               mercader en Toledo, advertiréle
               lo bien que nos está; si me aconseja
               que ennoblezca mi casa, vuestra esposa
               será mi Juana.

FRANCISCO:

               ¿Dentro de qué tiempo
               tendréis resolución?


<<<
>>>

Pág. 033 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JUAN:

               Yo iré a Toledo
               de semana sin falta; que esta noche
               voy, porque así mi Juana lo ha pedido,
               al monasterio de la Cruz en vela,
               porque su madre, viéndola muy mala,
               ofreció de llevarla allá y murióse
               sin cumplir la promesa, y Juana quiere
               que se cumplan los votos de su madre
               dados a Dios. Iremos como digo
               esta noche, por ser cuando se juntan
               de toda esta comarca mil devotos
               y van allá a velar con varias fiestas,
               y pediréle a Dios que, si nos cumple
               aqueste casamiento, le encamine,
               y si no que le aparte.

FRANCISCO:

               Aquese tiempo,
               aunque se me ha de hacer eternos siglos,
               esperará el deseo entre balanzas
               de tímidos recelos y esperanzas.
Sale LILLO

LILLO:

               ¿Hémonos de ir, señor? Ya está ensillado
               y a caballo don Juan.

FRANCISCO:

               Vamos; el cielo
               me cumpla este deseo por que pueda
               llamaros padre.

JUAN:

               Ya alegre colijo
               que honrará nuestras casa tan noble hijo.

Vanse FRANCISCO Y LILLO


<<<
>>>

Pág. 034 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JUAN:

               Quiere hacer un tapiz la industria humana
               en donde el arte a la materia exceda,
               y con su adorno componer se pueda
               la pared de la cuadra más profana.
               Matiza en el telar la mano ufana
               y mezcla hilos con que hermoso queda;
               pero entre el oro ilustre y noble seda
               entreteje también la humilde lana.
               Lo propio hace el amor, que mezcla y teje
               con la lana la seda, aunque más valga,
               igualando al villano con el noble.
               Noble yerno me da, no es bien le deje,
               que con mi lana y con su seda hidalga
               saldrá el tapiz de Amor curioso al doble.
Salen Juan MATEO y la SANTA

SANTA:

               Aquí un huésped despedía;
               en extremo se holgará
               de veros.

MATEO:

               Grande estáis ya,
               hermosa sobrina mía.
               Mucho crecéis.

SANTA:

               Siempre crece
               la mala hierba.

MATEO:

               Otra fama
               de vos la Sagra derrama.
               ¿Cuántos años tenéis?


<<<
>>>

Pág. 035 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Trece.

MATEO:

               Ya sois gran mujer.

JUAN:

               Hermano,
               ¿vos aquí? ¡Gran novedad!

MATEO:

               Aquesos brazos me dad.

JUAN:

               Después que sois ciudadano
               no nos queréis ver.

MATEO:

               Razón
               tenéis de reprehenderme.
               Llevóme a Toledo a hacerme
               mercader mi inclinación;
               mas no por eso me olvido
               del respeto y el amor
               que, como hermano mayor,
               os debo.

JUAN:

               ¡A fe que habéis sido
               de cuidado! Yo y mi Juana
               formábamos quejas ya
               y, a no venir vos acá,
               pensaba yo esta semana
               iros a ver a Toledo;
               pero ya que habéis venido,
               yo apostaré que no ha sido
               sólo a verme, si bien puedo
               decirlo.

MATEO:

               Tráeme el cuidado
               de veros, poner en orden,
               en los vicios y desorden
               de un hijo desbaratado.
               A Melchor llevo a Alcalá
               porque me pierde el respeto
               y anda, hermano, muy inquieto.


<<<
>>>

Pág. 036 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



JUAN:

               Pues ¿enmendaráse allá?

MATEO:

               Sí, que ausente de su tierra,
               y faltando la ocasión,
               pondrá su vida en razón.

JUAN:

               Yo pienso, hermano, que yerra
               el que teniendo presente
               un hijo sin que se enmiende
               viéndole su padre, entiende
               que se ha de enmendar ausente.
               La presencia, hermano, honrada
               de un padre viejo es indicio
               que, si corre tras el vicio,
               le tendrá la sofrenada
               de su respeto y temor;
               mas ausentarle no es bueno,
               porque eso es quitarle el freno
               para que corra mejor.

MATEO:

               Hay en Toledo ocasiones
               notables.

JUAN:

               ¿Y faltarán
               en Alcalá, donde están
               dando los vicios ficciones?
               Mal sabéis el privilegio;
               que de una universidad
               el vicio y la libertad
               también tiene su colegio.
               Hermano, no os lo aconsejo.

MATEO:

               Por vuestro gusto me rijo.

JUAN:

               El tener al ojo su hijo
               es lo mejor, pues sois viejo;
               escoged mi sabio medio.


<<<
>>>

Pág. 037 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



MATEO:

               Ése será más barato.

JUAN:

               Sabed, hermano, que trato
               de dar a Juana remedio.
               Después sabréis lo que pasa,
               y lo que me esté mejor
               me aconsejaréis. Melchor,
               ¿dónde está?

MATEO:

               Aguardando en casa,

JUAN:

               Pues venid, yo os daré luz
               de lo que os quiero decir.

SANTA:

               Tío ¿quiérese venir
               con nosotros a la Cruz,
               a una vela?

MATEO:

               Sí, sobrina;
               que soy yo muy su devoto.

SANTA:

               Vamos a cumplir un voto.

JUAN:

               Es su inclinación divina.
Vanse.
Salen cuatro LABRADORES a la vela,
cantando con grita y fiesta.
Cantan

TODOS:

               "Que la Sagra de Toledo mil fiestas hace
               a la Virgen de la Cruz, que es Virgen madre."

LABRADOR 1:

               "Que la Sagra de Toledo contenta envía
               vuestros hijos y devotos, Virgen María,
               y con fiestas y alegría van los lugares."

TODOS:

               "A la Virgen de la Cruz, que es Virgen madre."

Siéntanse


<<<
>>>

Pág. 038 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LABRADOR 1:

               Este sitio me contenta.

LABRADOR 2:

               A mí esta hierba me agrada.

LABRADOR 3:

               ¡Famosa noche!

LABRADOR 4:

               ¡Extremada!

LABRADOR 1:

               ¿No veis cómo representa
               la noche morena y zarca
               su estrellada autoridad?

LABRADOR 2:

               Fanfarrona majestad
               muestra cuando, abriendo el arca
               las estrellas saca afuera
               que adornan su aparador.

LABRADOR 3:

               Hízola el divino Autor
               del cielo la repostera.
Gritan dentro

LABRADOR 4:

               ¡Brava grita a fe!

LABRADOR 1:

               ¡Oh, bien haya
               la Sagra!

LABRADOR 4:

               ¿Éstos quien son?

LABRADOR 2:

               ¿Serán los de Torrejón?
               Vengan, darémosles vaya.


<<<
>>>

Pág. 039 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



Salen dos LABRADORES
más con grita y música
TODOS:

               "Norabuena vengais, abril;
               si os fuéredes luego volveos por aquí."

LABRADOR 1:

               "Abril carialegre"

LABRADOR 2:

               "Muy galán venís."

LABRADOR 1:

               "El sayo de verde."

TODOS:

               "Muy galán venís."

LABRADOR 1:

               "La capa y sombrero."

TODOS:

               "Muy galán venís."

LABRADOR 1:

               "De flor de romero."

TODOS:

               "Muy galán venís."

LABRADOR 1:

               "Blancos los zapatos"

TODOS:

               "Muy galán venís."

LABRADOR 1:

               "Morados los lazos."

TODOS:

               "Muy galán venís."

LABRADOR 1:

               "Pues que sois tan bello, risueño y gentil..."

TODOS:

               "Nora buena vengáis, abril.
               Si os fuésedes luego, volvéos por aquí."

Siéntanse


<<<
>>>

Pág. 040 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LABRADOR 1:

               Métete, Torrejón, con tus torrejas
               y mira que rebuznas cuando cantas.

LABRADOR 5:

               Ugena: guarda la cigüeña y calla,
               que tienes bien por qué, no me provoques
               a que te diga lo del campanario.

LABRADOR 1:

               Calla tú, Torrejón, aunque sin torres
               que diré lo del Drago.

TODOS:

               ¡Hú, que te corres!
Salen otros dos LABRADORES
con tamboril, flauta y grita

LABRADOR 6:

               Casa Rubillos viene y su concejo.

LABRADOR 5:

               Si el tamboril es suyo.

LABRADOR 6:

               No le toques
               que del pellejo de tu madre se hizo.

LABRADOR 5:

               De tu mujer dirás, que es desollada.

LABRADOR 4:

               Daca el mercado donde todo un día
               vendiste solamente dos cebollas.

LABRADOR 6:

               Daca tú la cigüeña de tu torre,
               a quien saliste a recibir un día
               con danzas, procesión y monacillos,
               y enviaste al alcalde a convidarla
               con la casa del cura, pensando era
               alguna viuda honrada y forastera.

LABRADOR 2:

               Mientes tú y el mercado que socorres.

TODOS:

               ¡Hú, que te corres! ¡Hú hú, que te corres!

LABRADOR 8:

               ¿No sabremos por qué razón se llaman
               señores Torrejones los del Drago?


<<<
>>>

Pág. 041 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



LABRADOR 3:

               Eso yo os lo diré. Vieron un día
               parado un coche orillas de un arroyo
               y juzgando por pies las cuatro ruedas,
               alas las puertas y la lanza cola,
               como jamás hubiesen visto coches
               y el encerado fuese todo verde,
               creyeron ser dragón que se comía
               las mulas que tiraban, y tocando
               aprisa la campana del concejo
               fueron con chuzos a matar el drago,
               y viéndole después que le llevaban
               las mulas, y sabiendo que era coche
               todos al fin cayeron de sus burras.
               ¿No es verdad esto, hermanos de las Torres?

LABRADOR 6:

               Todo es falso y mentira.

TODOS:

               ¡Hú, que te corres!
Salen JUAN Vázquez, Juan MATEO,
MELCHOR y la SANTA

JUAN:

               No vi en mi vida más alegre noche.

SANTA:

               Como es la fiesta de quien presta rayos
               al planeta mayor y hermosa luna,
               que cuando el sol se ausenta es su virreina,
               no es mucho que sea clara y apacible.

MELCHOR:

               Sentémonos aquí, que hay lugar harto.

Siéntanse


<<<
>>>

Pág. 042 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



MATEO:

               Digo que el casamiento me parece
               honroso para todos, y entretanto
               que se conciertan, porque en una aldea
               no está segura de un violento gusto
               la honra frágil de una mujer moza,
               y un poderoso puede aprovecharse
               de la ocasión, la llevaré conmigo,
               pues en mi casa vivirá segura
               de esos peligros.

JUAN:

               Su virtud es tanta
               que adondequiera lo estará; mas sea
               lo que queráis, no viva en el aldea.

LABRADOR 4:

               Los de Hazaña han venido; dad tras ellos,
               que bien hay que decir.

LABRADOR 3:

               Eso no es justo.
               que viene allí la hija de Juan Vázquez,
               espejo de la Sagra de Toledo,
               y es tan honesta y agradable a todos
               que nos ha de obligar a callar.

LABRADOR 1:

               Bueno,
               pues ¿cómo habemos de pasar la noche?

LABRADOR 3:

               Ella referirá cuentos sabrosos
               que nos entretendrán; vamos a hablarla.

LABRADOR 4:

               Mantenga Dios la buena gente.

JUAN:

               ¡Y cómo
               que nos mantiene!

LABRADOR 6:

               Acá venimos todos
               a que nos cuente Juana una conseja,
               y par Dios que gustara de mi voto
               que mos dijera qué principio tuvo
               la fiesta de la Cruz a que venimos,
               y cada año celebra aquí la Sagra.


<<<
>>>

Pág. 043 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Que me place por cierto. Sentaos todos
               alrededor de mí, que yo he sabido
               lo que me preguntáis con certidumbre,
               y os lo diré con gusto.

JUAN:

               ¡Oh! En siendo cosa
               de santos y de iglesias, en su centro
               estará su alegría.

SANTA:

               Oíd, que ésta
               es la historia y principio de esta fiesta.
               El vellocino de Aries
               pintaba sus guedejas
               con los pinceles de oro
               que el sol al mundo muestra,
               cuando en la humilde villa
               de Cubas, que aquí cerca
               sus términos dichosos
               alcanzan fama eterna,
               nació una santa niña
               de pobre y simple cepa;
               que suele hacer hazañas
               notables la pobreza.
               Inés era su nombre,
               su edad trece años era.
               ¡Notad todos qué moza
               y en la virtud cuán vieja!
               Un lunes venturoso
               en la apacible hierba
               con que los prados viste
               la hermosa primavera,
               Inés apacentaba junto
               a una fuente fresca
               los animales toscos
               que llaman de la cerda.


<<<
>>>

Pág. 044 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Y mientras que pacían,
               postrada por la tierra
               apacentaba el alma
               con el precioso néctar
               de la oración sabrosa,
               haciendo por las cuentas
               devotas de un rosario
               con Dios y su alma cuentas.
               La Virgen sacrosanta,
               enamorada de ella,
               que siempre la humildad
               fue su mayor presea,
               cubierta del brocado
               y soberana tela
               con que la gloria, adorna
               a los de su librea,
               cegándola los ojos
               la luz de su presencia,
               porque aquí los mortales
               a tales soles ciegan,
               la preguntó, "¿Qué haces
               aquí, carilla tierna?"
               Y alegre, aunque turbada,
               responde, "Hermosa hembra,
               guardo estos animales."
               "¿Por qué ayunas mis fiestas
               en viernes?" la pregunta.


<<<
>>>

Pág. 045 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               "Porque es bien que obedezca
               mis padres que lo mandan,"
               responde. "Eres muy cuerda;
               mas desde agora gusto
               que el día en que la fiesta
               de mi Anunciación santa
               cayese, el mismo sea
               tu ayuno todo el año."
               "Mi voluntad lo aceta,"
               la pastorcilla dijo.
               Y la gloriosa reina
               que nuestro bien procura,
               prosigue, "Ve a tu aldea,
               dirás a sus vecinos
               que hagan penitencia,
               porque mi Hijo, airado,
               abrasará la tierra
               antes de muchos días
               con grande pestilencia;
               y en fe de su justicia
               caerán del cielo piedras
               envueltas en la sangre
               que verterán sus venas.
               Desapareció entonces,
               dejando con su ausencia
               triste la hermosa niña,
               y no poco suspensa.


<<<
>>>

Pág. 046 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Volviéndose a sus padres,
               esta visión les cuenta,
               mas tiénenlo por burla
               y a la niña aconsejan
               que no lo diga a nadie.
               Cumpliólo y, dando vuelta
               al prado al día siguiente,
               volvió la Virgen mesma
               como el pasado día
               diciendo, "¿Por qué dejas
               de hacer lo que te mando?"
               "¡Temo que no me crean!"
               responde la pastora.
               "Pues yo te daré señas
               con que de tus palabras
               ninguno duda tenga,"
               dijo la virgen pura;
               y con su mano bella
               la diestra de la niña
               de tal manera aprieta,
               que la hizo dar un grito,
               con que pegados deja
               los cinco dedos todos
               la cruz, sobre ellos hecha.
               Oblígala a que vaya
               de aquel modo a la aldea
               y al cura y sus vecinos
               les diga la sentencia
               que Dios contra ellos daba.
               Desaparece, y queda
               la humilde pastorcilla
               gozosa, aunque suspensa.


<<<
>>>

Pág. 047 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Vuelve a la villa luego,
               cuenta a gentes diversas
               las maravillas grandes
               que Dios hizo por ella.
               Mostrábales la mano,
               y aunque las fuerzas
               prueban para desapegarla,
               no basta humana fuerza
               contra virtud divina.
               Al fin van a la iglesia
               devotos y descalzos,
               y dentro de ella ordenan
               salir en procesión
               hasta la parte mesma
               donde nuestra patrona
               bajó la vez primera;
               llevaban una cruz,
               entre otras, de madera
               por ser para aplacar
               a Dios la mejor prenda,
               y al tiempo que llegaban
               a las cercanas eras
               Inés oyó una voz
               que dijo, "Aquí te acerca."
               Mandó parar a todos,
               la cruz toma, y con ella
               la voz divina sigue
               y del lugar se aleja.


<<<
>>>

Pág. 048 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Volvióse a aparecer
               la madre de clemencia
               en el lugar que antes,
               y con la mano diestra
               tomó la cruz preciosa
               metiéndola ella mesma,
               hincadas las rodillas
               palmo y medio en la tierra.
               "Aquí, carilla," dice,
               "me labren una iglesia
               que sea de mi nombre,
               y tú irás luego en vela
               a mi querida casa
               de Guadalupe, y lleva
               para sanar la mano
               cuatro libras de cera."
               Dijo, y volvióse al cielo,
               dejando en el arena
               las plantas estampadas
               que el pueblo adora y besa.
               Sanaron los enfermos
               con los granos que llevan,
               fue Inés a Guadalupe,
               volvió la mano buena;
               labróse dentro un año
               la soberana iglesia,
               dejando la cruz santa
               del modo que antes puesta.


<<<
>>>

Pág. 049 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Setenta y seis milagros
               la virgen hizo en ella,
               y entre ellos once muertos
               cobraron vida nueva.
               Hicieron una casa
               ciertas devotas dueñas,
               pegada con la ermita,
               donde después se encierran,
               y de Francisco santo
               el instituto y regla
               siguieron que su orden
               quiso llamar Tercera.
               Aquí la pastorcilla
               vino a ser abadesa,
               que la virtud preciosa
               al que es humilde premia;
               pero cómo es tan grande
               nuestra humana flaqueza,
               perdióse la virtud,
               cayó Inés la primera,
               apostataron todas
               y el monasterio dejan;
               que el más perfecto es flaco,
               y a Cristo Pedro niega.
               Mas como siempre el justo
               levanta si tropieza,
               que Dios la mano ofrece
               al flaco que da en tierra,
               Inés, arrepentida,
               dio tan notable vuelta,
               que admiran los rigores
               de su gran penitencia.


<<<
>>>

Pág. 050 de 151
La santa Juana, primera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Murió tan santamente,
               que las campanas mesmas,
               tañéndose, señalan,
               que Inés con Cristo reina.
               Desde entonces, los pueblos
               de esta comarca y tierra
               las nueve apariciones
               a Inés en Cubas hechas
               por la amorosa Virgen,
               celebran y festejan
               con ofrendas devotas
               y piadosas novenas.
               Éste es todo el suceso
               y historia verdadera
               que me solía contar
               mi madre, que Dios tenga.

MATEO:

               ¿Vio el mundo mayor gracia?
               Bendita sea tu lengua;
               la leche que mamaste
               también bendita sea.

JUAN:

               A la misa del alba
               nos llaman de la iglesia.

LABRADOR 1:

               Pues vamos a la misa
               cantando todos.

LABRADOR 2:

               ¡Ea!
Vanse cantando como al principio

TODOS:

               "Que la Sagra de Toledo mil fiestas hace
               a la Virgen de la Cruz, que es Virgen madre."

LABRADOR 1:

              "Que la Sagra de Toledo contenta envía
               vuestros hijos y devotos, Virgen María,
               y con fiestas y alegría van los lugares."

TODOS:

               "A la Virgen de la Cruz, que es Virgen madre."
 
FIN DEL PRIMER ACTO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 051 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Salen JUAN Váazquez, Juan MATEO
y la SANTA, llorando
JUAN:

               De tu humildad y obediencia
               jamás, hija, imaginara
               mi gusto tal resistencia,
               a no mirar en tu cara
               de este engaño la experiencia.
               Siempre, aunque en vano, creí
               que, como en la cera, en ti
               mi voluntad se imprimiera,
               y que tu sí o tu "no" fuera
               solamente mi "no" o "sí."
               Mas mi desengaño llega
               a ver hoy cuán poco puede
               un padre que a su hija ruega,
               lo que callando concede
               y con ese llanto niega.
               ¿Tú llorar, cuando ese susto
               convertirle en gozo es justo
               porque el mío consideras?
               ¿Tú la hierba del sol eras
               siempre siguiendo mi gusto?
               No te espantes si me espanto
               en ver esta novedad,
               cuando te entristece tanto
               opuesta a mi voluntad
               con el "no" de un mudo llanto
               que es justo mi sentimiento.


<<<
>>>

Pág. 052 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MATEO:

               Sobrina, este casamiento
               que os procuramos, los dos
               es de la mano de Dios,
               y como mi hermano siento
               las muestras de ese pesar.
               Francisco Loarte es hombre
               con quien nos podéis honrar;
               mozo, rico, gentilhombre,
               y de su casa y solar
               ha ennoblecido el valor
               el césar nuestro señor;
               y pues con su sangre hidalga
               quiere Dios que luzga y valga
               vuestro estado labrador,
               no me parecen discretos
               esos extremos.

JUAN:

               Verás
               si te casas mil efetos
               de gusto, y más si me das
               hidalgos y nobles nietos.
               Yo he dado ya la palabra
               a quien en el alma labra
               casa en que la tuya viva;
               ella también le reciba
               y alegre sus puertas abra,
               que si más lágrimas gasta
               el sentimiento presente
               y mis intentos contrasta,
               llamaréte inobediente;
               yo lo quiero y esto basta.
               Alza el rostro.


<<<
>>>

Pág. 053 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               ¿Cómo puedo
               si la carga con que quedo
               de la palabra que has dado,
               sobre los hombros me ha echado
               los peñascos de Toledo?
               Darme, padre, la sentencia
               de mi muerte, y tus enojos
               tienen por inobediencia
               que llorando hablen los ojos
               cuando calla la paciencia.
               Dios la muerte que mandó
               darle su padre lloró,
               pero no fue inobediente;
               pues si Dios la llora y siente,
               ¿he de ser más fuerte yo?

JUAN:

               ¿Casarte es matarte?

SANTA:

               Sí,
               que si es la libertad vida
               y ésa la pierdo por ti,
               muerta soy, tú el homicida.
               ¿Quieres ver si esto es así?
               Pues del matrimonio advierte
               el nombre, substancia y suerte,
               hallarás por testimonio
               que si es cruz el matrimonio
               el casarse será muerte.
               Luego mi muerte publicas
               con el estado que a luz
               sacas, pues cuando le aplicas,
               siendo el matrimonio cruz,
               me casas y crucificas.


<<<
>>>

Pág. 054 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Fuera de que no es igual
               nuestro labrador sayal
               con su terciopelo noble,
               y la palma con el roble
               juntaránse tarde y mal.
               Es ligero el elemento
               del agua en su propia esfera,
               como la pluma o el viento,
               pero si le sacan fuera
               pesa, porque está violento.
               En mi centro estoy, no quiera
               quien en él me considera
               que mi peso le derribe,
               que el pece en el agua vive
               y muere sacado fuera.
               Yugo llaman los que miran
               la vida de los casados
               y en sus coyundas suspiran
               justamente, pues atados
               del tálamo el carro tiran.
               Mas, porque no sean mortales
               las cargas que tantos males
               causan al siglo presente,
               para tirar dulcemente
               han de ser los dos iguales.
               Luego no te escandalices
               si me vieres resistir
               el yugo fiero que dices
               cuando pretendes unir
               tan desiguales cervices.


<<<
>>>

Pág. 055 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Dame otro mejor estado
               que te alivie del cuidado
               que suele quitar el seso
               de un yerno mozo y travieso,
               jugador y mal casado;
               que todo esto lo aseguras
               con más noble cautiverio
               que es el que darme procuras.
               Méteme en un monasterio,
               donde entre vírgenes puras
               se alegrará mi esperanza
               si a Dios por su esposo alcanza
               y adquirirás nombre eterno.
               Padre, éste sí que es buen yerno
               sin pobreza, sin mudanza.
               En Santo Domingo el Real
               tengo una tía; la fama
               de este monasterio es tal,
               que toda España le llama
               paraíso terrenal.
               Conmigo ha comunicado
               mi tía el dichoso estado
               de las monjas que allí viven,
               sin dote en él me reciben.
               Dulce padre, padre amado,
               tío prudente, hoy los dos,
               me habéis de dar este nombre,
               que no queréis, padre, vos
               darme por esposo un hombre
               cuando lo quiere ser Dios.


<<<
>>>

Pág. 056 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MATEO:

               Casi enternecido estoy;
               mil gracias al cielo doy
               que tan notable virtud
               en tan tierna juventud
               ha puesto.

JUAN:

               Tu padre soy;
               tu remedio he procurado,
               no tengo hijos, como ves,
               sino a ti; sola has quedado,
               nietos quiero que me des,
               ya mi palabra he empeñado.
               Nunca acostumbro quebrarlas
               las veces que llego a darlas,
               ni las hijas han de hacer,
               Juana, sino obedecer
               en llegando a remediarlas.
Sale LILLO con galas
de desposada en un azafate

LILLO:

               Desde Madrid a Toledo
               con tal presteza he venido,
               que pienso que me ha traído
               otro artificio o enredo
               como el de Juanelo.

JUAN:

               ¡Lillo!

LILLO:

               Señor.

JUAN:

               ¿Y Francisco Loarte?

LILLO:

               Mañana de Illescas parte
               más ligero que un novillo
               cuando le sueltan del coso.


<<<
>>>

Pág. 057 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MATEO:

               Prestarále amor sus alas.

LILLO:

               Yo vengo con estas galas
               que envía el futuro esposo
               a mi sa Juana; un baúl
               queda abajo en el patín
               donde viene un faldellín
               de oro y damasco azul,
               que se le puede poner
               la mujer de un monseñor;
               ropas de todo color,
               cuyas colas pueden ser
               cola canóniga, o cola
               de una cátedra perdida
               de primavera florida;
               otra entera a la española.
               Probómela el sastre a mí,
               y aunque con barbas, me estaba
               tan pintada, que pensaba
               que con la suya nací.
               Tanto, que un gato aruñable,
               viendo mi tallazo y brío,
               dijo enamorado, "mío,"
               que fue un requiebro notable.
               En fin, tantas galas vienen,
               que cual novia se engreía
               la mula que las traía.
               Parte de ellas se contienen
               en este tal canastillo
               o azafate; vuesarcé
               rompa muchas, porque dé
               estrenas al señor Lillo.


<<<
>>>

Pág. 058 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Yo, Lillo, os las quiero dar
               en nombre de Juana, mi hija;
               recebid esta sortija.

LILLO:

               Déjete el cielo gozar
               y ver choznos que a la puerta
               te saquen, y a los reflejos
               del sol dejes nietos viejos.

JUAN:

               Hija, porque se divierta
               tu pena, las galas mira
               que tu esposo te ha feriado;
               que no hay tan grande cuidado
               en la que llora o suspira,
               ni con el gozo se iguala
               de ver una gala nueva,
               porque no hay tristeza a prueba
               del mosquete de una gala.

MATEO:

               Mucho a Francisco Loarte
               debes, sobrina querida;
               el ser desagradecida
               es crueldad.

JUAN:

               Quiero dejarte
               sola, que así mirarás
               en la razón, que es tu espejo,
               cuán bien te está mi consejo
               y alegre le cumplirás.

SANTA:

               ¡Ay de mí!

JUAN:

               ¿No vienes, Lillo?

LILLO:

               Cuando el sí nos hayan dado,
               vendrá ya más recatado
               que capa en el baratillo.

Vanse, dejando las galas.


<<<
>>>

Pág. 059 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Queda la SANTA sola
SANTA:

               Bien acompañados quedan
               los males en que me fundo
               entre las galas del mundo
               ..................... [ -edan];
               mas no hará, por más que puedan,
               mella en el bien que acaudalo,
               pues por malas os señalo,
               y alas que nos dais veneno,
               decid lo que tenéis bueno,
               diré lo que tenéis malo.
A los chapines
               Vengamos al fundamento
               sobre que el mundo fabrica
               la máquina que edifica
               entre sus torres de viento.
               ¡Miren sobre qué cimiento
               labra la hermosura humana
               su presunción loca y vana!
               ¿Esto a la mujer no avisa
               que, si sobre corchos pisa,
               por fuerza ha de ser liviana?
               Con corcho el mundo os engaña,
               hermosuras españolas;
               ved cuál os traerán sus olas
               en corchos si sois de caña.
               Loca soberbia de España
               que el mundo has vuelto al revés,
               ¿con plata, que es tu interés,
               coronas chapines vanos?
               ¿Lo que afanaron tus manos
               es bien que pisen los pies?


<<<
>>>

Pág. 060 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Líbreme el cielo de estado
               donde, como el indio necio,
               he de dar el oro a precio
               de corcho y papel pintado.
               Lástima tengo al casado,
               que si es su honor la mujer
               y en corchos la ha de traer,
               peligrosos son sus fines,
               porque honor sobre chapines
               a pique está de caer.
A las cadenas
               Cadenas, si causa penas
               vuestro aparente tesoro,
               hierro sois, que no sois oro,
               pues yerra quien no os condena.
               Si hay prisión donde hay cadena
               y la prisión siempre es mala,
               ¿quién por buenas os señala?
               Vestidos que en el delito
               de Adán fuisteis sambenito,
               ¿del sambenito hacéis gala?
               ¡Ay Dios, que en tal cautiverio
               mi padre afligirme trate!
               El mundo es mar que combate
               con alas de vituperio.
               Nave será un monasterio
               si el cielo el paso me allana.
               Galas viles, no soy vana
               de vuestras galas, mi Dios,
               me adornad y vestid vos.


<<<
>>>

Pág. 061 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Caen las galas abajo saliendo en su lugar
un hábito de monja de San Francisco.
Habla dentro
VOZ:

               Éstas son mis galas, Juana.

SANTA:

               ¡Ay cielos! ¿Qué es lo que he visto?
               Una voz divina oí
               y un saco pobre está aquí.
               ¿Cómo el contento resisto?
               Éstas son galas de Cristo
               y de Francisco librea,
               santo en quien Dios hermosea
               las llagas con el carmín,
               que el alado serafín
               en vuestras carnes emplea.
               Con tan soberana gala,
               ¿qué hermosura no tendrá
               el alma que os sigue ya
               y por vuestra se señala?
               Este cordón será escala
               con que desde el alboroto
               del mundo el cielo, aunque ignoto
               y su gloria meta a saco,
               que aunque está roto este saco
               no le echaré en saco roto.
               El monasterio sagrado
               de la Cruz, Francisco mío,
               es vuestro y en él confío
               escapar del mundo a nado;
               ya el cómo y cuándo he pensado,
               aseguradme el camino,
               Seráfico peregrino,
               que dándome vos favor
               hoy tiene de hacer Amor
               un disfraz a lo divino.

Vase y lleva el hábito.


<<<
>>>

Pág. 062 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Salen MARCO ANTONIO
y LUDOVICO
LUDOVICO:

               Infórmate tú mejor,
               que hoy lo he venido a saber.

MARCO ANTONIO:

               ¿El hijo del mercader?
               ¿El estudiante Melchor?

LUDOVICO:

               Ése fue el mismo que viste
               saltar la noche pasada
               de tu casa ya escalada
               la pared.

MARCO ANTONIO:

               ¿A quién lo oíste?

LUDOVICO:

               A quien ha visto rondalle,
               hechos de tu agravio jueces
               los vecinos muchas veces,
               estas puertas y esta calle.
               Pues no sabe que has venido
               nadie a Toledo, tu agravio
               puedes vengar como sabio
               antes de ser conocido.
               Aguárdale hasta que salga
               a rondar como acostumbra,
               cuando al Indio el sol alumbra,
               y entonces, sin que le valga
               fuerza ni industria, podrás
               dándole muerte vengarte
               y luego a Madrid tornarte,
               desde donde volverás
               dentro de un mes a Toledo,
               fingiendo que entonces llegas
               de Sevilla.


<<<
>>>

Pág. 063 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MARCO ANTONIO:

               ¡Ay, honras ciegas,
               que siempre os combate el miedo!
               Dime: ¿no será mejor
               darlos muerte juntos?

LUDOVICO:

               Eso
               será pregonar su exceso.
               En cosas de honra, señor,
               por menos inconveniente
               se tiene el disimularlas
               que, por vengarse, sacarlas
               al qué dirán de la gente.

MARCO ANTONIO:

               Eres, en fin, más discreto
               que yo; buena es tu cautela.
               Muera el que mi afrenta vela
               y esté mi agravio secreto.
               Ven, y templarán mi furia
               tu presencia y mi esperanza,
               que no hay bastante venganza
               cuando es pública la injuria.
Vanse.
Salen MELCHOR, JULIO y FABIO

MELCHOR:

               ¿Hay tormento como un viejo,
               Julio, para un hijo mozo?
               Si esta noche no la gozo
               la mejor ocasión dejo
               que el amor me puede dar.

JULIO:

               ¿Vívese Marcela allí
               adonde fue Troya?


<<<
>>>

Pág. 064 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MELCHOR:

               Sí.

JULIO:

               Pues bien, ¿y hemos de tornar
               a saltar tapias huyendo
               de la justicia?

MELCHOR:

               Eso fue
               una vez.

JULIO:

               De allí quedé
               escarmentado. No entiendo
               que nos conviene, Melchor.
               Busca en Toledo otra dama,
               que peligra así la fama
               y honra de doña Leonor,
               que vive junto a su casa,
               y piensa la vecindad
               que rondas más su beldad
               que a Marcela.

MELCHOR:

               Ponme tasa.

JULIO:

               Si sucediese saltar
               otra vez por sus paredes,
               y te vieren, ¿cómo puedes
               después, Melchor, restaurar
               el nombre y reputación
               que en dos años ha adquirido
               ausente de aquí el marido?

MELCHOR:

               Comiénzame a hacer sermón.
               Yo cumpliré el gusto mío;
               tema, Julio, el que es cobarde.
               Mi padre se acuesta tarde
               después que está aquí mi tío,
               y a mi prima intenta dar
               nuevo estado y nuevo dueño.
               Vestiréme al primer sueño,
               que aunque me obliga a acostar
               dentro su mismo aposento
               desde que mi inquietud sabe,
               de la puerta tengo llave.
               Fabio, por darme contento,
               en la sala más afuera
               podrá dejarme el vestido
               de color.


<<<
>>>

Pág. 065 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JULIO:

               Tú estás perdido.

MELCHOR:

               Podré, en fin, de esta manera,
               sin que mi padre lo sienta,
               salir en tu compañía,
               si gustas.

JULIO:

               Yo gustaría
               que comieses sin pimienta
               esta trucha salmonada.

MELCHOR:

               Julio, eso ya es flaqueza.

JULIO:

               Quiébrate tú la cabeza,
               que debes tener guardada
               otra en el arca.

MELCHOR:

               Yo iré
               con aviso.

JULIO:

               Y yo contigo.

MELCHOR:

               Fabio, el vestido que digo
               esta noche.

FABIO:

               Así lo haré.
Vanse.
Salen doña LEONOR
y CELIA, criada

LEONOR:

               ¿Mi esposo en Toledo?

CELIA:

               Así
               me lo han dicho.


<<<
>>>

Pág. 066 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               Loca quedo.
               ¿Marco Antonio está en Toledo?
               ¿Mi esposo, sin verme a mí?
               ¡Ay, cielos, qué puede ser!
               No, Celia; mentira ha sido.

CELIA:

               Yo así lo hubiera creído
               si no hubieran visto ayer
               a Ludovico, señora.
               ¿No ha un mes que desembarcó
               en Sevilla y te escribió
               que vendría por ahora?
               Pues quien le vio en la ciudad
               bien le conoce.

LEONOR:

               ¡Ay de mí,
               Celia, si eso fuese así!
               Alguna gran novedad
               sin duda debe de haber.
               ¡Ay sospechas! Vuestro miedo
               comienza. ¡Que esté en Toledo
               y no vea a su mujer!
               ¿No era doña Leonor
               de su honesto amor la fragua?
               Mas ha pasado mucha agua
               y habráse anegado Amor.
               Celia, ¿qué puede ser esto?

CELIA:

               Según lo que ha sospechado
               quien el recato ha notado
               con que anda, es manifiesto
               que alguna mujer le hechiza
               en Toledo.


<<<
>>>

Pág. 067 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               ¡Ay, amor ciego!
               Apagó el mar vuestro fuego,
               llevóse el viento en ceniza
               el rescoldo que su fe
               prometió conservar vivo.
               ¡Pobre de mí, que recibo
               celos de lo que aún no sé!
               Celia, a mí me importa hablar
               aquese hombre.

CELIA:

               ¿Para qué?

LEONOR:

               De él dónde acude sabré
               mi esposo, y en qué lugar
               vive esta Leucote nueva
               de quien soy, Celia, celosa.

CELIA:

               No será difícil cosa
               hablarle.

LEONOR:

               Ven y haré prueba
               del fiero mal que me abrasa,
               que si vivió con sosiego
               mi fe, los celos son fuego
               que echan al dueño de casa.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 068 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Sale la SANTA vestida de hombre

 
SANTA:

               La esposa que en los Cantares
               herida de vuestro amor,
               divino esposo y señor,
               por tan diversos lugares
               os busca, me hace atrever
               a que, disfrazada en hombre,
               ni el ser de noche me asombre,
               ni el temor que en la mujer
               es natural, la ley guarde
               del miedo que ya he roenpido,
               porque amor hace atrevido
               el animal más cobarde.
               Casarme quieren, mi Dios,
               siendo cosa reprobada
               el ser dos veces casada
               y siendo mi esposo vos.
               Ya conozco vuestros celos,
               no os los quiero, mi Dios,
               dar; mi padre quiero dejar,
               que con humanos desvelos
               me impide el bien que publico,
               y por un mortal esposo
               un divino y poderoso
               me quita inmortal y rico.
               Sólo vuestro amor me cuadre,
               que si a mi padre dejé,
               en vos, mi Cristo, hallaré
               Rey, Señor, Esposo y Padre.


<<<
>>>

Pág. 069 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               El vestido de mi primo
               en hombre me ha disfrazado;
               la diligencia y cuidado
               importa, ya que camino,
               y del sol la clara luz
               a la noche ha dado treguas.
               No hay más de cinco o seis
               leguas desde Toledo a la Cruz,
               donde el instituto santo
               del Seráfico pastor
               tiene de abrazar mi amor.
               Vamos, pues; mas, ¡ay, qué espanto!
               Grillos me pone a los pies.
               ¿Qué dirá el mundo de mi?
               Si me sigue y halla así
               mi padre, ¿creerá después
               que servir a Dios ordeno,
               o que con tan nuevo traje
               voy a afrentar mi linaje
               roto a la vergüenza el freno?
               ¿Qué dirán los que en tal talle
               tuvieren de mí noticia?
               ¿Y qué dirá la justicia
               si así me topa en la calle?
               Honra, ¿qué dirán de vos?
               Mas ¿por qué mi temor fundo
               en el qué dirán del mundo
               si el mundo dejo por Dios?
               No seré yo la primera
               que con varonil vestido
               busque a Dios; otras ha habido
               que abrieron esta carrera.


<<<
>>>

Pág. 070 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Una Eugenia en traje de hombre
               su casa y padres dejó,
               y con los monjes vivió,
               mudando en Eugenio el nombre;
               de modo, que de su vida
               es la mía imitadora.
               ¿No fué una santa Teodora
               por hombre también tenida,
               hasta que después de muerta
               el mundo la conoció?
               ¿Por qué he de ser menos yo?
               Cerraré al temor la puerta,
               que el amor haga esta hazaña.
               En Hazaña me dio el ser
               Dios. Hazañas he de hacer;
               mas--¡ay cielos!--¿si me engaña
               mi loca imaginación?
               Una mujer que es espejo
               de su honor, sin más consejo,
               sin más consideración,
               ¿tiene de dejar así
               su fama? ¿No puedo yo
               ponerla a riesgo? Sí... no...
               pues... volveréme... no... si...
               Y si mi padre me casa,
               ¿heme de ir de noche obscura?
               Ésta es gran desenvoltura;
               Juana, volvamos a casa.
               Poco importa que te ensayes,
               amor, pues no te resuelves.


<<<
>>>

Pág. 071 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Quiere entrarse y detiénela
el ÁNGEL de la Guarda
ÁNGEL:

               Tente, Juana. ¿Dónde vuelves?
               Esfuérzate, no desmayes.
Vase

SANTA:

               ¡Jesús! ¡Qué notable fuerza
               sin ver a nadie he sentido
               que la vuelta me ha impedido!
               La voz sonora me esfuerza;
               ánimo cobro ya nuevo.
               Eterno esposo, ya os sigo,
               que, pues os llevo conmigo,
               suficiente guarda llevo.
Vase.
Salen MARCO Antonio
y LUOOVICO de noche

MARCO ANTONIO:

               Si saliese de noche, Ludovico,
               el adúltero infame que me afrenta,
               verás de mis agravios la venganza
               satisfecha en mi honra mi esperanza.

LUDOVICO:

               No creyera jamás lo que la noche
               que vimos dar asalto a tu honra y casa
               sucedió.

MARCO ANTONIO:

               Amigo, allí mi honor se abrasa.

LUDOVICO:

               Tóledo al menos a tu esposa llame
               Penélope española en esta ausencia.

MARCO ANTONIO:

               No han hecho como yo ellos la experiencia.


<<<
>>>

Pág. 072 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LUDOVICO:

               Bien puede ser que mi señora ignore
               sus injurias, y dé alguna crïada
               al que te agravia así en tu casa entrada,
               que a ser doña Leonor mujer liviana,
               saliera tu enemigo por la puerta,
               pues sin saltar pared la hallara abierta.

MARCO ANTONIO:

               ¿Cómo puede eso ser, si al saltar dijo,
               "Por Dios, que es bella moza, y que el marido
               dejó a riesgo un buen talle?" Estoy perdido.
               Aquí, amigo, cualquier discurso cesa.
               No hay disculpa bastante. Melchor muera,
               que sola esta disculpa mi honra espera.
Salen doña LEONOR, de hombre,
y DECIO como de noche

LEONOR:

               Desde el mesón donde encubierto posa
               le sigo recelosa de mis daños,
               que amor todo es engaños. Decio amigo,
               a la paga me obligo del cuidado
               y aviso que me has dado.

DECIO:

               En esta casa
               vive por quien se abrasa, que esta tarde
               hizo su amor alarde, preguntando
               quién la honraba habitando estas paredes.
Señala a MARCO ANTONIO
               Tu Marco Antonio es, puedes por tus ojos
               ver claros tus enojos y recelos.


<<<
>>>

Pág. 073 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               ¿Que este es mi esposo? !Cielos! ¿De esta suerte
               mi amor se paga? ¿Es muerte al fin la ausencia?
               Ya miro la experiencia de mis daños.
               Firmeza de dos años combatida
               de la ocasión, ¿se olvida de este modo?
               Decio, piérdase todo.
Da voces

DECIO:

               No des voces.

LEONOR:

               Si mi rabia conoces, ¿qué te asombras?
               Noche, que en viles sombras favoreces
               traidores, bien pareces que te abscondes
               del sol, pues correspondes a quien busca
               la obscuridad que ofusca obligaciones.
               Estrellas, que a ladrones dais amparo;
               cielo con el sol claro que está ausente;
               luna, un tiempo creciente, ya menguante,
               a su amor semejante en la mudanza;
               paredes, que en venganza de la fama,
               con que el mundo me llama roca firme,
               ¿queréis por afligirme que os adore,
               mi esposo, porque os llore quien os mira?
               ¿Calles en quien ya tira mi locura
               piedras, que piedra dura no enternece
               el mal que me enloquece? Gran Toledo,
               en cuyos libros quedo eternizada
               por noble, por honrada, por coluna
               del honor; cielos, luna, sol, estrellas,
               paredes, rejas bellas, calles, puertas,
               mis sospechas son ciertas, mis recelos,
               mis tormentos, mis celos no hay sanarlos.
               ¡Cosa es el aumentarlos ya forzosa!


<<<
>>>

Pág. 074 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


DECIO:

               ¡Señora!

LEONOR:

               Ved si es cosa que se calle,
               cuando ronda la calle donde habita
               quien mi tormento incita. Ved si el hombre
               es bien que tenga de mudable el nombre.

MARCO ANTONIO:

               ¿Qué voces serán éstas? ¿No es Leonora
               la que se queja, llora y grita, cielos?
               ¿Si llora infames celos del que ha sido
               mi deshonra? Perdido estoy, ya es cierta
               mi sospecha. ¿A su puerta y a tal hora
               dando voces Leonora? Amigo, muera
               quien me ha ofendido.

LUDOVICO:

               Espera.

MARCO ANTONIO:

               El cadahalso
               será esta calle.

LEONOR:

               ¡Ah falso! ¿Esto has traído
               de las Indias que han sido tu Leteo?
               Con sus bárbaros veo que recibes
               sus ritos. ¿Qué caribes han trocado
               aquel amor pasado, que envidiaban
               cuantos la paz miraban, en que unidos,
               ejemplo de maridos Marco Antonio
               eras y testimonio? Pero miente
               quien tal afirma, y siento que aquél era
               acero. Tú eres cera y frágil caña.
               ¿Tú en España, en España? ¿Tú en Toledo
               sin ver tu casa, y puedo persuadirme
               que eres amante firme?


<<<
>>>

Pág. 075 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MARCO ANTONIO:

               ¡Ah, vil mudable!
               Nombre de variable me das, cuando
               por verte, atropellando inconvenientes
               tantas provincias, gentes, tantos mares
               pasaron mis pesares; cuando, ingrata,
               al Potosí su plata, al mar sus perlas
               hurté, para ofrecerlas a tu gasto,
               viniendo al tiempo justo de dos años,
               que son de estos engaños larga tasa,
               y llegando a mi casa vi...

LEONOR:

               ¿Qué viste?

MARCO ANTONIO:

               Que con tu fama diste y casto nombre
               en tierra. Vi que un hombre con un salto
               de una pared, dio asalto a mi sosiego;
               vi que se alabó luego haber triunfado
               de ti y de mi cuidado. A tus paredes
               preguntar quién es puedes, quien procura
               entrar de noche obscura; mas si agora
               a sus puertas, traidora, te he cogido,
               ¿por qué a mi enojo impido la venganza?

LEONOR:

               ¿Disculpas tu mudanza de esa suerte?
               Esposo ingrato, advierte que en defensa
               de mi fama no piensa mi respeto
               mostrársete sujeto, aunque te llame
               mi marido. El infame que dijere,
               séase quien se fuere, que mi casa
               los límites traspasa que el honesto
               amor en ella ha puesto, y que por obra
               o pensamiento cobra detrimento
               mi fama, miente.


<<<
>>>

Pág. 076 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MARCO ANTONIO:

               ¿Miento yo que he visto
               tu liviandad?

LEONOR:

               Si asisto en este traje
               no es por hacer ultraje a lo que debo.
               Decio diga si es nuevo en mí este exceso,
               que por tal le confieso. Yo he sabido
               que a Toledo has venido, aunque encubierto,
               por los amores muerto de una Circe,
               que así puede decirse quien te abrasa,
               y viendo que tu casa así olvidabas
               y a mí me despreciabas, te he seguido
               con Decio, que ha sabido tus quimeras.
               Si disculparme esperas con culparme,
               armas tengo; vengarme en ti confío,
               que por el honor mío, al propio esposo
               mataré.

MARCO ANTONIO:

               ¡Ay, engañoso cocodrilo!
               Las riberas del Tajo has vuelto en Nilo.
Salen JULIO y FABIO,
hablan aparte

FABIO:

               Dejéle como digo en el retrete
               de la sala de afuera aderezado
               el vestido que saca cada noche;
               levantóse, y buscándole, no pudo
               hallarle, ni yo sé quién le ha tomado;
               en fin, que se volvió a la cama haciendo
               extremos y locuras de un furioso.

JULIO:

               No vi en mi vida cuento más donoso.


<<<
>>>

Pág. 077 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


MARCO ANTONIO:

               Leonor, aquí no bastan las disculpas;
               Ludovico lo vio, no hay engañarse
               tantos ojos. Melchor, el estudiante
               hijo del mercader, por tus paredes
               entra de noche y sale; esto es sin duda.

JULIO:

               ¿Quién nombra aquí a Melchor? Escucha, Fabio.

MARCO ANTONIO:

               Hoy moriréis los dos.

JULIO:

               En el engaño
               he caído. Melchor fue venturoso
               en que le hurtasen el vestido, y éste
               es de doña Leonor esposo caro,
               que ya ha venido de Indias, y la noche
               que en casa de Marcela la justicia
               le obligó a que saltara sus paredes,
               nos vio sin duda; miren si saliera
               Melchor, ¡cuán venturoso hubiera sido!

FABIO:

               Dióle la vida quien le hurtó el vestido.

JULIO:

               Desengañarle, Fabio, es lo que importa.
A ellos
               ¡Ah caballero! ¿Hay pasó seguro?

MARCO ANTONIO:

                Si dice antes el nombre.

JULIO:

               Que me place.
               Julio me llamo y es un grande amigo
               del señor Marco Antonio.

MARCO ANTONIO:

               No hay ninguno
               aquí con ese nombre.


<<<
>>>

Pág. 078 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JULIO:

               Yo lo creo,
               pues por sí o por no, desengañaros
               quiero de una sospecha que os aflige.
               Melchor, de quien tenéis esos recelos,
               no os ha ofendido, ni hay en toda España
               quien se atreva a rendir la fortaleza
               que vuestra esposa bella ha conservado
               el tiempo que en Toledo os lloró ausente.
               Lo que ha pasado es esto: Melchor trata
               con una dama que pared en medio
               de vuestra casa vive, cuyo nombre
               es Marcela. Una noche tuvo aviso
               la justicia que estaban los dos juntos;
               entró a buscarlos y Melchor subióse
               á una azotea, desde donde viendo
               que le seguía un alguacil, fue fuerza
               saltar un tejadillo vuestro, y luego
               de él a la calle. Examinad si es cierto
               del alguacil Ayuso, y dad mil gracias
               a Dios y a vuestra esposa que merece
               otro nombre mejor del que os parece.

MARCO ANTONIO:

               Amigo Julio ¿es cierto lo que dices?

JULIO:

               Yo acompañé a Melchor aquella noche.

MARCO ANTONIO:

               Quitó a mi amor tu aviso las tinieblas
               de celos que eclipsaban mi sosiego.
               Como el que duerme y tiene pesadilla,
               desde que entré en Toledo, Julio, he estado;
               despertásteme; en fin, ya he sosegado.
               Dame esos brazos, cara y dulce esposa,
               y echemos a los celos esta culpa,
               que no en balde los pintan con un ojo,
               y el otro ciego, porque vean a medias
               y engañan como a mi me han engañado.


<<<
>>>

Pág. 079 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               Ya todo lo daré por bien empleado.
Sale un CRIADO

CRIADO:

               ¡Gran desgracia!

MARCO ANTONIO:

               ¿Qué es esto?

CRIADO:

               Fabio.

FABIO:

               Amigo.

CRIADO:

               Juana, sobrina del señor, la hija
               de Juan Vázquez, aquella que en Hazaña
               tantas señales dio de virtüosa...
               ésa falta de casa.

FABIO:

               ¿Cómo?

CRIADO:

               Viendo
               que la forzaba el padre a que tan niña
               se casase, esta noche se ha ausentado,
               y a lo que dicen disfrazada de hombre;
               porque el vestido que Melchor tenía
               de color, no parece.

JULIO:

               Eso es sin duda,
               y hale valido el dar al primo vida,
               que a dejarle, ya estuviera muerto.

CRIADO:

               Su padre está sin seso, su tío loco,
               y todos imaginan que se ha ido
               al monasterio de la Cruz, dos leguas
               de Illescas, a ser monja, que así dijo
               lo había prometido.

FABIO:

               Pues ¿qué intentan?

CRIADO:

               Todos van en su busca.


<<<
>>>

Pág. 080 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


FABIO:

               Y yo ¿qué aguardo?

JULIO:

               Extraordinarias cosas hemos visto
               en breves horas.

MARCO ANTONIO:

               Vamos, Julio, amigo,
               a mi casa, que quiero regalaros
               y que sepáis por experiencia el gusto
               que causa amor después de largos celos.

JULIO:

               Como el sol tras las nubes en los cielos.
Vanse.
Salen FRANCISCO Loarte
y LILLO de camino

LILLO:

               La alegre conversación
               facilita la molestia
               del camino; hablemos, pues,
               que aunque no hay más de seis leguas
               de aquí a Toledo, me cansa
               el verte que en todas ellas
               por contemplar a tu esposa
               no has despegado la lengua.

FRANCISCO:

               ¡Ay! Que estas seis leguas, Lillo,
               me han parecido seiscientas,
               según el Amor da prisa
               al alma que nunca llega.
               Mas ya que en conversación
               quieres que las entretenga,
               vuelve otra vez a contarme
               de mi esposa la belleza,
               cuando las joyas la diste
               y la sabrosa respuesta
               que te dio su viejo padre,
               ya que la casta vergüenza
               de mi Juana enmudeció.


<<<
>>>

Pág. 081 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               De todo te he dado cuenta
               dos veces.

FRANCISCO:

               No seas pesado.

LILLO:

               Contarételo quinientas.
               Llegó la señora mula
               con su badulaque a cuestas
               y el señor Lillo a las ancas
               hasta la espaciosa vega.
               Apeóse allí mi merced,
               y cuando llegué a la puerta
               de Visagra, alcé los ojos
               y vi el aguilucho en ella
               con sus dos cabezas pardas,
               y haciendo una reverencia
               dije, "Salve, pajarote,
               de toda rapiña reina."
               Entré por la calle arriba
               y a poca distancia, cerca
               de un barbero, vi una casa
               que, aunque algo baja y pequeña,
               el olor que despedía
               me confortó de manera
               que me obligó a preguntar
               si algún santo estaba en ella.
               Respondióme uno, "Aquí vive
               San Martín." Hinqué en la tierra
               las rodillas y creí
               sin duda que era su iglesia.


<<<
>>>

Pág. 082 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               Todo un Domingo de Ramos
               vi encima de una carpeta
               a la entrada, y dije, "Aquí
               fiestas hay, pues ramos cuelgan."
               Entré muy devoto dentro,
               vi mil danzantes en ella
               de capa parda bailando,
               ya de pies, ya de cabeza.
               Estaba sobre un tablero
               una gran vasija llena
               de agua con muchas tazas;
               lleguéme allá, pensé que era
               pila del agua bendita,
               metí la mano derecha
               mojando el dedo meñique
               y salpiquéme las cejas.
               Estaba allí una mujer
               más gorda que una abadesa,
               cura de aquella parroquia
               una sobrepelliz puesta
               o devantal remangado,
               y recogiendo la ofrenda
               dada al San Martín divino
               que estaba sobre una mesa,
               y debía de haber dado
               a otro pobre la otra media
               capa, porque estaba en cueros,
               dijo la mujer, "¿No llega,
               hermano?" "Ya voy," la dije.
               Saqué de la faldriquera
               medio real--que no doy menos
               en limosnas como aquéllas--
               y tomando una medida
               me dio de sus propias venas
               San Martín la blanca sangre
               que hace hablar en tantas lenguas.
               Proseguí con mi camino.


<<<
>>>

Pág. 083 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Saldrías de la taberna
               como sueles.

LILLO:

               ¿Cómo suelo?
               Calzadas con cinco suelas
               las tripas, en fin, llegué
               en cas de tu suegro.

FRANCISCO:

               Espera.

LILLO:

               ¿Qué hay de nuevo?

FRANCISCO:

               A pie y corriendo
               me parece que se acerca
               un muchacho hacia nosotros.

LILLO:

               Pues bien, ¿será cosa nueva
               ver correr a un caminante?

FRANCISCO:

               No, mas la sangre me altera
               su vista.

LILLO:

               Pues ¿qué imaginas?

FRANCISCO:

               Nada; sepamos qué priesa
               le obliga a que así camine.

LILLO:

               Sepamos en hora buena.
Sale LA SANTA vestida de hombre

SANTA:

               Mi Dios: alas me habéis dado
               con que como el alma vuela,
               el cuerpo que de los lazos
               del mundo se desenreda.
               No siento cansancio alguno;
               pero quien el yugo lleva
               de vuestra ley, Cristo mío,
               no se cansa, que no pesa.


<<<
>>>

Pág. 084 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               ¡Válgame el cielo! ¿Qué veo?
               Lillo, ¿mi Juana no es ésta?
               Sí, que el retrato del alma
               su imagen me representa.

LILLO:

               Yo ser tu esposa jurara,
               a no tener por quimera
               que mujer tan recogida
               a tal locura se atreva.

FRANCISCO:

               Mi querida esposa es, Lillo,
               prenda de mis ojos bella.
A ella
               ¿Adónde vais de ese modo?

SANTA:

               (¡Ay Dios! ¿Qué desdicha es ésta?) (-Aparte-)
               Perdida estoy, dulce esposo.
               Si corre por vuestra cuenta
               el volver por vuestro honor
               y yo soy esposa vuestra,
               libradme de este peligro,
               que ha visto el lobo la oveja,
               y si no me guardáis vos
               os ha de quitar la presa.

FRANCISCO:

               Dadme, mi esposa, esos brazos,
               seré venturosa hiedra
               de tu cuello.


<<<
>>>

Pág. 085 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Va a abrazarla,
hace que no la ve,
ni LILLO tampoco
LILLO:

               ¿Hay tal suceso?

FRANCISCO:

               ¡Juana mía! Mas ¿qué es de ella?
               Lillo, ¿qué se hizo mi bien?

LILLO:

               No sé pardiós. O lo sueñas,
               o estoy cual suelo borracho,
               o hay brujas en esta tierra.
               Ella se ha vuelto invisible.

FRANCISCO:

               Cara esposa, ¿así me dejas?

SANTA:

               (Mi Dios, bien sabéis burlaros (-Aparte-)
               de quien ofenderos piensa.
               Aquí estoy y no me ven;
               voyme, pues los ojos ciega
               mi esposo de estos perdidos.
               A fe, divina clemencia,
               que hacéis muy buen guardadamas.
Vase la SANTA

FRANCISCO:

               Mi bien, mi querida prenda,
               ¿qué es esto? ¿adónde te has do?
               Dame esos brazos, no seas
               crüel conmigo.
Va a abrazar a LILLO

LILLO:

               ¡Arre allá!
               ¿Adónde diablos te pegas?
               ¿A mí los brazos? ¿No ves
               que soy hembro y no soy hembra?


<<<
>>>

Pág. 086 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               ¡Válgame el cielo! ¿Qué es sto?

LILLO:

               Señor, ¿si acaso las setas
               que comimos nos han vuelto
               boca abajo las molleras?
               ¿Qué Urganda nos ha encantado
               para enseñarnos quimeras
               semejantes? Si has leído
               a Urganda, ¿no se te acuerda
               del anillo de Brunelo
               con que Angélica la bella
               se hacia invisible? Par Dios
               que si tú Orlando ser piensas
               que tela ha dado a mamar.
Salen JUAN Vázquez y Juan MATEO

JUAN:

               Primero que monja sea
               bañaré estas canas blancas
               en la sangre de sus venas.

MATEO:

               Todo esto merece, hermano,
               quien quiere casar por fuerza
               sus hijas.

JUAN:

               O ha de hacer
               lo que yo la mando, o muera,
               pues no obedece a su padre.

MATEO:

               Si por Dios los hombres deja,
               quién la podrá persuadir
               casarse?


<<<
>>>

Pág. 087 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               La obediencia.

FRANCISCO:

               ¿No es éste Juan Vázquez, Lillo?

LILLO:

               Juan Vázquez parece; llega
               y agárrale, no se vaya,
               que el diablo se regodea
               con nosotros y se burla.

JUAN:

               ¡Hijo!

FRANCISCO:

               Señor.

JUAN:

               Si deseas
               cobrar tu esposa, mis pasos
               sigue.

FRANCISCO:

               ¡Ay Dios! Pues ¿quién la lleva?

JUAN:

               El deseo de ser monja
               le dio atrevimiento y fuerzas
               para disfrazarse de hombre.
               En la Cruz tomar intenta
               el sayal de San Francisco;
               mas no hará lo que desea
               mientras mis miembros cansados
               tengan vida. Ven, ¿qué esperas?

FRANCISCO:

               No ha un instante que la vimos
               Lillo y yo de esa manera.

JUAN:

               ¿Cómo no la detuvistes?

LILLO:

               Jugó a la gallina ciega
               con nosotros, y acogióse
               invisible.

MATEO:

               En su defensa
               lleva a Dios, ¿qué mucho?

JUAN:

               Vamos.

FRANCISCO:

               ¡Ay, Lillo, mi muerte es cierta!
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 088 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Sale la SANTA de hombre
SANTA:

               Ésta es la casa divina
               de la Cruz, en testimonio
               que la cruz del matrimonio
               que darme el mundo imagina
               menosprecio por la luz
               que la cruz de Dios me da,
               y así mi nombre será
               de hoy más Juana de la Cruz.
               Vuestras paredes sagradas
               beso, casa santa y rica,
               pues dentro de vos fabrica
               las piedras vivas labradas
               Dios, a poder de las llamas
               que el mundo en mi pecho ha visto,
               porque aquí tiene mi Cristo
               el cuarto real de sus damas.
               Quiero entrar, Francisco santo,
               donde con vuestra librea
               compuesta el alma se vea,
               y aunque no merezco tanto
               hacéis vos mi dicha cierta,
               pues os tengo por patrón;
               quiero ir a hacer oración,
               pues está la iglesia abierta.
Al tiempo que quiere entrar cantan dentro

MÚSICOS:

               "Norabuena venga
               Juana a mi casa,
               que la tierra se alegra
               y el cielo canta."


<<<
>>>

Pág. 089 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Músicos divinos,
               si mercedes tantas
               hace vuestro dueño
               a sus desposadas,
               dichosa mil veces
               y rica otras tantas
               la que sus deseos
               le ofrece y consagra.

MÚSICOS:

               "Entra a desposarte
               con Dios, que te aguardan
               de Francisco santo
               las humildes galas."

SANTA:

               Temo justamente
               conforme a la traza
               y traje en que vengo
               que mis esperanzas
               no sean admitidas.
               Virgen soberana,
               pues por madre os tengo,
               allanad la entrada.

MÚSICOS:

               "Paloma escogida,
               tu esposo te llama
               para aposentarte
               dentro de su alma."

Salen la ABADESA y la
MAESTRA de novicias


<<<
>>>

Pág. 090 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


ABADESA:

               ¿Qué música celestial
               con maravilla tan nueva
               nuestros sentidos se lleva
               tras sí?

SANTA:

               (¡Dichoso sayal, (-Aparte-)
               cuyas entretelas son
               la seda y brocados finos
               de favores tan divinos!
               Ensánchese el corazón
               con tan venturoso estado.)

MAESTRA:

               ¡Oh música soberana!
               ¿Quién puede ser esta Juana
               a quien el cielo ha cantado
               motetes de su venida?

SANTA:

               (Ésta la prelada es (-Aparte-)
               de este convento.) Esos pies
               en quien consiste mi vida
               bese mi boca.

ABADESA:

               Señor,
               alzad. ¿Eso habéis de hacer?

SANTA:

               Una mísera mujer
               os pide gracia y favor.

MAESTRA:

               ¿Vos mujer?


<<<
>>>

Pág. 091 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Este disfraz
               de mi casa me destierra,
               donde el mundo me hizo guerra,
               y vengo a buscar la paz.
               A Dios, vuestro esposo, madre,
               di de mi dueño el renombre;
               quiso después, con un hombre,
               que me casase, mi padre;
               y por último remedio,
               con el vestido que veis,
               vengo a que ayuda me deis.
               Atrevido ha sido el medio;
               mas Dios, que todo lo allana,
               los estorbos allanó
               que el demonio me ofreció.

ABADESA:

               ¿Cómo es vuestro nombre?

SANTA:

               Juana.

MAESTRA:

               (Éste es el mismo que el cielo (-Aparte-)
               con regocijos festeja.)

ABADESA:

               Aunque confusa me deja
               y con notable recelo
               el veros, hija, llegar
               de ese modo, la intención
               puesta ya en ejecución,
               es digna de ponderar.
               El alma me pronostica
               las virtudes que encubrís
               con que a enriquecer venís
               esta casa, que estáis rica
               de los bienes celestiales
               que en ella son menester.
               Hoy os hemos de poner
               las estimadas señales
               que Francisco nos dejó
               a las esposas de Cristo.


<<<
>>>

Pág. 092 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               ¿Cómo el contento resisto?
               ¿Cómo el gozo no salió
               a agradecer tanto bien
               por la boca y por los ojos?
               Ya cesaron mis enojos;
               cesó mi temor también.
Salen JUAN Vázquez, Juan MATEO
y FRANCISCO Loarte

JUAN:

               Aquí sin duda ha de estar;
               porque en este monasterio
               intentó desde la cuna
               ser monja. Permita el cielo
               que mi presencia la obligue
               a que, mudando deseos,
               no me dé triste vejez.

FRANCISCO:

               Contadme los dos por muerto
               si no quiere ser mi esposa.

MATEO:

               Aquí está en el traje mesmo
               que sospechamos en casa
               cuando salió de Toledo.

JUAN:

               ¿Qué es esto, hija de mis ojos?

FRANCISCO:

               Dulce esposa, ¿cómo es esto?

MATEO:

               Sobrina, ¿así nos dejáis?


<<<
>>>

Pág. 093 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               ¿Las canas de un triste viejo
               que te dio el ser y la vida
               desprecias? El corto tiempo
               que he de vivir, hija Juana,
               ¿es bien que viva muriendo?
               No me dio más hijos Dios;
               contigo vivía contento;
               en ti a tu madre miraba
               por ser tu rostro su espejo.
               Tú eras, si estaba triste,
               mi regalo, mi deseo,
               mocedad de mi vejez,
               de mi enfermedad remedio.
               ¿A quién dejaré mi hacienda
               si me dejas y te dejo?
               Mi muerte es cierta sin ti,
               pues vivo porque te veo.
               Hija, compañera, madre,
               que esto y más contigo tengo,
               ¿tu padre quieres matar?
               ¿Este pago será bueno?

MATEO:

               Sobrina: mirad que Dios
               quiere se haga el mandamiento
               de los padres, y que os manda
               que le obedezcáis al vuestro.
               Casada podéis servirle,
               que en el dulce casamiento
               del matrimonio mil santos
               os pueden servir de ejemplo.


<<<
>>>

Pág. 094 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


FRANCISCO:

               Esposa del alma mía,
               reina de mis pensamientos,
               mira que yo te di el alma;
               por el alma o por ti vengo.
               Si mis quejas no te obligan,
               si no te ablandan mis ruegos,
               en tu presencia he de darme
               la muerte, que estoy sin seso.
               Mi hacienda, mis padres nobles
               están, los brazos abiertos,
               aguardándote en Illescas;
               ¿por qué con tal menosprecio
               quieres que mi muerte lloren?

SANTA:

               Padre, a Dios por padre tengo.
               Tío, Dios solo es mi tío;
               Dios es mi esposo y mi dueño.
               Francisco Loarte, aquí
               determino morir; esto
               os tengo de responder.
               Dios lo quiere y yo lo quiero.

JUAN:

               Eso no; no quiere Dios
               que a tu mismo padre viejo
               mates, siendo tú el verdugo.
               Madres, perdonad si os llevo
               lo que es mi hacienda por fuerza.
Quiere llevarla por fuerza y la
SANTA se abraza a las monjas

ABADESA:

               Señor: resistir al cielo
               es pecado.


<<<
>>>

Pág. 095 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Has de venir,
               o haré locuras y excesos.

SANTA:

               Madres: ¿así me dejáis?
               Mi Dios, mi esposo, si es cierto
               que son de los malhechores
               sagrado asilo los templos,
               ¿por qué a mí no han de valerme?
               En sagrado estoy, ¿qué es esto?
               Mi Dios, Iglesia me llamo.
               ¡Aquí del rey y del cielo,
               que de la Iglesia me sacan!
               Francisco, el hábito vuestro
               ha de librarme esta vez.
               Cordón, sed vos mi remedio.
               ¿No sois vos embajador,
               Francisco, de Cristo mesmo,
               y el rey de armas de su casa,
               pues en vos las suyas vemos?
               De casa de embajadores
               no sacan a ningún preso;
               pues defendedme, Francisco,
               que os quiebran los privilegios.

MAESTRA:

               ¿Hay más virtud en el mundo?

ABADESA:

               No quiera el piadoso cielo
               que de nuestra casa salga
               el tesoro que tenemos.

MATEO:

               Hermano: volved en vos,
               dejad injustos extremos.
               Dios por suya a Juana escoge;
               Dios quiere ser vuestro yerno.
               ¿Queréis vos ir contra Dios?


<<<
>>>

Pág. 096 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               No sé quién me ablanda el pecho
               y su dureza derrite;
               pero el Amor todo es fuego.
               No quiero a Dios ofender;
               suyo es todo cuanto tengo;
               sírvase con todo Dios,
               pues ya lo mejor le entrego.
               Mi bendición y la suya,
               hija, os alcance.

SANTA:

               Ya beso
               esos pies, agradecida.

FRANCISCO:

               ¡Ay, Dios, cuán vanas salieron
               mis marchitas esperanzas!

MAESTRA:

               Sosegad, señor.

FRANCISCO:

               No puedo
               ni podré mientras que viva.

ABADESA:

               Vamos, hija, y os daremos
               el hábito venturoso
               de Francisco.

SANTA:

               Mi contento
               se cumplió de todo punto.

ABADESA:

               Para que se cumpla el vuestro
               esperad todos un rato,
               y veréis a Juana presto
               adornada con las galas
               de su desposado eterno.

Vanse las tres


<<<
>>>

Pág. 097 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Señor Francisco Loarte,
               aquí el más sano consejo
               es ver que, si Juana os deja,
               no es por otro hombre del suelo,
               sino por Dios; ya lo veis
               las ventajas que os ha hecho
               Dios, vuestro competidor.

FRANCISCO:

               Dejadme, que no hay consuelo
               que mis tormentos aplaque.

MATEO:

               ¿Cómo un hombre tan discreto
               así se deja llevar
               del tropel de sus deseos?

FRANCISCO:

               No puedo más, que estoy loco.
               Pues mi esposa hermosa pierdo,
               piérdase con ella todo:
               fuera vida, fuera seso:
               huyan los hombres de mí.

JUAN:

               Sosegaos.

FRANCISCO:

               Soy el infierno,
               ¿cómo queréis que sosiegue?
               Huid de mí. ¡Fuego, fuego!
Vase FRANCISCO de Loarte

MATEO:

               ¡Qué lástima!

JUAN:

               Sabe Dios
               lo que su desdicha siento;
               mas Él lo remediará,
               pues por su causa se ha hecho.


<<<
>>>

Pág. 098 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Salen la ABADESA,
la MAESTRA de novicias
y la SANTA, de monja
SANTA:

               ¡Qué alegre y compuesta salgo!
               Pedid, padre, a mi contento
               albricias. Éste es brocado,
               no es, padre, sayal grosero.
               Cristo es ya mi Esposo, tío,
               dentro del alma le tengo.
               Reina soy, porque Él es rey;
               vos, padre, veréis sus reinos.

JUAN:

               Las lágrimas a los ojos
               salen, mi Juana, al encuentro
               para darte el parabién
               del nuevo estado.

SANTA:

               ¡Y qué nuevo!
               El alma me ha renovado.

MATEO:

               De manera me enternezco
               que no puedo hablar de gozo;
               mas darte los brazos puedo.

SANTA:

               Padre y señor, esto baste,
               que estamos perdiendo
               el tiempo y reñiráme mi Esposo,
               porque es celoso en extremo.
               Ya no soy mía. Adiós, padre.

ABADESA:

               La grande virtud contemplo
               que encierra este serafín.

MAESTRA:

               Grandes cosas de ella espero.

SANTA:

               Dadme los brazos y adiós.

JUAN:

               ¡Hija mía: que te dejo!

Vanse los dos


<<<
>>>

Pág. 099 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Bien guardada me dejáis,
               en el cielo nos veremos.
               Madre Abadesa, si gusta
               vuestra caridad, pretendo
               dar sólo gracias a Dios
               por la merced que me ha hecho.

ABADESA:

               Su maestra de novicias
               se la dará.

MAESTRA:

               Vuelva luego
               al noviciado.

SANTA:

               Sí haré.

MAESTRA:

               ¿Hay tal ángel?

ABADESA:

               Es un cielo.
Vanse las dos

SANTA:

               Mi Dios, de casa soy ya;
               ya los huéspedes se fueron,
               aquí siempre ha de durar
               el pan de la boda eterno.
               ¡Qué de ello os he de servir!
               ¡Qué palabras, qué requiebros
               os piensa decir el alma!
               Mas--¡válgame Dios!--¿qué es esto?
MÚSICA arriba y
aparécense entre unas nubes
S. DOMINGO y S. FRANCISCO con sus llagas

S. FRANCISCO:

               ¿Conócesme, hija mía?

SANTA:

               ¿Si estoy en mí? ¿Si no duermo?
               Vos sois mi Francisco santo,
               a quien por padre obedezco.


<<<
>>>

Pág. 100 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


S. DOMINGO:

               ¿Y yo?

SANTA:

               Sois Santo Domingo,
               cuyos pies sagrados beso,
               por honra de nuestra España
               que dio tal Guzmán al suelo.

S. DOMINGO:

               El gran padre San Francisco,
               a quien por hermano tengo,
               y yo, Juana, competimos
               con amorosos extremos
               sobre cúya hija has de ser;
               yo, en mi favor alego
               que ser mía pretendiste
               en mi amado Monasterio
               El Real, que ilustra mi nombre
               y tanto estima Toledo,
               y a quien tan devota fuiste.
               ¿Esto, mi Juana, no es cierto?

SANTA:

               Sí, mi padre.

S. DOMINGO:

               Pues ¿qué esperas?
               Ven.

S. FRANCISCO:

               Eso no, padre nuestro;
               ella se vino a mi casa,
               la posesión suya tengo.
               Ya se vistió mi pobreza,
               mía es; mas con todo eso
               escoja. En su voluntad
               su elección al gusto dejo.

S. DOMINGO:

               Niña, mi hábito recibe.
               Ya ves los santos que dieron
               hoy al mundo de mi orden.
               Ya sabes lo que te quiero.
               Este escapulario blanco
               es de la pureza ejemplo
               que a Dios su virginidad
               consagra. El hábito negro
               es el luto por el mundo,
               pues que para ti ya es muerto.
               La devoción del rosario
               que ves adornar mi cuello,
               de mi Orden es. ¿Qué aguardas?
               Paga el amor que te muestro
               con tomar mi hábito santo.


<<<
>>>

Pág. 101 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


S. FRANCISCO:

               Juana: aunque el mío es grosero,
               tú escogiste su humildad;
               mira cuál te agrada de éstos,
               que yo gusto de tu gusto,
               porque conozco tu pecho.

SANTA:

               Divino Predicador,
               perdonad si veis que dejo
               vuestra sagrada blancura
               por estos pobres remiendos;
               que, como las cinco llagas,
               aunque pobre, guarnecieron
               con sus rubíes el sayal
               de Francisco, es ya sin precio.
               Dios es mi esposo, Domingo;
               si a Dios en Francisco veo,
               para estar siempre con Dios
               estar con Francisco tengo.
A S. FRANCISCO
               Vos sois mi santo, mi padre,
               mi refugio, mi remedio,
               mi regalo, mi descanso,
               y así vuestro sayal quiero.

S. FRANCISCO:

               Mía ha sido la victoria.

S. DOMINGO:

               Yo estos brazos os ofrezco,
               mi carísimo Francisco,
               en señal del vencimiento.


<<<
>>>

Pág. 102 de 151
La santa Juana, primera parte Acto II Tirso de Molina


Abrázanse los dos SANTOS y encúbrense
SANTA:

               ¡Oh, soberana visión!
               Mi llagado, alegre quedo.
               Juana, holgaos; alegraos, Juana.
Sale la MAESTRA

MAESTRA:

               ¿Hermana?

SANTA:

               ¿Madre?

MAESTRA:

               ¿Qué es esto?
               ¿Cómo da voces así?
               Guardará un año silencio,
               sin que a más que al confesor
               pueda hablar.

SANTA:

               Yo la obedezco.

MAESTRA:

               Del oro de su obediencia
               probar los quilates quiero.
 
FIN DEL SEGUNDO ACTO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 103 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


 

Salen la MAESTRA de novicias
y sor María EVANGELISTA
MAESTRA:

               Confieso de esta mujer
               la virtud más excelente
               que puede en un alma haber,
               y confieso juntamente
               que mi verdugo ha de ser.
               ¿Ves lo que toda la casa
               la quiere? ¿Ves lo que pasa
               en su fe, en su mansedumbre?
               Todo me da pesadumbre,
               todo me inquieta y abrasa.
               Su humildad conmigo lidia;
               cuanto tú más la celebras
               más me cansa y me fastidia,
               porque todas las culebras
               me atormentan de la envidia.
               Dos años ha que tomó
               el hábito, siendo yo,
               por mi desdicha, maestra
               de las virtudes que muestra,
               y en ellas se adelantó
               de modo que, por mi daño,
               mi pesar cubro y engaño
               y en ella a Dios reverencio.
               Guardar la mandé silencio,
               y ya sabes que en un año
               no habló palabra.


<<<
>>>

Pág. 104 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               Si vieses
               lo que Dios por ella ha hecho,
               yo te digo que no hicieses
               esos extremos. Al pecho
               de su madre, de dos meses,
               la mostró en mil ocasiones
               el cielo revelaciones
               que te hubieran admirado
               a habérselas escuchado
               como yo en sus recreaciones.
               Desde que nació, los viernes
               ayunó; y a quien Dios da
               los favores que disciernes,
               ¿qué daño hacerle podrá
               tu pesar?

MAESTRA:

               No me gobiernes,
               que es la envidia pestilencia
               del seso y de la paciencia
               y temo...

EVANGELISTA:

               ¿Qué hay que temer?

MAESTRA:

               Que esta Juana me ha de hacer
               con su virtud competencia.
               Deseo ser abadesa,
               como sabes, de esta casa.

EVANGELISTA:

               Pues ¿de una recién profesa
               que en la cocina ahora pasa
               su vida, temes?


<<<
>>>

Pág. 105 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


MAESTRA:

               Sí, que ésa
               mis intentos desvanece,
               porque al paso que ella crece,
               mi esperanza, amiga, mengua;
               no sé qué tiene en la lengua
               que cuando habla me parece
               que, a mi pesar, se levanta
               con el monasterio todo
               por ser su sencillez tanta
               y amarla todas de modo
               que ya la tienen por santa
               y no estiman mis lisonjas.

EVANGELISTA:

               Las virtudes son esponjas
               que las voluntades beben.

MAESTRA:

               Las suyas temo que aprueben
               de tal manera las monjas
               que, aunque me pese, la elijan
               por abadesa después;
               mira si es bien que me rijan
               mis pesares.

EVANGELISTA:

               No les des
               ese nombre, ni te aflijan,
               que es muy moza para eso.

MAESTRA:

               Donde hay santidad y seso
               hay vejez.

EVANGELISTA:

               Dices verdad.

MAESTRA:

               Luego no le falta edad,
               aunque es moza.

EVANGELISTA:

               Lo confieso;
               mas mira que viene aquí.

MAESTRA:

               Mis malas entrañas culpo.

EVANGELISTA:

               Que era la envidia leí
               de la condición del pulpo,
               que se está royendo a sí.


<<<
>>>

Pág. 106 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Sale la SANTA con un
barreñón de barro
SANTA:

               Ya ha dos años, mi Dios, que entré contenta
               en vuestro real palacio por crïada;
               libros tenéis de cuenta en que la entrada
               del que os viene a servir, Señor, se asienta.
               Camino es esta vida, el mundo venta;
               en ella es bien que quede averiguada
               la nuestra, porque al fin de la jornada
               sepáis que soy mujer de buena cuenta.
               Después que vuestro pan, mi Cristo, como,
               os sirvo en la cocina, y no me ciega
               la bajeza y desprecio de este trato,
               Porque dice Francisco, el mayordomo,
               que quien en vuestra casa platos friega
               con Vos se asienta y come en vuestro plato.


MAESTRA:

               ¡Ay, soror EVANGELISTA!
               Todo aquello es santo y bueno,
               pero para mí es veneno
               que entra al alma por la vista.

EVANGELISTA:

               Para mí es gloria.


<<<
>>>

Pág. 107 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Cae la SANTA y quiebra el barreñón
SANTA:

               ¡Ay mi Dios!
               Caí, y háseme quebrado,
               el barreñón... ¡Ah tiznado...!
               ¿Mas que andáis por aquí vos?

EVANGELISTA:

               La orza quebró.

MAESTRA:

               Quisiera
               que el corazón se quebrara,
               porque quieta me dejara.

EVANGELISTA:

               Madre, no diga eso.

MAESTRA:

               Espera,
               verás lo que hace.


<<<
>>>

Pág. 108 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Pues bien,
               ¿ha de alabarse el tiñoso
               que ha salido victorioso
               de Juana? Eso no, mi bien.
               ¿Queréis que el convento entienda
               lo para poco que soy,
               y digan que en él estoy
               para quebrarles su hacienda?
Junta los pedazos e híncase de rodillas
               No, mi Dios, que es el convento
               muy pobre. Esposo querido,
               aunque lo que agora os pido
               declare mi atrevimiento;
               a fe que me habéis de dar
               mi rota vasija entera.
               Aquí vuestra esposa espera.
               No me veréis levantar
               de la oración que os consagro
               hasta que os venza su instancia;
               que, aunque es de poca importancia,
               y es bien que cualquier milagro
               por grande ocasión se haga,
               en cosas pocas, Señor,
               se muestra más el amor,
               porque de todo se paga.
               San Benito, ¿no pidió
               a vuestro amor excesivo
               le sanásedes un cribo
               que a su amo romper vio?
               Yo, pues, también hago alarde
               de vuestra piedad divina;
               acabad, que la cocina
               me aguarda, mi Dios, y es tarde.

Sale un barreño nuevo
en lugar del quebrado


<<<
>>>

Pág. 109 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               ¿Has visto tal maravilla?
               Di, madre, ¿qué te parece?
               Así el cielo favorece
               a quien le sirve y se humilla.

MAESTRA:

               Espántame lo que he visto.

EVANGELISTA:

               Juana de la Cruz es santa.
               .................... [ -anta.]

SANTA:

               ¡Lindo amante hacéis mi Cristo!
               Una cosa os he de dar
               por merced tan soberana
               que yo me sé.

MAESTRA:

               Soror Juana,
               ¿dónde va?

SANTA:

               Madre, a fregar.

MAESTRA:

               ¿No quebró ese barreñón?
               Pues ¿cómo está entero y sano?

SANTA:

               Lo que echó a perder mi mano
               sanó Dios en la oración,
               que hace milagros por ella
               al paso de la esperanza.

MAESTRA:

               Pues ¿qué tanto, hermana, alcanza
               con Dios? Diga ¿quién es ella
               para que a su intercesión
               se haga cosa importante?
               Vanagloriosa, arrogante,
               ya sé que estas cosas son
               hechicerías; ya sé
               quién es; álcese; ¿qué llora?


<<<
>>>

Pág. 110 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Híncase la SANTA en tierra llorando
SANTA:

               Soy la herencia pecadora;
               no se espante si pequé.
               Deme los pies y perdone.

MAESTRA:

               ¿Los pies la había yo de dar?

SANTA:

               Besaré, pues, el lugar
               y tierra donde los pone.
Besa la tierra

EVANGELISTA:

               ¡Qué humildad tan soberana!

MAESTRA:

               ¡Ay, soror EVANGELISTA!
               No hay quien mi envidia resista.
               Vamos.
Vanse.
Quédase la SANTA postrada en tierra

SANTA:

               ¿Qué es aquesto, Juana?
               ¿Qué arrogancia es ésta vuestra?
               ¿Qué altivez y frenesí?
               Mas diréis que no es ansí.
               Pues lo dice la Maestra,
               verdad es; yo os sacaré
               la soberbia e hinchazón,
               cuerpo vil y fanfarrón,
               a azotes. Así os tendré
               postrado en este lugar
               hasta que la Madre os vea
               y que sois humilde crea
               dándoos los pies a besar;
               que no es en vos ahora nuevo
               esto de la gloria vana.
               Mas yo os castigaré.


<<<
>>>

Pág. 111 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Levantándola el ÁNGEL de la guarda
ÁNGEL:

               Juana.

SANTA:

               ¡Ay Dios, qué hermoso mancebo

ÁNGEL:

               El Ángel soy de tu guarda
               que he venido a consolarte.
               Yo propio he de levantarte.

SANTA:

               El temor que me acobarda
               viendo tan grande beldad,
               Ángel, no me deja hablaros,
               porque vuestros rayos claros,
               esa hermosa majestad
               me ciegan; que de los pajes
               sois vos del Rey, mi señor,
               que con tanto resplandor
               viste a quien tira sus gajes.
               Dichoso el que asiste allá
               libre de esta confusión;
               si tales los pajes son,
               ¿qué tal el Señor será?
               ¿Hay más extraña belleza?
               Pues la humana cortesía
               llama al señor señoría,
               y al príncipe y rey alteza.
               Desde hoy mi lengua procura,
               ayo mío venturoso
               pues sois tan bello y hermoso,
               llamaros Vuestra Hermosura.
               Este título he de daros,
               mas no os habéis de partir,
               que ya no podré vivir,
               Ángel mío, sin miraros.


<<<
>>>

Pág. 112 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Dios quiere que hables conmigo
               siempre que hablarme quisieres
               dondequiera que estuvieres,
               y como a hermano y amigo
               me veas y comuniques.

SANTA:

               ¡Gran favor! Ya mi paciencia
               llevará mejor la ausencia
               de mi Dios, cuando me expliques
               su celestial señorío,
               porque mis penas reporte
               la grandeza de su corte
               y su amor, custodio mío.
               ¡Qué gloria que he de tener!
               ¡Qué contenta que he de estar!
               ¡Qué de ello os he de tratar!
               Porque no hay gloria y placer
               para un alma que se abrasa
               en la ausencia de su amante,
               como hablar de él cada instante
               con la gente de su casa.

ÁNGEL:

               Ésta en que estás te encomienda
               nuestra reina soberana;
               tú la has de gobernar, Juana,
               tu protección la defienda;
               que después que la pastora
               Inés se dejó vencer
               del mundo, como mujer,
               la reina, nuestra señora,
               a su hijo soberano
               pidió que al mundo envïase
               quien su casa gobernase;
               y su poderosa mano
               te crió para este fin,
               conforme a su madre dijo
               Cristo tu esposo y su hijo.
               Aquí has de hacer un jardín
               de plantas, cuya hermosura
               la del cielo ha de adornar;
               aquí tienes de plantar
               el voto de la clausura,
               que por no guardarle Inés
               ni sus monjas se perdieron,
               aunque penitencia hicieron
               y se salvaron después.
               Hoy te harán, Juana, tornera.


<<<
>>>

Pág. 113 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Ángel santo: no hay en mí
               bastantes fuerzas.

ÁNGEL:

               Así
               lo quiere Dios. De Él espera
               ayuda y fuerza segura.

SANTA:

               A servirle me provoco,
               que todo se me hace poco
               yendo con Vuestra Hermosura.
Vanse.
Salen GIL llorando y LLORENTE

LLORENTE:

               ¿Un hombre tien de llorar
               aunque le den más enojos?

GIL:

               ¿No tienen los hombres ojos?

LLORENTE:

               Sí, sólo para mirar;
               no para que al llanto acudan,
               porque no es hombre el que llora.

GIL:

               No lloran los míos agora,
               Llorente.

LLORENTE:

               Pues ¿qué hacen?


<<<
>>>

Pág. 114 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


GIL:

               Sudan.
               Cuando mi Elvira murió,
               que Dios haya, no lloré,
               aunque, como veis, la amé,
               porque con ella expiró
               el recelo que hace guerra
               al que una mujer percura
               guardar; que no está segura
               si no es debajo la tierra.
               Pero en tan triste ocasión,
               no os espante que me aflija
               de ver cuál está mi hija.

LLORENTE:

               ¿Por un mal de corazón
               habéis de llorar así?

GIL:

               Mal de corazón ¿es barro?
               Si fuera tos o catarro
               no hubiera tristeza en mí;
               pero mal de corazón,
               ¿á quién no lastimará?

LLORENTE:

               Si habla siempre que la da
               más latines que un sermón,
               no es el dolor muy roín.

GIL:

               Llorente, aqueso me espanta.

LLORENTE:

               Es vuesa hija estodianta
               y habla vascuence y latín,
               ¿y lloráis? Yo, por ventura
               y no pequeña, tuviera
               que mi hija latín supiera
               y la viera después cura.

GIL:

               Afirma el beneficiado
               que tien espíritos.


<<<
>>>

Pág. 115 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


LLORENTE:

               ¿Cómo?

GIL:

               Yo por eso pesar tomo.

LLORENTE:

               Pues ¿por dónde habrán entrado?
               ¿Por la boca o por la zaga?

GIL:

               ¿No tien hartos agujeros
               una mujer?

LLORENTE:

               ¡Oh, fulleros!
               ¡Oste puto! ¡Zorriaga
               en ellos!

GIL:

               ¿No habrá un remedio?

LLORENTE:

               Echadla una melecina
               de miel y de trementina
               hirviendo de medio a medio,
               y por no verse quemados
               por la boca se saldrán.

GIL:

               Si en el infierno los dan
               huego con los condenados,
               y comen como avestruces
               brasas, ¿cómo han de temer
               ell agua?

LLORENTE:

               Hacedla comer
               media docena de cruces
               con su calvario, y veréis
               cómo se salen huyendo
               de la cruz.

GIL:

               Sanarla entiendo
               presto. Ya os acordaréis
               de Juana, nuesa madrina.

LLORENTE:

               ¿La que es monja?

GIL:

               La que espanta.

LLORENTE:

               Todos la llaman la santa.


<<<
>>>

Pág. 116 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


GIL:

               Es una mujer divina.
               Desque su padre murió,
               que habrá un año, no la vi;
               yo sé que en viéndome ansí,
               pues por su causa me dio
               Dios la hija que ya lloro,
               que ella me la vuelva sana.

LLORENTE:

               Queríala mucho Juana,
               y es la niña como un oro.
               No ha sido el remedio malo.
               Gil, yo os quiero acompañar.

GIL:

               Venid, que la he de llevar
               de miel y leche un regalo.

LLORENTE:

               ¿Que así el diablo se zampuza
               en un cuerpo? Desde hoy quiero
               taparle el lugar zaguero
               con el sayo y caperuza.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 117 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Sale la SANTA con las llaves de portera
SANTA:

               Aunque del coro me aparta
               el torno y la portería,
               bien puede hallarse María
               entre los brazos de Marta.
               El alma contemple y parta
               al cielo, pues con Dios priva,
               y el cuerpo, que es Marta activa,
               trabaje, que no hay lugar
               donde a Dios no pueda hallar
               la vida contemplativa.
               Yo me acuerdo, Jesús mío,
               que, a falta de otro lugar,
               mi iglesia era un palomar
               cuando estaba con mi tío.
               Lo demás es desvarío
               de perezosos ingratos,
               que los más sabrosos ratos
               donde el sentido se arroba
               es entre la humilde escoba,
               las rodillas y los platos.
               No hay lugar que me reporte
               a no buscaros, Señor,
               porque es piedra imán amor
               y siempre mira a su norte.
               ¿No dicen que está la corte
               donde está el rey? De ese modo
               a buscaros me acomodo
               en cualquier parte, mi Dios,
               que todo es corte con vos
               pues sois rey y estáis en todo.

Ha de haber un torno


<<<
>>>

Pág. 118 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Tornera soy; ahora bien;
               entreteneos, alma mia,
               pensad que esta portería
               es el portal de Belén.
               Aquí pastores estén,
               aquí el buey, aquí el jumento.
               ¡Oh qué lindo nacimiento!
               Razón es que se celebre.
               El torno será el pesebre,
               las mantillas mi contento.
               Aquí la virgen está.
               ¡Ay soberana señora!
               Mirad que mi Niño llora.
               Por mis pecados será;
               mas José le acallará,
               que como le está sujeto
               Cristo, le tendrá respeto;
               mas Juana, acállale tú.
Canta y mece el torno
               "¡A la mú, Niño, a la mú!
               ¡Qué bello que es y perfeto! "
               No lloréis, yo os haré fiesta,
               Niño de infinito nombre.
               ¿Quién os hizo mal? El hombre.
               ¡Oh bellaco! ¡Para ésta!
               ¡Qué cara, mi Cristo, os cuesta
               su golosina liviana!
               Dalde al Niño la manzana
               que tan mal provecho os hizo,
               que para Dios fue de hechizo,
               aunque la comistes sana.


<<<
>>>

Pág. 119 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Ea, no haya más, Manuel,
               mi Pontífice, mi luz,
               juradle al hombre la cruz,
               que en cruz moriréis por él.
               Mi azucena, mi clavel,
               en vos contempla el sentido
               a vuestro amor reducido.
               Más grande mi dicha fuera
               si en el torno ahora os viera
               de veras recién nacido.
Vuélvese el torno, y estará en
él un Niño Jesús desnudo entre
heno y copos de nieve
               Pero mi buena fortuna
               lo que deseaba ha visto.
               Mi Niño, mi Dios, mi Cristo,
               Sol de la virgen, que es Luna,
               ¿del torno habéis hecho cuna?
               Daros mil abrazos quiero,
               Pastor, Rey, León, Cordero.
               Buena ha estado la invención;
               mas finezas de amor son,
               que siempre fue invencionero.

Desaparécese


<<<
>>>

Pág. 120 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¡Qué contenta me dejáis!
               ¡Qué de favores me hacéis!
               ¡Qué de ello que me queréis!
               ¡Qué de ello que lo mostráis!
               Acá os tengo, aunque os me vais;
               mas ¿qué es esto? La campana
Tocan una campana
               toca a alzar. Pues, ¿cómo, Juana,
               es bien que el ver vuestra vida
               en el altar os lo impida
               esta pared inhumana?
               ¡Ay quién pudiera partilla
               por ver alzar! ¡Ah, mi Dios!
               Todo es fácil para vos.
Rásgase la pared, y detrás está
un cáliz con un Niño Jesús
               ¡Ay Jesús, qué maravilla!
               Ensalzáis a quien se humilla.
               ¡Dichosa la enamorada,
               mi Dios, que os sirve y agrada!
               Ya se juntó la pared,
               y en fe de tanta merced
               quedará siempre quebrada
               una piedra. Esposo casto,
               mucho con vos medro y privo;
               mas--¡ay!--que es mucho el recibo,
               y poco o ninguno el gasto.
               Mucho me dais, y no basto
               a pagar aun las migajas
               de tan divinas ventajas;
               pero, perdonad, Señor,
               si, como el mal pagador
               después os pagase en pajas.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 121 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Salen la ABADESA y la MAESTRA
ABADESA:

               Esto al servicio del Señor conviene.
               El padre provincial ha ya venido;
               noticia de la hermana Juana tiene.
               Por Prelada el convento la ha pedido.
               Yo acabo ya mi oficio, pues que viene
               nuestro Padre a visita, y persuadido
               está de la virtud que en ella mora;
               sin duda que la hará mi sucesora.

MAESTRA:

               ¿A una mujer que no tiene experiencia,
               canas, ni autoridad? No trate de eso
               que se me acaba, Madre, la paciencia.

ABADESA:

               ¿Qué importan canas donde sobra el seso?
               La edad que más importa es la prudencia.
               Ella ]a tiene, autoridad y peso.

MAESTRA:

               Yo lo pretendo, y se me hace agravio.

ABADESA:

               El padre provincial es cuerdo y sabio.
               Él mirará la que es más conveniente
               para regirnos.

MAESTRA:

               ¡Qué una hipocresía
               se me anteponga así! ¿Qué esto consiente
               el cielo? ¡Oh rabiosa envidia mía!


<<<
>>>

Pág. 122 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Sale LA SANTA
SANTA:

               Madre, al torno ha llamado alguna gente
               y entrar a hablarla dice que querría;
               que, como no hay clausura en el convento,
               siempre quieren entrar.

MAESTRA:

               ¿Hay tal tormento?
               (Presente está quien mientras tenga vida (-Aparte-)
               será mi muerte.)

ABADESA:

               (Su humildad me espanta.) (-Aparte-)
               Entren, hermana.

SANTA:

               Voy.
Vase

MAESTRA:

               (¡Que ésta me impida (-Aparte-)
               ser Abadesa! ¿Hay desventura tanta?)
               Madre, ¿no echa de ver cómo es fingida
               toda aquella virtud?

ABADESA:

               Juana es gran santa.
               Si lo contrario ven sus ciegos ojos,
               es porque son de envidia los antojos.


<<<
>>>

Pág. 123 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Salen la SANTA, GIL,
LLORENTE y otros LABRADORES
GIL:

               Señora Juana, Gil soy. ¿No se acuerda
               de Gil y Elvira, de quien fue madrina?

MAESTRA:

               Voyme de aquí que temo no me pierda
               la envidia que me abrasa y desatina.

SANTA:

               Nuestra prelada es ésta, sabia y cuerda;
               sin su licencia no soy de hablar digna.

GIL:

               Pues ¿cuál es la emperrada?

LLORENTE:

               Aquella vieja.

SANTA:

               La abadesa es aquésta.

GIL:

               ¿La abadeja?
               Señora, aquí venimos a rogarla
               que mos haga merced de dar licencia
               a Juana para verla y para hablarla.

ABADESA:

               ¿Hablarla? Como sea en mi presencia.

LLORENTE:

               Pues craro está; que no hemos de llevarla
               a Francia.

GIL:

               ¿Como está su rabanencia?

SANTA:

               Mejor que yo merezco, Gil amigo.

GIL:

               Muy fraca está, por Dios, también lo digo.

SANTA:

               ¡Jesús! No jure, hermano.

GIL:

               Éste es mal uso.
               ¿Cómo no me pregunta por Marica,
               mi hija?

SANTA:

               ¿Cómo está?

GIL:

               Vengo confuso.
               La más salada estaba y más bonica
               de toda Hazaña; pero ya rehuso
               el verla nadie, porque tien la chica
               espiritos, según dice nueso cura
               que la da con la estola y la conjura.
               Así la guarde Dios que mos los quite
               pues que sus oraciones oye, Juana.


<<<
>>>

Pág. 124 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¿Yo, hermano? ¿aqueso dice?

GIL:

               Si permite
               mi Marica vuelva a casa sana
               os diabros se van al alcrebite
               donde Pero Botero los batana
               en su caldero, quedaré contento.
               Aquí la tengo fuera del convento.

SANTA:

               ¿Quién soy yo para hacer cosa tan grande?

LLORENTE:

               Ella puede sacarlos, no hay excusa.

SANTA:

               Soy una grande pecadora.

GIL:

               Ande;
               que pues llegar aquí Marica rehusa,
               los espiritos la temen.

LLORENTE:

               Madre, mande
               que mos haga este bien.

SANTA:

               Estoy confusa.

ABADESA:

               En virtud se lo mando de obediencia.

SANTA:

               Traigan luego la niña a mi presencia.
Sacan dos o tres a una NIÑA,
como por fuerza

NIÑA:

               No me lleven allá que pondré fuego
               a todas las esquinas de esta casa.
               Juanilla de la Cruz, estando ausente,
               las ánimas me saca de las uñas
               y me atormenta más que mil infiernos;
               pues ¿qué haré en su presencia?


<<<
>>>

Pág. 125 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


LABRADOR 1:

               ¡Verá el diabro,
               que de ello que forceja y refunfuña!
               ¡Que no os ha de valer, sucio avechucho!

NIÑA:

               Dejadme, gente vil, que el tiempo pierde
               quien me intenta mover.

LABRADOR 2:

               ¡Ay, que me muerde!

LABRADOR 1:

               Medio brazo me lleva de un bocado.
               ¿Qué también come el diabro carne, Crespo?

LABRADOR 2:

               Come huevos y leche y no tien bula,
               ¿y de eso os espantáis?

LABRADOR 1:

               ¡Huego en su gula!

NIÑA:

               ¿A qué te allegas tú, di, amancebado
               con la mujer del herrador? Anoche
               bien sé yo dónde estabas escondido
               cuando vino de Illescas el marido.

LABRADOR 2:

               ¿Quién diabros se lo dijo?

LLORENTE:

               Si es el diabro,
               ¿quién se lo ha de decir?

LABRADOR 2:

               Yo os juro a cribas
               que yo os mire si estáis bajo la cama
               acechando otra vez. ¡Oh marrullero!
               ¿Así me echáis las faltas en la calle?

LABRADOR 1:

               ¿Adónde os apartáis? Llega y tiralle.

NIÑA:

               ¿Qué ha de llegar, bodegonero triste;
               que en lllescas a un fraile diste un día
               grajos salpimentados y cocidos
               a real y medio el par, diciendo que eran
               palominos?


<<<
>>>

Pág. 126 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


LABRADOR 1:

               ¿Las trampas del bodego
               comenzáis a decir? Pues no me llego.

SANTA:

               Dejadla, que yo haré con el ayuda
               de mi Esposo Jesús que no os deshonre.
               ¡Ah tiñoso! ¿Aquí estáis?

NIÑA:

                Déjame, déjame.
Échale la SANTA al cuello el cordón

SANTA:

               La cuerda de mi padre San Francisco
               os hará sosegar.

NIÑA:

               ¡Ay, que me quema!
               Juanilla de la Cruz, quítale presto.

GIL:

               Agora no hablaréis, diabro molesto.

SANTA:

               ¡Sal, maldito, de aquí!

NIÑA:

               Ni tú ni el cielo
               no me podrán echar, que ésta es mi casa.

SANTA:

               Podrálo mi Jesús.

NIÑA:

               Eso me abrasa.

SANTA:

               ¡Sal presto!

NIÑA:

               Noto exire, vil Juanilla,
               in domo mea maneo; haec est mea domus
               sine me.

GIL:

               ¡Aho, Llorente! ¿Los dimoños
               van cuando son mochachos al estudio?

LLORENTE:

               Sí, que también hay diablos estodiantes.

SANTA:

               Sal, padre de mentiras.


<<<
>>>

Pág. 127 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


NIÑA:

               ¿Potestatem
               habes ut me ejieias? Accipe higam.
Dale una higa
               ¡Idiota! ¿no me entiendes?

SANTA:

               Don de lenguas
               me ha dado a mí el señor.

NIÑA:

               Mi poder menguas.

SANTA:

               ¡Vete al infierno luego!

NIÑA:

               Non che vollo.

GIL:

               De noche bollos dice que la demos
               y saldrá.

LLORENTE:

               Buen espacio nos tenemos.

GIL:

               Bollos y tortas le daré.

NIÑA:

               Patrona,
               sentite una parola, per mea vita,
               mi che volo parlar Chichiliano.

GIL:

               No debe ser cristiano este demonio.

LLORENTE:

               ¡Cristiano había de ser! ¿Hay diabro alguno cristiano?

GIL:

               Pues ¿no hay diablos bautizados?

LLORENTE:

               Así los llaman.

NIÑA:

               Mi seño lo diabolo
               de Palermo.

SANTA:

               Yo soy Juana, que ruega
               a su Esposo divino que permita
               librar el cuerpo de esta sierva suya.
               El cordón de Francisco ha de acabarlo.
               ¡Sal fuera!


<<<
>>>

Pág. 128 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


NIÑA:

               ¡Ay, que me abrasas, que me quemas!
               Yo saldré, mas ¡pára ésta, vil Juanilla,
               que te acuerdes de mí!

ABADESA:

               ¡Gran maravilla!
Cae la NIÑA en tierra desmayada

SANTA:

               Llevalda, que ya el ángel condenado
               dejó a la niña libre. Gil, llevadla
               donde descanse y del desmayo vuelva.
               Haced después que sea gran cristiana.
Llévanla

GIL:

               Dios se lo pague, amén, hermana Juana.
Sale sor María EVANGELISTA

EVANGELISTA:

               El padre provincial, Madre, ha venido.

ABADESA:

               Hermana Juana, vamos. Espantada
               voy de tanta virtud. Yo haré de suerte
               que nuestra casa y religiosas rija.

EVANGELISTA:

               ¡Oh, quiera Dios que el provincial la elija!

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 129 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Salen el emperador CARLOS Quinto,
don Alonso de FONSECA, arzobispo de Toledo,
y FRANCISCO Loarte
CARLOS:

               Paso a Sevilla a la posta
               y ser vuestro huésped quise.

FRANCISCO:

               De que los umbrales pise
               hoy de esta su casa angosta,
               vuestra majestad, se precia
               de suerte, que la comparo
               a los palacios que Paro
               labró a Constantino en Grecia.
               En ella otra Menfis pinto,
               pues ensalzan sus paredes
               las imperiales mercedes
               que hoy la hace Carlos Quinto.

CARLOS:

               Basta, Francisco Loarte,
               que ya he visto vuestro amor.

FRANCISCO:

               Si es propio de ti, señor,
               ennoblecer cualquier parte,
               no es mucho que hoy me ennoblezcas,
               pues tan adelante pasa
               mi ventura.

CARLOS:

               Es vuestra casa
               de las mejores de Illescas,
               y vos un vasallo leal;
               memoria tengo de vos.

FRANCISCO:

               Prospere tu vida Dios.

CARLOS:

               Flaco estáis.

FRANCISCO:

               No lo fue el mal
               que me ha tenido a la muerte.


<<<
>>>

Pág. 130 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Pues ¿de qué fue?

FRANCISCO:

               De desvelos;
               si de Dios puede haber celos,
               de él los tuve.

CARLOS:

               ¿De qué suerte?

FRANCISCO:

               El día que pretendí
               desposarme, se metió
               monja mi esposa, y dejó
               burlado mi amor. Sentí,
               señor, de modo el perdella,
               que ha ya cerca de tres años
               que lloro estos desengaños.

CARLOS:

               ¿Era hermosa?

FRANCISCO:

               Era muy bella;
               pero a su belleza gana
               su virtud, porque es de modo,
               señor, que este reino todo
               la llama la santa Juana.

FONSECA:

               ¿Ésa es Juana de la Cruz;
               su patria, Hazaña?

FRANCISCO:

               La propia.

FONSECA:

               Son sus milagros sin copia.
               Ya me han dado de ella luz.
               Dos leguas está de aquí.
               ¿Quiere vuestra majestad
               ver en una tierna edad
               celestiales cosas?

CARLOS:

               Sí.
               Noticia tengo, aunque poca,
               de ella.


<<<
>>>

Pág. 131 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


FONSECA:

               Lo que es más notable
               es que el espíritu hable
               de Dios por su misma boca.
               Tiene don de profecía
               y de lenguas; cuentan cosas,
               aunque ciertas, prodigiosas.
               Habla griego, algarabía,
               y latín, de la manera
               que si se hubiera crïado
               en cada tierra.

CARLOS:

               Espantado
               estoy. Ya verla quisiera.
               Partamos luego.

FONSECA:

               Ya están
               prevenidas postas.

CARLOS:

               Ea,
               venid.

FONSECA:

               Poco se rodea.

CARLOS:

               Llamen al gran capitán.
Vanse.
Salen la MAESTRA y sor EVANGELISTA

MAESTRA:

               La envidia el alma me abrasa.

EVANGELISTA:

               Ya es sobra de pasión esa.

MAESTRA:

               ¿Juana, de casa abadesa?
               ¿Juana, prelada de casa,
               y mis partes, mi gobierno,
               mi pretensión despreciada?
               ¿Juana, de la Cruz prelada?
               ¡Ay, cielos! En un infierno
               estoy de envidia.


<<<
>>>

Pág. 132 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               No tome,
               madre, tan grande pasión.

MAESTRA:

               Las telas del corazón
               alguna sierpe me come.
               Ésta es hechicera; en ella
               hay, sin duda, algún encanto.
               ¿Por qué el Espíritu Santo
               había de hablar por ella?
               ¡Cómo finge! Es disparate;
               yo sé que está endemoniada
               cuando se queda arrobada
               cada punto.

EVANGELISTA:

               ¡Que la trate
               ansí! ¡Que eso diga!

MAESTRA:

               Pues,
               ¿no es el demonio quien habla
               tantas lenguas con que entabla
               sus pretensiones? ¿No ves
               el bastante testimonio
               que a todas os causa espanto?
               No es el Espíritu Santo
               quien habla sino el demonio.

EVANGELISTA:

               Disparate es escucharla.
Vase

MAESTRA:

               ¿Qué aguardo que no me vengo?
               Por el hábito que tengo
               que un lazo tengo de armarla
               con que, al paso que ha subido,
               caiga, siendo menosprecio
               del mundo. ¡Ay, intento necio
               para el mal siempre atrevido!
               ¿Quién a despeñarme viene?
               La envidia, ¿qué bien causó?
               Mas como me vengue yo
               no importa que me condene.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 133 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Salen la SANTA y el ÁNGEL de la guarda
SANTA:

               Ángel santo, ¿yo prelada?
               ¿Yo de la Cruz abadesa?
               ¿Cómo ha de poder llevar
               tan gran carga mi flaqueza?
               Suplico a Vuestra Hermosura,
               pues asiste en la presencia
               de Dios, que alcance me quite
               la Cruz, que me oprime a cuestas.
               ¿Yo cuenta de tantas almas
               no pudiendo tener cuentas
               con la mía?
Llora

ÁNGEL:

               ¿Por qué lloras?
               Juana, ¿es ésa tu obediencia?
               ¿Es bien que la voluntad
               de Dios resistas, que ordena
               que gobiernes esta casa?
               ¿No te crïó para ella?
               ¿No puedo ayudarte yo?
               ¿Conmigo ese temor muestras?
               ¿Es eso lo que me estimas?


<<<
>>>

Pág. 134 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               No haya más, Ángel, no sea
               lo que quiero; su Hermosura
               me anima, conforta, alegra
               y me quita mis pesares.
               Bien es que a Dios obedezca.
               Su esposa soy, este anillo
               me dió con su mano mesma,
               y los desposados suelen
               llevar el trabajo a medias.
               Pero, decid, Ángel mío,
               ¿cómo nunca me dais cuenta
               de vuestro nombre admirable?
               Razón será que le sepa,
               pues que somos tan amigos.
               Decidlo, que en la perfeta
               amistad, nunca ha de haber
               cosa oculta ni encubierta.

ÁNGEL:

               San Laurel Aureo es mi nombre.
               Hízome la mano eterna
               de Dios de sus más privados.
               Dióme gracias tan inmensas,
               que el Ángel del Privilegio
               me llaman, y en verme tiemblan
               las infernales moradas
               que a mi nombre están sujetas.
               Yo fui el ángel de la guarda
               de David, rey y profeta,
               de San Jorge y San Gregorio,
               coluna de nuestra Iglesia.
               Mira lo que a Dios le debes,
               pues tu guarda me encomienda
               y a tales santos te iguala.
               Y en tu misma boca y lengua
               habla el Espíritu Santo,
               y hablará lenguas diversas
               por trece años, predicando
               su ley divina y excelsa.
               Su predicadora te hace.


<<<
>>>

Pág. 135 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¡Ay de mí! ¿Qué he de dar cuenta
               de tantas prerrogativas?
               Quiera el cielo no me pierda
               siendo ingrata a tanto amor.

ÁNGEL:

               No harás, porque la clemencia
               de tu Esposo y nuestro Rey
               te amó antes que nacieras.
               Tus súbditas vienen, Juana.

SANTA:

               Pues ¿cómo sola me deja
               Vuestra Hermosura?

ÁNGEL:

               No son
               dignas que cual tú me vean.
               Siempre estoy, Juana, a tu lado.
Vase.
Sale la que era ABADESA,
sor EVANGELISTA y
otras dos MONJAS

ABADESA:

               Carísima madre nuestra,
               ¡qué alegre está vuestra casa
               con prelada tan perfeta!

SANTA:

               ¡Ay madre! en las entrañas
               os tengo a todas impresas.
               Gloria a Dios que la clausura
               ya nuestra casa profesa.
               Ya no hay salir del convento
               que, aunque es tal nuestra pobreza,
               Dios nos la remediará.
               Dejadlo a su providencia.


<<<
>>>

Pág. 136 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               Madre, una cosa venimos
               a suplicarla, no sea
               en vano nuestra esperanza
               por ser la cosa primera
               que sus hijas caras piden.

SANTA:

               Daros el alma quisiera
               donde os tengo a todas juntas.
               Pedid, pedid, norabuena.

ABADESA:

                Las almas del purgatorio,
               después, madre, que por ella
               somos tan devotas suyas,
               nos causan pena sus penas.
               Pues nada la niega el cielo
               de cuanto le pide y ruega,
               pida a Cristo nos bendiga
               nuestros rosarios y cuentas,
               y que con su mano propia
               las toque y después conceda
               por su amor e intercesión
               perdones y indulgencias.

TODAS:

               Madre, no diga que no.

SANTA:

               La intención, hijas, es buena;
               yo lo comunicaré
               con mi Ángel.

EVANGELISTA:

               Ya se alegran
               nuestros corazones todos.

SANTA:

               ¿Adónde está la maestra?

ABADESA:

               En el coro estaba agora.

SANTA:

               Dios, madre, las dé paciencia.
               Yo quiero dar bien por mal;
               vicaria quiero que sea
               del convento.


<<<
>>>

Pág. 137 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               (¡Qué virtud!) (-Aparte-)

ABADESA:

               ¿A quien su muerte desea
               da el gobierno de su casa?

SANTA:

               Váyanse, pues, y no pierdan
               el tiempo; váyanse al coro.

ABADESA:

               (Quien el dulce rato emplea (-Aparte-)
               en la conversación santa
               y doctrina de su lengua
               no le pierde.)

SANTA:

               Miren que hoy
               he comulgado, y me inquietan.

EVANGELISTA:

               (Este ratico no más (-Aparte-)
               habemos de estar con ella.)

SANTA:

               ¿Qué he de hacer Esposo santo?
               Veros quiero y no me dejan.
Dentro

VOZ:

               Pues yo te llevaré adonde
               no te inquieten, cara prenda.
Volando desaparece la SANTA

EVANGELISTA:

               ¡Que se nos fue nuestra madre!

ABADESA:

               Juana santa, madre nuestra,
               ¿por qué nos dejáis así?
               Vamos las dos a la iglesia
               y pidamos a su Esposo
               que a nuestra madre nos vuelva.


<<<
>>>

Pág. 138 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


EVANGELISTA:

               ¡Soberana maravilla!

ABADESA:

               ¡Gran milagro!

EVANGELISTA:

               ¡Cosa nueva!

ABADESA:

               ¡Dichoso el convento y casa
               que tiene tal abadesa!
Salen la SANTA y
el ÁNGEL de la guarda
con un legajo de papeles,
y váselos dando

ÁNGEL:

               Las almas del purgatorio
               te dan esas peticiones,
               porque con tus oraciones
               su refrigerio es notorio.
               Sus penas tu Esposo aplaca
               por ti, y a tal favor llegas,
               que a los por quien tú le ruegas,
               de entre sus llamas las saca.
               Ésta es de una que ha veinte años
               que está en su fuego mortal
               por un pecado venial,
               que uno solo hace estos daños.
               Ésta es de un grande de España
               que pide alivio y consuelo
               porque eres grande del cielo.
               Ésta es de un hombre de Hazaña
               y alega que es tu pariente.
               En fin, todas han ya visto
               que si es rey tu esposo Cristo,
               eres tú su presidente.

SANTA:

               Pues dice Vuestra Hermosura
               que por ruegos de su sierva
               de las penas les preserva
               que el oro de su fe apura,
               a mi Esposo rogaré
               por ellas.


<<<
>>>

Pág. 139 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Cúmplelo así.

SANTA:

               Ningún mérito hay en mí;
               pero de mi Cristo sé
               que es amigo que le rueguen
               por modos extraordinarios,
               Ángel. Y de los rosarios,
               ¿qué me respondéis?

ÁNGEL:

               Que lleguen
               cuantos tus monjas hallasen,
               que hoy los tengo de llevar
               al cielo, donde ha de dar
               perdones con que se amparen
               Cristo, Juana, los mortales,
               e inmensas prerrogativas,
               que es de suerte lo que privas,
               y tus virtudes son tales,
               que tu Esposo soberano
               cuanto pidas quiere hacer;
               Él los tiene de tener
               y bendecir con su mano.

SANTA:

               ¡Oh, qué alegres han de estar
               mis monjas con tal ventura!
               ¿Dónde va Vuestra Hermosura?

ÁNGEL:

               Ya te vienen a buscar,
               y no quiero que me vean
               del modo que tú me ves.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 140 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Sale la que era ABADESA
y sor EVANGELISTA
ABADESA:

               Aquí está. Dadme los pies,
               que ver mis ojos desean.

EVANGELISTA:

               ¿Así os vais y nos dejáis,
               madre?

SANTA:

               Día de comunión,
               no ha de haber conversación.
               Hijas, lo que deseáis
               el cielo nos lo ha cumplido.
               Mi Esposo bendecir quiere
               cuantos rosarios le diere,
               mi Ángel ha intervénido.
               Buscad muchos y vení
               entretanto que yo ruego
               a su Hermosura que luego
               los lleve.

EVANGELISTA:

               ¿Esta tarde?

SANTA:

               Sí.

ABADESA:

               ¿Hay tal ventura? No quede
               en todo Cubas rosario
               que no venga.

SANTA:

               Extraordinario
               favor mi Cristo os concede.
               ¡Venturoso el desposorio
               donde me ha llegado a dar
               Dios tanto! Voy a rogar
               por las que en el Purgatorio,
               siendo mejores que yo,
               de mi intercesión se valen.

Vase


<<<
>>>

Pág. 141 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


ABADESA:

               ¿Qué mercedes hay que igualen
               a las que el cielo nos dió?
Sale la MAESTRA

MAESTRA:

               Madre, el emperador
               y arzobispo de Toledo
               están en casa. (No puedo (-Aparte-)
               hablar de envidia y dolor.)
               A ver la abadesa vienen.

ABADESA:

               ¡Válgame Dios! ¿Aquí están?

MAESTRA:

               También el gran capitán.

EVANGELISTA:

               Si el tiempo nos entretienen
               y la ocasión se nos pasa
               del bien que nos hace el cielo
               con los rosarios, recelo
               no se pierda.

ABADESA:

               Si está en casa
               el césar, haga traer
               los rosarios del lugar,
               que yo iré luego a juntar
               las monjas para irle a ver
               y recibir entretanto
               al emperador.

EVANGELISTA:

               Bien dice.

Vase


<<<
>>>

Pág. 142 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


MAESTRA:

               (¡Que hasta el césar autorice (-Aparte-)
               a Juana! ¿Esto no es encanto?)

ABADESA:

               Avisen a la tornera
               que abra la portería.

MAESTRA:

               Miente quien niega y porfía
               que Juana no es hechicera.
Vanse.
Salen el EMPERADOR,
don Alonso de FONSECA,
el arzobispo,
y el Gran CAPITÁN

FONSECA:

               Éste es, señor, el convento
               donde está la santa.

CARLOS:

               Aquí
               hoy, don Alonso, adquirí
               gustos que en el alma siento.
               Gonzalo Fernández, vos
               veréis de Dios el poder
               en una humilde mujer.

CAPITÁN:

               Todo lo puede hacer Dios.

CARLOS:

               Arzobispo, ¿han avisado
               que venimos?

FONSECA:

               Sí, señor.
Salen la ABADESA, la MAESTRA,
EVANGELISTA y otra

EVANGELISTA:

               Aquí está el Emperador.

Vase


<<<
>>>

Pág. 143 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


ABADESA:

               Mil veces sea bien llegado
               vuestra majestad a honrar
               esta casa, que ennoblece
               con su vista.
Todas de rodillas

CARLOS:

               Bien parece,
               hasta en el modo de hablar,
               la virtud que aquí se encierra
               y que es de Dios este celo.
               Levantaos, Madres, del suelo.

ABADESA:

               Señor.

CARLOS:

               Alzaos de la tierra.

ABADESA:

               Dénos, pues, la santa mano,
               primado grande de España,
               por quien más alegre baña
               Tajo el muro toledano,
               de quien sois prelado y padre.

FONSECA:

               A la posta el césar viene
               por el deseo que tiene
               de ver hoy a vuestra madre.
               Haced cómo pueda vella
               y avisadla.

ABADESA:

               Ya lo está;
               mas, ¿cómo, señor, saldrá,
               si está el espíritu en ella
               de Dios, que su lengua toca,
               dejándola transportada,
               sin sentido y elevada?


<<<
>>>

Pág. 144 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Su devoción me provoca,
               y de esa suerte deseo
               verla.

ABADESA:

                Bien, señor, podéis.
Descubren una cortina, y a la
SANTA, de rodillas, arrobada

FONSECA:

               ¡Qué de mercedes que hacéis,
               Señor, al humilde!

CARLOS:

               Hoy veo
               la vanidad en que fundo
               de mis reinos las grandezas.
               ¿Qué importan honras, riquezas,
               la corona, el cetro, el mundo
               ni la púrpura imperial
               que cause soberbia tanta,
               si con Dios se nos levanta
               un remendado sayal?
               Hincad todos en la tierra
               las rodillas.

CAPITÁN:

               No han podido
               todos cuantos han querido
               vencerme, haciéndome guerra,
               ni sus bélicos despojos
               ablandarme el corazón,
               y saca en esta ocasión
               una mujer de mis ojos
               el agua, que nunca han visto.


<<<
>>>

Pág. 145 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Éstas sí, gran capitán,
               son hazañas.

CAPITÁN:

               ¿Qué no harán,
               señor, soldados de Cristo?

SANTA:

               Hijo Carlos, por quien crece
               en el mundo la ley santa
               de mi iglesia, pues la aumentan
               tus nunca vencidas armas,
               oye atento lo que dice
               el mismo Dios, que es quien habla
               y rige agora la lengua
               de Juana, mi esposa cara,
               "Yo soy la tercer persona
               de la Trinidad beata,
               que en tres supuestos distintos
               es un Dios y una substancia.
               En pago del santo celo
               con que nuestro nombre ensalzas,
               hasta las Indias remotas,
               que en cielo convierte a España,
               te prometo de ayudarte
               tanto, que jamás tu fama
               borre el tiempo ni el olvido.
               Vencerás en Alemania
               los escuadrones soberbios
               del sajón que te amenaza,
               pervertido con la seta
               de Lutero, cual él falsa.


<<<
>>>

Pág. 146 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Pondrán tus leyes su yugo
               en la cerviz indomada
               de Flandes, que te hace guerra
               sin advertir que es tu patria;
               tendrá a tu buena fortuna,
               y no imitadas hazañas,
               tal miedo el turco feroz
               que, volviendo las espaldas
               la otomana multitud,
               pisarán después tus plantas
               las lunas que enarboló
               la potencia solimana.
               Roma te abrirá sus puertas;
               Milán, Nápoles y Francia
               conocerán tus vitorias,
               y las cercas africanas
               de Túnez te llamarán,
               a su pesar, su monarca,
               dándole el rey que quisieres
               y él a ti tributo y parias.
               Y para que eches el sello
               con la más heroica hazaña,
               por la milicia divina,
               dejando la que es mundana,
               renunciarás en Filipo,
               hijo de mi iglesia amada,
               los reinos, púrpura y globo,
               y en Yuste verá tu España
               que las honras que ganaste
               las pisas, porque son vanas,
               pues si es mucho el adquirirlas
               mucho más el despreciarlas.
               A ti, Gonzalo Fernández,
               gran capitán, que en Italia
               dejaste en bronce esculpidos
               los blasones de tus armas,
               por tu católico celo
               el nombre que a tu prosapia
               dejas de Córdoba, haré
               famoso, honrando tu casa.
               El espíritu de Dios,
               que por la boca de Juana
               os habla, agora os bendice."


<<<
>>>

Pág. 147 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Échales la bendición
y corren la cortina
CARLOS:

               ¿Quién no se admira y espanta?
               ¡Dichosa casa mil veces,
               y yo dichoso otras tantas,
               que tal maravilla he visto!

CAPITÁN:

               Derretida llevo el alma.

CARLOS:

               Avisadme, tesorero,
               para que limosna haga
               a esta casa.

FONSECA:

               Yo la doy,
               por ser su pobreza tanta,
               el beneficio de Cubas.

ABADESA:

               Tu largueza nos ampara.

CAPITÁN:

               Yo la doy quinientos mil
               maravedís.

ABADESA:

               Esos bastan
               para que un cuarto labremos.

CARLOS:

               Vamos. ¡Ay, divina Juana!
               Si a España las armas honran,
               hónrelo también tal Santa.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 148 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Quédanse las monjas y
sale sor EVANGELISTA
EVANGELISTA:

               ¡Madres, albricias! Ya ha vuelto
               nuestra dichosa prelada
               del éxtasis, y la he dado
               cuentas, rosarios y sartas
               en gran copia. Aquí las tiene
               encerradas en esta arca,
Saca una arquilla
               y dejándome la llave
               está en su celda postrada
               pidiendo a Dios las bendiga.}}

ABADESA:

               Todo cuanto quiere alcanza
               de su Esposo.

EVANGELISTA:

               Ésta es la hora
               que ya el Ángel de su guarda
               al cielo las ha subido.

ABADESA:

               Abramos agora el arca;
               veamos si están aquí
               las cuentas.


<<<
>>>

Pág. 149 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Abren
EVANGELISTA:

               Aquí no hay nada;
               pues nadie la arquilla ha abierto.

ABADESA:

               Penetróla quien las saca,
               que todo lo puede Dios
               y por él su esposa santa.
               Vamos a ver nuestra madre;
               hermana. Vuelva a cerrarla.

MAESTRA:

               (¡Qué no me dejes, envidia!) (-Aparte-)

ABADESA:

               ¿No viene, madre Vicaria?
Vanse.
Sale la SANTA

SANTA:

               Esposo de inmenso nombre,
               ¡qué importuna soy! ¿No os cansa
               lo que os pido? Pero no,
               que tenéis las manos largas.
               El ver benditas sus cuentas
               todas mis monjas aguardan.
               Hacedlas esta merced.


<<<
>>>

Pág. 150 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Salen las MONJAS
ABADESA:

               Aquí está. Lleguen hermanas,
               y hablémosla. Mas ¿qué es esto?
Todas de rodillas, suena música,
ábrese una apariencia de la gloria.
CRISTO, sentado en un trono, el ÁNGEL
de rodillas dándole los rosarios
y muchos ángeles alrededor

ÁNGEL:

               Autor eterno de gracia,
               estos rosarios suplica
               vuestra esposa y tierna Juana
               [bendigáis con vuestra mano.]
Échalos CRISTO la bendición

ABADESA:

               ¿No le ha visto echar, hermana,
               a Cristo la bendición?

EVANGELISTA:

               Miro maravillas tantas
               que no sé si estoy dispierta.


<<<
>>>

Pág. 151 de 151
La santa Juana, primera parte Acto III Tirso de Molina


Encúbrese la gloria
y baja el ÁNGEL
ABADESA:

               ¿No ve cómo el Ángel baja
               y los rosarios la ofrece?

SANTA:

               ¡Oh, cuánto debe mi alma,
               Ángel, a Vuestra Hermosura!

ÁNGEL:

               A estos rosarios, Juana,
               ha concedido tu esposo
               los privilegios y gracias
               que tienen los Agnus Dei.
               Quien rezare en ellos saca
               de penas de purgatorio
               cada día muchas almas,
               y gana tantos perdones
               como hay hojas, flores, plantas
               media legua alrededor
               de este monasterio y casa,
               y las indulgencias propias
               de Asís, famosa en Italia.
               Saldrán los demonios luego
               de los cuerpos con tocarlas.
               Librarán de enfermedades
               torbellinos y borrascas.
               La misma virtud tendrán
               las cuentas a estas tocadas.
               Todo lo concede Cristo,
               con tal que las que da el Papa
               se estimen como es razón.
               Ven, esposa soberana,
               adonde tu esposo veas.
Vuélvese un torno y desaparecen

EVANGELISTA:

               ¡Llevósela transportada!

ABADESA:

               ¡Oh, milagrosa mujer!
               Son tus maravillas tantas,
               que no hay lengua que las cuente;
               para alabarte éstas bastan.
Sale UNO que acaba la comedia

UNO:

               En la segunda comedia,
               el autor, senado, os guarda
               lo que falta de esta historia.
               Suplid agora sus faltas.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<