La santa Juana, segunda parte: 038

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 038 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Aparécese la SANTA en una cruz,
coronada de espinas, con una soga
al cuello y una túnica de zayo, y
bájase de ella cuando la llama
sor EVANGELISTA
SANTA:

               ¿Quién me llama?

EVANGELISTA:

               ¡Ay, cielos, qué crueldad! Madre amorosa,
               ¿qué hace de esa suerte?

SANTA:

               En esta cama,
               aunque áspera a la vista, amor reposa.

EVANGELISTA:

               Espinas flores son para quien ama,
               y en ellas estáis bien, porque sois rosa.

SANTA:

               En las sillas celestes y divinas
               dan coronas de gloria por espinas.
               De aqueste modo voy apercibida
               a pelear, que estoy desafïada
               de mil persecuciones.

EVANGELISTA:

               Perseguida
               crece más la virtud y es celebrada.
               Dios me manda escribir su santa vida.

SANTA:

               Ya sé que su divino amor se agrada
               de que el mundo su eterno nombre alabe.
               De ese modo ya sé que escribir sabe.
               Sabrán todos que soy gran pecadora,
               pues con tantas mercedes no soy santa.
               Para mi confusión es.


<<<
>>>