La santa Juana, segunda parte (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La santa Juana, segunda parte.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 117
La santa Juana, segunda parte


La santa Juana, segunda parte Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• CRISTO
• La SANTA Juana
• El ÁNGEL de la guarda
• San ANTONIO de Padua
• El niño, JESÚS
• San FRANCISCO


• CRISTO CRUCIFICADO
• Sor EVANGELISTA
• Unas MONJAS
• MENGA
• MARI Pascuala
• CARLOS V, Emperador


• Don JORGE
• LILLO
• CRESPO
• MENGO
• BERRUECO
• MINGO


• Un PAJE
• Otra GENTE
• PASTORES
• La VICARIA
• La ABADESA




>>>

Escena I
Pág. 002 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



MÚSICA, y salen la SANTA y el ÁNGEL arriba,
que va bajando hasta la mitad del tablado,
y la SANTA subiendo de él al mismo tiempo,
hasta emparejar los dos, y entonces cesa la música
ÁNGEL:

               Esposa cara del Monarca eterno,
               contra cuyo poder no prevalecen
               las puertas tristes del Tartáreo infierno;
               las entrañas de Dios que se enternecen
               con el agua sabrosa de tu llanto
               remedio al mundo por tu ruego ofrecen.
               Delante de su altar, tálamo santo,
               llorando estabas el estrago horrible
               que al mundo anuncia confusión y espanto
               por la ponzoña del dragón terrible
               de las siete cabezas que en Sajonia
               niega la ley católica infalible.
               Llorabas que con falsa ceremonia
               y hipócrita apariencia, el vil Lutero
               imitase a Nembrot en Babilonia,
               y que el rebaño del Pastor cordero,
               este lobo, en oveja disfrazado,
               despedazase con estrago fiero.
               Llorabas que se hubiese dilatado
               su blásfema y pestífera dotrina
               por Alemania y su imperial estado,
               y que, cual de la máquina divina,
               derribó la tercer parte de estrellas
               la angélica soberbia serpentina,
               este Anticristo austral, las leyes bellas
               de la alemana iglesia derribase,
               asolando la mies de Dios con ellas.
               Lloras el ver que tanto cáncer pase
               tan adelante y su infernal blasfemia
               que lo mejor de vuestra Europa abrase.
               El católico reino de Bohemia
               la verdadera ley de Dios destierra,
               y al apóstata falso sirve y premia.
               Flandes le sigue ya, e Ingalaterra
               sus desatinos tiene por ganancia,
               desamparando a Dios su gente y tierra,
               Polonia, Hungría y la cristiana Francia
               frenéticas aprueban los errores
               que el vicio trajo al mundo y la ignorancia;
               por esto lloras, y es razón que llores
               pérdida tan notable.


<<<
>>>

Pág. 003 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



SANTA: ¡Ay, Ángel mío!

               Comprando Dios a costa de dolores
               ........................... [-ío]
               ............................. [ -anto]
               ............................. [ -ío]
               .......................... [ -anto]
               las almas con su sangre redimidas,
               ¿tantas se han de perder costando tanto?
               De tres partes del mundo están perdidas
               las dos, porque Asia y África no adoran
               sino de Agar las leyes pervertidas;
               los más la luz de la verdad ignoran,
               y perdido el camino verdadero,
               al despeñarse sin remedio lloran,
               pues si agora el apóstata Lutero
               este rincón de nuestra Europa abrasa
               con la doctrina falsa y el acero;
               si a Europa, que es columna firme y basa
               de nuestra militante Monarquía,
               los límites que Dios la puso pasa,
               ¿quién duda que la bárbara herejía
               de mar a mar ensanchará el imperio
               que tuvo antes la ciega idolatría?
               No permita mi Dios que en cautiverio
               tenga a su pueblo el condenado Egipto
               ni pase la verdad tal vituperio.
               Bien sé que este rigor es por delito
               de mis culpas, que son merecedoras
               de un castigo inmortal, Ángel bendito;
               pero páguelo yo.


<<<
>>>

Pág. 004 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



ÁNGEL:

               Por ver que lloras
               con tanto afecto, Dios, por el estado
               de la iglesia y su ley que humilde adoras,
               desde aquí, Juana Santa, me ha mandado
               que te venga a enseñar el fértil fruto
               que en las Indias España al cielo ha dado.
Van subiendo los dos hasta el un ángulo
superior, y descúbrese en un nicho de él
una estatua de don Hernando Cortés, viejo,
armado a la antigua, con
bastón y un mundo a los pies
               Si un pequeño rincón paga tributo
               en Europa a Lutero, pervertido
               por la ambición, que le hace disoluto,
               un nuevo mundo rico y extendido
               ha descubierto la romana barca
               que al yugo de la Cruz está rendido.
               Mira al pesar del bárbaro heresiarca
               este nuevo Alejandro que conquista
               el orbe indiano al español monarca.
               Don Hernando Cortés, con cuya vista
               se alegra el Mar del Norte, es éste, Juana,
               digno de que sea yo su coronista.
               Por él se extiende nuestra ley cristiana
               por infinitas leguas, y al bautismo
               regiones inauditas vence y gana.
               Éste es quien pasa el fluctuoso abismo
               que márgenes de plata y oro baña,
               y para eternizar su nombre mismo
               a vuestra España da otra Nueva España,
               muerte a la idolatría, almas al cielo,
               y a su linaje una inmortal hazaña.


<<<
>>>

Pág. 005 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Ya, soberano Ángel me consuelo
               viendo lo que la ley de Dios se extiende
               y que le adora tan remoto suelo.
               ¡Oh, ilustre capitán! Si el tiempo ofende
               la memoria de hazañas infinitas,
               defienda Dios la tuya, pues defiende
               su ley tu brazo y las colunas quitas
               del estrecho de Cádiz, por ponellas
               en tierras y naciones inauditas.
               Esculpa el mundo tu renombre en ellas,
               pues a la iglesia das el occidente
               y el cielo pueblas otra vez de estrellas.
(Pasan los dos por el aire al otro ángulo del
tablado y en él enséñale una estatua de don Alonso
de Alburquerque, viejo, a lo portugués antiguo,
con otro mundo a los pies, y bastón)

ÁNGEL:

               Vuelve agora los ojos al oriente
               y verás la nación del griego Luso
               y las hazañas de su ilustre gente.
               Este fiel capitán las quinas puso
               desde el Atlante monte al mar Bermejo,
               a pesar del idólatra confuso.
               Mira en aquellas canas el consejo
               y el valor de la fe en aquella espada,
               que en uno y otro fue español espejo.
               Por él ha vuelto nuestra ley sagrada,
               a hacer que en Asia el bárbaro se asombre
               viendo en ella su iglesia restaurada.


<<<
>>>

Pág. 006 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Ángel, ¿quién es tan milagroso hombre?

ÁNGEL:

               Alonso de Alburquerque, lusitano,
               que de magno ganó fama y renombre.
               Éste, venciendo al moro y al pagano,
               al etíope torpe, al ciego persa,
               la cruz dilata con valor cristiano.
               Si gente, pues, tan bárbara y diversa
               en América y Asia a Dios adora,
               ¿qué importa que la herética perversa
               contra el cielo publique guerra agora,
               si por una provincia sola gana
               dos mundos cuyas almas atesora?

SANTA:

               ¡Oh nobleza católica y cristiana
               de Portugal! ¡Oh célebre Castilla!
               ¡Viva la ley de Cristo soberana!
               Alegre estoy de ver tal maravilla.

ÁNGEL:

               Aunque el rey don Manuel dichoso
               tiene la lusitana y invencible silla,
               ya el tiempo deseado a España viene
               en que se junten los castillos de oro
               con las sagradas quinas; ya conviene
               que dando al cielo un Sebastián el moro,
               goce en España el Salomón segundo
               con Portugal un orbe lleno de oro.
Bajan un poco y en la mitad del teatro
descúbrese otra estatua de Filipo segundo,
viejo, con dos mundos a sus pies
               Ya el césar Carlos quinto ha dado al mundo
               un Filipo primero, que el primero
               de quien nació Alejandro, aunque es segundo.
               Su ilustre imagen enseñarte quiero
               del modo que en edad grave y madura
               en oro ha de volver la edad de acero.
               Aquí la cristiandad está segura;
               la justicia en su punto y la prudencia.


<<<
>>>

Pág. 007 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Su gravedad deleita y compostura,
               respeto pone su real presencia.

ÁNGEL:

               Dos mundos a sus pies sujeta el cielo;
               y cada cual su nombre reverencia;
               enjuga, pues, el llanto y desconsuelo,
               pues que tan dilatada, Juana, has visto
               la ley divina que respeta el cielo,
               que si el sajón, apóstata anticristo,
               la potestad del cielo a Roma niega,
               y a quien es en su silla vice-Cristo,
               y con malicia y pertinacia ciega
               las indulgencias de las cuentas santas
               contradice y blasfemias loco alega,
               por eso Dios ha dado gracias tantas
               a las sagradas cuentas que su hijo
               te dió, con que su ceguedad quebrantas;
               para contradecirle las bendijo.
               Y en fe de que el rosario santo
               aprueba que el sacrílego fiero contradijo,
               un árbol ha nacido y planta nueva
               en la isla de Irlanda en este instante
               que en vez de fruta mil rosarios lleva.
               Jamás el mundo vio su semejante;
               nació y creció en un punto, convenciendo
               al pueblo pervertido e ignorante;
               de sus ramas las cuentas están viendo,
               que como de las parras los racimos,
               en fe de la fe santa están pendiendo.
Descúbrese un árbol lleno de rosarios arriba
               Aquéste el árbol es.


<<<
>>>

Pág. 008 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               ¡Qué merecimos
               en nuestros tiempos ver, rosarios santos,
               el árbol de quien sois frutos opimos!
               Celebre el cielo con alegres cantos
               hazaña tan ilustre y portentosa,
               pues tal consuelo dais a nuestros llantos.

ÁNGEL:

               De esta suerte la mano poderosa
               de Dios castiga, y de esta suerte sana.
Bajan volando al tablado

SANTA:

               ¿Qué merecí, señor, ser vuestra esposa?

ÁNGEL:

               Carlos quinto ha venido a verte, Juana.

SANTA:

               ¿Adónde, pues, se va Vuestra Hermosura?

ÁNGEL:

               Contigo quedo. ¡Oh vista soberana,
               gran consuelo, gran suerte, gran ventura!


<<<
>>>

Pág. 009 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Sale volando el ÁNGEL, todo se encubre.
Salen el emperador CARLOS Quinto y
acompañamiento, y don JORGE, del
hábito de Santiago, y LILLO
SANTA:

               Señor, ¿otra vez honráis
               ésta vuestra humilde casa?

CARLOS:

               Si vos, madre, en ella estáis,
               ¿quién por vuestras puertas pasa
               sin que vos le bendigáis?
               Soy yo muy devoto vuestro,
               y así lo que os quiero muestro.

SANTA:

               A lo menos sois, señor,
               de la cristiandad favor,
               y por eso lo sois nuestro.

CARLOS:

               La guerra, madre, publico
               contra el hereje que ampara
               el duque Juan Federico
               de Sajonia y se declara
               contra el imperio. Es muy rico
               y poderoso, y también
               quiere el Lanzgrave de Hesén
               defender las falsedades
               de Lutero y cien ciudades
               rebeldes; pero aunque estén
               tan poderosos, entiendo
               de la verdad que defiendo
               que el áspid he de pisar
               y el basilisco, y quitar
               del mundo este monstruo horrendo.
               Por esto antes de partirme,
               madre, en tan ardua ocasión,
               de vos vengo a despedirme,
               por que vuestra bendición
               nuestras victorias confirme.


<<<
>>>

Pág. 010 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Id, columna de la fe,
               gloria del nombre español,
               que, porque vitoria os dé,
               haréis que detenga el sol
               su curso cual Josué.
               El rebelado alemán
               y el flamenco os labrarán
               estatuas de bronce y oro,
               vencido en Túnez el moro
               como en Buda Solimán.
               De vuestra parte tenéis
               a Dios, pues, por varios modos,
               por que más fama cobréis,
               en Yuste vencidos todos,
               a vos mismo os venceréis.
               El cielo os dé su favor,
               pues que sois su defensor
               y de estos reinos espejo.

CARLOS:

               Con grande cuidado dejo,
               madre, ya al gobernador
               de España ya encomendada
               esta casa.

SANTA:

               Siempre ha sido
               de su valor amparada.


<<<
>>>

Pág. 011 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



CARLOS:

               Yo estoy muy agradecido
               por veros siempre ocupada
               en encomendarme a Dios,
               pues, ayudándome vos,
               bien a España regiré,
               y muy seguro podré
               partirme. Adiós, madre, adiós;
               y advertid también que queda
               don Jorge muy encargado
               que os acuda en cuanto pueda.
               Aquesta villa le he dado,
               con otras muchas que hereda,
               y con tan noble vecino,
               que enriquecerá imagino
               esta casa y posesión,
               que es don Jorge de Aragón,
               madre Juana, mi sobrino.

JORGE:

               Soy tu hechura.

CARLOS:

               Hacer alarde
               del valor que vive en vos,
               y vamos de aquí, que es tarde.
               Madre, encomendadme a Dios.

SANTA:

               Él os dé vitoria y guarde.


<<<
>>>

Pág. 012 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Vase la SANTA por una puerta.
Al irse por la otra acompañando
al emperador CARLOS Quinto,
don JORGE se vuelvea él y le dice
CARLOS:

               ¿Dónde vais?

JORGE:

               A acompañar
               a vuestra Majestad voy.

CARLOS:

               Quedaos, don Jorge, a tomar
               de los lugares que os doy
               la posesión y a gozar
               el nuevo y alegre estado;
               que estáis recien desposado.
               Mas sírvaos el casamiento
               de más sosiego y asiento
               que hasta ahora habéis mostrado,
               que habéis sido muy travieso;
               y pues ya tenéis edad,
               si con ella viene el seso,
               pasen con la mocedad
               las locuras.

JORGE:

               Tus pies beso
               y serte otro te prometo.

CARLOS:

               Quedaos, pues, y sed discreto.

JORGE:

               Prospere tu vida Dios.

CARLOS:

               Enojaréme con vos,
               don Jorge, si andais inquieto.

Vanse el emperador CARLOS V
y su acompañamiento


<<<
>>>

Pág. 013 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



LILLO:

               Dile que dónde predica
               mañana su majestad.

JORGE:

               En vano a la voluntad
               desbocada el freno aplica
               porque no corra veloz.

LILLO:

               ¿Al gato pone maneotas?
               Dile que las tiene rotas,
               y si llega dale coz.
               ¡Par Dios, que es linda la flema!
               A un Fray Guarín te redujo.

JORGE:

               Malo soy para cartujo
               y loco en seguir mi tema.
               Verdad es que estoy casado;
               pero ¿por eso he de estar
               privado de otro manjar?

LILLO:

               Cocido come y asado
               quien tiene caudal, señor,
               y también puede un marido,
               si el matrimonio es cocido,
               dar vueltas al asador
               y alcanzar de una perdiz
               las dos pechugas.

JORGE:

               Bien dices.

LILLO:

               Son las villanas, perdices
               que no ofenden la nariz,
               porque huelen a tomillo,
               y el tercero es el trinchante
               que se las pone delante.


<<<
>>>

Pág. 014 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



JORGE:

               Pues mi trinchante eres, Lillo,
               caza y parte.

LILLO:

               ¡Bueno es eso!
               Lo mejor te comerás,
               y dándome lo demás
               dirás, "Róete ese hueso."

JORGE:

               Hermosas labradorcillas
               hay en Cubas.

LILLO:

               Encubarlas
               si te agradan, o alcanzarlas.

JORGE:

               Lillo, hermosuras sencillas
               entre tosca frisa y paño
               son las que busco y codicio,
               que siempre del artificio
               dicen que se hizo el engaño.
               Da al diablo tanto tocado,
               tanta seda y guarnición,
               gigantes que en procesión
               son paja y visten brocado.

LILLO:

               Nunca de esas hago cuenta,
               porque ya es cosa sabida
               que carne que está sentida
               la disfrazan con pimienta.
               Enfádame la mujer
               que gasta galas sin suma,
               porque ave de mucha pluma
               tiene poco que comer.
               Llega, que si te regala
               el donaire labrador,
               siendo de Cubas señor
               cobrar pueden alcabala,
               sin cortesanos trabajos,
               de sus ninfas tus deseos,
               pues si damas son rodeos
               labradoras son atajos.


<<<
>>>

Pág. 015 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



JORGE:

               A medida vino a hallarte
               mi amor de su gusto.

LILLO:

               Fui
               hurón un tiempo o neblí.

JORGE:

               ¿De quién?

LILLO:

               De Francisco Loarte
               en Illescas, que perdido
               por esta santa mujer
               que agora acabas de ver
               pretendió ser su marido;
               pero como se acogió
               a fidelium, de su tierra
               se fué a Flandes a la guerra
               y sin amo me dejó;
               mas entrándote a servir
               todo en ti lo vine a hallar.

JORGE:

               ¿Qué fiesta es ésta?

LILLO:

               El lugar
               que te sale a recibir.


<<<
>>>

Pág. 016 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Salen CRESPO y MINGO, alcaldes;
BERRUECO, MARIPascuala, MENGA,
MÚSICOS labradores
Cantan

MÚSICOS:

"El comendador,
bendiga vos Dios."

MÚSICO 1:

"La Virgen de Illescas..."

MÚSICO 2:

"Señor San Antón..."

TODOS:

"Pues venís a Cubas..."

MÚSICO 2:

"El Comendador..."

MÚSICO 1:

"A ser nuevo dueño..."

MÚSICO 2:

"Bendiga vos Dios."

MÚSICO 1:

"La Virgen de Illescas..."

MÚSICO 2:

"Vos dé bendición..."

MÚSICO 1:

"El cirio pascual..."

MÚSICO 2:

"Señor San Antón..."

TODOS:

"El Comendador..."

MÚSICO 1:

"La vuesa esposica..."

MÚSICO 2:

"Os para un garzón..."

MÚSICO 1:

"Como un Holofernes..."

MÚSICO 2:

"Como un Salomón..."

MÚSICO 1:

"Que vaya a la guerra..."

MÚSICO 2:

"Y de dos en dos..."

MÚSICO 1:

"Prenda los moricos..."

MÚSICO 2:

"Que en Sansueña son..."

TODOS:

"El Comendador."


<<<
>>>

Pág. 017 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



BERRUECO:

               Agora habéis de llegar
               y helle una remenencia.

MINGO:

               Dios mantenga a su cubencia.

BERRUECO:

               ¿Cubencia?

MINGO:

               ¿No ha de mandar
               a Cubas?

BERRUECO:

               Sí.

MINGO:

               Pues bien puede
               llamarse Cubencia.

CRESPO:

               Sí.

MINGO:

               Los dos venimos aquí
               ambos a dos, sin que quede
               de todos cuatro costados
               quien no venga con los dos,
               porque, en fin, los dos, par Dios,
               somos hogaño empalados.
               Venimos a recebillo
               por nueso dueño a compás,
               y porque no es para más
               guarde os Dios. Porte un cuartillo.

JORGE:

               ¡Gracioso recibimiento!

MINGO:

               Llegad vos.

CRESPO:

               ¿Llegaré?

MINGO:

               Sí.


<<<
>>>

Pág. 018 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



CRESPO:

               A Mingo Pulgar y a mí
               nos cupo el embazamiento
               de hogaño, y Martín Berrueco,
               hijo de Gil Porquerizo,
               Bras Moreno y Sancho Erizo,
               Pero Antón y Agustín Seco,
               el cura y el herrador,
               y el barbero Herrán Bermejo,
               entramos hoy en concejo
               a tomaros por señor,
               y pues tomado os habemos,
               en volviendo a entrar los dos
               pero, ¿qué os importa a vos
               de que entremos o no entremos?
               A ser nueso dueño entráis,
               y por ahorrar escritura,
               tal os dé Dios la ventura
               como nos la deseáis.

TODOS:

               Amén.

JORGE:

               Sois muy elocuente;
               dado me habéis gran contento;
               bien habláis.

CRESPO:

               Yo só un jumento
               no quitando lo presente.

JORGE:

               ¿Es vuestra hija esta zagala?

CRESPO:

               (¡Qué presto que la atisbó!) (-Aparte-)

BERRUECO:

               Yo só su padre.

JORGE:

               ¿Vos?

BERRUECO:

               Yo.

JORGE:

               ¡Buena cara!


<<<
>>>

Pág. 019 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



CRESPO:

               No era mala
               para vuesa señoría
               si podiera ser su igual.

JORGE:

               ¿Llamáisos?

MARI:

               Mari Pascual.

JORGE:

               Mucho me agradáis, María.

MARI:

               Por muchos años y buenos.

JORGE:

               Vamos.

LILLO:

               ¿Agrádate?

JORGE:

               Sí.

LILLO:

               Echóla calzav.

JORGE:

               Vení.
               la de los ojos morenos.
Vanse don JORGE y MARI Pascuala

MINGO:

               Golosmero me paresce
               el comendador, alcalde.
               Si se os pegare, ojealde
               de la moza.

CRESPO:

               Si en sus trece
               se está, en casa hay sana amores
               que del alma los arranca,
               porque entre otras habrá tranca
               para los comendadores.

Vanse todos.


<<<
>>>

Pág. 020 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Salen la VICARIA, sor EVANGELISTA
y otra MONJA
VICARIA:

               Madres, bien puede ser santa,
               pero no lo he de creer;
               privarla tengo de hacer
               del oficio.

EVANGELISTA:

               ¡Que sea tanta
               su pasión! ¿No considera
               los milagros que Dios hace
               por ella?

VICARIA:

               Todo eso nace,
               madres, de que es hechicera
               Soror Juana de la Cruz.

EVANGELISTA:

               No diga tal cosa, acabe.

VICARIA:

               Venir el demonio sabe
               en forma de ángel de luz,
               y él es quien habla por ella
               tantas lenguas; no hay que hablar;
               al provincial he de dar
               cuenta de que está por ella
               destrüida nuestra casa.

EVANGELISTA:

               ¿Destruida? Pues ¿tuviera
               qué comer si ella no fuera
               ................... [ -asa]
               su prelada?


<<<
>>>

Pág. 021 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



VICARIA:

               Si el beneficio
               que el arzobispo nos dio
               de Cubas ya le impetró
               otro por Roma, ¿es buen juicio
               meterse una religiosa
               en pleitos, y que defienda
               a costa de tanta hacienda
               tan impertinente cosa?
               ¿Qué nos importa un curato?

EVANGELISTA:

               ¿Qué? La honra y el sustento
               de todo nuestro convento.

VICARIA:

               ¿Y hanos salido barato,
               si para el pleito ha vendido
               hasta los cálices?

EVANGELISTA:

               Sí.

VICARIA:

               El provincial vendrá aquí
               y sabrá que ha destrüido
                  nuestra hacienda.

EVANGELISTA:

               Venga acá.
               ¿Qué hacienda en la cruz halló
               Soror Juana cuando entró
               a gobernarla? Dirá
               que nueve reales de renta
               solamente. Pues de pan,
               por su ocasión, ¿no nos dan
               cada año ciento y cincuenta
               fanegas, y de dinero
               casi docientos ducados
               con que tiene remediados
               nuestros trabajos? Si quiero
               contarla los beneficios
               que la debe nuestra casa,
               ¿no sabe que son sin tasa?
               ¿Qué celdas o qué edificios
               tenía, si no labrara
               este cuarto y aposentos?
               ¿No nos ha dado ornamentos?
               Sin ella, ¿quién la habitara?
               ¿Quién nos da reputación?
               Mas hala puesto a los ojos
               la envidia vil sus antojos
               y así no ve la razón.


<<<
>>>

Pág. 022 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



VICARIA:

               Predíqueme por su vida
               la hipócrita, idiota, necia,
               que ya yo sé que se precia
               de la santidad fingida
               de su abadesa. Igual fuera
               que acabara de aprender
               la mentecata a leer
               para que rezar supiera
               sin venirme a predicar.

EVANGELISTA:

               Tiene infinitas razones,
               daréla mil ocasiones.
               Los pies la quiero besar.

VICARIA:

               Todo el convento ha caído
               en la cuenta de quién es
               Juana de la Cruz después
               que con embustes ha sido
               por santa reverenciada;
               todos saben mi caudal,
               y así harán al provincial
               que me elija por prelada,
               y entonces verán las dos
               si con hechizos y encantos
               hacen milagros los santos.

Vase


<<<
>>>

Pág. 023 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



EVANGELISTA:

               Madre, espere, aguarde. ¡Ay Dios!
               ¡Qué gran tropel de trabajos
               contra mi madre querida
               se levantan! Mas la vida
               llega por estos atajos
               a la ciudad soberana
               donde reina un Dios cordero;
               mas presto ir a avisar quiero
               de todo a mi madre Juana.
Vanse.
Salen la SANTA y
el ÁNGEL llorando

SANTA:

               ¿Vos llorando, Ángel bendito?
               ¿Vos con tanto desconsuelo?
               Nunca el llanto entró en el cielo,
               porque nunca entró el delito.
               Todo es contento infinito,
               que de la presencia viene
               de aquella fuente perenne
               que eternamente gozáis.
               ¿Cómo, pues, Ángel, lloráis,
               si el cielo llantos no tiene?
               No haya más, mi San Laurel,
               mi custodio, mi ventura.
               Enjugue Vuestra Hermosura
               ese sol, pues me veo en él.
               ¿Qué daño o qué mal crüel
               es bastante a que os desvele,
               ángel mío? ¿O cuándo suele
               suceder lo que hoy se ve,
               que un ángel llorando esté
               y una mujer le consuele?
               Mas ¡ay de mi! Ya he caído
               en la cuenta de ese llanto;
               algún pecado, Ángel santo,
               contra Dios he cometido.
               Mil veces he merecido
               por mis culpas el infierno;
               ¿es acaso el llanto tierno
               porque condenada estoy
               que bien sé cuán digna soy
               del fuego y castigo eterno?


<<<
>>>

Pág. 024 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



ÁNGEL:

               Segura está tu conciencia,
               Juana; nunca has cometido
               culpa mortal. Siempre has sido
               monja vieja en la inocencia.
               Aunque lloro en la apariencia no
               lloro por propiedad,
               que los que ven la deidad
               infinita y soberana
               jamás pueden llorar, Juana,
               ni sentir penalidad.
               Hete parecido ansí
               en muestras y testimonio
               de que ha pedido el demonio
               licencia a Dios contra ti;
               si te regaló hasta aquí,
               como a Job probarte intenta,
               y el común contrario inventa
               un tropel de tempestades,
               trabajos, enfermedades,
               desprecio, agravio y afrenta.
               Dios los trabajos amó
               ................... [ -erte]
               en el mundo, de tal suerte;
               jamás, Juana los dejó.
               ¿Qué santo no los pasó?
               Ninguno; que son favores
               de Cristo, y en sus amores
               son su escogida librea,
               y quien amarle desea
               justo es traiga sus colores.


<<<
>>>

Pág. 025 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Pues ¿por eso es la tristeza?
               Trocad vuestro llanto en risa;
               lluevan trabajos a prisa
               pues vos me dais fortaleza.
               Bien sabe vuestra belleza
               lo que ha que yo pido a Dios
               que, pues que somos los dos
               esposos, nos parezcamos
               en que los dos padezcamos.
               Si ya lo alcanzo por vos,
               vengan penas y castigos
               que del cielo son atajos,
               pues, dicen, que en los trabajos
               se echan de ver los amigos;
               que si amó a los enemigos,
               porque en ellos halló
               el bien de las penas, yo
               también sigo sus plantas divinas,
               pues entre zarzas y espinas
               Dios se apareció a Moisén.


<<<
>>>

Pág. 026 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Aparécese CRISTO con la cruz a cuestas,
arriba, coronado de espinas,
y a su lado una silla de brocado
y sobre ella una corona de oro
CRISTO:

               Juana, varón de dolores
               me llamo yo en la Escritura;
               quien imitarme procura
               busque espinas, deje flores.
               El que goza mis favores
               pasar por trabajos trata,
               y aunque el mundo más le abata,
               con los trabajos se esfuerza,
               que el cielo padece fuerza
               y el violento le arrebata.
               Para llegar a esta silla
               tienes de entrar por la puerta
               de esta cruz, que no está abierta
               sino para el que se humilla.
               Procura, esposa, adquirilla,
               y si a los premios te inclinas
               del cielo, adonde caminas,
               lleva, Juana, en la memoria
               que esta corona de gloria
               cuesta corona de espinas.

Encúbrese


<<<
>>>

Pág. 027 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               ¡Oh! espinas, rico caudal
               de la celestial grandeza,
               Dios os pone en su cabeza
               como provisión real.
               Si premio tan inmortal
               da por trabajos el cielo,
               persígame todo el suelo.
               Ya me apresto a la conquista,
               Ángel, que con vuestra vista
               todo me dará consuelo.
Vanse.
Salen MARI Pascuala con un cántaro de agua,
como que viene de la fuente, y don JORGE

MARI:

               Déjeme, que vó de prisa.
               ¡Qué importuno es su mercé!

JORGE:

               María: escúchame un poco.

MARI:

               Dado le ave, apártese
               que me aguarda mi marido.

JORGE:

               Aquí os aguarda también,
               aguadora de mis ojos,
               un alma muerta de sed.

MARI:

               Pues ¿qué quiere el alma agora?

JORGE:

               ¿Qué? que la deis de beber.
               Dadme solamente un trago.
               Mitigaráse con él
               mi fuego.


<<<
>>>

Pág. 028 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



MARI:

               Allí está la huente;
               si no, yo le llevaré
               al pilón, donde se harte.

JORGE:

               Ea, no seáis cruel.

MARI:

               ¿Bebe el alma?

JORGE:

               Por los ojos
               bebe el veneno que ven.

MARI:

               No se llegue, que en mi alma...

JORGE:

               ¿Qué?

MARI:

               Que le remojaré.

JORGE:

               Negar el agua es crueldad.

MARI:

               Sí; ¿agua sola quería él?
               ¡Quien no se las entendiese!

JORGE:

               Como esas manos me den
               de beber, iré contento.

MARI:

               Pues ¿no dice su mercé
               que se está quemando?

JORGE:

               Sí.

MARI:

               Estará sudando, pues,
               y beber agua sudando,
               matarále.

JORGE:

               Comeré
               el blanco terrón de azúcar
               de esas manos.

MARI:

               ¡Oxte! Iré
               buena yo a casa sin manos
               habiéndolas menester.

JORGE:

               ¿Para qué?


<<<
>>>

Pág. 029 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



MARI:

               ¡Linda pescuda!
               ¡Para fregar y barrer!

JORGE:

               ¿Del agua sois avarienta?

MARI:

               Sí, porque le mataré.

JORGE:

               Muera Marta, y muera harta.

MARI:

               Que me aguardan, déjeme.

JORGE:

               ¡Agua, Dios...!

MARI:

               Que ruin se moja.

JORGE:

               Tomaréla.

MARI:

               Pues a fe
               si llega y digo "agua va..."

JORGE:

               ¿Qué?

MARI:

               Que le remojaré.

JORGE:

               Ved que os quiero bien, María.

MARI:

               ¿Por qué no me heis de querer?
               ¿Heos hecho yo algún mal?

JORGE:

               Sí.

MARI:

               ¿Qué mal?

JORGE:

               Muértome.

MARI:

               ¿De qué?

JORGE:

               De ojo.

MARI:

               ¡Chico es el niño!

JORGE:

               Es verdad. Niño Amor es.

MARI:

               ¿Quiere una cuenta de azogue,
               o una higa para él?


<<<
>>>

Pág. 030 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



JORGE:

¿Qué mas cuenta que el perderla,
qué más higa que un desdén,
qué más ojo que el miraros,
qué más mal que el querer bien?

MARI:

¿Qué bien quiere?

JORGE:

Estoy perdido.

MARI:

¿De qué se perdió?

JORGE:

Jugué.

MARI:

¿Qué juego?

JORGE:

A la gana pierde.

MARI:

¿Cómo?

JORGE:

Perdiendo gané.

MARI:

¿Qué ganó?

JORGE:

Esta coyuntura.

MARI:

¿Y qué perdió?

JORGE:

Todo el bien.

MARI:

¿De qué?

JORGE:

De la voluntad.


<<<
>>>

Pág. 031 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



MARI:

¿Qué es amor?

JORGE:

Un no sé qué.

MARI:

¿No sabe qué?

JORGE:

No, María.

MARI:

¡Bueno!

JORGE:

¿Queréislo saber?

MARI:

Sí.

JORGE:

Escuchad.

MARI:

No se me acerque,
porque le remojaré.
Tómala una mano

JORGE:

¿Hay tal mano? ¿hay tal blancura

MARI:

Agarrómela, pardiéz.

JORGE:

Déjamela dar mil besos.

MARI:

Bese presto y váyase.

JORGE:

¿Quiéresme bien?

MARI:

Un poquillo.

JORGE:

Paga mi amor.

MARI:

No hay con qué.

JORGE:

¿Qué te falta?

MARI:

No ser mía.

JORGE:

Pues ¿cúya?


<<<
>>>

Pág. 032 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



MARI:

               De un Locifer
               que hasta los pasos me cuenta.

JORGE:

               ¿Los pasos cuenta?

MARI:

               Sí, a fe.

JORGE:

               Lo contado como el lobo;
               cuando quiere una mujer,
               no hay llaves, puertas ni muros;
               quiéreme tú, que yo haré
               fáciles los imposibles.

MARI:

               Vedme mañana otra vez,
               que soy agora madrina
               de un bateo y pienso que es
               tarde y me esperan en casa.

JORGE:

               Pues yo el padrino seré.

MARI:

               No, señor; que es el barbero.

JORGE:

               Por verte a ti le iré a ver.

MARI:

               Aquí en la Cruz se bautiza,
               y es hijo del sacristén.

JORGE:

               ¿Al fin me quieres?

MARI:

               El diabro
               en esos ojos tenéis
               que me reconcome el alma
               desde el punto que os miré.


<<<
>>>

Pág. 033 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Sale LILLO
LILLO:

               Señores: el espantajo
               ha venido.

MARI:

               ¡Ay Dios! ¿Qué haré?

JORGE:

               Adiós.

MARI:

               Adiós.

JORGE:

               Mucha os quiero,
               María.

MARI:

               Yo a vos también.
Vanse don JORGE y LILLO.
Sale CRESPO

CRESPO:

               (¿"Yo á vos también," al partirse (-Aparte-)
               don Jorge de mi mujer?
               No anda bueno el reportorio;
               pero yo le enmendaré.)

MARI:

               ¡Crespo mío!

CRESPO:

               ¿Qué os quería
               don Jorge?

MARI:

               Aquí le encontré
               y mandóme que os pidiese
               que hoy el galgo le prestéis.


<<<
>>>

Pág. 034 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



CRESPO:

               Pedidle a Crespo, que os ama,
               el galgo, y yo a vos también.
               No viene bien la respuesta,
               ni la excusa vino bien.
               Ea, ea, a casa, María,
               que cuando el bateo esté
               acabado, dos liciones
               os daré de responder.

MARI:

               Pues ¿qué tenemos?

CRESPO:

               No, nada;
               ratoneras sé yo her
               donde los golosos cojo.
               (Jorgito, yo os cazaré.) (-Aparte-)
               No es esta agua toda limpia;
               vaciadla y venid. ¿Qué hacéis?

MARI:

               (Si el miedo llevan que yo (-Aparte-)
               todas las que quieren bien,
               ¡huego de Dios en el bien
               querer! Amén, amén.)

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 035 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Salen el ÁNGEL y la SANTA
ÁNGEL:

               Juana, Dios manda que tu misma historia
               y los milagros que contigo ha hecho
               escribas, porque todo sea en gloria
               de su eterno poder y en tu provecho.

SANTA:

               ¡Ay, Ángel santo! Y si la vanagloria
               que tantas buenas obras ha deshecho,
               asalta el alma y mi humildad derriba,
               ¿qué servirá que yo mi historia escriba?

ÁNGEL:

               Dios, que lo manda, te dará su ayuda.

SANTA:

               Ángel, ¿yo he de escribir en mi alabanza?
               ¿No sabéis vos que la virtud es muda?
               ¿No sabéis vos que la ambición se alcanza
               con la propia jactancia y que se muda
               la humildad en soberbia?

ÁNGEL:

               No hay mudanza
               que a las virtudes haga resistencia
               si en la humildad fabrica la obediencia,
               cuanto y más que escribiendo maravillas
               de Dios, tu Esposo, su poder levantas
               y a ti te abate más con escribillas,
               por ser indigna de mercedes tantas.

SANTA:

               Nunca yo he merecido recibillas;
               pero, Ángel santo, tú que siempre cantas
               en la presencia de mi Esposo eterno,
               de el "Sancto, Sancto, Sancto," el himno tierno,
               suplícote me alcances de él licencia
               para que no sea yo mi coronista
               ni quiebre la virtud de la obediencia,
               que la alabanza a la virtud conquista.


<<<
>>>

Pág. 036 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



ÁNGEL:

               Eso y más te concede su clemencia;
               mas manda que María Evangelista,
               cuya lengua su eterno poder toca,
               tu vida escriba de tu misma boca.

SANTA:

               Si no sabe leer ni escribir sabe,
               ¿cómo ha de sér?

ÁNGEL:

               La omnipotencia suma
               no hay cosa que no pueda y que no acabe;
               ella es quien rige ya su mano y pluma.

SANTA:

               Su nombre santo el cielo y tierra alabe;
               pues Él lo manda, no es razón presuma
               resistir su divino mandamiento.
               Su esclava soy, su voluntad consiento.

ÁNGEL:

               Ya se te acerca, Juana, el fiero trance
               de los trabajos con que Dios permite
               que tu paciencia tu corona alcance.

SANTA:

               Regalos son que mi obediencia admite;
               mucho espero medrar en este lance.

ÁNGEL:

               Toda la casa pide que te quite
               el oficio que tienes de abadesa.

SANTA:

               Con gran razón mi indignidad confiesa.

ÁNGEL:

               Gran torbellino contra ti levanta
               el demonio; de afrentas perseguida
               de todos has de ser.

SANTA:

               Nada me espanta,
               si Dios me da favor.

ÁNGEL:

               A que le pida
               a Dios, la reina de la corte santa
               me parto al cielo. Adiós, Juana querida.

Vase


<<<
>>>

Pág. 037 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Al arma toca el mundo. cuerpo bajo,
               vamos a ejercitarnos al trabajo.
               Antes que entremos, Juana, en la batalla
               hagamos militares ejercicios.
               ¿No tengo yo una cota hecha de malla?
               A vestírmela voy contra los vicios.
               Corona tiene Dios; para alcanzalla
               no son malas escalas los cilicios;
               por espinas da Dios sillas divinas.
               Al arma, Juana, pues; buscad espinas.
Vase.
Sale sor María EVANGELISTA

EVANGELISTA:

               Madre Abadesa, amada madre Juana,
               ¡gran milagro! Que sé leer y escribo.
               De la mano de Cristo soberana
               por su ocasión esta merced recibo.
               ¡Oh qué letora soy! ¡Oh qué escribana!
               No tendrá la vicaria más motivo
               de afrentarme de torpe y de ignorante.
               Leer y escribir supe en un instante.
               ¿Dónde está, madre nuestra?


<<<
>>>

Pág. 038 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Aparécese la SANTA en una cruz,
coronada de espinas, con una soga
al cuello y una túnica de zayo, y
bájase de ella cuando la llama
sor EVANGELISTA
SANTA:

               ¿Quién me llama?

EVANGELISTA:

               ¡Ay, cielos, qué crueldad! Madre amorosa,
               ¿qué hace de esa suerte?

SANTA:

               En esta cama,
               aunque áspera a la vista, amor reposa.

EVANGELISTA:

               Espinas flores son para quien ama,
               y en ellas estáis bien, porque sois rosa.

SANTA:

               En las sillas celestes y divinas
               dan coronas de gloria por espinas.
               De aqueste modo voy apercibida
               a pelear, que estoy desafïada
               de mil persecuciones.

EVANGELISTA:

               Perseguida
               crece más la virtud y es celebrada.
               Dios me manda escribir su santa vida.

SANTA:

               Ya sé que su divino amor se agrada
               de que el mundo su eterno nombre alabe.
               De ese modo ya sé que escribir sabe.
               Sabrán todos que soy gran pecadora,
               pues con tantas mercedes no soy santa.
               Para mi confusión es.


<<<
>>>

Pág. 039 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



EVANGELISTA:

               ¿Por qué llora?

SANTA:

               Por ver tanto favor, clemencia tanta
               en tantas culpas. ¡Ay de mí! En la hora
               de dar la cuenta al Juez, ¿quién no se espanta?
               ¿Quién no tiembla?

EVANGELISTA:

               La gente del aldea,
               madre, su santa bendición desea.
               Vienen a bautizar una criatura
               y de su mano esperan justamente
               la bendición del niño y la ventura.
               Vamos, por que no espere tanta gente.

SANTA:

               Yo lo consultaré con Su Hermosura;
               que no es razón sin San Laurel, que intente
               cosa ninguna.

EVANGELISTA:

               ¡Oh, sagra toledana!
               sagrada estás, pues te consagra Juana.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 040 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Salen los LABRADORES
todos con música y bateo.
Cantan
TODOS:

"Trébole danle al niño,
trébole. ¡Ay Jesús, qué olor!"

LABRADOR 1:

"Trébole y poleo."

TODOS:

"Trébole."

LABRADOR 1:

"Alegre él bateo."

TODOS:

"Trébole."

LABRADOR 1:

"Rosas y junquillos."

TODOS:

"Trébole."

LABRADOR 1:

"Para los padrinos."

TODOS:

"Trébole."

LABRADOR 1:

"Espadaña y juncia..."

TODOS:

"Trébole."

LABRADOR 1:

"Para el señor cura."

TODOS:

"Trébole."

LABRADOR 1:

"Lirios de los valles..."

TODOS:

"Trébole."

LABRADOR 1:

"Para el padre y madre."

TODOS:

"Trébole."

LABRADOR 1:

"Y para el alcalde la hierba del sol."


<<<
>>>

Pág. 041 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



TODOS:

               "Trébole, denle trébole al niño,
               trébole. ¡Ay Jesús, qué olor!"
 

CRESPO:

               Entre en la igreja el bateo,
               y mientras que le bautizan
               bailen los que solenizan
               la fiesta.

MINGO:

               Ya lo deseo.

BERRUECO:

               Par Dios que ha parido Gila
               un hijo como un becerro.

CRESPO:

               ¡Qué tieso, oh hi de puta, perro!
               ¿Mas que se mea en la pila?
Salen don JORGE y LILLO

JORGE:

               ¡Oh buena gente!

BERRUECO:

               ¡Oh señor!
Don JORGE habla aparte a LILLO

JORGE:

               Haz lo que tengo ordenado.

LILLO:

               Voy, pues.

Vase LILLO


<<<
>>>

Pág. 042 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



JORGE:

               Sin ser convidado
               me vengo.

CRESPO:

               Es mucho favor.

MINGO:

               En este poyo se siente
               su señoría.

JORGE:

               Sí, haré.
Siéntase
               ¡Hermosa madrina, a fe!

CRESPO:

               (Yo os la quitaré de enfrente (-Aparte-)
               y os haré trampa en que caya
               vueso amor.) Dejaldo estar.
               ¿No se comienza a bailar?

MINGO:

               Ea, salgan.

MENGO:

               Vaya.


<<<
>>>

Pág. 043 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



TODOS:

              Vaya.
Cantan y bailan

               "Envidiosa Gila en Cubas
               del hijo que sin sazón
               parió Marina en Orgaz,
               un muchacho rempujó.
               ¡Oh, qué lindo y grande que es!
               Bendígale la Ascensión!
               Su padre le vea barbero,
               sacristán o tundidor.
               Ya le van a bautizar,
               ya le llaman Perantón,
               ya le vuelven a su casa,
               ya sacan la colación.

               Si merendares, comadres,
               si merendares, llamadme.
               Si merendáredes nuégados
               y garbanzos tostados,
               pues somos convidados,
               al repartirlo avisadme.
               Si merendáredes, comadres,
               si merendares, llamadme.

               Ya el muchacho se gorjea;
               ya sabe decir "ajó";
               ya le han sacado los brazos,
               ya le han puesto un correón,
               ya le hacen hacer pinitos
               y le dicen a una voz,
               Anda, niño, anda,
               que Dios te lo manda
               y Santa María
               que andes en un día.'


<<<
>>>

Pág. 044 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



TODOS:

               Señor San Andrés
               que andes en un mes;
               señor San Bernardo
               que andes en un año
               sin hacerte daño
               en esta demanda.
               Anda, niño, anda,
               que Dios te lo manda
               y Santa María
               que andes en un día.

               Ya ha crecido y va a la escuela,
               ya en el Cristo da lición,
               ya sabe jugar al toro,
               ya corren de dos en dos,
               a la trapa, la trapa, la trapa,
               en mi caballito de caña.'
               
               Ya quieren que vaya al campo
               y aprenda a ser labrador;
               ya le visten de sayal
               el capote y el calzón.
               Caperuza cuarteada
               su señor padre le dió,
               y probándosela todos
               ansí le dicen a un son,
               Que la caperuzita
               de padre póntela tú,
               que á mí no me cabe.'"


<<<
>>>

Pág. 045 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



Salen LILLO y otros,
y llévanse a MARI Pascuala
JORGE:

Llega, Lillo, que ahora es tiempo.

MARI:

¿Qué es esto? ¡Ay cielos, traición!

LILLO:

Ninguno el paso me impida.

CRESPO:

¡Oh infame! ¿Cómo que no,
si es mi esposa la que llevas?

JORGE:

¿Por qué no?

CRESPO:

¡Muera el traidor!

JORGE:

Ninguno pase de aquí,
si no pasaréle yo.

CRESPO:

¡Par Dios, que es linda la flema!
Que es Mari Pascual, señor.

JORGE:

Segura va, sosegaos.

CRESPO:

¿Con quién?

JORGE:

Con vuestro señor.

CRESPO:

¿Con vos?

JORGE:

Conmigo.

CRESPO:

¿A qué va?

JORGE:

Eso adivinadlo vos.

CRESPO:

¿Y mi honra?

JORGE:

¿Qué más honra
que amarla el comendador?

CRESPO:

¿Ésa es justicia?

JORGE:

Villanos:
no me enojéis, que yo soy
señor de Cubas, y ansí
todo es mío.

Vanse MARI Pascuala, don JORGE, LILLO y CRIADOS


<<<
>>>

Pág. 046 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto I Tirso de Molina



CRESPO:

               ¿Ésa es razón?
               ¿Esto consentís, cobardes?
               ¡Matalde!

MINGO:

               Mátele Dios
               que le hizo.

CRESPO:

               ¿Tal injuria
               consentís? ¿Tan gran traición?

MINGO:

               A quien le duele la muela
               que se la saque. Andad vos,
               si os atrevéis sin tenazas,
               y sacadle ese raigón.

BERRUECO:

               ¡Ah, cielos!

MINGO:

               Que no la quiere
               sino por un día o dos,
               y luego os la volverá.

CRESPO:

               A estar el emperador
               en España...

MINGO:

               ¡Buena flema!
               Guarde el cielo mi rincón.

BERRUECO:

               ¿Estas mañas tenéis, Jorge?
               Yo me vengaré de vos.
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 047 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


Salen don JORGE, LILLO,
y MINGO, CRESPO, y BERRUECO,
labradores
JORGE:

               Pegad a todo el lugar
               fuego, sin que dejéis casa
               que no convirtáis en brasa.
               Villanos, no ha de quedar
               piedra en Cubas sobre piedra.

MINGO:

               Señor, por amor de Dios;
               por nuestra hacienda y por vos,
               con cuya presencia medra,
               que mandéis a los soldados
               que en Cubas habéis metido
               salir de él; basta el roído
               los dineros y ganados
               que nos roban, sin que intenten
               robar también nueso honor;
               que no es honra del señor
               que sus vasallos afrenten,
               claro está.

JORGE:

               ¿Y es justo
               que se opongan los vasallos
               a su señor?


<<<
>>>

Pág. 048 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MINGO:

               Si afrentallos
               quiere su travieso gusto,
               ¿qué mucho que se defienda
               quien ve que ese honor se pierde?

CRESPO:

               El perro con rabia muerde.
               ¿Salísme a robar la prenda
               más estimada y querida,
               sin poderos abrandar,
               y espantáisos que el lugar
               su agravio y mi afrenta impida?

BERRUECO:

               Mari Pasquala es mi hija.

CRESPO:

               Mi esposa había de ser.

BERRUECO:

               ¿Por qué habéis vos de querer
               dar a mi vejez prolija
               tan mal fin, y que el lugar
               me afrente, y viéndola diga,
               "Ésta que veis es la amiga
               de don Jorge?"

LILLO:

               Que mirar
               tendrán por sí, de manera
               que no se acuerden de vos.

JORGE:

               Luego, ¿entendisteis los dos
               que Mari Pasquala era
               solamente en quien mi gusto
               pongo, y a quien amo y quiero?
               ¡Bueno, a fe de caballero!
               Pues si eso os daba disgusto,
               consolaos, que no seréis
               solos los que de hijos míos
               seáis abuelos y tíos,
               que con todos me veréis
               emparentar.


<<<
>>>

Pág. 049 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


CRESPO:

               (Y lo hará (-Aparte-)
               como lo dice.)

MINGO:

               Buen cargo
               ha tomado.

JORGE:

               El tiempo es largo,
               Crespo; todo se andará.

MINGO:

               ¿Y eso es justo?

LILLO:

               ¿Por qué no?

JORGE:

               Sois muy toscos y groseros,
               y pretendo ennobleceros,
               pues lo quedaréis si yo
               mezclo con vuestro naval
               un jirón de mi nobleza.

CRESPO:

               Alto; ¡dióle en la cabeza!

JORGE:

               ¿Dónde está Mari Pascual?
               Porque esconderla es querer
               que todo el pueblo destruya.
               ¿No vais por ella?

CRESPO:

               Si suya,
               así como así ha de ser,
               no empiece en Mari Pascuala;
               que es como guindas amor,
               la postrera la mejor,
               y para guinda no es mala.

MINGO:

               Que destruyas nuesa hacienda
               importa poco, tomadla,
               y si os servís abrasadla,
               como el honor no se ofenda;
               que el lugar consentirá,
               como no le deshonréis,
               que la hacienda le quitéis.


<<<
>>>

Pág. 050 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


JORGE:

               Mingo, todo se andará;
               decid adónde llevastes
               vuestra sobrina, o haré
               que os den tormento.

MINGO:

               Pues ¿sé
               yo dó está?

JORGE:

               ¿No la quitastes
               a Lillo en ofensa mía
               con ayuda del lugar?

LILLO:

               Eso puedes preguntar
               a mis lomos, que a porfía,
               haciendo con ellos fiestas,
               tantos palos les pegaron,
               que, sin jugar, me cargaron
               un flux de bastos a cuestas.
               Líbrete Dios de una tranca
               en manos de un labrador
               si se enoja y con furor
               tras un desdichado arranca,
               que no dirás sino que es
               sota de bastos con ella.

JORGE:

               Crespo, en vano es escondella.
               Yo os la volveré después
               y seréis de su hermosura
               legítimo poseedor.

CRESPO:

               Lo que otro suda, señor,
               diz que a mí poco me dura.
               Eso es lo que mi honra busca.
               No me falta ya si tiña,
               vendimiadme vos la viña
               comeré yo la rebusca.
               ¡Bueno! Eso no. ¡Juro al soto
               que no es discreto el marido
               que puede comprar vestido
               entero y le compra roto!
               ¡Malos años; no en mis días!


<<<
>>>

Pág. 051 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               A la encina y al villano,
               si no es a palos, en vano
               pedirles fruto porfías.

JORGE:

               Dices, Lillo, la verdad.
               ¡Hola! saca un potro aquí.

CRESPO:

               (¿Potro aquí? Ya siento en mí (-Aparte-)
               extraordinaria humedad.)

BERRUECO:

               Mira que al emperador
               ofendes, y cuando venga
               y de estos agravios tenga
               noticia, ha de hacer, señor,
               el castigo que tú sabes,
               de su justicia y enojo.

JORGE:

               Pocos consejos escojo,
               por más que al César alabes,
               pues cuando él volviese acá
               ya yo por diversos modos
               os tendré muertos a todos,
               y nadie se quejará.
               Dónde está Mari Pascual
               declarad, o en el tormento
               moriréis.

CRESPO:

               (A lo que siento, (-Aparte-)
               lleno estoy de unto sin sal.)
               Yo diré la verdad llana.
               Cuando a Pascuala os quitamos
               al convento la llevamos
               de la Cruz. La madre Juana
               allí guardándola está
               de vueso ciego cuidado.
               Si hasta aquí lo hemos negado
               es porque no vais allá
               y hagáis de las que soléis
               con que el convento se inquiete.


<<<
>>>

Pág. 052 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


JORGE:

               Pues, a Juana, ¿quién la mete,
               por más que se lo roguéis,
               vosotros, sino en rezar?

CRESPO:

               Es una santa, señor,
               y mira por nueso honor.

JORGE:

               Cuando me llego a enojar
               no miro yo en santidades
               que, quizá, fingidas son;
               acuda ella a su oración
               y no intente novedades.
               Disciplínese, que es justo;
               ayune y rija su casa;
               mas si los límites pasa
               de su estado y de mi gusto
               e irritan mi libertad,
               guárdese, que podrá ser
               que vengamos a saber
               qué tal es su santidad.
Sale un PAJE

PAJE:

               La Vicaria del convento
               de la Cruz éste te envía.

Dale un billete


<<<
>>>

Pág. 053 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


JORGE:

               Si es que resistir porfía
               mi amoroso pensamiento,
               mal sus ruegos y lisonjas
               mis gustos resistirán;
               conténtese con que están
               seguras de mí sus monjas.
Abre el billete y lee

               "La presunción de la madre Juana
               de la Cruz es tanta, que, no contenta
               con regir su casa, ha pretendido
               gobernar las ajenas, de suerte que para
               remediar, según dice, la de vuestra
               señoría, ha escrito a Madrid a la señora
               doña Ana Manrique, esposa de vuestra
               señoría, insultos indignos de tal persona,
               y persuadióla a que, no enmendándose de
               ellos, se queje al gobernador de Castilla
               don Juan Tavera para que los remedie, y
               con capa de santidad fingida tiene
               banderizada esta casa. Ahora que la
               está visitando nuestro padre provincial
               será de importancia la autoridad de
               vuestra señoría para que se pierda
               la suya y la quiten el oficio que ha
               tantos años ejerce de Abadesa. Las
               más monjas de este monasterio son
               de este parecer; y porque al señor del
               lugar conviene procurar la quietud
               de él, y ésta resulta de la de esta casa,
               aguardamos a vuestra señoría para la
               liberta de ella y de una doncella que,
               según he sabido, contra su gusto tiene
               en este convento. Para lo uno y lo otro
               importará la presencia de vuestra señoría,
               a quien Nuestro Señor guarde.

                  La Vicaria"


<<<
>>>

Pág. 054 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


JORGE:

               ¡A doña Ana contra mí
               para que al gobernador
               se queje contra mi honor!
               ¡Oh hipócrita falsa! ¿Ansí
               tu santidad se acredita?
               Al Provincial hablaré
               y el alma le quitaré
               si el oficio no le quita.
               No en vano por sospechosa
               tuve la virtud fingida
               de esta mujer atrevida,
               que, pues llega a ser odiosa
               hasta a sus monjas, ¿quién duda
               que, perturbando su paz,
               con el fingido disfraz
               de santa sus vicios muda?
               Su eterno perseguidor
               tengo de ser desde aquí.
               Al convento voy.


<<<
>>>

Pág. 055 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


CRESPO:

               ¿Ansí
               nos quieres dejar, señor,
               sin mandar a los soldados
               que se vavan del lugar?

JORGE:

               Villanos, habéis de estar
               con su presencia obligados
               a mi gusto.

CRESPO:

               Cuanto quieres
               haces. ¿Quién hay que te ofenda?

JORGE:

               Señor soy de vuestra hacienda,
               vuestras casas y mujeres;
               todo me ha de dar tributo,
               pues que vuestro dueño soy.
               Ven, Lillo.

LILLO:

               Contigo voy.

MINGO:

               ¿Las mujeres? ¡Oste, puto!
               ¿Qué hemos de her?

CRESPO:

               Trasponellas
               como puerros.

BERRUECO:

               Ése es
               mi voto. Yo a Leganés
               pienso llevar dos doncellas
               que en casa quedan.

MINGO:

               Si a pares
               a las doncellas sacáis,
               a las casadas dejáis
               a figura.


<<<
>>>

Pág. 056 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


BERRUECO:

               En los lugares
               vecinos pueden estar
               seguras, hasta que venga
               el emperador y tenga
               noticia de que el lugar
               nos destruye este traidor.

CRESPO:

               Cuando Carlos venido haya,
               a fe que no se le vaya
               con ella el comendador.

MINGO:

               De mi voto no saquéis
               las mujeres del lugar,
               que mos puede resultar
               mayor mal del que teméis.

BERRUECO:

               Callad, dejaos de quillotros.

MINGO:

               Temo, de esos pareceres,
               que en faltando las mujeres
               tiene de dar tras nosotros.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 057 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


Salen la SANTA y MARI Pascuala


SANTA:

               Es la hermosura, María,
               niebla que el sol desvanece,
               sombra que desaparece,
               fímera que vive un día,
               vela que luce lo que arde
               la frágil luz de la vida,
               hierba con el sol florida
               que se marchita a la tarde,
               y es instante cuyo ser
               está a las puertas del nada,
               joya del tiempo prestada,
               por quien luego ha de volver.
               Pues fabricar la esperanza
               sobre el vano fundamento
               de la nieve, sombra y viento,
               despojos de la mudanza,
               ¿paréceos a vos cordura?
               ¿Es bueno tomar a censo
               pena eterna, fuego inmenso,
               por el deleite que dura
               lo que la sombra y la flor?
               ¡Ay, María! Mal sabéis
               lo que costado le habéis
               a Dios, con cuyo valor
               vino al mundo a remediaros;
               y con ser tal su poder,
               tuvo por bien el vender
               su vida para compraros.
               Joya, pues, que vale tanto,
               ¿en tan poco ha de estimarse?
               ¿En balde ha de derramarse
               sangre de mi Esposo santo?
               No lo permitáis, María;
               estimaos en más a vos;
               no os merece sino Dios.


<<<
>>>

Pág. 058 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MARI:

               Basta, madre, madre mía,
               basta, que me derretís
               el alma y el corazón;
               palabras de fuego son,
               madre, las que me decís.
               Si me he dejado vencer
               de las promesas y amor
               del fuego, comendador
               persiguióme. Soy mujer.
               Mi flaqueza combatió;
               mas, pues, por vos valor cobra,
               no temáis ponga por obra
               lo que, hablándome, intentó.
               Diamante seré a su amor,
               jamás vencerme podrán
               sus promesas.

SANTA:

               Más galán
               es Dios que el comendador.
               Si, porque no le habéis visto,
               esotro os ha satisfecho
               porque trae la cruz al pecho,
               más preciosa cruz trae Cristo
               a las espaldas, cosecha
               de mis vicios desbocados,
               que, por no ver mis pecados,
               a las espaldas los echa.
               Su encomienda es de más cuenta,
               y si no, juzgadlo vos,
               pues que llevamos los dos,
               él la cruz y yo la renta.
               Cristo el Gran Maestre es
               de esta preciosa encomienda,
               rica y inmortal hacienda,
               infalible su interés.
               Pues, cuando don Jorge os muestre
               amor, ¿no es notable error
               amar al comendador
               despreciando al Gran Maestre?


<<<
>>>

Pág. 059 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MARI:

               ¡Ay, madre! Tan persuadida
               a servir a Dios estoy,
               que, si quisiera, desde hoy,
               mudando de estado y vida,
               quedarme por freila aquí.

SANTA:

               Ojalá que yo pudiera,
               que temo, si salís fuera,
               vuestra pérdida.

MARI:

               ¡Ay de mí!

SANTA:

               Hay visita en casa agora
               y está nuestro provincial
               en ella; es poco el caudal
               nuestro, y yo gran pecadora.
               Todas le piden que os eche
               de casa, que una seglar
               su quietud puede inquietar,
               sin que mi ruego aproveche.
               Fuerza es, hija, que os volváis
               a casa de vuestro padre.

MARI:

               Pues ¿cómo? ¿No veis vos, madre,
               que al lobo la oveja echáis?

SANTA:

               No puedo más; la ocasión
               suele dar fama notoria,
               y Dios, por ver la vitoria,
               permite la tentación.
               Si de vos misma salís
               vitoriosa, buen padrino
               os será el amor divino,
               por cuyo amor combatís.
               Yo haré por vos oración
               a Dios.


<<<
>>>

Pág. 060 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MARI:

               ¿Hay tal desconsuelo?
               Dadme, pues, la mano.

SANTA:

               El cielo,
               hija, os dé su bendición.
Vase MARI Pascuala,
Sale el ÁNGEL

ÁNGEL:

               ¿Juana mia?

SANTA:

               ¿Mi Laurel?
               ¿Vuestra Hermosura no sabe
               que en el peligro más grave
               se ve el amigo más fiel?
               Agora que el provincial
               admite discursos largos
               de las que me ponen cargos
               porque las gobierno mal,
               ¿me escondéis esa belleza?

ÁNGEL:

               Jamás me aparto de ti.

SANTA:

               Todo es, mi Laurel, así;
               pero, para mi tristeza,
               no basta que estéis conmigo,
               sino que os me dejéis ver.
               Agora os he menester,
               que sois mi mayor amigo.

ÁNGEL:

               Las más, Juana, del convento
               son contra ti.


<<<
>>>

Pág. 061 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               ¡Qué bien hacen!
               Pues de mis pecados nacen
               causas de su descontento;
               helas escandalizado,
               Ángel, con mi mala vida,
               siendo soberbia, atrevida;
               y habiendo de ser dechado
               de todas, la menor de ellas
               pudiera ser mi prelada.
               Nunca me han visto enmendada,
               viviendo siempre con ellas.
               Porque más no las estrague,
               es razón, Ángel bendito,
               que castiguen mi delito.
               Quien tal hace que tal pague.
Llora

ÁNGEL:

               Mirando está tu humildad
               tu Esposo, a quien enamoras
               con las lágrimas que lloras,
               porque con su Majestad,
               sus méritos aventaja
               quien pequeño se parece;
               tanto más la fuente crece
               cuanto el agua suya abaja.
               Tú crecerás hasta el cielo,
               pues hasta el suelo te abates,
               y porque conmigo trates
               cosas que te den consuelo,
               en pago de las afrentas
               que presto has de recibir,
               te quiero, Juana, decir
               los milagros que tus cuentas
               tienen de hacer en España.


<<<
>>>

Pág. 062 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               ¡Qué buena conversación!

ÁNGEL:

               Sentémonos, que es razón.

SANTA:

               ¿Yo con vos? ¡Merced extraña!
               De rodillas, Ángel, sobra
               para mí.

ÁNGEL:

               Tu familiar
               soy.

SANTA:

               Así tengo de estar.
               Sentaos vos.

ÁNGEL:

               Aunque no cobra
               mi angélica agilidad
               cansancio del movimiento,
               por no ser en mí violento,
               con más familiaridad
               y amor en esta ocasión,
               porque consolarte espero,
               sentarme, mi Juana, quiero
               contigo a conversación.
Siéntase
               Los venturosos rosarios
               que la Majestad inmensa
               en su soberano Alcázar
               tuvo en sus manos eternas,
               salieron con tantas gracias
               como se esperaba de ellas;
               que manos de Dios no saben
               hacer mercedes pequeñas.
               Las virtudes de los Agnus
               que el vice-Dios en la tierra
               concede, esas mismas dió
               Cristo, tu Esposo, a tus cuentas.


<<<
>>>

Pág. 063 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Gracia de sacar demonios;
               contra tempestades fieras;
               contra enfermedades varias;
               contra tentaciones ciegas,
               y otros muchos privilegios
               que son sin número y cuenta;
               que cuentas que al cielo suben
               el cielo es bien baje en ellas.
               Han de ser tan estimadas
               como es justo, que son prendas
               que en fe de su amor dio Cristo
               a Juana, su esposa tierna.
               El segundo Salomón,
               Filipo, cuya prudencia
               hará a la justicia y paz
               que otra vez á España vuelvan,
               una de estas cuentas santas
               tendrá con la reverencia
               que promete el que ha de ser
               de la cristiandad defensa.
               Y luego el tercer Filipo,
               con su Margarita bella,
               los pacíficos, los santos,
               tendrán en otras dos cuentas
               sumado el valor y estima
               de sus célebres riquezas,
               por ser joyas con que el alma
               se compone y hermosea.


<<<
>>>

Pág. 064 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Clemente octavo vendrá
               a esta casa antes que sea
               de la barca de San Pedro
               patrón y rija la iglesia,
               y con una cuenta tuya
               a Roma dará la vuelta,
               con que adorne la tïara
               que ha de ilustrar su cabeza.
               El santo fray Julián
               de tu Orden, que en herencia
               en Alcalá, de Francisco
               será ejemplo de inocencia,
               y fray Francisco de Torres,
               de quien este reino espera
               milagros y maravillas
               que sus vidas engrandezcan,
               estas cuentas soberanas
               han de estimar de manera
               que con su autoridad pongan
               freno a desbocadas lenguas.
               Veinticuatro religiosas,
               del falso espíritu opresas,
               tienen de quedar en Francia
               libres y sanas por ellas,
               y si a algún endemoniado
               una cuenta de estas llega,
               apenas la tocará
               cuando se libre de penas.


<<<
>>>

Pág. 065 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Tres ciegos cobrarán vista,
               a dos mudos darán lenguas,
               oirán por ellas los sordos,
               cobrarán salud perfecta
               enfermos de corazón,
               de fiebres, de pestilencia,
               de costado, de cuartanas,
               de garrotillo, de lepra.
               Serán único remedio
               contra los que desesperan
               de Dios, y harán que, contritos,
               se arrojen a su clemencia.
               Desterrarán tempestades,
               amansarán las tormentas,
               sin que los rayos furiosos
               hagan daño en su presencia.
               Contra espantos y visiones
               serán medicina cierta;
               darán sosiego y quietud
               a escrupulosas conciencias,
               y entre los muchos milagros
               que ha de obrar la fe por ellas,
               los que se comprobarán
               tienen de ser más de treinta.
               Todas estas maravillas
               ha de hacer Dios, porque entiendas
               lo mucho que te ama, Juana.
               Mira si es bien que padezcas
               por tan liberal esposo.


<<<
>>>

Pág. 066 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               ¡Ay, Ángel divino! ¡Vengan
               trabajos y menosprecios,
               persecuciones y afrentas,
               que si paga a letra vista,
               Dios, en tan rica moneda,
               y antes que a cuentas lleguemos,
               son en mi favor las cuentas.
               Sin cuenta quiero servirle.

ÁNGEL:

               La vicaria es ya abadesa;
               el oficio te ha quitado.
               Ya tus trabajos comienzan,
               Job de España, ya ha llegado
               el tiempo en que ha de hacer prueba
               del oro de tu constancia
               el toque de la paciencia.
               Contigo quedo, ten firme.
Vase

SANTA:

               Si mi guarda os encomienda
               mi Esposo, ¿qué importan olas
               en sufrimientos de piedra?


<<<
>>>

Pág. 067 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


Sale la Vicaria, ya ABADESA, y las MONJAS
ABADESA:

               Ya, hermana, ha querido el cielo
               que los embustes se sepan
               de su santidad fingida
               para que remedio tengan.
               Nuestro padre provincial
               escandalizado queda
               de modo de sus excesos,
               que se ha partido sin verla,
               y quitándola el oficio
               me eligió por abadesa,
               contra mi gusto por cierto;
               mas obedecer es fuerza.

SANTA:

               Nuestro padre provincial
               en tan justa elección muestra
               su cristiandad, su virtud,
               su gobierno y su prudencia.
               Que sin verme se haya ido
               y mis culpas aborrezca
               no me espanto, que es un santo,
               y yo digna de las penas
               del infierno. Aquesos pies,
               aunque yo no lo merezca,
               ponga, madre, en esta boca.

ABADESA:

               No me hable de esa manera;
               hipócritas humildades
               en mí han de hacer poca mella.
               Álcese del suelo, acabe.


<<<
>>>

Pág. 068 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Si todos me conocieran
               como ella, madre, ¡en qué poco
               me estimaran y tuvieran
               los que me juzgan por santa
               siendo el mismo vicio! Es cuerda
               y conoce mis pecados.

ABADESA:

               Con fingidas apariencias
               no me ha de engañar, hermana;
               escuche la penitencia
               que me manda que la dé
               nuestro padre.

SANTA:

               ¡Qué pequeña
               comparada con mis culpas
               será, por grande que sea!

ABADESA:

               El velo manda quitarla.
Quítasele

SANTA:

               Hace bien, que quien no vela
               con las vírgines prudentes
               hasta que el esposo venga
               bien merece que la quiten
               el velo y que con la puerta
               la den. ¡Ay de mí, que soy
               una de las cinco necias!

ABADESA:

               Manda que todas las monjas,
               hermana, la den en rueda
               una disciplina.


<<<
>>>

Pág. 069 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Es justo
               que a Dios pague en la moneda
               que pagó por mis pecados.
               Cinco mil azotes fueran
               más justos en mí que en Él.
               Ya me alivian esas nuevas.

ABADESA:

               También manda que la encierren
               y den por cárcel su celda,
               porque le han dicho que está
               endemoniada y que intenta
               el demonio por su boca
               engañar a los que llegan
               a escucharla cuando habla
               fuera de sí en tantas lenguas.

SANTA:

               No me espanto, que también
               llamaba la envidia hebrea
               a mi Esposo endemoniado.
               Razón es que le parezca.
               Enciérrenme, que es muy justo,
               porque mis culpas no vean,
               que por ser tan grandes temo
               que ha de tragarme la tierra.

ABADESA:

               Pena de descomunión
               manda que no hable con ella
               ninguna monja.

SANTA:

               ¡Qué sabio
               mandato, qué gran prudencia!
               A los que están apestados
               dicen que nadie se llega
               porque su mal no les toque.
               Los vicios son pestilencia;
               como soy tan pecadora
               por apestada me encierran,
               y es bien que ninguna me hable
               porque de peste no muera.


<<<
>>>

Pág. 070 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


ABADESA:

               Sabe Dios lo que he rogado
               a nuestro padre por ella;
               pero hale dado don Jorge
               tan extraordinarias quejas,
               que, satisfaciendo a todos,
               y aun usando de clemencia,
               le da este corto castigo.

SANTA:

               ¡Y qué corto! El cielo quiera,
               madres, que yo no lo pague
               allá en las penas eternas.

ABADESA:

               Deje ya los fingimientos,
               hermana, y al coro venga
               adonde todas la azoten.

SANTA:

               Vamos muy en hora buena.

MONJA 1:

               ¿Es posible que fingida
               toda esta santidad sea?

MONJA 2:

               Pues el provincial lo dice,
               que tiene tanta experiencia,
               ¿quién lo duda? Y más, sabiendo
               que el lobo se finge oveja.

Vanse las dos MONJAS.


<<<
>>>

Pág. 071 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


Quédanse Sor EVÁNGELISTA,
la ABADESA y la SANTA
EVÁNGELISTA:

               (Hanme mandado callar, (-Aparte-)
               y el corazón me revienta
               viendo padecer mi madre
               de pesar y de tristeza;
               mas, si son los gustos oro
               y sus quilates acendra
               la tribulación, ¿quién duda
               que Juana ha de salir de ella
               con infinitos quilates
               para que sirva a la mesa
               del infinito Monarca?
               Esto sólo me consuela.)
Vase

ABADESA:

               (Ya se cumplió mi deseo; (-Aparte-)
               en fin, me han hecho abadesa.
               Ya se vengará mi envidia
               de esta hipócrita; contenta
               voy en extremo. ¡Oh, qué vida
               la pienso dar! No habrá afrenta,
               castigo ni menosprecio
               que no he de probar en ella.)

Vase


<<<
>>>

Pág. 072 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               A fe, Juana, que os conocen;
               alegre estoy de que os tengan
               por lo que sois. De esta vez
               nadie os juzgará por buena.
               Quien tal hace, que tal pague.
               Pagad, Juana, vuestras deudas,
               que, pues todas os persiguen,
               a todas hacéis ofensa.
Vase.
Salen don JORGE, LILLO,
CRESPO, MINGO y BERRUECO

JORGE:

               Los propios del lugar y renta aplico
               a mi hacienda.

CRESPO:

               ¿No basta su encomienda?

JORGE:

               No repliquéis, villano.

CRESPO:

               No replico;
               mas, ¿por qué nos despoja de la hacienda?

JORGE:

               Estoy yo pobre y el concejo rico;
               no habrá quien de vosotros me defienda,
               que entre villanos mal podrá enfrenallos
               si el dueño es pobre y ricos los vasallos.
               ¿Qué depósito tiene aquí el concejo?

MINGO:

               Cien fanegas de pan que da cada año
               a pobres del lugar.

JORGE:

               ¡Lindo aparejo
               para holgazanes!

MINGO:

               No teme ese daño;
               porque sólo se da al enfermo viejo
               y a la mísera viuda.


<<<
>>>

Pág. 073 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


JORGE:

               Ése es engaño;
               aplícolo a mi renta.

BERRUECO:

               Pues los pobres,
               ¿qué han de comer cuando su pan los cobres?

JORGE:

               Remedio habrá para ellos.

BERRUECO:

               ¿De qué suerte?

JORGE:

               A los pobres enfermos desterrallos.

CRESPO:

               Que eres cristiano y que lo son advierte.

JORGE:

               En Illescas podrán mejor curallos.

BERRUECO:

               ¿Y a los viejos?

JORGE:

               ¿Los viejos? Darlos muerte,
               pues no hay limosna igual como sacallos
               de este mal mundo.

MINGO:

               ¿Y ése es buen consejo?

JORGE:

               ¿Para qué ha de vivir, si es pobre, un viejo?

MINGO:

               ¡Plegue a Dios que no llegues a esos días!

JORGE:

               Las viudas hilen, si de edad no fueren
               para casarse.

BERRUECO:

               Bien tu intento guías.

JORGE:

               No ha de haber pobres; los que aquí lo fueren
               hacedlos desterrar, que son harpías
               que a nuestras mesas sustentarse quieren;
               y un poderoso que los desterraba
               ratones de los ricos los llamaba.


<<<
>>>

Pág. 074 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


CRESPO:

               Mejor nombre les da el cristiano celo,
               de quien en este mar los llama naves
               en que la caridad despacha al cielo
               riquezas de que tiene Dios las llaves.
               El mundo es mar y en él, cierto, recelo
               de sus Caribdis y sus Sirtes graves.
               En su golfo se pierde el que navega;
               sola la caridad al cielo llega.

JORGE:

               Predicador villano: ¿tú conmigo
               con ejemplos y réplicas te pones?
               Vete, si no es que aguardes el castigo
               digno de tus hipócritas razones.
               No es bien que a pobres se reparta el trigo,
               que son de la república ratones.
               Vete.

MINGO:

               Si limosnero, señor, fueras,
               tus vicios, con ser tantos, encubrieras.
Vanse los tres labradores.
Sale MARI Pascuala

MARI:

               A no salir del convento,
               de modo me enamorara
               tu divino entendimiento,
               Juana santa, que dejara
               de dar al cuerpo sustento
               por tus palabras, manjar
               que desterrando el pesar
               dejan el sentido en calma,
               pues con las sobras del alma
               me pudiera sustentar.
               Pero, pues que de él salí
               y palabra en tu presencia
               de no ofender a Dios di,
               no hayas miedo que en tu ausencia
               pueda la pasión en mí
               lo que ha podido hasta agora,
               que, en fin, eres mi fiadora,
               y Dios severo acreedor
               que cobrará con rigor
               si no paga la deudora.
               A don Jorge quise bien;
               pero ya en ceniza fría
               sus torpes brasas se ven.
               ¡Ay cielos! éste es.


<<<
>>>

Pág. 075 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


JORGE:

               María,
               a mi vista albricias den
               mis deseos, que en tu ausencia
               han mostrado a la experiencia,
               en el potro del amor
               los tormentos que el temor
               suele dar a la paciencia.
               ¿No me hablas? ¿Porqué enojos?
               Pones mi esperanza en duda.
               Mas ya sé que son antojos
               de amor, que la lengua muda
               suele pasarse a los ojos.
               Mi María, si no es vano
               el amor que te provoca,
               ya que por temor liviano
               me niega el habla tu boca,
               hablar puedes por la mano,
               que su cristal me enamora.


<<<
>>>

Pág. 076 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MARI:

               (¡Ay confianza habladora! (-Aparte-)
               Cuán lejos suele vivir
               el prometer del cumplir
               he experimentado agora.
               Soldado he sido cobarde;
               hice en la paz menosprecio
               de la guerra, y en su alarde
               caí; que es propio del necio
               temer el peligre tarde.
               Prometí de no ofender
               a Dios; pero, ¿qué he de hacer,
               si la poca resistencia
               me cupo sólo en herencia
               de la primera mujer?
               De un modo empiezan su nombre
               mudanza y mujer liviana;
               mudéme, nadie se asombre,
               si a Eva vence una manzana,
               que hoy a mí me venza un hombre.)

JORGE:

               ¿Qué dices?

MARI:

               Que no quisiera,
               por lo bien que me estuviera,
               deciros que os quiero bien.

JORGE:

               Pues, mi labradora, ven
               adonde mi amor te espera.

MARI:

               (¿Éstas las cenizas son (-Aparte-)
               frías? Mas dejó una brasa
               escondida la afición,
               y quemaráse la casa,
               porque sopla la ocasión.)

Vanse don JORGE y MARI Pascuala.


<<<
>>>

Pág. 077 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


Queda LILLO y sale CRESPO
CRESPO:

               Yo, señor Lillo, quisiera
               hablar al comendador.

LILLO:

               Por el Lillo y el señor
               le llamara si estuviera
               para eso; pero está
               ocupado.

CRESPO:

               Pues ¿qué hace?

LILLO:

               Una dueña en quien deshace
               lo que ella otra vez no hará.

CRESPO:

               Que es cosa y cosa parece.

LILLO:

               Cosa sin cosa podría
               ser ya.

CRESPO:

               ¿Quién será?

LILLO:

               María

CRESPO:

               ¿Mari Pasqual?

LILLO:

               Ésa ofrece,
               pues que saberlo codicias,
               primicias de su hermosura
               a don Jorge.

CRESPO:

               Pues ¿es cura
               para llevar las primicias?

LILLO:

               Ésta es la verdad.

CRESPO:

               ¿No estaba
               en la Cruz?

LILLO:

               Hízola echar
               Juana.


<<<
>>>

Pág. 078 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


CRESPO:

               Yo voy a avisar
               a su padre, que pensaba
               que allí la tenía guardada;
               pero diréle que queda
               bellaca para moneda.

LILLO:

               ¿Por qué?

CRESPO:

               Porque está cercenada.
Vase.
Sale don JORGE maltratando a MARI Pascuala

JORGE:

               Echa, con la maldición,
               esta mujer, en quien veo
               que es la esperanza y deseo
               mejor que la posesión.
               ¡Que lo que pretendí tanto
               tanto me llegue a enfadar!

LILLO:

               Amón eres con Tamar;
               gozástela, no me espanto.
               Dos caras el gusto pinta,
               señor, en cualquiera cosa:
               si es ajena, muy hermosa;
               pero si propia, distinta.
               Cuando ajena, cosa es clara
               que el sol era su traslado;
               pero ya que la has gozado
               verás la segunda cara.

MARI:

               ¿Así se paga el honor
               de una mujer, fementido?
               Mas de honras, ¿cuándo ha sido
               el mundo buen pagador?

JORGE:

               Déjala y ven.

Vase


<<<
>>>

Pág. 079 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MARI:

               Oye, escucha
               ¡Ah tirano; ¿así te vas?
               Mas la deuda negarás,
               que es costumbre cuando es mucha.
               Paga como caballero;
               pero dirás, y es verdad,
               que perdió la voluntad
               el gusto, que es su dinero.
               Que eres noble considera.

LILLO:

               Pasito, Mari Pasqual,
               que no fuera él principal
               si pagara y no debiera;
               y si de palacio el trato
               sabes, ten por negocio hecho
               que eres mía de derecho,
               porque he levantado el plato.
               Si te dejares comer
               mi apetito estimarás.

MARI:

               Como imitándole estás,
               vendrás tan infame a ser
               como el señor, de quien eres
               torpe solicitador,
               sin sentir tu vil señor
               que te sirvan las mujeres
               que él deshonra, de despojos.
               Pero, afrentoso alcahuete,
               aguárdame, y sacaréte,
               porque no lo seas, los ojos.


<<<
>>>

Pág. 080 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

              ¿Porque a mi amo ha servido
               tantos humos ha cobrado?
               Advierte que es del crïado
               todo el ropaje traído
               y que aunque el rey tenga un bayo
               de notable estimación,
               quitado el caparazón,
               le corre cualquier lacayo.
Vase

MARI:

               ¿Éstos son pagos del mundo,
               en deudas tan merecidas
               como son deudas de honor
               cuando se acercan sus ditas?
               ¿Así se cumplen palabras
               con lágrimas ofrecidas,
               con promesas intimadas,
               con ansias encarecidas?
               ¿Aquesto es ser caballero?
               ¿En esta nobleza estriba
               el valor que España ensalza
               y estimaron mis desdichas?
               ¿Mudables, dicen que son
               las mujeres, ofendidas
               de tantas lenguas mordaces
               tantas plumas enemigas?
               ¿Esto es ser hombre, de quienes
               tantas virtudes se afirman,
               tantas hazañas se alaban,
               tanta firmeza publican?


<<<
>>>

Pág. 081 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MARI:

               Si así los hombres son que España cría,
               ¡mal haya la mujer que en hombres fía!
               ¡Ah ingrato y necio pastor!
               ¿La oveja dejas perdida
               para que lobos la coman
               después que la lana esquilmas?
               ¿Cómo, cielos rigurosos,
               si es verdad que la justicia
               desterrada de la tierra
               vuestro tribunal habita,
               no castigáis este ingrato,
               pues no valen allá arriba
               las dádivas ni el poder
               que tantas varas derriban?
               Justicia os pide mi agravio
               de un traidor que famas quita,
               de un hombre, en fin, que en ser hombre
               será la mudanza misma.
               Mas, pues deudas de honor tan presto olvidan,
               ¡mal haya la mujer que en hombres fía!
               Pero, alma, ¿de qué os quejáis
               de promesas no cumplidas,
               si la palabra quebrastes
               que a Dios distes este día?
               Si os quitó don Jorge la honra,
               por vos quitaron la vida
               a Dios; si él os ha dejado,
               sin Dios andáis vos perdida.
               Yo prometí no ofender
               su Majestad infinita,
               Juana salió mi fiadora;
               mas ¿quién de ocasiones fía?
               ¿Tendrán perdón mis pecados?
               No; que es la ofensa infinita.


<<<
>>>

Pág. 082 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MARI:

               ¿No puede Dios perdonarme
               si le llamo arrepentida?
               Sí puede, mas no querrá;
               pues ¿será razón que viva
               mujer que perdón no aguarda
               y de un hombre fue ofendida?
               Eso será gran deshonra;
               pues ¿quitaréme la vida?
               Sí; que ya estoy condenada,
               y el Ángel que en compañía
               y guarda el cielo me dio
               me ha dejado, porque escrita
               ha visto ya la sentencia,
               por mi mal, difinitiva.
               ¿Adónde un lazo hallaré?
               Mas ¿será tal mi desdicha
               que aun le faltará a mi muerte
               el instrumento homicida?
               Dadme, verdugos eternos,
               un cordel, que al que castigan
               de balde le da la soga
               con que muera, la justicia.
Échanla un cordel
               ¿Qué es esto? ¡Ay de mí! Una soga
               me arrojaron desde arriba.
               ¡Que por tan crüel salario
               halle el mundo quien le sirva!


<<<
>>>

Pág. 083 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MARI:

               Dádivas son del infierno
               que promete oro de Tíbar
               y teje sogas de esparto
               que esperanzas precipitan.
               Pero ¿qué mucho, si a Dios,
               cuando con pan le convida,
               en vez de pan le dé piedras
               que en sogas libre sus ditas?
               Matad, pues, cuerda, una loca
               desesperada y precita,
               que quien el honor perdió
               justo es que pierda la vida.
               El desprecio de un hombre es mi homicida.
               ¡Mal haya la mujer que en hombres fía!
Quiere ahorcarse,
baja de arriba la SANTA,
volando y detiénela

SANTA:

               Detén la bárbara mano.
               ¿Por qué, ingrata, desconfías
               de Dios misericordioso
               y apelas de su justicia?
               Quien perdonó a Magdalena
               te perdonará, María,
               pues es su misericordia,
               como entonces, infinita.
               Pide con ella perdón,
               y en estas cuentas benditas
               espera, que Dios en ellas
               tus cargos y cuentas libra.

Dale un Rosario y desaparece


<<<
>>>

Pág. 084 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto II Tirso de Molina


MARI:

               ¡Oh mil veces santas cuentas;
               milagrosa medicina
               de precipitadas almas!
               Por vosotras reducida,
               confieso y tengo por fe
               que a un "pequé" del alma, olvida
               Dios infinitas ofensas.
               Pequé, Señor, mi alma diga.
               En la Cruz he de ser monja;
               vuestra Majestad permita
               que sus religiosas santas
               me lo otorguen, aunque indigna,
               que, como la Cananea,
               las migajas y reliquias
               de su venturosa mesa
               podrán sustentar mis dichas.
               Juana, por vuestra oración
               me ha dado el cielo dos vidas,
               la del alma y la del cuerpo.
               Misericordia infinita,
               pues perdonáis ofensas cada día,
               ¡bienhaya la esperanza que en vos fía!
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 085 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


Sale la SANTA, presa, a una reja
SANTA:

               Presa estoy por mi abadesa,
               y en esta celda reclusa,
               que, a quien tan mal del bien usa,
               justo es que la tengan presa.
               Castigado el loco asesa;
               el contento me provoca
               de esta pena que, aunque es poca,
               los que me reverenciaban
               y "la santa" me llamaban
               ya me llamarán la loca.
               ¡Qué buen nombre me darán
               y qué contenta estuviera
               si llamarme loca oyera
               a los que en mí hablando están!
               Leve castigo me dan
               para hallarme tan culpada;
               pero tengo una prelada
               tan apacible conmigo
               que juzgará a gran castigo
               el tenerme aquí encerrada.
               Suele el preso entretener
               la pena y melancolía
               que el temor y el ocio cría,
               ya en jugar y ya en leer;
               lo segundo quiero hacer
               sin dar lugar a querellas.
               Libros sois, máquinas bellas,
               de milagrosa dotrina,
               con signos de estampa fina,
               cuyas letras son estrellas.


<<<
>>>

Pág. 086 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Once cuadernos encierran
               vuestras hojas soberanas,
               en cuyas escritas planas
               tantos filósofos yerran.
               Los polos fijos que cierran
               este libro y su tesoro,
               son las manecillas de oro,
               y el sol y la luna son
               la hermosa iluminación
               que hizo el libro que adoro.
               En esta hermosa cartilla
               que, cual pergamino extiende
               el Maestro eterno, aprende
               toda criatura sencilla.
               El sabio se maravilla
               como el ignorante en vella,
               y sin poder comprehendella
               sino su Autor soberano,
               desde el hombre hasta el gusano
               están deletreado en ella.
               Aves, que con varias plumas,
               dándoos el viento papel
               estáis escribiendo en él
               de Dios las grandezas sumas.


<<<
>>>

Pág. 087 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Peces, que cortando espumas
               formáis círculos mejores;
               hierbas, que en tantos colores
               cartas al cielo escribís;
               fuentes claras que imprimís
               vuestros lazos en sus flores,
               pues andamos a esta escuela
               y de este libro la fe
               nos enseña el abecé
               que el más letrado desvela,
               daros lición me consuela.
               Aquí os podéis allegar,
               pues que nos sobra lugar,
               y ya la abadesa mía
               a las gentes, cual solía,
               no me deja predicar.
Descúbrese un campo con aves y un río
con peces, oyendo predicar a la SANTA
               Mi seráfico llagado
               predicaba muchas veces
               a las aves y a los peces
               cuando no estaba en poblado.
               Pues solos nos han dejado,
               ea, hermanos pajaricos,
               de plumas y voces ricos,
               llegaos de dos en dos.
               Animalejos de Dios,
               plateados pececicos,
               venid todos y escuchad
               con atención y respeto.


<<<
>>>

Pág. 088 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Ninguno me esté inquieto,
               que le azotaré en verdad.
               La Divina Majestad
               repartiendo su tesoro
               en este esférico coro
               su providencia dilata
               criando peces de plata
               y aves de esmeralda y oro.
               Junto al líquido marfil
               pasa la fresca ribera,
               con cortes que primavera
               trujo al apacible abril.
               Luego dio al mayo sutil
               tornasolados plumajes
               de ramas y flores, trajes
               con que sus pajes compuso,
               que, pues casa al hombre puso,
               bien es que la vista pajes.
               Después el pródigo agosto
               cubrió de manojos rubios
               las eras desde los ubios
               del carro largo y angosto;
               y luego, en sabroso mosto,
               pasado el estío enjuto,
               dio generoso tributo
               septiembre a los labradores,
               porque después de las flores
               quiere Dios que demos fruto.


<<<
>>>

Pág. 089 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Reinó luego el cierzo frío,
               de enero la barba cana
               dando de nieve la lana
               al monte, el cristal al río;
               el escarchado rocío
               sobre el campo siembra y vierte;
               que como año, si se advierte,
               llega la edad más cumplida
               desde el abril de la vida
               al invierno de la muerte.
               En otros tiempos diversos
               Dios, con manos liberales,
               sustenta a los animales,
               peces y aves universos,
               para que, en compuestos versos,
               alaben perpetuamente
               entre sus guijas la fuente,
               y con agudos y graves
               entre los ojos las aves
               y entre los pueblos la gente.
               Cada cual al cielo avisa,
               que esta obligación forzosa
               cumple el campo con su rosa
               y el arroyo con su risa.
               Sólo es del hombre divisa
               la ingratitud, que procura,
               como no ve la hermosura
               de su eterno bienhechor,
               por olvidar el Criador
               perderse por la criatura.


<<<
>>>

Pág. 090 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Pero, aunque pueda aprender
               de vuestra obediencia el hombre,
               hermanicos, no os asombre
               que tenga que reprehender.
               La hormiga no ha de querer
               que el avaro, siempre pobre,
               alas con su ejemplo cobre
               para que adquiera y no gaste,
               bueno es llevar lo que baste,
               malo es llevar lo que sobre.
               ¿Por qué vos, hermana hormiga,
               lisonjera del montón,
               a la gula dais ficción
               porque su apetito siga?
               Siempre del comer amiga,
               pues, en trabajos y fiestas
               por los llanos y las cuestas,
               como el avariento humano,
               sois ganapán del verano
               llevando tercios a cuestas.
               No es esto bien hecho, hermana,
               ya es supérfluo ese cuidado;
               quien hoy os ha sustentado
               os sustentará mañana.
               Y el avecilla liviana
               que con las alas y pies
               acude al sembrado, que es
               la vida y sustento humano,
               que para comer un grano
               deja descubiertos tres.


<<<
>>>

Pág. 091 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¿Qué merece? ¿Esto es bien hecho?
               ¿No es como el pródigo loco
               que, habiendo menester poco
               para quedar satisfecho,
               desperdicia sin provecho
               la hacienda suya y la ajena?
               Coma el ave, enhorabuena,
               si le basta un grano o dos,
               que para todos da Dios;
               mas el perderlo condena.
               Y la hermana golondrina
               que en los santos edificios
               quiere estorbar los oficios
               de la Majestad divina
               cantando, ¿es buena vecina?
               Por muy mala la contemplo,
               pues con sus voces da ejemplo
               a los que en conversación
               la casa, que es de oración,
               hacen sarao y no templo.
               Cuando el sacerdote canta,
               callad, hermana picuda,
               que a veces la lengua muda
               merece nombre de santa.
               El perro leal me espanta
               de ver que tanto amor cobre
               al rico, que ladre al pobre.
               Ésa es poca caridad,
               que el pobre en la calidad
               es oro, y el rico es cobre.


<<<
>>>

Pág. 092 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               También en reñir me fundo
               los peces, que, cual los ricos,
               los grandes tragan los chicos,
               pegando esta peste al mundo.
               Aunque el siglo es mar profundo,
               no es bien despreciar los buenos,
               que, si agora valen menos,
               son norias los señoríos
               donde bajan los vacíos
               y vuelven a subir llenos.
               Ea, acábese el sermón,
               con que cuantos aquí estamos
               ensalcemos y sirvamos
               al Divino Salomón;
               él os dé su bendición.
               ¡Hermanos animalejos,
               de los hombres sois espejos!
               Adiós; tomen este pan
               y mañana volverán;
               daréles nuevos consejos.
Encúbrese el campo
                  De completas es ya hora;
               quiero, mi Jesús, rezarlas.
               ¡Ay, quién oyera cantarlas
               vuestra capilla sonora!
               Aunque soy mala cantora,
               yo sé, Amor, que no os pesara
               si algún motete entonara,
               haciendo a mis dichas fiesta.
               Pero ¿qué música es ésta?


<<<
>>>

Pág. 093 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


Aparécese con música San ANTONIO de
Padua con el niño JESÚS y el ÁNGEL
con una corona de flores
SANTA:

               ¡Oh luz apacible y clara!

JESUS:

               ¡Esposa mía!

ANTONIO:

               ¡Mi hermana!

SANTA:

               ¡Mi Jesús, mi San Antonio!
               El Niño dé testimonio
               de lo que vuestro amor gana.

ANTONIO:

               ¿Quieres tenerle tú, Juana?

SANTA:

               No soy digna como vos
               de ese bien; gozaos los dos,
               que, como en dichosos lazos
               siempre le traéis en los brazos,
               parecéis madre de Dios.

JESUS:

               De esposo te vengo a dar
               esta sortija.
Dale una sortija

SANTA:

               ¡Qué bella!
               Vos seréis diamante en ella,
               que sois la piedra angular.
               Bien hacéis en visitar
               los presos, dueño querido.

JESUS:

               Juana, quien te ha perseguido
               está a la muerte.


<<<
>>>

Pág. 094 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¡Ay, mi bien!
               ¿Quién me ha perseguido?

JESUS:

               ¿Quién?
               Tu vicaria.

SANTA:

               Aquesa ha sido
               mi madre y es mi abadesa.

JESUS:

               Siempre te ha querido mal,
               y con castigo inmortal
               lo ha de pagar.

SANTA:

               No es paga esa
               digna del bien que confiesa
               mi alma haber recebido
               por su causa, que si he sido,
               mi Dios, presa y castigada,
               soy mala, y es mi prelada,
               bien lo tengo merecido.
               Habéisla de dar perdón
               por mi ruego, Esposo santo,
               Dadla doloroso llanto
               y muera con contrición;
               ablandadla el corazón,
               o no os soltaré tan presto.
               Mi Jesús, yo quiero esto.
               ¿Habéislo de hacer por mí?
               Decid sí.

JESÚS:

               Digo que sí.

SANTA:

               ¡Echó mi ventura el resto!


<<<
>>>

Pág. 095 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


JESÚS:

               ¿Qué me pedirás, esposa,
               que no haga?

SANTA:

               ¡Ay, dueño amado!

JESÚS:

               Estoy muy enamorado
               de ti.

SANTA:

               Y yo muy venturosa.
Pónela el ÁNGEL la corona

JESÚS:

               Con esta corona hermosa
               que Laurel, tu ángel, te pone,
               tu constancia te corone.

SANTA:

               ¿Dejáisme?

JESÚS:

               Quédate a Dios.
Encúbrese

SANTA:

               Eso es quedarme con Vos.
               Mi dicha el mundo pregone.


<<<
>>>

Pág. 096 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


Sale sor María EVANGELISTA
y Mari Pascuala de monja
EVANGELISTA:

               Madre: la madre abadesa
               se nos muere.

SANTA:

               Ya lo sé.

EVANGELISTA:

               No quiere que esté más presa,
               sino que perdón la dé
               de las culpas que confiesa.

MARI:

               Muestras de extraño dolor
               tiene.

SANTA:

               Gracias al Señor,
               que su pecho ha vuelto tierno.

EVANGELISTA:

               Teme que ha de ir al infierno.

SANTA:

               De eso no tenga temor,
               que ni se ha de condenar
               ni ha de ir al purgatorio.

EVANGELISTA:

               ¡Qué favor tan singular!

SANTA:

               Al eterno desposorio
               mi Jesús la ha de llevar.
               A vos, ¿cómo os va, María?

MARI:

               Como en vuestra compañía,
               madre santa, que es del cielo.
               Mas de Don Jorge recelo;
               porque de nuevo porfía
               a perseguirme después
               que sabe que monja soy;
               temo mi flaqueza, que es,
               al fin, de mujer.


<<<
>>>

Pág. 097 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Yo os doy
               palabra que el interés
               de su torpe amor, María,
               ha de volverse este día
               en devota pena y llanto.
               Don Jorge ha de ser un santo.

MARI:

               Pedidlo a Dios, madre mía.

SANTA:

               Confiésoos este favor
               de mi amoroso Señor,
               que es muy largo y liberal;
               yo he de dar bien por mal
               si fue mi perseguidor.
Sale una MONJA

MONJA:

               Madre, la abadesa os llama;
               porque dice que sin vos
               todo es pena.

SANTA:

               Mucho me ama;
               vamos, que a gozar de Dios
               volará desde la cama.
Vanse las tres.
Queda MARI Pascuala y sale otra
MONJA con un cestillo de fruta

MONJA:

               Su padre, hermana, le envía
               esta fruta; la andadera
               se la trajo a la tornera.

MARI:

               Yo la estimo, madre mía.
               ¿Quiere de ella?

MONJA:

               Haráme daño
               y soy mala comedora.
               Adiós.

Vase


<<<
>>>

Pág. 098 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


MARI:

               ¿Fruta mi padre ahora?
               Regalo es si no es engaño.
               El cestillo quiero ver.
               Manzanas son y un billete.
               Todo engaños me promete;
               aquí he aprendido a leer
               un poco. ¿Cúyo será,
               que mi padre nunca escribe?
               ¿Si es de don Jorge en quien vive
               el fuego que apagué ya?
               ¡Oh, qué mala fruta nueva
               será y qué triste presente,
               si es don Jorge la serpiente
               que engaña con fruta a Eva!
               ¿Otra vez el corazón
               rendís, mudanzas livianas?
               ¡Ay, hechizadas manzanas,
               y ay, hechicera afición!
               Imposible es no mirarle,
               pues ha de ser, sin creerle,
               abrirle para leerle,
               leerle para rasgarle.
               ¡Las mentiras que habrá en él!
               Una manzana ligera
               engañó a Eva. ¿Qué hiciera
               con manzanas y papel?


<<<
>>>

Pág. 099 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


MARI:

Lee la carta

                  "Para castigo de mi ingratitud
               basta ausencia de un mes; y para
               premio de mi amor que, como fénix,
               renace de las cenizas del pasado,
               determínate esta noche a aguardarme,
               a las doce, junto alas paredes más
               bajas de la huerta de esa casa, que,
               pues no eres profesa en ella y yo sí
               en quererte, a esa hora las asaltaré,
               para que con secreto, si tú quisieres,
               satisfaga quejas pasadas, o con el
               alboroto, si te resistes, dé que decir
               a todos. No aguardo respuesta, porque,
               de una manera o de otra, tú sola lo
               has de ser, a quien el cielo guarde.

                  Don Jorge."
               Resuelto el mudable está.
               Cielos, ¿qué responderé?
               ¿Persuadiréme y creeré
               que don Jorge pagará
               segundas prendas de amor
               con promesas lisonjeras,
               si despreció las primeras,
               de más estima y valor?
               No; mejor es excusar
               el rigor de la justicia
               de Dios. Mas ¿no soy novicia?


<<<
>>>

Pág. 100 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


MARI:

               Segura puedo dejar
               el hábito; ¡qué crüel
               pensamiento! ¿Pagará
               mi amor quien en arras da
               de mi honor un vil cordel?
               ¿Dirélo a mi madre Juana?
               No, que viéndome dudosa
               podrá ser que rigurosa
               me castigue por liviana.
               Ya es de noche; ¿qué he de hacer?
               Amparadme, Juana, vos,
               pues, os suele decir Dios
               lo que ha de suceder.
Vase.
Sale solo LILLO, de noche

LILLO:

               ¡Par Dios, que me trae don Jorge
               en buenos pasos! Mas son,
               los pasos de la pasión.
               El diablo temo que forje
               alguna trampa en que demos.
               Su mudable natural,
               gozada Mari Pasqual
               y empalagado, hizo extremos.
               Dejóla, metióse monja,
               y agora la privación
               como si fuera eslabón
               y el alma yesca de esponja,
               tal fuego ha venido a dar
               que, loco, hace juramento
               que ha de entrar en el convento
               y otra vez la ha de gozar.


<<<
>>>

Pág. 101 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


LILLO:

               Y a mi que toda la tarde
               jugando he estado y bebiendo,
               y quisiera estar durmiendo,
               me manda que aquí le aguarde.
               He cargado delantero,
               que soy devoto de Baco,
               y por mi devoción saco
               soplando el ánima a un cuero.
               Dos mil candiles y luces
               me representan en vano,
               y como soy buen cristiano
               con los pies hago mil cruces.
               Pienso que doy al través
               tropezando, y por más mengua
               pronunciando erres la lengua,
               escriben equis los pies.
               Sentado podré aguardalle.
               ¿Bostecitos? Brindis son,
               al sueño; haré la razón
               aunque me duerma en la calle;
               que quien de Baco es amigo
               y a tragos sus pechos mama,
               jamás dormirá sin cama,
               que siempre la trae consigo.


<<<
>>>

Pág. 102 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


Sale don JORGE como de noche.
LILLO se duerme
JORGE:

               Lo que desprecié deseo,
               que es niño Amor, y apetece
               hoy lo que ayer aborrece.
               Ya tendrá Pascuala, creo,
               el papel que la escribí;
               su amor puede asegurarme
               que debe ya de esperarme.
               A Lillo mandé que aquí
               me aguardase. ¡Buena guarda
               tendrá en él mi pretensión!
               Pero si mujeres son
               tímidas, ¿qué me acobarda?
               No esta la pared muy alta
               para las alas de Amor;
               pero no, que si es traidor
               quien del rey la casa asalta,
               ¿qué será quien la de Dios
               quiere escalar? Mas dejemos,
               alma, temores y extremos,
               porque no digan de vos
               que amáis poco. Alto, cuidados,
               subid, que no hay que esperar.
Entre sueños

LILLO:

               Digo que tengo de echar,
               pues que soy mano, los dados.
               Juega y calla.


<<<
>>>

Pág. 103 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


JORGE:

               Si está dentro
               quien adoro, ¿en qué repara
               mi recelo? Subo.

LILLO:

               Pára.

JORGE:

               ¡Que pare! Pues ¿qué hay?

LILLO:

               Encuentro.

JORGE:

               ¿Encuentro? Luego ¿otro amante
               la goza dentro? ¡Ay de mi!
               Mataréle si es así.
               Pasemos, alma, adelante
               que éstos son todos encantos;
               ¿qué me puede resultar
               de entrar y sacarla?

LILLO:

               Azar.

JORGE:

               ¿Qué será esto, cielos santos?
               ¿Quién mi daño pronostica?
               ¿Azar me ha de suceder?
               Hechizos deben de ser
               que aquella Juana fabrica
               por que mi amor vuelva atrás;
               pues en vano será.

LILLO:

               Espera.

JORGE:

               ¿Qué quieres, voz?

LILLO:

               Salte afuera.

JORGE:

               No quiero.

LILLO:

               Pues perderás.

JORGE:

               ¿Qué hay que temer?

LILLO:

               Mala suerte.

JORGE:

               Hechizos son, pero en vano;
               subo.


<<<
>>>

Pág. 104 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


LILLO:

               Espera, echa otra mano.

JORGE:

               Que eche a otra mano me advierte;
               luego ¿no voy bien por ésta?

LILLO:

               No, vuelve otra vez a echar
               el dado.

JORGE:

               Que vuelva a amar
               otra mujer me amonesta.
               No sé, por el cielo eterno,
               lo que haga.

LILLO:

               Ya has perdido.

JORGE:

               ¿Qué?

LILLO:

               El alma paso.

JORGE:

               Sentido,
               ¿adónde vais?

LILLO:

               Al infierno.
               Paso.

JORGE:

               Déjame gozar
               a Pascuala, y venga luego
               los que en el eterno fuego
               se abrasan.

LILLO:

               Siete y llevar.

JORGE:

               Lillo es, por Dios, que, dormido,
               mi amor ha puesto en cuidado,
               pues todo lo que ha soñado
               de mi mal presagio ha sido.
               Aumentado ha mi temor
               por lo que durmiendo acierta.
               ¡Borracho, loco, despierta!

Dale de coces


<<<
>>>

Pág. 105 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


LILLO:

               Barato fuera, señor.
Levántase
               Como has venido tan tarde,
               que par Dios, que me dormí.}}

JORGE:

               ¡Buena ayuda tengo en ti!
               Vuélvete a casa, cobarde,
               y haz que venga alguna gente
               por si fuere menester.

LILLO:

               ¿Quieres subir?

JORGE:

               ¿Qué he de hacer?

LILLO:

               Ya yo sé que eres valiente;
               mas [ya] no es nada una escala
               a estos tiempos.

JORGE:

               Vuelve aquí
               con la escala.

LILLO:

               Harélo así.
Vase

JORGE:

               Las monjas que con Pascuala
               están no pondrán en duda
               mis violentos pareceres,
               que huirán como mujeres
               viendo una espada desnuda.
               Mal hago; pero al fin sigo
               mi inclinación; de ella espero
               mi contento; subir quiero.
               Amor, venid en mi ayuda.


<<<
>>>

Pág. 106 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


Al querer subir, se aparece la SANTA
arriba de rodillas, y a su voz se retira
y estremécese, temeroso de lo que dice
SANTA:

               Don Jorge, ¿dónde vas? ¿qué es lo que intenta
               tu juventud liviana?
               Ten cuenta que mañana has de dar cuenta
               a Dios, severo juez, y que mañana
               te espera, cuando todos te hacen cargo,
               larga cuenta que dar de tiempo largo.

Desaparece.


<<<
>>>

Pág. 107 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


Sale don JORGE, solo
JORGE:

               ¿Larga cuenta que dar de tiempo largo?
               ¿Y hasta mañana vivo?
               ¿Tan corto el plazo, tan probado el cargo?
               ¿Tan poco el gasto de tan gran recibo,
               y que me aguarde, cuando más vicioso,
               término breve, tránsito forzoso?
               Alma, ¿sois de diamante?, ¿sois de piedra?
               Si es la muerte el gusano
               de Jonás, que la vida como hiedra
               derribas, ¿qué esperáis, intento vano,
               si mañana he de ver a lo más largo
               terrible tribunal, juicio amargo?
               Perdiendo la ocasión, perdí la vida
               en la torpeza y vicio.
               ¿Qué espera, pues, un alma tan perdida?
               Sin juicio viví, pues el juicio
               no temí, que es por ser tan riguroso
               aun a los mismos santos espantoso.
               Todos son contra mí, todo me culpa;
               no tengo cosa buena
               que poder alegar en mi disculpa,
               ni vale aquí el favor contra la pena,
               porque es en tribunal tan espantoso
               recto el Juez, y entonces riguroso.
               Pues, alma, demos vuelta; si hasta agora
               de vicios sois trasumpto,
               que Dios perdona al pecador que llora;
               no perdáis punto, porque en solo un punto
               ganaréis si lloráis contrito y tierno,
               punto en que va a gozar de Dios eterno.
               Por un "pequé" perdona de improviso
               Dios al salmista hebreo;
               a Dimas da un momento el Paraíso;
               por cambio, el cielo, en cambio da a Mateo.
               Alma, en tu mano está, o el premio eterno,
               o el penar para siempre en el infierno.


<<<
>>>

Pág. 108 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


Sale LILLO
LILLO:

               Señor, ¿subiste ya? ¿Salió Pascuala?
               Seis criados de casa prevenidos
               traigo, que es cada uno un Rodamonte.

JORGE:

               ¡Ay, Lillo! Pues ¿podrán esos seis hombres
               defenderme del trance riguroso
               de un Dios que es Juez severo y poderoso?

LILLO:

               ¿Cómo es esto? ¿Ya hablas capuchino?
               ¿Qué has visto?

JORGE:

               La sentencia de ¡ni muerte;
               mi mala vida, el libro de las cuentas
               que ha de ajustar mañana Dios conmigo.
               ¡Ay del que espere dar cuenta tan mala!

LILLO:

               Que, en fin, ¿Ya no te acuerdas de Pascuala?

JORGE:

               Mortal estoy, yo siento que me muero.
               Juana, si quien os ha cual yo ofendido
               merece que por vos perdón alcance,
               imitad vuestro eterno y santo Esposo,
               que por sus enemigos a su padre
               rogó en la cruz; pedilde que no muera
               sin el dolor perfecto de mis culpas;
               no permitáis que para siempre pene,
               no permitáis que mi alma se condene.

LILLO:

               Salud tienes agora, mozo eres.
               ¿Quién te metió en los cascos que te mueres?

JORGE:

               Mañana pagaré el común tributo.


<<<
>>>

Pág. 109 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


LILLO:

               Aún no tan malo si me cabe un luto.
               Di, ¿qué tienes, señor?

JORGE:

               Culpas sin suma;
               la justicia de Dios es libro y pluma.

LILLO:

               ¿Tú eres don Jorge?

JORGE:

               Soy mortal que basta.

LILLO:

               ¿Qué temes?

JORGE:

               Del alcance el mal descargo,
               larga cuenta que dar de tiempo largo.
Vanse.
Salen la SANTA y las MONJAS

EVANGELISTA:

               Madre: ¿que os vemos ya libre?
               ¿Que se alegra vuestra casa
               otra vez con vuestra vista?

MONJA 1:

               ¡Que por vuestra oración santa
               murió la que os perseguía
               como un ángel!

MONJA 2:

               ¿Quién no alaba
               vuestra virtud, madre nuestra?

SANTA:

               Hijas, demos muchas gracias
               a mi soberano Esposo,
               pues goza nuestra prelada
               de su presencia divina
               en su celestial alcázar,
               y dadme los brazos todas.

MONJA 3:

               Corridas y avergonzadas,
               las que antes la persiguieron,
               la piden perdón.

De rodillas todas


<<<
>>>

Pág. 110 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Hermanas,
               alzad del suelo, abrazadme.
Sale MARI Pascuala

MARI:

               Madre mía: pues alcanza
               todo lo que a Dios le pide,
               duélase agora de un alma
               que en el trance de la muerte,
               invoca su ayuda santa.
               Don Jorge se está muriendo.
               Quísele bien, madre amada,
               sentiré que se condene
               por mí, que he sido la causa
               de los desatinos suyos.

SANTA:

               Esas lágrimas me agradan;
               lástima tengo a don Jorge.
               No permita Dios que vaya
               al infierno. Hermanas mías,
               lloremos todas, que alcanzan
               las lágrimas cuanto pueden.
               Todas al coro se vayan
               a rogar a Dios por él,
               mientras que yo, arrodillada,
               suplico a quien derramó
               por él su sangre en el ara
               de la cruz, que no permita
               tanto mal, desgracia tanta.


<<<
>>>

Pág. 111 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


MARI:

               Vamos, madres, que ya voy
               con cierta fe y confianza
               que don Jorge ha de salvarse,
               aunque son sus culpas tantas.
Vanse

SANTA:

               Hoy es Viernes de la Cruz
               y de la Semana Santa
               el día más misterioso,
               de más dolor, de más gracia.
               La cruz tiene a Dios clavado,
               que es su tálamo, su cama,
               su cátedra, su palenque,
               su esposa, su enamorada.
               En otra cruz quiero yo
               ponerme, que, si le agrada
               tanto la cruz á mi Esposo,
               ¿quién duda que por su causa
               me dará cuanto le pida?
Crucifícase
               ¡Ay mi Dios, y quién pasara
               en este madero santo
               los tormentos, penas y ansias
               que pasastes Vos por mí!
               ¿Yo el pecado, Vos la gracia;
               yo en regalos, Vos en cruz;
               Vos con tormentos, yo sana?


<<<
>>>

Pág. 112 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¡Ay Jesús del alma mía!
               Vuestros dolores traspasan
               mi abrasado corazón,
               mis encendidas entrañas.
               ¡Ay Seráfico Francisco,
               quién con las insignias santas
               os viera que el Serafín
               os dió por joyas preciadas!
               Vos que imitación de Cristo
               sois vos en quien se retrata,
               vos en quien su pasión pinta,
               vos en quien puso sus llagas,
               venidme a ver y lloremos
               los dos el ver cuál maltratan
               los lobos nuestro Cordero.
Aparécese San FRANCISCO en cruz
con el serafín, como se pinta

S. FRANCISCO:

               Contigo estoy, hija cara.

SANTA:

               ¡Oh, Alférez de Dios humano,
               dosel donde están sus armas,
               imitación de su vida,
               depósito de sus llagas!
               Desde aquí las reverencio;
               Mayordomo de su casa,
               vos sois sus pies y sus manos,
               su magnate, su privanza.
               Bien os están los rubíes;
               buen provecho, santo, os hagan.
               ¡Qué envidia tengo de veros,
               si envidia puede haber santa!


<<<
>>>

Pág. 113 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


Aparécese CRISTO crucificado
CRISTO:

               Hija: porque no la tengas
               y porque no es razón haya
               cosa que no comunique
               con su prenda quien bien ama,
               ven para que imprima en ti
               las señales soberanas
               de mi pasión y dolores.

SANTA:

               Yo, Majestad sacrosanta,
               no merezco tal merced,
               ni los que os ven cara a cara
               en vuestra divina corte
               son dignos de merced tanta,
               cuanto más un vil gusano
               como yo, aún menos que nada.

CRISTO:

               Esposa: yo gusto de esto.

SANTA:

               Si Vos gustáis, vuestra esclava
               soy, amantísimo Esposo;
               vuestra voluntad se haga.
Va subiendo la SANTA y CRISTO bajando
hasta el medio del tablado, y allí
se juntan y abrazan en cruz los dos

SANTA:

               ¡Ay qué dolor, Jesús mío!
               ¡Que me muero! Basta, basta,
               que las llagas que me dais,
               el corazón me traspasan!

Apártanse y queda la SANTA en
cruz en el aire con las llagas


<<<
>>>

Pág. 114 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


CRISTO:

               Hasta mi Ascensión gloriosa
               has de estar así.

SANTA:

               ¡Hay tal paga
               de amor y de voluntad!
               No oso mirarme adornada
               con joyas de tanta estima.

S. FRANCISCO:

               Hija: ya mi dicha igualas.

SANTA:

               No hay con vos igual ninguno,
               Seráfico Patriarca.
               Pero, Esposo de mi vida,
               no es día hoy de negar nada;
               don Jorge se está acabando,
               no permitáis que su alma
               se condene.

CRISTO:

               Ya murió,
               y por amor de ti, Juana,
               padece en el purgatorio.

SANTA:

               Yo os doy infinitas gracias,
               Señor, por tantas mercedes.

CRISTO:

               Abrázame, prenda amada.

SANTA:

               ¿Dejáisme?

CRISTO:

                Contigo quedo.


<<<
>>>

Pág. 115 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Sí, que siempre mi alma os aguarda.
Vuelve CRISTO a bajar, abraza a la SANTA,
desaparécense y queda la SANTA en el aire sola
               ¡Qué rica estoy de rubíes!
               Si el avaro el oro guarda,
               joyas, guardaros pretendo,
               porque nadie os vea en casa.
               Las cinco quinas me ha dado,
               sin ser yo reina, por armas
               mi Esposo; mas como es Rey,
               razón es que yo las traiga.
               Voyme a contemplar en Vos,
               mi manirroto Monarca,
               que si a mí me ven mis monjas,
               querrán decir que soy santa.
Encúbrese, salen algunas MONJAS
y sor EVANGELISTA

EVANGELISTA:

               El Emperador está
               otra vez, madres, en casa,
               que con venir de camino
               quiere ver la madre Juana,
               y luego a Madrid partirse.

MONJA 1:

               Vamos, pues, madre, a avisalla
               y abrid las puertas, que al César
               no ha de haber puerta cerrada.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 116 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


Salen el Emperador CARLOS,
ACOMPAÑAMIENTO y los LABRADORES
CARLOS:

               A no atajarle la muerte,
               vuestras injurias vengara.

MINGO:

               Pues es muerto, gran señor,
               no queremos más venganza
               ni en premio de la lealtad
               que siempre este pueblo guarda,
               sino ser vuestros.

CARLOS:

               Yo aceto
               tan fiel y justa demanda.
               No tendréis otro señor.

CRESPO:

               Vivas más años que sarna
               y que ha que en Castilla viven
               las coplas del perro de Alba.
Salen las MONJAS

MONJA 1:

               Dadnos, señor, esos pies.

CARLOS:

               Alzad; religiosas santas.
               del suelo, alzad de la tierra.
               ¿Dónde está la Madre Juana?

Descúbrese como estaba antes


<<<
>>>

Pág. 117 de 117
La santa Juana, segunda parte Acto III Tirso de Molina


MONJA 2:

               Hala concedido Dios
               la maravilla más alta
               que, despues de San Francisco,
               gozó crïatura humana.
               En manos, pies y costado
               impresas tiene las llagas
               de su soberano Esposo,
               en quien está transformada.
               Véisla, gran señor, aquí.

CARLOS:

               ¡Oh, gloria de nuestra España!
               ¡Oh, pies y manos dichosos!
               Mil veces quiero besarlas.
               ¡Que haya mujer en el mundo
               en Toledo y en su Sagra
               que tanto de Dios alcance!
               De ternura se me abrasa
               el corazón, madres mías;
               estimad tan grande santa,
               guardad tan preciosa joya.

UNOS:

               ¡Gran milagro!

TODOS:

               ¡Cosa extraña!

CARLOS:

               Vamos, que no somos dignos
               de vista tan soberana.
               ¡Oh, portentosa mujer,
               no cesen tus alabanzas!

UNO:

               Si esta segunda comedia,
               Senado ilustre, os agrada,
               con la tercera os prometo
               fin de maravillas tantas.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<