La santa Juana, tercera parte (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La santa Juana, tercera parte.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 122
La santa Juana, tercera parte


La santa Juana, tercera parte Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• Don LUIS
• CÉSAR
• Don DIEGO, viejo
• LILLO
• CRISTO, Nuestro Señor
• La SANTA


• SAN LAUREL
• ALDONZA
• PEINADO, pastor
• Doña INÉS
• CRESPO, pastor


• MINGO, pastor
• BERRUECO, pastor
• Don JORGE
• MARÍA, monja
• La VIRGEN, Nuestra Señora


• El NIÑO Jesús
• El ÁNGEL de la guarda
• Otra MONJA
• Una NIÑA
• Un ALMA




>>>

Escena I
Pág. 002 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



Salen don LUIS y CÉSAR,
como de noche
LUIS:

               ¿Hay más de eso?

CÉSAR:

               ¿Es esto poco,
               don Luis, para obligaros
               a la razón que os provoco?
               ¿No basta para apartaros
               de ese pensamiento loco
               el saber cuán adelante
               ha estado mi amor constante
               y que fui favorecido
               poco menos que un marido
               y mucho más que un amante?
               ¡En un año que he gozado
               el dulce entretenimiento
               que ya niega a mi cuidado,
               mil veces mudé el asiento
               desde la silla a su estrado,
               y en él dando a mis amores
               esperanzas en favores
               de cintas, guantes, cabellos,
               he alcanzado otros por ellos,
               no sé si diga mayores.
               Esto es cierto; averiguadlo,
               y si veis que vuelve atrás
               vuestro crédito, dejadlo.

LUIS:

               ¿Tenéis que decirme más?

CÉSAR:

               Harto os he dicho, miradlo.


<<<
>>>

Pág. 003 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               Ya lo he visto, y como es
               el amoroso interés
               feria de cambios y trazas,
               sabéis mucho en sus trapazas,
               que sois, César, ginovés.
               Ya sé que vuestras porfías
               por remediar vuestros daños
               inquietan las dichas mías;
               que son propios los engaños
               en guerras y en mercancías,
               y como es guerra el amor
               y mercancía la mejor
               que pone el gusto en su tienda,
               por quedaros con la hacienda
               dais hoy en enredador.
               Pero no habéis de tener
               mucha ganancia conmigo,
               que es necio, a mi parecer,
               quien fía de su enemigo
               o cree a su mercader.
               Doña Inés es principal
               y discreta, y siendo tal,
               cuando algún favor os diese
               no haría cosa que estuviese
               a su reputación mal,
               y a hacerla vos, en efeto,
               de cuatro eses con que han dado
               fama al amante discreto,
               la mejor habéis borrado,
               que es la "ese" del secreto;
               y a quien no sabe guardalle
               hace bien en desprecialle
               y echar de la voluntad
               a quien, quizá sin verdad,
               sus faltas echa en la calle.


<<<
>>>

Pág. 004 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CÉSAR:

               Refrenad la lengua airada,
               que en un caballero es mengua
               el no tenerla enfrenada,
               y contra una libre lengua
               suele ser lengua la espada;
               que no sin causa parece
               lengua el acero que ofrece
               venganza que a la honra sigue,
               porque una lengua castigue
               lo que otra lengua merece.
               Y si el término os provoca
               de mi trato cortesano,
               responded por lo que os toca
               con la lengua de la mano
               y dejad la de la boca.
               Yo ha un año que a doña Inés
               pretendo y sirvo y después,
               puede ser que por venganza
               de celos o de mudanza,
               que es mujer, y ella lo es,
               dicen que da en admitiros
               y en olvidarse de mí.
               Yo he venido a persuadiros
               con término honrado aquí,
               mas pues no basto a advertiros
               cosas que pusieran tasa
               en el amor que os abrasa,
               a ser más considerado,
               hoy vengo determinado
               a que no entréis en su casa.
               Mi resolución es ésta,
               la vuestra haced manifiesta
               luego, que de no lo hacer,
               la espada sola ha de ser
               quien me ha de dar la respuesta.


<<<
>>>

Pág. 005 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               A estar en otro lugar
               y no en la calle y la puerta
               de mi casa, sin hablar,
               respuesta os diera tan cierta
               como lo es vuestro pesar;
               pero en otro más capaz
               a vuestro amor pertinaz
               responderé por borralle,
               que es el reñir en la calle
               llamar a quien ponga paz.

CÉSAR:

               Yo no tengo sufrimiento
               para tanta dilación,
               y así, aquí vengarme intento.

LUIS:

               Castigara mi razón
               vuestro mucho atrevimiento.
Riñen.
Sale don DIEGO, viejo

DIEGO:

               ¿Qué es esto? ¿Agora pendencia,
               y en la calle? Don Luis,
               ten respeto a mi presencia.
               Señor, tened, si os servís,
               a mi vejez reverencia.
               Loco, sosiégate ya,
               mira que tu padre está
               embotando a tu rigor
               los filos. Señor, señor,
               sosegaos.

LUIS:

               Entraos allá,
               padre, no deis...


<<<
>>>

Pág. 006 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               Tente inquieto.

LUIS:

               Si os pierdo el respeto.

DIEGO:

               Impida
               mi amor tu enojo indiscreto.

LUIS:

               ¡Oh!

DIEGO:

               No pierdas tú la vida
               y piérdeme a mí el respeto;
               y vos, señor caballero,
               templad el airado acero;
               si a esto un viejo padre os mueve
               en esta agua, en esta nieve.

LUIS:

               Ya yo os advertí primero
               que no hace el valor alarde
               cuando riñe donde acuda
               gente que su vida guarde,
               y que siempre pide ayuda
               de aquesa suerte el cobarde.
               Ya veis de eso prueba llana;
               yo os avisaré mañana
               donde, sin impedimento,
               nos veamos.

CÉSAR:

               Soy contento.

DIEGO:

               De su mocedad liviana
               algún mal suceso espero.

LUIS:

               ¡Oh, qué importuna vejez!

DIEGO:

               Tenme respeto.

LUIS:

               No quiero.

Vase don LUIS


<<<
>>>

Pág. 007 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               ¡Quiera Dios que alguna vez
               no lo pagues! Caballero,
               no os vais, esperad un poco,
               si con ruegos os provoco.

CÉSAR:

               Ya yo os espero admirado
               de que a padre tan honrado
               desprecie un hijo.

DIEGO:

               Es un loco.

CÉSAR:

               Quien tan poca reverencia
               tiene a su padre no hay duda
               que morirá en la pendencia
               mañana, pues en mi ayuda
               ha de ser su inobediencia.
               ¿Qué es, señor, lo que mandáis?

DIEGO:

               Que la causa me digáis
               de este enojo. ¿Es por el juego?

CÉSAR:

               Todo es uno, luego y fuego,
               si una letra les mudáis;
               fuego es amor, y amor es
               ocasión de esta pendencia.
               Yo quiero a una doña Inés,
               tan bella, que en su presencia
               el sol se postra a sus pies;
               tan rica, que su caudal
               es a su belleza igual;
               tan noble, como notable
               en hacienda, y tan mudable,
               como bella y principal;
               un año ha que la he servido
               dando el fuego que me abrasa
               tantas muestras, que he tenido
               en su calle y en su casa
               parabienes de marido;
               porque, aunque es tal doña Inés,
               la corte sabe quién es
               mi linaje y la nobleza
               que se iguala a mi riqueza.


<<<
>>>

Pág. 008 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               ¿No sois César, ginovés?

CÉSAR:

               Para serviros.

DIEGO:

               La fama
               que en Madrid todos os dan
               tanto os celebra, que os llama
               rico, discreto, galán,
               y digno que cualquier dama
               de vuestro amor sea testigo.

CÉSAR:

               Hacéisme merced.

DIEGO:

               No digo
               sino sólo lo que sé.

CÉSAR:

               Estos favores gocé
               un año; pero, en castigo
               de lo que nunca he pecado,
               mudóse por persuadirme
               la variedad de su estado;
               mas, mujer y un año firme,
               ¿a quién no diera cuidado?
               Supe que quien eclipsaba
               la luz que mi amor gozaba
               era don Luis; pedíle
               me escuchase, persuadíle
               cuán mal a su honor estaba
               su pretensión amorosa,
               porque amar a doña Inés
               y no amarla para esposa
               no es posible, y esotro es
               empresa más peligrosa.
               Fue la respuesta, en efeto,
               no con el justo respeto
               y valor que merecía
               mi término y cortesía,
               mas no hay enojo discreto;
               obligóme a desafialle,
               no reparando en que estaba
               a su mesma puerta y calle;
               llegastes, y aunque bastaba
               vuestra vista a sosegalle,
               hizo su cólera prueba
               de la inobediencia nueva
               con que ciego os respondió,
               y quien a vos se atrevió,
               ¿qué mucho que a mí se atreva?
               Éste es, señor, el suceso
               y ocasión de esta pendencia.


<<<
>>>

Pág. 009 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               Luis es mozo y travieso;
               y de su poca experiencia
               se arguye su poco seso;
               y pues en vos resplandece
               lo uno y otro, si merece
               obligaros mi vejez,
               tened a raya esta vez
               la furia que os embravece,
               que yo haré que don Luis
               no hable con esa dama
               por quien con él competís.

CÉSAR:

               Mal reprimiréis su llama,
               pues que tan mal reprimís
               la libertad con que os trata.

DIEGO:

               No importa, que amor dilata
               las leyes entre hijo y padre,
               y en su rostro el de su madre,
               que esté en el cielo, retrata.
               Es mi único heredero,
               y aunque me pierde el decoro,
               no os espante si le quiero,
               que en su juventud de oro
               dora mi vejez su acero.
               Si esta razón es bastante
               no ha de pasar adelante,
               César, aquesta quistión.


<<<
>>>

Pág. 010 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CÉSAR:

               Como la reputación,
               que a un hombre es tan importante,
               no pierda en mí su valor,
               y él deje su intento, digo
               que, por serviros, señor,
               desde hoy en nombre de amigo,
               trueco el de competidor.

DIEGO:

               Dadme esos brazos por él,
               y de este enojo crüel,
               una amistad nazca nueva.

CÉSAR:

               Y el alma en ellos, en prueba
               de que soy su amigo fiel
               y hijo vuestro, si por vos
               deja aquesta competencia.

DIEGO:

               No la tendréis más los dos.

CÉSAR:

               Yo fío en vuestra prudencia.

DIEGO:

               Bien podéis.

CÉSAR:

               Adiós.

DIEGO:

               Adiós.

Vase CÉSAR


<<<
>>>

Pág. 011 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               Si la imagen al espejo
               causa amor tan excelente,
               como a la experiencia dejo,
               siendo sólo un accidente
               que pinta el cristal reflejo,
               ¿qué mucho llegue a querer
               un padre a un hijo en quien ver
               pueda, no como en cristal,
               su retrato accidental,
               sino su sustancia y ser?
               No tengo más de este hijo
               y si la vejez desea
               hacer que en tiempo prolijo
               su memoria eterna sea,
               y, como Séneca dijo,
               "Por eso el viejo edifica
               para que en lo que fabrica
               viva su memoria quede,"
               ¡con cuánta más razón puede
               si en hijos su amor aplica
               eternizar su blasón
               sin que el olvido le ultraje,
               pues solos los hijos son
               para gloria de un linaje
               su eterna conservación!
               Mil travesuras consiento
               a don Luis, y aunque siento
               que lo hago mal, el amor
               de las manos de el rigor
               quita el castigo violento.


<<<
>>>

Pág. 012 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



Salen LILLO y don LUIS
LILLO:

               No estuviera yo delante
               y de carrillo a carrillo
               llevara un pasa volante
               con que diera al diablo a Lillo
               y olvidara el ser amante.

LUIS:

               ¿Eres valiente?

LILLO:

               ¿Eso dices?
               ¿No he hecho yo porque autorices
               mis lacayas maravillas
               que, como hay adoba sillas,
               hay aquí adoba narices?
               ¿Qué cara no he sobreescrito
               cual si fuera sambenito,
               donde quien verlo desea
               en sus puntadas no lea
               Lillo me fecit escrito?
               Vive Dios, si el ginovés
               delante de mí te hablara
               que de un tajo o de un revés
               la cabeza le envïara
               rodando hasta doña Inés.

LUIS:

               ¡Ay, fanfarrón!

LILLO:

               No profeso
               menos que hazañas...

DIEGO:

               ¿Qué es eso,
               Luis? ¿Dónde vos tan tarde?

LUIS:

               Voy a buscar un cobarde.


<<<
>>>

Pág. 013 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               Si fueras a buscar seso
               no hicieras mal. ¿Qué locuras
               son estas que, a mi pesar,
               y por matarme procuras?
               ¿Qué es esto? ¿En qué han de parar,
               Luis, tantas travesuras?
               ¿Por qué usas mal de mi amor?
               ¿Por qué malogras la flor
               de tu edad desbaratada
               para que, en agraz cortada,
               me des vejez con dolor?
               Trújete de Torrejón,
               donde naciste, y mi hacienda
               te ha dado su posesión
               por verte correr sin rienda
               tras una loca afición
               de una villana, instrumento
               de mi deshonra y tormento,
               pues de suerte te ha cegado
               que me dicen que la has dado
               palabra de casamiento.
               Este peligro evidente
               remedié, que tu muerte era,
               porque en Torrejón su gente
               ni libertades espera
               ni atrevimientos consiente.


<<<
>>>

Pág. 014 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               Trújete a Madríd, y apenas
               limpié a mis primeras penas
               el llanto, cuando ya fundas
               mi muerte con las segundas,
               que darme la muerte ordenas.
               Como sin madre quedaste
               en edad tierna y temprana,
               casi en brazos te crïaste,
               Luis, de la Santa Juana,
               en quien mejor madre hallaste.
               No te espantes si me espanta,
               hijo, que de virtud tanta
               sacases tan poco seso
               y salieses tan travieso
               de los brázos de una santa;
               aunque de esta justa queja
               tu contraria inclinación
               desengañado me deja,
               que no es oveja el león
               por darle leche una oveja.
               En cuantas cartas me escribe
               esta santa me apercibe
               el riesgo y peligro en que anda
               quien como tú se desmanda
               y tan sin prudencia vive.
               Dice que no te consienta
               tanta libertad, que impida
               con tus locuras mi afrenta,
               y tema el dar de tu vida
               a Dios rigorosa cuenta;
               mas mi paterna afición
               rompe por todo, razón
               es que de tu vida loca
               te duelas.


<<<
>>>

Pág. 015 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               Otra vez toca
               con tiempo, padre, a sermón,
               y predica algo más corto;
               ¡quizá me convertirás!

DIEGO:

               Cuando con amor te exhorto
               ¿esa respuesta me das?
               ¿Tan poco, Luis, te importo
               que verme muerto deseas?
               Ruego al cielo que lo veas
               presto, pues te canso tanto.

LUIS:

               ¡No faltaba más de un llanto
               agora!

LILLO:

               Señor, no seas
               de esa condición; ya ves
               que le enojas si replicas;
               llega y bésale los pies.

LUIS:

               Pues ¿también tú me predicas?

DIEGO:

               ¿Quién es esta doña Inés
               que de nuevo te enloquece,
               y con pendencias te ofrece
               la muerte?

LUIS:

               ¿Quién ha de ser?
               ¿Querer bien a una mujer
               es milagro?

DIEGO:

               Bien parece,
               que eres mozo.

LUIS:

               Y tú eres viejo.
               ¿Parécete real consejo
               si me casa mi ventura
               con la hacienda y la hermosura
               de una mujer que es espejo
               de toda la corté? Acaba.


<<<
>>>

Pág. 016 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               En mujer empleas tu gusto
               de quien otro hombre se alaba
               más de lo que fuera justo;
               ya esto sólo te faltaba.

LUIS:

               César esa fama ha echado
               por verse menospreciado,
               que doña Inés no es mujer
               que le había de aborrecer,
               habiéndole una vez dado
               prendas ilícitas.

DIEGO:

               Muda
               de parecer y afición,
               pues mi experiencia te ayuda,
               don Luis, que no es razón
               casarte tú en esa duda.
               La honra es luz de la vida
               que hace la fama lucida;
               mas con tal riesgo se trata,
               que un soplo sólo la mata
               si no está bien encendida.
               César a probar se obliga
               lo que no es bien que yo crea;
               pero, para que se siga
               tu afrenta, cuando no sea,
               basta, Luis, que se diga.
               Esta vez tu afición ciega,
               pues tu padre te lo ruega,
               hijo, tienes que dejar.
               Damas hay a quien amar;
               sirve, ronda, gasta, juega
               y desperdicia mi hacienda,
               como no arriesgues la vida,
               que corre a morir sin rienda.
               César me tiene ofrecida
               su amistad como no ofenda
               tu amor el suyo. Por mí,
               ¿no harás esto?


<<<
>>>

Pág. 017 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



Habla aparte LILLO a don LUIS
LILLO:

Di que sí,
y después nunca lo hagas.

DIEGO:

¡Qué mal, Luis, mi amor pagas!

LUIS:

Digo, señor, que por ti
ni a doña Inés veré más
ni con César reñiré.

DIEGO:

Júralo.

LUIS:

En pesado das.

DIEGO:

Jura, acaba.

LUIS:

En buena fe.

DIEGO:

¿Ahora escrupuloso estás?

LUIS:

¿No juré? Déjame, pues.

DIEGO:

Dios te libre de ocasiones.
¿Dónde vas, que la una es?

LUIS:

A jugar unos doblones.
(A ver voy a doña Inés.) (-Aparte-)
Vase

DIEGO:

Quedaos, Lillo, vos.

LILLO:

¿Quién, yo?

DIEGO:

Vos, pues.

LILLO:

¿No he de ir con él?

DIEGO:

No.

LILLO:

Alto, pues, quédome aquí.


<<<
>>>

Pág. 018 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               En mi casa os recibí
               desde el día que murió
               don Jorge, vuestro señor;
               y aunque sin mi gusto fue,
               como os tiene Luis amor,
               mi propio gusto troqué
               por el suyo; aunque mejor
               fuera, según lo que veo,
               no ejecutar su deseo
               ni recibiros así.

LILLO:

               ¿Qué he hecho yo, pobre de mí?

DIEGO:

               Que sois mucha parte creo
               en todas las travesuras
               de Luis.

LILLO:

               ¿Soy yo su ayo
               que a mí culparme procuras?
               ¿Soy más de un pobre lacayo?
               ¿Puédole yo en sus locuras
               ir a la mano?

DIEGO:

               Los dos
               os entendéis.

LILLO:

               ¡Plegue a Dios!

DIEGO:

               Basta. De las mocedades
               de don Jorge y libertades
               os echan la culpa a vos;
               ya sabéis que esto es verdad.

LILLO:

               ¡Si en amos soy desdichado!

DIEGO:

               De la poca voluntad
               que en Cubas os han cobrado
               vuestros milagros sacad.


<<<
>>>

Pág. 019 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



LILLO:

               Mal me quieren sin razón;
               mas como villanos son,
               dicen que cuando cazaba
               don Jorge gangas, andaba
               tras ellas yo como hurón;
               y alguna causa han tenido,
               que no me quiero hacer santo;
               mas después de convertido
               y muerto don Jorge, es tanto
               lo que estoy arrepentido,
               que, a no importar encubrillo
               y ser soberbia el decillo,
               pienso, señor, que algún día
               verás en la letanía
               y calendario un san Lillo.

DIEGO:

               Págome muy poco yo
               de gracias; si no pensáis
               mudar de vida, cesó
               el salario que ganáis
               en mi casa.

LILLO:

               Aqueso no;
               todo lo dicho, señor,
               ha sido burlas; mi humor
               sabes, yo prometo al cielo
               ser desde hoy un san Ciruelo.

DIEGO:

               Si no ofendiera al amor
               que tengo a Luis, de casa
               os echara.


<<<
>>>

Pág. 020 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



LILLO:

               No ha de ser
               tu favor con tanta tasa.

DIEGO:

               Que vais luego he menester
               a Cubas.

LILLO:

               Señor: repasa
               por tu memoria que estoy
               tan mal quisto, que si voy
               me tienen de mantear
               todos los de aquel lugar.

DIEGO:

               Importa que llevéis hoy,
               Lillo, a la beata Juana
               un regalo y un papel.

LILLO:

               Iré, aunque de mala gana.
               (Mi sentencia llevo en él. (-Aparte-)
               ¡Oh, qué bellaca mañana,
               Lillo, esperáis, si no huís
               y a costillas prevenís
               las trancas que considero!)

DIEGO:

               De la santa Juana espero
               el remedio de Luis,
               que, si cuanto pide alcanza
               de Dios, en quien su esperanza
               pone, teniendo afición
               a Luis, de su oración
               se ha de seguir su mudanza.
               La carta a escribirle voy.

LILLO:

               ¡Oh, cuberos enemigos!
               temblando de aquí os estoy.

DIEGO:

               Gran cosa es tener amigos
               con Dios.

Vase


<<<
>>>

Pág. 021 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



LILLO:

               Afúfolas hoy.

Vase.
Tocan chirimías.
Arriba se aparece CRISTO
con una túnicela encarnada,
como resucitado, y la
SANTA Juana junto a él.
Música

CRISTO:

               Ya llegó de mi Asención
               el día por ti esperado;
               ya las llagas te he quitado
               de mi sagrada pasión.
               Si por tu importunación,
               esposa cara, no fuera,
               de por vida te las diera;
               mas no las quieres, y ansí
               quiero volverlas a mí,
               que soy su divina esfera:

SANTA:

               Eterno Esposo, no están
               en mí con vuestra licencia
               con la debida decencia
               que a su inmenso valor dan.
               Francisco, que es capitán
               de vuestra iglesia, ése sí
               que es digno de el carmesí
               de esa amorosa librea,
               porque el mundo en ella vea
               el fuego que encierra en sí.
               En él sus joyas engasta
               justamente vuestro amor,
               que a mi sentir el dolor
               de vuestra pasión me basta.


<<<
>>>

Pág. 022 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CRISTO:

               Juana humilde, esposa casta,
               aunque sin llagas estás,
               mis dolores sentirás
               todos los viernes que vivas.

SANTA:

               Mercedes son excesivas.
               No hay, mi Dios, que pedir más.

CRISTO:

               Y pues hoy es mi Acensión
               y al cielo glorioso vuelo,
               quiero dejarte en el suelo
               de mi sagrada pasión
               las insignias. Éstas son.
Aparécese la cruz y sobre ella
la corona de espinas y tres clavos

SANTA:

               Todo el mundo os engrandezca

CRISTO:

               Justo es que te las ofrezca.
               ¿Quiéreslas?

SANTA:

               Dulce amor, sí.

CRISTO:

               No hallo fuera de mí
               quien como tú las merezca.
Pónele la corona de espinas en la cabeza
               Esta corona de espinas
               sembró en mi cabeza amor.

SANTA:

               ¡Ay mi Dios, qué gran dolor!


<<<
>>>

Pág. 023 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CRISTO:

               Mayor que el que en ti imaginas,
               sintió en mis sienes divinas
               mi cabeza delicada.
Dale la cruz en la mano derecha
               Esta cruz, esposa amada,
               te doy por más noble prenda.

SANTA:

               Con tu divina encomienda,
               rica quedaré y honrada.
Dale los tres clavos en la mano izquierda

CRISTO:

               Los tres clavos, Juana cara,
               son éstos que a mis esclavos
               libraron.

SANTA:

               Todos tres clavos
               poned, Señor, en mi cara,
               que ya mi ventura es clara,
               pues para que esté a mis pies
               la Fortuna, que al través
               da con todo, hacéis que pueda,
               mi Dios, poner en su rueda,
               en lugar de un clavo, tres.
               Para alivio de la pena
               que siento ausente de Vos,
               buenas memorias, mi Dios,
               me dejáis.


<<<
>>>

Pág. 024 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CRISTO:

Sí, que eres buena.

SANTA:

Parezco una Santa Elena.

CRISTO:

Darte sus insignias quiero.

SANTA:

¿Váisos, Pastor verdadero?

CRISTO:

Sí, Juana.

SANTA:

¡Ay, prenda querida!

CRISTO:

¡Ay mi esposa!

SANTA:

¡Ay, mi vida!

CRISTO:

¡Ay, mi oveja!

SANTA:

¡Ay, mi cordero!
Encúbrese CRISTO y baja la SANTA con las
insignias, y aguárdala abajo el ÁNGEL de la guarda.
Toquen chirimías

ÁNGEL:

¡Juana mía!

SANTA:

Mi ángel fiel,
guarda damas de mi casa,
fénix de amor que se abrasa
como salamandra en él.

ÁNGEL:

¿Contenta estás?

SANTA:

Mi laurel,
¿no le he de estar si me ha dado
las joyas mi enamorado
que costaron lo que Él vale,
pues porque el precio le iguale
le han costado su costado?


<<<
>>>

Pág. 025 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



ÁNGEL:

               Pues, porque puedas gozar
               el bien que en ellos apoyas,
               quiero ser tu guardajoyas.
               En mi poder han de estar.

SANTA:

               Pues vos las queréis guardar
               mi hacienda estará segura.

ÁNGEL:

               Dios regalarte procura.

SANTA:

               ¿Vaisos, Ángel?

ÁNGEL:

               Juana, sí.

SANTA:

               Vamos, que no estoy en mí
               no viendo a Vuestra Hermosura.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 026 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



Sale ALDONZA, labradora, con una cesta de
garlamoras, unos manojos de trébol y poleo y
otros de pajuelas, y con ella PEINADO, pastor
ALDONZA:

               Persiguióme don Luis
               de la suerte que te cuento,
               un año, tiempo bastante
               para aun quien sintiera menos;
               criámonos casi juntos,
               y empezando de pequeño
               el amor, dicen, Peinado,
               que se vuelve en parentesco.
               Refrené mi inclinación
               por ver que era caballero
               y yo labradora humilde,
               puesto que Amor es soberbio;
               pero como el resistirse
               diz que es echar leña al fuego,
               abrasábase don Luis
               y amábale yo en extremo.
               Dióme un martes en la noche
               palabra de casamiento,
               palabras pagué en abrazos;
               mas fue en martes--¡mal agüero!--
               Vino a saber a este.punto
               nuestro amor su padre viejo,
               y remedió con ausencias
               sus daños. ¡Caro remedio!
               Cuatro, leguas de distancia
               mil en su memoria han puesto,
               que es niño Amor y se olvida
               con cualquiera tierra en medio.
               A una doña Inés, que vive
               en esta casa, hace dueño
               del alma que ya era mía,
               y así por mi hacienda vuelvo.
               Ésta es la causa, Peinado,
               de mis celosos desvelos;
               que han de costarme la vida
               como me cuesta el sosiego.


<<<
>>>

Pág. 027 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



PEINADO:

               Pardiez, Aldonza, que echastes
               vuestro ciego amor a censo
               en tan malas hipotecas
               que no heis de cobrar a tiento.
               Es caballero don Luis,
               y pagan los caballeros
               tan mal ya deudas de amores
               como deudas de dineros;
               pero, pues no os ha gozado,
               ¿qué hay perdido?

ALDONZA:

               El sufrimiento,
               las esperanza, los sentidos,
               la vida, el alma, el seso.
               A doña Inés haré creer
               que es mi esposo.

PEINADO:

               Mas, ¡qué presto
               sabe una mujer forjar
               cuatro docenas de enredos!
               Mas, pues vive aquí la dama
               que le quillotra, entrad dentro
               y obrad siquiera en pajas;
               que en Santa Cruz os espero.

ALDONZA:

               Prevénme en ella, Peinado,
               si no le obligo, mi entierro.

PEINADO:

               ¡Qué de ellos mueren de amores,
               y qué pocos vemos muertos!

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 028 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



Salen don LUIS y doña INÉS llorando
LUIS:

               Enjugad, mi bien, los ojos
               sin negarme la luz de ellos,
               que, pues son soles, no es bien
               que lloren soles tan bellos.
               Volvedme a mostrar sus niñas,
               pues es niño Amor, juguemos,
               que no es bien que se levanten
               cuando por ellos me pierdo.
               César mintió, ya lo sé,
               que alabarse es argumento
               de las mentiras, que sabe
               fingir el pesar y celos.
               ¡Ea, no haya más, amores!

INÉS:

               ¿Cómo, si con vida veo,
               don Luis, a un mentiroso
               que mi honor y fama ha muerto?
               ¿Joya es de tan poca estima
               la honra, que en detrimento
               de su reputación noble
               el término que la ha puesto
               una lícita afición
               había de pasar? ¡Qué presto
               os creísteis don Luís!
               Poco amáis y poco os debo.

LUIS:

               Por la luz de aquesos ojos,
               doña Inés, que no lo creo,
               y que le desafié
               sólo por ese respeto,
               y he de matarle esta tarde.
               ¡Ea, mi bien, acabemos!
               ¿Somos amigos?


<<<
>>>

Pág. 029 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



INÉS:

               No sé.

LUIS:

               ¿Quién lo sabe?

INÉS:

               Lo que os quiero.

LUIS:

               Dadme aquesa hermosa mano,
               honraré mis labios.
Asómase al tablado ALDONZA

ALDONZA:

               Bueno,
               porque, celos, cierto veis
               dice el mundo que sois ciegos.
Sale ALDONZA

ALDONZA:

               ¡Ay de mi! ¡Y a las pajuelas!
               ¿Quieren trébole y poleo,
               pajuelas y zarzamoras?

INÉS:

               ¿Qué es esto?

ALDONZA:

               ¿Quieren poleo?

INÉS:

               ¿No hay zaguán en esta casa
               para que pregonéis eso
               sin entrar aquí?

ALDONZA:

               ¿Por qué entra,
               si sabe, en la igreja el perro?
               Porque halla la puerta abierta;
               pues ¿es mucho haber yo hecho
               lo que un perro sabe hacer?
               ¿Quieren trébole y poleo?


<<<
>>>

Pág. 030 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



INÉS:

               ¡Ola! salíos allá fuera.

ALDONZA:

               ¡Ola! digo que no quiero,
               que también sé yo olear
               sin ser cura ni haber muertos.

INÉS:

               ¿Quién os mandó entrar aquí?

ALDONZA:

               Naide, que no hay manamiento
               de no entrarás en la casa
               de tu prójimo. ¿Ah, mancebo?
               Todos estamos acá.

LUIS:

               ¡Oh Aldonza! Pues ¿qué tenemos?

ALDONZA:

               ¿Qué sé yo? Pena de ver
               que habléis con Costanza. ¡Puerros!
               A ella digo. ¿No me compra
               zarzamoras?

INÉS:

               ¡Qué molestos
               que son siempre estos villanos!
               Ya os digo que no las quiero.

ALDONZA:

               Pues compradlas vos, buen hombre,
               que zarzamoras os vendo,
               porque amor en zarzas mora
               y ansí tan picada vengo.

LUIS:

               Aldonza, no seas pesada.

INÉS:

               ¿Conocéisla?

LUIS:

               Mucho tiempo
               ha que la vi en Torrejón.


<<<
>>>

Pág. 031 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



ALDONZA:

               ¿Mucho tiempo, caballero?
               Más ha que murió mi agüelo.
               Pero dejémonos de esto
               y compradme zarzamoras;
               que en mi tierra yo me acuerdo
               que andabais en busca de ellas,
               y entre las zarzas y enredos
               de promesas incumplidas
               y favores lisonjeros
               llegastes a coger una
               que el comerla por lo menos
               causó pena y costó gritos.
               Súpoos bien y amargóos luego.

LUIS:

               ¡Oh, qué bachillera estás!

ALDONZA:

               Y vos sois un majadero,
               pues a la corte os venís
               por zarzamoras, sabiendo
               que aquí no las hay con flor
               que se les pierde en naciendo;
               y después de desfloradas
               andan a la flor del remo;
               mas como las zarzamoras
               que comistes en mi puebro
               la voluntad os mancharon,
               y vuestro gusto cumplieron,
               y para quitar las manchas
               de moras no hay tal remedio
               como buscar otras nuevas,
               querréis quitarle al deseo
               la mancha con esta verde.
               ¡Huego en vos y en ella huego
               si os creyere como yo!


<<<
>>>

Pág. 032 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



INÉS:

               Geroglíficos son éstos,
               don Luis, no de villana.

LUIS:

               (¡Qué esto sufro, vive el cielo! (-Aparte-)
               Loca, ella me enreda aquí,
               si la escucho y me detengo.
               Quiero ausentarme por ver
               si me sigue, que sospecho
               que el infierno la ha traído
               para fin de mi sosiego.)
               Mi padre me está esperando,
               yo volveré presto a veros;
               no creáis rusticidades
               de villanos.

ALDONZA:

               Pagaréislo.

LUIS:

               ¡Villana, si no calláis!
Vase don LUIS

ALDONZA:

               ¿Amenazas? ¡Lindo cuento!
               ¡Hao! ¿no compráis zarzamoras?

INÉS:

               Si como zarzas los celos
               despedazan las entrañas,
               zarzas están deshaciendo
               mi engañado corazón
               con espinas de tormentos.
               ¿Qué enigmas son los que has dicho?


<<<
>>>

Pág. 033 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



ALDONZA:

               ¿Soy yo tienda de barbero
               que de enigmas se compone?
               La verdad deciros quiero.
               Sabed que a una zarzamora
               picó este tordo en mi pueblo
               dándola antes de picarla
               palabra de casamiento.
               Si empalagado procura
               con promesas y embelecos
               picar en vos, ¡oje allá!
               zarzamora, tened seso,
               que tien ya este tordo torda
               y os quiere burlar aquesto.
               Basta, y ¡á las zarzamoras!

INÉS:

               Escucha.

ALDONZA:

               ¿Quieren poleo?
Vase

INÉS:

               ¡Oh engañoso don Lúís!
               De tu natural travieso
               y mudable condición
               no te esperaba sino esto.
               Aunque tanto te he querido
               no viene tarde el remedio;
               a César dejé por ti,
               desde hoy por César te dejo.
               Hoy daré satisfacción
               a mi venganza y sus celos
               y a mi mudanza disculpa.
               ¡Ay hombres, plumas al viento!

Vase doña INÉS.


<<<
>>>

Pág. 034 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



Salen la SANTA y CRESPO,
MINGO y BERRUECO, pastores
CRESPO:

               Madre Juana, esto ha de ser,
               que es amparo de Toledo.

SANTA:

               Nada valgo y poco puedo.

CRESPO:

               No hay que habrar. Ha de saber
               que si Mari Crespa da
               en rezongas y en porfías,
               aunque habre veinte días
               arreo no callará
               si todo el pueblo se junta
               y con cura y campanilla
               va en procesión a pedilla
               que calle un poco.

MINGO:

               Despunta
               de habradora, y es gran mengua
               que una mujer habre tanto.


<<<
>>>

Pág. 035 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CRESPO:

               ¡No la diera el cielo santo
               almorranas en la lengua!
               Vine de la arada ayer
               cansado, si en ocasiones
               cansan tanto los terrones
               como hablando una mujer,
               y dije, "¿Qué hay que cenar?"
               Dijo, "Olla." "No quiero olla,"
               respondí, "si con cebolla
               la vaca podéis picar
               y her un salpicón." "No quiero,"
               respondió, "si que cenéis
               olla." "No me repriquéis
               ni andemos al retortero,
               Crespa de la maldición,"
               dije. Y dijo "Heis de cenar
               olla, no hay que porfiar."
               "No ha de ser si salpicón,"
               respondí. "Pues no hay sino olla."
               "Pues salpicón ha de ser."
               "Pues olla habéis de comer."
               Subióse el humo a la cholla
               y levantando las haldas
               del sayo, con un bastón,
               haciéndola salpicón
               los güesos en las espaldas,
               por más que anduvo la folla
               sin decir "Dios sea conmigo,"
               daba gritos. "Olla digo,
               olla quiero, no hay sino olla."


<<<
>>>

Pág. 036 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CRESPO:

               Y darle que le darás,
               ella olla, yo salpicón,
               hasta que quebré el bastón
               y ella no pudo habrar más.
               Pero aunque no pudo habrar,
               por salir con su interés,
               arrastrando cuerpo y pies
               se hué derecha al vasar,
               y aunque no podía gañir,
               dijo después que se echó
               entre las ollas que halló,
               "Entre ollas he de morir."
               Hice matarla una polla,
               por vella tan mal parada
               y llevándosela asada,
               dijo, "No ha de ser sino olla."
               Y tanto en su tema dura,
               que habiendo el cura venido,
               por decir, "Confisión pido,"
               le dijo, "Olla, señor cura."
               Ella queda, en fin, de suerte
               que hoy se irá, a lo que me fundo,
               por ollas al otro mundo
               y a mí me piden su muerte,
               si no es por vos, madre Juana,
               curádmela de tal modo
               que, porque sane del todo,
               la dejéis la lengua sana.


<<<
>>>

Pág. 037 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



SANTA:

               Crespo, el hombre que se casa,
               a sufrir está obligado
               los defectos de su estado
               y las faltas de su casa.
               La cabeza no maltrata
               ni menosprecia los pies;
               curadla, y ved que no es
               mala la mujer que trata
               bien su honor y le respeta,
               y llevad con más amor
               faltas que no son de honor;
               que no hay cosa tan perfeta
               que alguna falta no tenga
               en el mundo; regaladla,
               hermano Crespo, y curadla,
               porque a morirse no os venga.

CRESPO:

               Si es la lengua cruel veneno
               en la mujer, madre Juana,
               y éste con otro se sana,
               remedio para harto bueno
               por quitarla este quillotro
               que la hiciéramos comer
               la lengua de otra mujer,
               sanara un veneno al otro;
               mas, pues no hay tienda de lenguas
               y me puso esta cruz Dios,
               pedid que la sane, vos,
               que yo sofriré mis menguas.


<<<
>>>

Pág. 038 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



Sale LILLO
LILLO:

               (La madre Juana está aquí; (-Aparte-)
               con no poco temor llego.)

SANTA:

               ¡Oh, hermano Lillo!

LILLO:

               Don Diego,
               mi señor, que sólo en ti
               puesta su esperanza tiene,
               aquesta carta te envía
               y para la enfermería,
               mientras que a verte no viene,
               un regalo y cien ducados
               de limosna.

SANTA:

               Siempre da
               con largueza. ¿Cómo está?

LILLO:

               Con infinitos cuidados
               en que don Luis le ha puesto.

SANTA:

               Algún mal le ha de venir
               notable por consentir
               que viva tan descompuesto.
               Y el hermano, ¿no escarmienta,
               en dos amos que ha tenido,
               a quien tan mal ha servido?
               ¿No sabe que ha de dar cuenta
               delante el tribunal mismo
               de Dios?

LILLO:

               Soy un mal cristiano
               que, pecando en castellano,
               he de dar cuenta en guarismo;
               pero yo juro la enmienda
               si el perdón de Dios me alcanza.


<<<
>>>

Pág. 039 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CRESPO:

               ¡Hao! ¿Ésta es la buena lanza
               por quien nuestro honor y hacienda
               don Jorge habría destruído
               a no morir?

MINGO:

               ¡Que se atreva
               venir aquí!

BERRUECO:

               Si no lleva
               el castigo merecido,
               no somos hombres de bien.

CRESPO:

               Uno trazo que no es malo.

LILLO:

               En el torno está el regalo
               y los dineros también.

SANTA:

               Vaya, pues, hermano, al torno,
               y respuesta llevará.

CRESPO:

               Y en volviendo por acá
               le daremos el retorno
               de las burlas que nos debe.

SANTA:

               La salud pediré a Dios
               de vuestra mujer, y a vos
               os pido, si la ira os mueve
               otra vez, que no deis muestras
               de vuestra necia crueldad;
               sus faltas disimulad,
               pues ella sufre las vuestras.

Vanse la SANTA y LILLO


<<<
>>>

Pág. 040 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CRESPO:

               Yo juro no hella más daño
               por que más no nos inquiete;
               y nos pague este alcagüete
               lo de antaño y lo de hogaño,
               un castigo le he de her
               con que se acuerde de mí.
               Una purga compré.

MINGO:

               ¿Sí?

CRESPO:

               Para dar a mi mujer,
               que la recetó el dotor
               y ella recibir no quiso.

MINGO:

               Hizo bien.

BERRUECO:

               Eso la aviso.

CRESPO:

               Hagamos que este hablador
               la tome, y purgue con ella
               todas las bellaquerías
               que quillotró en tantos días.

BERRUECO:

               Bien decís.

CRESPO:

               Pues vo por ella.

MINGO:

               Andad y buena pro le haga.

CRESPO:

               En saliendo he de esperar,
               que, pardiez, ha de purgar
               las entrañas por de zaga.

Vase CRESPO.


<<<
>>>

Pág. 041 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



Sale LILLO
LILLO:

               (Con la Santa he despachado (-Aparte-)
               lindamente. Quiera Dios,
               Lillo, que os escapéis vos
               de este pueblo conjurado;
               pero, aquí están; ¿qué he de hacer?)

BERRUECO:

               ¿Qué hay por acá, señor Lillo?

LILLO:

               (Hay harto ungüento amarillo (-Aparte-)
               si quieren llegar a oler.)

MINGO:

               ¿No mos responde?

LILLO:

               (No puedo, (-Aparte-)
               que cierta prisa me avisa
               que me vaya, y una prisa,
               si es de tripas y con miedo,
               no repara en cortesías.)

BERRUECO:

               Pues hoy ha de reparar
               en ellas a su pesar.
Detiénenle

LILLO:

               (¡Acerté, desdichas mías!) (-Aparte-)
               Déjenme ir, que siento en mí
               temerario desconcierto.

MINGO:

               No se ha de ir, aquesto es cierto.

LILLO:

               ¡Por Dios, que me vaya aquí
               si no me dejan, señores!


<<<
>>>

Pág. 042 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



BERRUECO:

               Alléguese, socarrón;
               agora sabrá quién son
               de Cubas los labradores;
               que no hay plazo que no llegue
               ni deuda que no se pague.

LILLO:

               Ni mujer que no se estrague,
               ni sarna que no se pegue...
Sale CRESPO con un vaso

CRESPO:

               ¡Hao, par Dios, que viene entera!
               Buena a mi mujer hallé,
               y callando, que no hué
               poco milagro.

BERRUECO:

               Aquí espera
               un amigo vuestro.

CRESPO:

               ¿Es Lillo?
               Beso a vuesarcé las manos.

LILLO:

               Líbreme Dios de villanos.

CRESPO:

               ¿Qué tiene, que está amarillo?

LILLO:

               Corrimientos a traición.

CRESPO:

               Deme ese pulso. ¡Oh qué malo!

LILLO:

               Mas ¿qué hay receta de palo?

CRESPO:

               Tenéis grande opilación...

LILLO:

               ¿Yo?

CRESPO:

               ...de socarronería.

LILLO:

               ¿Y querréis darme el acero?

CRESPO:

               Al menos que purguéis quiero
               toda esa bellaquería.
               Haceos la cruz y bebed,
               que seis reales me costó.


<<<
>>>

Pág. 043 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



LILLO:

               Veneno es; mi fin llegó.

BERRUECO:

               ¿No bebéis?

LILLO:

               No tengo sed.
               Beba vuesarcé primero;
               que siempre fui bien crïado.

CRESPO:

               Acabemos.

LILLO:

               Ya ha llegado
               mi muerte; bebiendo muero.
               Castigos hay menos malos
               sin que la muerte me deis;
               riendas y azotes tenéis,
               darme podéis dos mil palos;
               pero matarme; ¿por qué?

CRESPO:

               Que no es veneno, traidor,
               sino purga que el humor
               os cure; yo la compré
               por seis reales con intento
               de vuestro bien y quietud.

LILLO:

               Tal os dé Dios la salud
               como es vuestro pensamiento.
               ¡Lástima de mí tened;
               mirad que es cruel castigo
               el darme veneno!

CRESPO:

               Digo
               que no es sino purga, oled.

LILLO:

               ¡Puf, qué de ruibarbo
               echó el ladrón del boticario!

BERRUECO:

               Acabad.

LILLO:

               Extraordinario
               castigo el diablo inventó.
               Aún no ha entrado y ya me urga
               las tripas.


<<<
>>>

Pág. 044 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



MINGO:

               Beba.

LILLO:

               ¿Hay más graves
               burlas? ¿Sin darme jarabes
               quieren que tome la purga?

MINGO:

               Ea, que no es más de un trago.

LILLO:

               De mi muerte lo será;
               mas, pues de cámaras va,
               hoy de mi cámara os hago.

CRESPO:

               Acabemos, o si no...

LILLO:

               Allá va. ¡Jesús, mil veces!
Bebe

MINGO:

               ¿Embocólo?

CRESPO:

               Hasta las heces.

LILLO:

               ¡Mal haya quien te guió
               y la especie que te echaron!
               Ea, ya podrán dejarme,
               pues me obligan a purgarme
               en salud; bien se vengaron.
               ¡Ay! Ya empieza el apretura;
               váyanse, porque me voy.
               ¡Ay, ay, Dios, qué hinchado estoy!
               ¿No se van? Que de madura
               se va cayendo esta fruta.

CRESPO:

               Sosiéguese.

LILLO:

               ¿Hay tal tormento?

MINGO:

               Esmpiece a contar un cuento.

LILLO:

               ¿Qué cuento? ¡Pese a la puta
               que me parió!


<<<
>>>

Pág. 045 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto I Tirso de Molina



CRESPO:

               Buenos pagos
               nos da.

LILLO:

               ¿Qué os he de pagar?

CRESPO:

               La purga.

LILLO:

               Llegá a cobrar.

CRESPO:

               ¿De dónde?

LILLO:

               De los rezagos.
               ¡Ay, ay! ¡Señores, señores,
               pues que ya se han burlado harto,
               déjenme! ¡Ay!

MINGO:

               ¿Está de parto?

LILLO:

               Sí, hermano, y con los dolores.
               ¿No basta ya la matraca?

CRESPO:

               ¿Es niño o niña?

LILLO:

               Será
               el diablo, pues sabe ya
               antes de nacer la caca.
               ¡Ay! ¿Mas que han de hacer que hieda
               la burla? ¡Ay, no hay que esperar!
Vase LILLO

CRESPO:

               Un tarugo le he de echar
               y atalle por que no pueda
               hacer nada.

BERRUECO:

               Acabad, dejalde.

CRESPO:

               Venid, veréis lo que pasa.
               ¡Alcagüetes, alto, a casa,
               que yo os purgaré de balde!
 
FIN DEL PRIMER ACTO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 046 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Salen don LUIS y ALDONZA
LUIS:

               Segunda vez me persigues?

ALDONZA:

               Al Amor pongo por juez,
               que solamente una vez
               te amé porque me castigues;
               un amor, una memoria,
               un cuidado y un deseo
               es siempre el mío, y no veo
               una palabra, una gloria
               un favor, una esperanza,
               un regalo, una afición,
               pues en ninguna ocasión
               hallo en tu rigor mudanza.
               Castiga, pues, mi porfía
               pues tu rigor la condena,
               que por librarme de pena
               quiero hacer tu culpa mía.

LUIS:

               ¿Qué te debo yo?

ALDONZA:

               No sé.

LUIS:

               Pues ¿qué me pides?

ALDONZA:

               Amor.

LUIS:

               ¿Sin deberle?

ALDONZA:

               No, señor.

LUIS:

               Luego ¿debo?


<<<
>>>

Pág. 047 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


ALDONZA:

               Sí, a mi fe.

LUIS:

               La fe sin obras es muerta.
               Mal fundada deuda cobras.

ALDONZA:

               Si en mi fe faltaron obras
               fue por tu culpa, que es cierta.

LUIS:

               Bien sé yo que en Torrejón,
               patria tuya, heredad mía,
               como de burlas tenía
               y te mostraba afición;
               porque el Amor desterrado
               del interés, de Madrid,
               se fue con discreto ardid
               al campo en que fue crïado,
               y jugando mano a mano
               con los dos junto a una fuente,
               sentí un ligero acidente,
               que, gloria a Dios, ya está sano.
               Cumplió su destierro Amor,
               y, al fin, se ha vuelto a la corte
               a pretensión que me importe
               de más gusto y más valor.
               No puedes llamarme ingrato
               siendo aquel amor un juego,
               pues si gané, te di luego
               mil requiebros de barato.


<<<
>>>

Pág. 048 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


ALDONZA:

               No da en barato el avaro
               amando de cumplimiento
               palabra de casamiento,
               que así lo barato es caro;
               mas como a todas le das
               y sé que juegas agora,
               vine a ver a esa señora,
               y así si me dieses más.
               Pero, pues me has despedido
               cuando tan humilde llego,
               entenderé que en el juego
               con esa dama has perdido,
               y más habiéndome dado
               ella de barato un gusto,
               que es despreciar como es justo
               al que a mí me ha despreciado,
               pues dio palabra el Amor
               de castigar el mal trato
               de cualquier amante ingrato
               con otro competidor.
               Doña Inés y el interés
               me vengan de tu inconstancia,
               que en ella, por su ganancia,
               es ya su amor ginovés.
               César, traidor, te usurpó
               la dama que juzgas fiel,
               que es César, y como él,
               al fin vino, vio y venció.
               ¡En buen cuidado te he puesto!


<<<
>>>

Pág. 049 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               Solos estamos los dos,
               y a los celos, como a Dios,
               se les da la fe muy presto.
               Dime lo que en eso sabes,
               no aumentes más mis enojos,
               que en la boca y en los ojos
               no sufre la mujer llaves.
               Volverte a amar te prometo
               si aquesto vengo a saber.
               Di, pues paga una mujer
               a quien la escucha un secreto.

ALDONZA:

               Es verdad; pero no en mí,
               que el saberlo me costó
               mil penas.

LUIS:

               Páguelo yo
               con tu amor.

ALDONZA:

               ¿Querrásme?

LUIS:

               Sí.

ALDONZA:

               Aunque tu dureza es tal,
               con nueva esperanza llego,
               pues los golpes sacan fuego
               del más duro pedernal.
               Digo, pues, escucha.

LUIS:

               Di.

ALDONZA:

               Que vine a entrar donde estaba
               tu dama.

LUIS:

               Ya lo sé; acaba.

ALDONZA:

               ¿Consientes el nombre?

LUIS:

               Sí.

ALDONZA:

               Luego ¿es tu dama?


<<<
>>>

Pág. 050 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¿Pues no?

ALDONZA:

               ¡Y a mí que me paren duelos!

LUIS:

               ¡Oh! Pues, ¿si repican celos?

ALDONZA:

               ¡Oh! Pues, si no he de ser yo
               tu dama, cuéntelo ella.

LUIS:

               Vuelve, espera, que tú eres
               entre todas las mujeres.

ALDONZA:

               ¿Tu esposa?

LUIS:

               Mi prenda bella.

ALDONZA:

               Esta dama de ajedrez,
               pues se queda con el nombre,
               y sin el dueño, aunque es hombre,
               que la pagará otra vez.

LUIS:

               No haré tal si me ha ofendido.

ALDONZA:

               Pues no ha ofendido en verdad,
               que si muestra voluntad
               es el señor su marido;
               que en saliendo de la calle
               tu persona amartelada,
               entró tentando la espada
               otro de tan lindo talle;
               y apenas tocó en la reja,
               cuando la buena señora,
               porque esperaba la hora,
               puesta a sus hierros la oreja,
               le respondió y ordenó
               un diálogo que llamas
               duo de galanes y damas,
               cual le tengamos tú y yo.
               "Alma, vida, corazón,
               quiero, estimo, adoro, amo,
               busco, pido, sigo, llamo;
               ventura, tiempo, ocasión;
               fe, lealtad, constancia, gloria;
               obras, palabras, deseos,"
               y otros gustos y trofeos,
               reliquias de su victoria.


<<<
>>>

Pág. 051 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¡Ay de mí!

ALDONZA:

               Mucho más hay
               en su venturosa suerte;
               pídele, pues, a la muerte,
               si tienes celos, un ay,
               que aquesta noche los dos
               tienen, crüel, de gozarse,
               y esotro día casarse
               con la bendición de Dios.

LUIS:

               Basta, calla, que aunque veo
               mi desengaño en tu hablar,
               la lengua te he de cortar,
               que puedo más que Tereo.
               Ni me hables ni veas jamás;
               vete.

ALDONZA:

               Harélo; aunque me pesa,
               pues el ave que está presa
               por librarse se ata más.

Vase


<<<
>>>

Pág. 052 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¡Oh, tiempo riguroso! ¡Oh, noche aleve
               encubridora del amor tirano!
               ¡Oh, quién al ángel que a los cielos mueve
               pudiera detener la diestra mano!
               ¡Oh, quién al día, cuyo curso breve
               la sucesora noche sigue en vano,
               le pudiera aumentar mil horas largas,
               por más que á mi temor fueran amargas!
               Extranjero, ladrón, rico dichoso,
               metal de estima lejos de su origen,
               río a larga corriente caudaloso,
               pues ondas tuyas mi chalupa afligen,
               dinero con mujeres poderoso,
               cuyas arenadas letras vencen, rigen,
               atropellan, subliman, sueltan, prenden,
               dan, quitan, menosprecian y defienden;
               atrevido, cobarde, avaro, franco,
               maná que a todo sabes, ¿qué me quieres?
               Dinero en reales blancos cuyo blanco
               es al que miran hombres y mujeres,
               si estás como en galera puesto en banco,
               ¿por qué me haces remar? ¿por qué prefieres
               a mi amor el de César extranjero?
               Mas ¿quién es natural como el dinero?


<<<
>>>

Pág. 053 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Salen don DIEGO,
leyendo una carta,
y LILLO
DIEGO:

               Beso mil veces la amorosa firma
               de aquella mano venerable y santa
               cuya memoria tierna me confirma
               el bien que espero y mi temor espanta.
               "Juana" no más por humildad se firma,
               que es cifra Juana y la abundancia es tanta
               de gracia en Juana, que a su letra vista
               la puede acreditar San Juan Bautista.

LUIS:

               Mi padre viene y por su edad anciana,
               contrario a mi deseo y verdes años,
               favores busca de la Santa Juana;
               no sé si diga en mi opinión engaños.
               ¡Ay de mí triste! Que a su tiempo vana
               produce mi esperanza tantos daños.

LILLO:

               ¡Y ay de mi! Que he purgado en pie y vestido
               en verso suelto el alma y el sentido.

DIEGO:

               ¿Quién da voces, que en ellas me parece
               mi caro don Luis?

LUIS:

               Yo soy, que siento
               de mi fortuna que en desdichas crece
               la fuerza que ha de hacer mi fin violento.
               Muero rabiando, que morir merece
               en tierna edad un loco pensamiento;
               rabiando, pues jamás tendrá ventura
               para gozar del gusto que procura.


<<<
>>>

Pág. 054 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               Querido hijo, imagen de mi alma;
               calor de mi vejez helada y fría;
               de mis trabajos merecida palma,
               siempre verde laurel, corona mía,
               cuando parece que en serena calma
               navega mi esperanza en quieto día,
               se me obscurece el cielo porque sienta
               cifrada en ese rostro mi tormenta.
               De mis hijos, Luis, fuiste el postrero;
               tomó la muerte en los demás venganza,
               quedaste sólo, y como tal te quiero,
               por no tener de otros esperanza.
               Cuando tu atrevimiento considero
               como eres tú mi ser y semejanza,
               si quiero castigarte, al punto digo,
               no dice bien amor con el castigo.
               Luis, ¿qué tienes? ¿quién te da disgusto?
               No sólo al corazón, al rostro llega.
Abrázale
               ¿Hate faltado en ocasión de gusto
               Fortuna aleve, que es mudable y ciega?
               Gasta mi hacienda, tu deleite es justo,
               inventa galas, enamora, juega,
               mi amor conoces, mi escritorio sabes,
               saca dineros, ves aquí las llaves;
               mas--¡ay de mí!--que en esta carta leo
               otras razones de mayor estado.
               La santa Juana culpa mi deseo
               dándome de tu bien mayor cuidado;
               su aviso santo y su prudencia creo,
               que no suele gozarse mal logrado
               el hijo libre, si en edad tan tierna
               su padre no le enseña y le gobierna.
               Una cuenta santísima me envía
               porque en el nombre de tan alta cuenta
               me acuerde que he de darla cada día
               de esa tu edad y libertad violenta.
               Ea, pues, hijo, cara prenda mía,
               como pasados tus descuidos cuenta
               y vive de manera que tu vida
               no la dejen los vicios mal perdida.


<<<
>>>

Pág. 055 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¡Oh, mal haya mi vida, pues en ella,
               cuando yo rabio tu sermón escucho!
               Quien dio de corta edad larga querella,
               de el mundo y de su ley no sabe mucho.
               ¿Tan vicioso soy yo? ¿Tan mala estrella
               me precipita? Con tus quejas lucho,
               y pienso yo cuando me miro y veo
               que aquesa monja me pintó más feo.
               ¿Qué cosa hay en el mundo tan cumplida
               que no llegue a tener alguna falta?
               El sol hermoso, padre de la vida,
               con un eclipse se obscurece y falta;
               el diamante, en firmeza no vencida
               que con sus rayos los del sol esmalta,
               no está de faltas y malicia ajeno,
               porque, deshecho, sirve de beleno.
               La tierra, el agua, el aire, es bueno y malo,
               y ya sirve tal vez un elemento
               de gusto, y da al manjar vida y regalo
               y tal vez de castigo y de tormento.
               Humano soy, por serlo los igualo,
               a uno tendré quejoso, a otro contento;
               soy bueno y malo, ajeno de artificio,
               tendré alguna virtud como algún vicio.
               No mida más la monja por su gusto
               los de mi edad, que puede ser que sea
               de esta mi injusta vida el fin tan justo
               que ella le envidie cuando en mí le vea;
               y si no se pretende mi disgusto,
               ni se reciba cuenta ni se lea
               carta de Santa Juana, que es lisonja
               llamarla santa cuando sobra monja.


<<<
>>>

Pág. 056 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               Ya te debo responder
               a dos cosas. La primera,
               don Luis, porque quisiera
               que mudases parecer,
               es en la estima y respeto
               de Santa Juana, a quien yo
               por ver que le mereció,
               guardarle siempre prometo;
               porque si Naamar me avisa
               que tanto estima y respeta
               la santidad de un profeta
               y aquella tierra que pisa,
               que lleva a su patria de ella
               por reliquia soberana,
               yo estimo a mi Santa Juana
               su tierra y sombra por ella.
               Ninguna disculpa salva
               a quien culpa un religioso,
               que suele vengar un oso
               el murmurar de una calva;
               cuanto y más que si recibes
               por su oración y virtud
               los consejos, la salud
               y hasta la vida que vives,
               no la debes murmurar,
               porque parecen tiranos
               contra José sus hermanos,
               pues él les lleva el manjar
               y ellos le venden a él;
               pasión de envidia inhumana,
               y sustenta Santa Juana
               a quien le vende cruel.


<<<
>>>

Pág. 057 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               ¡Que tantas letras alcance
               y las historias que escucho
               un viejo! Pero ¿qué mucho,
               si hay sermones en romance?

DIEGO:

               La segunda cosa es
               que, respetando su nombre,
               agora vivas como hombre
               y como santo después;
               que si yo te di el consejo,
               no fue por darte pesar,
               sino que quise pagar
               la deuda de padre y viejo.
Hablan entretanto padre e hijo

LILLO:

               Agora llega mi vez,
               y convertido en dotor.
               si quieres santir, señor,
               y dar alegre vejez
               a tu padre, está en mis manos
               su salud y vida. Espera.
               Récipe: una purga entera
               de Cubas y sus villanos,
               y verás que en pocos días,
               como yo, si a esto te atreves,
               serás un santo si bebes
               purga de bellaquerías
               sin quedar una no más,
               porque hice mil seguidillas,
               más que la cera amarillas,
               y fui poeta por detrás.


<<<
>>>

Pág. 058 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               Padre mío, estoy de suerte
               que no me puedo alegrar,
               y pienso que has de llorar
               por culpa tuya mi muerte
               si no me haces un favor
               y me cumples un deseo.

DIEGO:

               Dile, hijo, que no creo
               que te le niegue mi amor.

LUIS:

               César me importa que esté
               por esta noche en prisión.

DIEGO:

               Pues, ¿cómo o por qué razón?

LUIS:

               (Buena es la que imaginé.) (-Aparte-)
               Por las cuchilladas que hoy
               tuvo conmigo a mi puerta.

DIEGO:

               Poca razón, aunque cierta.
               A darle noticia voy
               a un alcalde amigo mío,
               que, sin mostrar que es hacer
               mi causa, le hará prender
               de justicia.

LUIS:

               Yo confío
               de tu amor y diligencia
               que me ha de dar este gusto.

DIEGO:

               Vence, aunque no fuera justo,
               el autor a la conciencia.
               Yo voy.

LUIS:

               Vamos, Lillo, pues.

LILLO:

               Pienso que tu mal gobierno
               nos va llevando al infierno
               como recua a todos tres.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 059 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Salen MARÍA, monja, y la SANTA
MARÍA:

               Doña Ana Manrique está,
               madre, de un mortal dolor
               de costado cual dirá
               esta carta, y con temor
Dásela
               yo de que está muerta ya.
               Fue de don Jorge mujer,
               y por lo que a los dos debo,
               madre, llego a interceder
               por ella. A mucho me atrevo
               pero por mí lo ha deshacer.
               Escríbele, madre mía,
               que ruegue por ella a Dios
               que es hoy el séptimo día,
               y a mí, por ver que las dos
               nos hacemos compañía.
               También me escribe le acuerde
               esto mismo, madre Juana.
               Duélase de la edad verde
               de su devota doña Ana
               que aprisa la vida pierde.


<<<
>>>

Pág. 060 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Siempre doña Ana Manrique
               con obras y devoción
               me ha obligado a que publique
               su valor y mi afición
               le muestre y le signifique;
               y así yo tendré el cuidado
               que a su mucho amor le debo,
               y Dios será importunado
               de mí, pues siempre me atrevo
               a su llaga de el costado
               en cuya fuente divina
               la experiencia y la esperanza
               salud y vida imagina,
               que aun al dueño de su lanza
               le sirvió de medicina.
               En su costado pondré
               el dolor que en él padece
               doña Ana, y Jesús le dé
               la salud que ella merece,
               si no por mí, por su fe;
               que fue mi perseguidor
               don Jorge, y por su persona
               la debo tener amor,
               pues me labró la corona
               de tanto precio y valor.

MARÍA:

               ¡Ay madre del alma mía!
               Que renueva la memoria
               que de él tengo cada día.
               ¿Si está don Jorge en la gloria,
               cómo de Dios se confía?
               Si por ventura padece
               en purgatorio por mí,
               ¿qué más la causa merece
               que en este mundo le di?


<<<
>>>

Pág. 061 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


SANTA:

               Dios es quien le favorece.
               Vaya y tráigame recado
               de escribir; responderé
               a la carta que me ha dado.

MARÍA:

               Favor debido a la fe
               que doña Ana la ha mostrado.
Vase sor MARÍA

SANTA:

               Sabe Dios cuánto deseo,
               como la madre María,
               saber el dichoso empleo
               de don Jorge desde el día
               que murió, que aunque sé y creo
               que Dios a mi instancia y ruego
               le perdonó, y es notorio
               que ha de gozar su sosiego,
               no sé si en el purgatorio
               aún da materia a su fuego.
Aparécese un toro,
al parecer de bronce,
echando llamas
               Regalado Esposo mío,
               soy, como mujer, curiosa
               de saber. Ruego y porfío
               que fue el alma venturosa
               de don Jorge; en Vos confío.
Sacan el toro echando fuego
               Pero ¿qué monstruo de fuego
               de otro Fálaris tirano,
               cielos, turba mi sosiego?
               Laurel, Ángel soberano,
               que os dejéis ver, pido y ruego.


<<<
>>>

Pág. 062 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Sale el ÁNGEL por arriba,
después don JORGE
ÁNGEL:

               ¿Cuándo fue el enamorado
               de la dama que pretende,
               si llamado importunado,
               pues que viene y condeciende
               luego, a su amor y cuidado?
               Aunque yo no he merecido,
               Juana mía, el ser tu amante,
               Dios es por quien he venido,
               y en tu amoroso semblante
               su paje de guarda he sido.

SANTA:

               Con la quietud y reposo,
               Ángel mío, que estáis vos,
               sereno el rostro y hermoso,
               bien dice que veis a Dios
               y que le gozáis glorioso.
Ábrese por un costado el toro
y esté dentro Don Jorge
               ¡Ay mi Laurel!

ÁNGEL:

               Muestra aliento;
               mira a don Jorge en sus penas.


<<<
>>>

Pág. 063 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


JORGE:

               Vuelve, Juana, el pensamiento,
               que en penas de penas llenas
               excedo al rico avariento;
               mas, por lo mucho que alcanza
               tu oración, de los favores
               de Dios espero bonanza,
               que entre las llamas mayores
               es céfiro la esperanza.
               En el purgatorio estoy
               por tu favor y merced;
               pues de mí te acuerdas hoy
               y es tan terrible mi sed,
               piadosas voces te doy
               Madre Juana, la ocasión
               tienes de pagar agravios
               con piadoso galardón;
               recrea mis secos labios
               con agua de tu oracion.
Encúbrese

SANTA:

               Alma pacífica, en medio
               de tantas penas espera,
               que yo por darte remedio
               estas penas padeciera.
               ¡Si hallar pudiera algún medio!


<<<
>>>

Pág. 064 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Baja el ÁNGEL
ÁNGEL:

               Basta el deseo que tienes
               para que a don Jorge valga
               la ayuda que le previenes;
               por ti querrá Dios que salga
               a gozar, Juana, sus bienes.

SANTA:

               ¡Qué bien conoces quién es
               el dueño de aquesa gloria!
               Eres nube de sus pies;
               por mí no encubrió la historia
               de sus ángeles Moisés;
               mas antes que tu hermosura
               me deje triste y se parta,
               la salud que aquí procura
               doña Ana en aquesta carta,
               Laurel divino, asegura.

ÁNGEL:

               ¿Quisieras tú que yo fuera
               y que a doña Ana Manrique,
               salud en su nombre diera,
               por que de tu amor publique
               honra y fama verdadera?

SANTA:

               Por mí no; mas por la gloria
               que ha de resultarle a Dios
               de aquesta hazaña notoria.

ÁNGEL:

               Vamos a verla los dos;
               será tuya esa vitoria.

SANTA:

               Ángel mío, dadme luego
               vuestras alas y favor.


<<<
>>>

Pág. 065 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Sale MARÍA con tinta y papel
MARÍA:

               Madre Juana, tarde llego,
               si hay tardanza en el amor;
               escriba a Madrid la ruego;
               mas ¡ay de mí! que la veo
               penetrando el aire puro.
               Goce yo de ese trofeo.
               Alguna prenda procuro
               cual de Elías a Eliseo.
               Arroje siquiera el velo,
               si Elías arrojó el manto.

SANTA:

               Hermana, tenga consuelo,
               no soy digna, ni levanto
               por tanto tiempo mi vuelo;
               yo volveré a verla luego,
               que voy a ver a doña Ana.
Desaparece

MARÍA:

               Sin vos no tendré sosiego.
               Yo voy a contarlo, Juana,
               con doce lenguas de fuego.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 066 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Salen LILLO y don LUIS, como de noche
LILLO:

               Si va a decir la verdad,
               cosa que no suelo hacer,
               yo no acabo de entender
               tu enredada voluntad.

LUIS:

               ¿Qué dudas? Pregunta.

LILLO:

               Escucha.
               Cuando hablé a la madre Juana,
               en la cual, con ser humana,
               la divinidad es mucha,
               me dijo un largo sermón
               que te dijese y no digo,
               porque pienso que contigo
               pudiera más un salmón;
               y al fin cifró sus consejos
               con que el hombre es vidrio en todo;
               quiébranse del mesmo modo
               los vasos nuevos y viejos.
               No es el concepto muy grave
               a quien no le entiende bien.

LUIS:

               Yo sí entiendo.

LILLO:

               Y también
               un tabernero lo sabe.
               Volví a Madrid con respuesta
               esta tarde, en ocasión
               que tratabas de prisión
               de César. La duda es ésta:
               ¿para qué has hecho prender
               este ginovés, que ha dado
               sospechas de que ha quebrado,
               y a quién has venido a ver?


<<<
>>>

Pág. 067 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¿Dudas más?

LILLO:

               ¿No son tres dudas
               el por qué, cómo y a quién,
               y por ser hombre de bien,
               por dudas, no se ahorcó Judas?

LUIS:

               ¿Prendieron a César?

LILLO:

               Sí;
               que apenas llegó, un soplón
               a un alguacil motilón,
               no de los graves de aquí.

LUIS:

               ¿Qué es motilón?

LILLO:

               Alguacil
               de la villa. ¿Esto no sabes?

LUIS:

               Pues ¿quién son esotros graves?

LILLO:

               En criminal y en civil
               los alguaciles de corte
               son como más estimados
               .................... [ -ados]
               .................... [ -orte]
               los de córte, si los pones
               en danza los más honrados,
               maestros y presentados
               y esos son los motilones.
               Embolsáronle en la red;
               que una vara pesca ya
               ginoveses.

LUIS:

               Porque está
               preso te he de hacer merced
               de un vestido.


<<<
>>>

Pág. 068 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               Tal que pueda
               parecer tu mayordomo.
               Fácil es hacerle.

LUIS:

               ¿Cómo?

LILLO:

               De tus marañas de seda.

LUIS:

               Respondiendo a tu pregunta,
               digo que él tiene una dama
               hermosa y de mucha fama.

LILLO:

               Ésa es mucha gracia junta;
               pero pregunto, ¿héisla visto
               por la mañana en ayunas?

LUIS:

               ¿Por qué?

LILLO:

               Porque sé de algunas
               que, antes de tomar el pisto,
               la unción, el ajo, el betún,
               el no sé cómo le llame,
               tienen una cara infame
               y un frontispicio común;
               y después de preparado
               de el rostro, alguna mujer
               tiene mejor parecer
               que puede dar un letrado.

LUIS:

               Basta decir que es muy bella.

LILLO:

               No basta.

LUIS:

               Pues ¿por qué no?

LILLO:

               Quiero contestarme yo,
               si tengo de hablar con ella.

LUIS:

               Pues por gozar de esta dama
               que pretendo y solicito,
               al ginovés se la quito,
               por más que le quiere y ama,
               porque esta noche tenía
               aplazado el primer bien.


<<<
>>>

Pág. 069 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               Luego, ¿es doncella también?

LUIS:

               Doncella, por vida mía.

LILLO:

               Las doncellas de por vida
               se han dado agora en mudar
               en doncellas al quitar.

LUIS:

               Es doncella y bien nacida.

LILLO:

               ¿Así que nació doncella?
               Esó aún se puede creer
               de tan honrada mujer
               por tu respeto y por ella.

LUIS:

               Yo vengo, en fin, a gozar
               esta cesárea afición.

LILLO:

               Tú vienes a ser ladrón;
               Amor te ha de disculpar.
               Dijo un buen entendimiento,
               por cortesano lenguaje,
               que la ocasión tiene un paje
               llamado arrepentimiento;
               porque es forzosa razón
               que se duela y se arrepienta
               cualquier persona que sienta
               que se pasó la ocasión;
               y tú, que en aqueste ensayo
               nadie quieres que te ultraje,
               por excusar aquel paje
               vienes con este lacayo.

LUIS:

               Calla, que ya en la ventana
               hacen señal.


<<<
>>>

Pág. 070 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               Pues espera,
               que si ella te conociera
               fuera tu esperanza vana.
               Déjame. Llegaré yo,
               y creerá que soy crïado
               de César.

LUIS:

               Bien has pensado.
Sale a la ventana doña INÉS

LILLO:

               ¿He de llegar?

LUIS:

               ¿Por qué no?

INÉS:

               ¡Ce!

LILLO:

               De.

INÉS:

               ¿Sois vos?

LILLO:

               ¿Eres tú?

INÉS:

               ¿Es César?

LILLO:

               Y caballero
               con seis letras de dinero
               bien venido del Pirú.

LUIS:

               ¿Qué dices?

LILLO:

               Aún no me ha oído.

LUIS:

               Habla como su crïado
               y no como él.

LILLO:

               Yo he pecado;
               que pude ser conocido.

INÉS:

               ¿Quién es?


<<<
>>>

Pág. 071 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               Soy un servidor
               o orinal de César, que
               viene con él, y llegué
               por él hablarla. ¿Señor?

INÉS:

               No me hables que le está mal
               a mi honor. Entra, que es hora.

LILLO:

               Ya llega César, señora,
               como un reloj puntüal,
               como un reloj concertado,
               como un reloj cuidadoso,
               como un reloj dadivoso
               y como un reloj armado.

LUIS:

               ¡Mi bien!

INÉS:

               Entrad, gloria mía;
               gozad, César, la ocasión.
Vanse

LILLO:

               Si es César o Cicerón
               allá lo veréis de día.
               Pero ¡por Dios, que he quedado
               a la luna de Valencia!
               El no entrar fue impertinencia,
               lacayo soy serenado.
               Bien me pudiera yo ir
               a acostar, porque mi amo
               no puede, si yo le llamo,
               socorrerme ni acudir.
               No me acuerdo que haya santo
               abogado contra el miedo.
               El mejor santo es san Credo
               y si alguien viene san Canto.


<<<
>>>

Pág. 072 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Sale don DIEGO y habla cada una de por sí
DIEGO:

               Preso está César, y temo
               alguna gran travesura
               de Luis, que es quien procura
               que esté preso.

LILLO:

               Por extremo
               tiemblo.

DIEGO:

               He venido a rondar
               esta calle, por si acaso
               le hallo.

LILLO:

               Ya siento un paso;
               Judas debe de pasar.

DIEGO:

               La casa de doña Inés
               pienso que es aquélla; sí.

LILLO:

               Un bulto negro está allí,
               Mauregato pienso que es.
               Voyme, que es descortesía
               defenderle yo la puerta.

DIEGO:

               Pues él se va, cosa es cierta
               que no es su casa. Querría
               saber quién es. ¡Hola, hidalgo!


<<<
>>>

Pág. 073 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

No soy hidalgo.

DIEGO:

¿Galán?

LILLO:

No soy galán.

DIEGO:

¿Sacristán?

LILLO:

No soy sacristán.

DIEGO:

¿Sois algo?

LILLO:

No soy nada; que es mejor
no ser nada en paz que mucho
en guerra.

DIEGO:

Escuchad.

LILLO:

Escucho.

DIEGO:

¿Es Lillo?

LILLO:

Yo soy, señor;
y si no supiera yo
que es mi amo quien me humilla,
triunfara con la espadilla
que muchas bazas ganó.

DIEGO:

¿Dónde está Luis?

LILLO:

No sé.

DIEGO:

Pues, ¿no está aquí?

LILLO:

Sí, estará.

DIEGO:

Luego, ¿sabes dónde está?


<<<
>>>

Pág. 074 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


LILLO:

               No sé yo si estará en pie,
               sentado, acostado o cómo;
               porque el amor y Mahoma
               permiten que duerma y coma
               sin decirnos duermo y como.

DIEGO:

               No sé si entraré; no es justo
               darle pesadumbre en eso;
               pues su contrario está preso,
               huélguese, siga su gusto.
               ¡Ay, Amor, qué mal cumplís,
               las leyes de vuestro honor!
               Mas soy padre, tengo amor,
               y no más que a don Lüís.
               Huélguese, que aunque no es justo
               haberle en esto ayudado,
               más quiero verme culpado
               que verle a él con disgusto.
               Quedaos Lillo.
Vase

LILLO:

               ¡Oh, padre tierno,
               amoroso y tan sufrido
               que, de amor desvanecido,
               llevas tu hijo al infierno!


<<<
>>>

Pág. 075 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Sale don LUIS
LUIS:

               ¡Oh, mal haya!

LILLO:

               ¿Ya lo escupes?
               ¿Tan malo es el bodegón?

LUIS:

               En gozando la ocasión
               nunca más la calle ocupes.
Sale CÉSAR

CÉSAR:

               El alcaide, aficionado
               de mi dinero y de mí,
               me da licencia que salga
               por esta noche a dormir
               a mi casa.

LUIS:

               Gente suena.

LILLO:

               Si suena será nariz.
               ¿Si es tu padre?

LUIS:

               Sea quien fuere,
               vámonos, Lillo, de aquí.
Vanse don LUIS y LILLO.
Sale a la ventana doña INÉS

INÉS:

               Ya perdido el primer sueño
               será imposible dormir,
               y así quiero ver si César
               se fue ya. ¿No es aquél? Sí.
               César, mi bien...


<<<
>>>

Pág. 076 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


CÉSAR:

               Inés mía,
               dichoso he sido en venir
               a tal punto, pues mi amor
               a la reja recebís.
               No sabéis como estoy preso
               por un señor alguacil,
               que es como necesidad
               con cara de hereje al fin.
               Prendióme por causa leve,
               que apenas llegué a reñir,
               sino a mostrar de mi espada
               el toledano buril.

INÉS:

               ¿Cómo no me lo habéis dicho
               hasta aquí?

CÉSAR:

               Porque no os vi
               hasta agora.

INÉS:

               ¿Cómo es eso?
               César mío, ¿qué decís?

CÉSAR:

               Digo, mi bien, que estoy preso,
               y por dineros salí
               esta noche de la cárcel,
               y mi amor vengo a cumplir.
               Mandad, señora, a una esclava
               de quien fïando os servís,
               que, porque espero a la puerta,
               venga más de prisa a abrir.

INÉS:

               ¿Qué decís, César?

CÉSAR:

               ¿Qué digo?
               ¿Qué confusión hay aquí
               de lenguas? Nunca yo os dije
               cosas de amor en latín.
               Mandadme abrir; no os burléis.


<<<
>>>

Pág. 077 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


INÉS:

               Si vos no os burláis de mí,
               no os entiendo.

CÉSAR:

               ¿Cómo no?

INÉS:

               Pues ¿agora no salís?

CÉSAR:

               Sí, señora, de la cárcel.

INÉS:

               No, sino de mi jardín,
               donde, en amorosos lazos,
               palabra de esposa os di;
               donde, con atrevimiento
               más que fuera justo en mí,
               Venus matizó las rosas
               de mi mal logrado abril.

CÉSAR:

               ¿Qué es lo que decís, Inés?
               Yo no soy, porque no fui
               el venturoso ladrón,
               abeja de ese jazmín,
               Otro Paris ha gozado
               lo que a mí me atribuís,
               que no guarda más sus frutos
               el paraíso de Madrid.

INÉS:

               Ya, cortesano extranjero
               y desatino gentil,
               te entiendo; ya sé que niegas
               las prendas que yo te di.
               No es este lugar de quejas
               ni he de dar voces aquí;
               mujer soy, si me injuriaste
               yo me vengaré de ti.

Vase doña INÉS


<<<
>>>

Pág. 078 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


CÉSAR:

               Escucha, engañada hermosa;
               mira si fue don Luis
               el ladrón del dulce sueño
               que ha tenido tan mal fin.
               Él es, sin duda ninguna.
               ¡Plegue a Dios, si fuese ansí,
               que marchite y seque el tiempo
               la verde edad de mi abril!
               ¡Plegue a Dios no vuelva
               a Italia sin padecer y sentir,
               tormentas donde me anegue
               sin darme ayuda el delfín!
               ¡Plegue a Dios que Dios me falte
               si no me vengare en ti
               o matándote o muriendo,
               pues es vengarse el morir!

Vase.


<<<
>>>

Pág. 079 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Sale la SANTA sola
SANTA:

               ¿No sabremos, cuerpo bajo,
               qué cansancio o aflicción
               os da pena? Mas no son
               ruines para el trabajo.
               ¿Diréis que andáis todo el día,
               lo que el coro da lugar,
               ocupado, ya en curar
               monjas en la enfermería,
               ya en los ejercicios santos
               del fregar y del barrer,
               ya en ir al horno a cocer
               el pan para pobres tantos,
               ya en llevar de la obediencia
               el yugo, y querréis decir
               que ya no podéis sufrir
               tanto ayuno y penitencia,
               que os dé descanso de hoy más?
               ¿Y parecerá muy bien
               que, cual los hijos de Efrén,
               volváis la cabeza atrás,
               cuando la victoria espera
               el premio que merecéis,
               y que cansado os paréis
               en mitad de la carrera?
               No, cuerpo, hasta la vitoria,
               si la queréis alcanzar,
               todo ha de ser pelear,
               que al fin se canta la gloria.
               Quien quiere tener caudal
               cuando el alma se despida
               en el día de la vida
               ha de ganar el jornal
               que en la noche de la muerte,
               como el jornalero, cobra;
               que no ha de alzar de la obra
               hasta la noche el que es fuerte.
               Caminad, que se apresura
               la noche, y si tenéis cuenta,
               a vista estáis de la venta,
               si es venta la sepultura;
               si viene el cansancio,
               echalde, y anímeos el interés
               por que no os digan después
               que tomáis el pan de balde.


<<<
>>>

Pág. 080 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


Salen la VIRGEN, nuestra señora,
y el niño JESÚS, el ANGEL
y otro ANGEL arriba.
Toquen chirimías
VIRGEN:

               ¡Juana!

SANTA:

               Virgen amorosa,
               luna, sol, palma en cadés,
               plátano, cedro, ciprés,
               lirio, clavellina, rosa.

JESÚS:

               ¡Dulce esposa!

SANTA:

               Eterno amante,
               David, Salomón, Asuero,
               hombre Dios, león, cordero,
               pastor, Rey, niño, gigante,
               siempre he de subir a veros,
               amor, con santa ventaja.

JESÚS:

               Ansí ensalzo al que se abaja.

SANTA:

               Amores son verdaderos.

JESÚS:

               ¿Qué haces?

SANTA:

               Reprender,
               mi Dios, un cuerpo holgazán
               que, comiendo vuestro pan,
               la carga deja caer
               que la religión encierra;
               pero como fue formado
               de tierra y está cansado,
               no hay quien le alce de la tierra.


<<<
>>>

Pág. 081 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


VIRGEN:

               ¿Quiéreste, Juana, venir
               con nosotros?

SANTA:

               Si ha de ser
               el ir para no volver,
               no tengo que prevenir;
               todo, reina soberana,
               está a punto; vamos luego.

JESÚS:

               A mi celestial sosiego
               irás brevemente, Juana;
               ruegos de tus monjas son
               los que hasta aquí han impedido
               tu muerte.

SANTA:

               Tu amor ha sido,
               mi Dios, larga dilación
               de este destierro pesado;
               y siendo, Señor, ansí,
               con David diré, "¡Ay de mí,
               que me le habéis prolongado!"
               Pero, amores, ¿dónde bueno
               vais, que así me convidáis?

JESÚS:

               A recrearte.

SANTA:

               Bien dais,
               amoroso nazareno,
               muestras que es vuestro blasón
               el amor que aquí os envía.

JESÚS:

               Ven.

SANTA:

               En vuestra compañía
               todo será recreación.
               Dejadme, mi Dios, besar
               estos soberanos pies,
               porque a los vuestros después,
               Virgen, me pueda postrar.


<<<
>>>

Pág. 082 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


JESÚS:

               ¡Ay prenda cara, y qué de ello
               te quiero!

SANTA:

               ¡Qué tal escucho!
               ¡Ay mi Dios!

JESÚS:

               ¿Quiéresme mucho?

SANTA:

               Mucho.

JESÚS:

               ¿Cuánto?

SANTA:

               Tanto de ello.

JESÚS:

               Pídeme mercedes.

SANTA:

               Pido
               dos cosas no más, mi Dios;
               mas siendo tan largo Vos
               corta en el pedir he sido.
               Un muerto y un vivo son
               los que por intercesora
               me han puesto, y de Vos agora
               tienen de alcanzar perdón.
               El alma, Esposo divino,
               de don Jorge está penando
               y entre llamas apurando,
               como metal rico y fino,
               los quilates de aquel oro
               que en vuestra mesa ha de estar;
               yo le vi, Señor, penar
               dentro de un ardiente toro,
               con un tormento excesivo;
               alcance yo de estos pies
               que esté ya libre.


<<<
>>>

Pág. 083 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto II Tirso de Molina


JESÚS:

               ¿Quién es
               el segundo?

SANTA:

               Un muerto vivo;
               muerto en vicios vino al mundo.
               Es, mi Jesús, don Lüís,
               y si Vos le reducís
               tendréis un Saulo segundo.

JESÚS:

               Hijo que desobedece
               a su padre, Juana mía,
               y en sus pecados porfía
               obstinado, no merece
               mi perdón.

SANTA:

               Sí, sí, mi Dios,
               que es mi devoto su padre;
               pues sois su divina Madre,
               Virgen, pedídselo vos.

VIRGEN:

               Hijo, a cosa que os suplica
               Juana, no digáis de no.

JESÚS:

               Madre, no sea; cesó
               mi enojo.

SANTA:

               Ya quedo rica.

JESÚS:

               Yo haré que, cual otro Saulo,
               si a la virtud hace guerra,
               caiga don Luis en tierra
               y imite después a Paulo.

SANTA:

               ¿Y de don Jorge, Señor?

JESÚS:

               Por ti, Juana, le perdono.

SANTA:

               Vuestro eterno amor pregono.

JESÚS:

               Hoy a mi eterno favor
               subirá.

SANTA:

               ¿Qué, por los dos
               tal favor se me concede?

VIRGEN:

               Sí, que todo aquesto puede
               Juana de la Cruz con Dios.

Toquen chirimías, y vanse todos

FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 084 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Salen don DIEGO, don LUIS y LILLO
DIEGO:

               Seguro estás, hijo ingrato,
               de que no culpe y condene
               tu injusto y vicioso trato.
               Porque mi lengua no tiene
               palabras, no te maltrato.
               Será tu culpa mayor
               no hallarse castigo igual
               en palabras ni en rigor,
               que aun no sé decir el mal
               que sabes tú hacer mejor.
               Tus vicios me han retirado
               de Madrid, y la prisión
               fingida, el amor pasado;
               no estoy como Cipión
               con más honra desterrado,
               sino por vicios ajenos,
               por necesidad, jamás
               honrosa para los buenos;
               no sabré decirte más
               ni tú sabes hacer menos.


<<<
>>>

Pág. 085 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               ¡Con sermones cada día,
               sin por qué ni para qué!
               ¡Oh, qué enfadosa porfía!
               ¿Estoy yo falto de fe,
               o he venido de Turquía?
               ¿Qué he hecho yo que no sea
               lo que un caballero mozo
               si no es cartujo desea?
               ¿Qué quieres? Mis años gozo
               como mi edad los emplea.
               ¿He sido yo, cual Nerón,
               que quiso mudar el ser
               por variar el afición?
               Querer bien a una mujer
               es marca de discreción.

LILLO:

               Y a dos y a tres y a tres mil,
               y a cuantas el mundo abarca;
               sea hermosa, noble, vil,
               no es culpa mayor de marca
               y no es marca de gentil.

LUIS:

               ¿Tú predicas?

LILLO:

               ¿Y te pesa?
               ¿Qué motilón no aprendió
               a echar también su traviesa,
               y si en el púlpito no,
               predica sobre una mesa?

DIEGO:

               Como todos en mi casa
               de tus daños participan,
               y toda por ti se abrasa,
               los que pueden se anticipan
               a llorar el mal que pasa;
               como has jugado y perdido
               la hacienda, que es sangre y vida,
               cualquiera será atrevido
               a culparte de homicida,
               pues tu flaqueza ha sentido.


<<<
>>>

Escena III
Pág. 086 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Ya jugué, ya se perdió;
               también se pudo quemar
               la hacienda.

LILLO:

               ¿Y no se quemó?

LUIS:

               La hacienda es para gastar,
               que para guardarla no.
               Ninguna moneda es buena
               no más que para dar peso
               a un arca pesada y llena;
               si no ha de servir más de eso
               bien puede henchirse de arena.

LILLO:

               Eres leído; ese ardid
               usó con agüelos míos
               o tuyos mi agüelo el Cid,
               mas no consiente judíos
               guardosos nuestro Madrid,
               que el señor Lercio, el pobre,
               gasta más de, lo que tiene
               y el tercio antes que le cobre;
               y al guardoso le conviene
               prestar de lo que le sobre.


<<<
>>>

Pág. 087 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               No alabo yo de prudente
               a quien detuviese un río
               y guardase la corriente:
               ese fuera desvarío,
               pues corre continuamente.
               Coger la que es menester
               y la demás agua pase,
               pues hoy vendrá como ayer.
               Quien tiene renta no tase,
               guarde ni estreche el poder,
               que los ríos y los juros
               corren siempre, están sus dueños
               de la agua y renta seguros,
               y no han de ser más pequeños
               sus gastos, ni ellos más duros;
               pero es necio el que a la fuente
               del río y de la hacienda,
               deshace y rompe y no siente
               que, cuando después pretenda
               agua y río, no hay corriente.
               Mis posesiones vendí;
               ya no tengo posesión
               ni buena esperanza en mí;
               retiréme a Torrejón,
               mi sepulcro tendré aquí;
               éste has querido dejarme
               que no le vendes jamás,
               y no ha sido por honrarme,
               mas porque no viva más
               ni falte donde enterrarme.


<<<
>>>

Pág. 088 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Déjame ir. ¿Qué galera
               es ésta? ¿No basta el remo,
               sino atado al banco?

DIEGO:

               Espera.

LUIS:

               ¿Cómo he de esperar, si temo?
               Déjame esconder siquiera;
               son mis costumbres feroces,
               mi vida áspera e inculta;
               si por fiera me conoces,
               la fiera luego se oculta
               que siente pasos y voces.
               ¿No hay Indias? Italia y Flandes,
               ¿no pagan sueldo al soldado?
               Que vuelva, pues, no me mandes,
               que en mis males he juzgado
               verte y oírte por grandes.


<<<
>>>

Pág. 089 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               Escucha, que ya el temor
               de padre que te castiga
               quiere aplacar el rigor,
               aunque se murmure y diga
               que soy vasallo de amor;
               que de mi pasión arguyo
               que alma y vida perderé;
               pues gusto, aunque es malo el tuyo,
               no sólo que digan que
               esclavo soy, pero cúyo.
               Si con honrosas ventajas
               siguieras en una impresa
               el ronco son de las cajas,
               que el honor que se interesa
               ilustra personas bajas,
               eso, Luis, ¿por qué no
               pudiera ser? Que soldado
               honraras a quien te honró;
               mas irte desesperado
               eso no lo diré yo.
               Espera y pretenderé
               en Madrid alguna plaza
               honrosa que el rey te dé,
               porque con industria y traza
               se alcanza lo que hoy se ve.
               El rey me la prometió.
               cuando le anduve sirviendo,
               y para ti diré yo
               que la plaza, Luis, pretendo,
               que cuyo soy me mandó.
               Cuando, después, victorioso
               volvieses y acrecentado
               con algún oficio honroso,
               no pagues lo que te he dado;
               gózalo tú y sé dichoso,
               que aunque es de tu padre y tuyo
               el bien, ni aun correspondencia
               de tu ingrato pecho arguyo,
               y así yo le doy licencia
               que no diga que soy suyo.


<<<
>>>

Pág. 090 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Suéltame el brazo, que entiendo
               que es del mar y que me anega.
Derríbale

DIEGO:

               Con nueva razón me ofendo,
               y ya mi pasión es ciega
               si vengarme no pretendo.
               Apartas con tanta ira
               de tus brazos mi flaqueza
               que he caído; ¿no te admira
               que está a tus pies tu cabeza,
               y que Dios te escucha y mira?

LUIS:

               El viejo es fruta madura,
               cáese ella misma y se pierde.

DIEGO:

               Es verdad, y más segura
               y más dulce que la verde
               y más tan amarga y dura.
               La misma comparación
               puso alabando a los viejos,
               aquel prudente Catón,
               que en sus maduros consejos
               hay salud, gusto y sazón.


<<<
>>>

Pág. 091 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Pues cuando la fruta verde
               está en almíbar suave,
               amargura y daño pierde,
               y así hay mancebo que sabe
               más de que algún viejo acuerde.
               Más discreto soy que vos.
Dale con el pie y vase don LUIS
               Levantaos y pasaré,
               que no cabemos los dos
               en el mundo.

DIEGO:

               Llega el pie
               que abrasen rayos de Dios.
               Por el pie aleve y escala
               este ya violado templo
               donde tu pie se señala.
               Dios le corte para ejemplo
               de quien en culpas te iguala.
               Bien haces, traidor; levanta
               contra mí, pues yo la he hecho,
               esa mal trazada planta,
               cuyo edificio deshecho
               deje la venganza santa.


<<<
>>>

Pág. 092 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Salen los pastores,
CRESPO, BERRUECO, y MINGO
CRESPO:

               ¿Voces, clamores, rüido
               y salir echando chispas
               don Lüis? Desgracia ha habido.

BERRUECO:

               ¡O que le piquen avispas;
               que es un bárbaro atrevido!
               Pero ¿no ves cómo está
               levantándole del suelo
               Lillo al viejo?

MINGO:

               Entremos ya.

CRESPO:

               ¡Oh, malos truenos del cielo,
               que quemen al que se va!
               ¿Qué es esto, señor?

DIEGO:

               No fue,
               no tiene ser el pecado.

BERRUECO:

               ¿Quién os derribó y por qué?
               Que él se verá derribado
               de Dios si le asienta el pie.

DIEGO:

               No quiero que se alborote
               Torrejón.

CRESPO:

               Pues ¿de eso dudas?
               Es un Judas Iscariote
               don Lüis, y mató Judas
               al padre con un garrote.

LILLO:

               No hay quien a contar acierte
               lo que hoy ha sufrido el cielo.

DIEGO:

               Ya fragua un rayo más fuerte.
               Voy a quien me dé consuelo,
               que es Juana en mi adversa suerte.

Vanse don DIEGO y LILLO


<<<
>>>

Pág. 093 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


CRESPO:

               No viniera un ciego aquí,
               y otras veces son prolijos,
               y rezaran, Mingo, ansí,
               "Padres, los que tenéis hijos,
               criadlos bien, porque sí."
               Mas volvámonos, compadre,
               porque mi niña quedó
               muriéndose, y ya sin madre
               quedará, y quedaré yo
               sin un perro que me ladre.
Sale CÉSAR

CÉSAR:

               ¿Por qué, si sabéis, amigos,
               le lleva ansí a los hombros
               Lillo a su amo?

CRESPO:

               Hay testigos
               que vieron con mil asombros
               de venideros castigos
               que don Luis le derribó
               y dio con el pie al volver
               a su padre, y le dejó;
               que es víbora y quita el ser
               al dueño que se le dió.

CÉSAR:

               No creo yo de don Luis
               esa nueva mentirosa.

CRESPO:

               Muy en su favor venís.

CÉSAR:

               Don Lüis no hiciera cosa
               tan buena como decís.

MINGO:

               ¿Esto es bueno?


<<<
>>>

Pág. 094 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


CÉSAR:

               En la ocasión,
               porque maltratar al padre
               de tan mal hijo es razón,
               y en dar la muerte a su madre
               fue justísimo Nerón;
               que quien tal monstruo parió
               merecido premio fue
               morir por él cual murió,
               y es justo poner el pie
               en quien tal monstruo crió.

CRESPO:

               ¡Andaos a plomosías!
               Vamos, mi niña veremos,
               que son al fin cosas mías.
Vanse los tres PASTORES

CÉSAR:

               Siguiendo al fin tus extremos,
               honor, al campo me envía.
               Aquí dicen que ha venido
               mi enemigo don Lüis;
               si os tiene tanto ofendido,
               César, A tiempo venís
               que todo lo halláis vencido.
               A don Lüis no conviene
               temer, que eso mesmo le ata
               las manos; vencido viene,
               que quien su padre maltrata
               cierta la desdicha tiene.
               Y si pensaba Caín,
               muerto ya su hermano Abel,
               con ser menos culpa, en fin,
               que la tierra iría tras él
               hasta darle un triste fin,
               en don Lüis que dice o piensa
               que está mi espada envainada,
               mejor vengaré mi ofensa
               estando contra él la espada
               de Dios alzada y suspensa.


<<<
>>>

Pág. 095 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Sale la SANTA sola
SANTA:

               Albricias, alma mía,
               que ya de vuestro bien se acerca el día,
               y el destierro cumplido
               que ausente de la patria os ha tenido,
               el soberano Esposo
               llamándoos a su tálamo amoroso,
               con música os convida
               a eterna paz, a enamorada vida,
               al néctar de su vista deleitoso,
               al real palacio, a la tranquila casa
               donde no llega el mal ni el bien se pasa.
               Con el salmista hebreo
               cante, cual cisne, amor, vuestro trofeo;
               decí a vuestro querido,
               "Alegre estoy, mi Dios, de lo que he oído,
               dichosa habitadora
               seré de la ciudad donde el bien mora;
               ya se pasó el invierno
               ya se acerca el abril y el mayo tierno
               que el cierzo no marchita ni desflora.
               Jerusalén, tus calles infinitas
               veré empedrar de jaspe y margaritas."


<<<
>>>

Pág. 096 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Sale el ÁNGEL
ÁNGEL:

               Juana: ¿qué nuevo canto
               te iguala al cisne?

SANTA:

               ¡Ay, mi custodio santo!
               ¡Ay mi laurel divino,
               mi guarda compañero y mi padrino!
               Del contento que encierro
               pedí albricias. Alzáronme el destierro.
               Mañana, ángel, mañana,
               veré con vos la patria soberana
               rotos los grillos del pesado hierro
               que Adán echó a los hombres, de tal suerte,
               que no hay romperlos otro que la muerte.

ÁNGEL:

               La invención sacrosanta,
               mañana, de la Cruz celebra y canta
               todo el mundo, y en ella
               te quiere Dios llevar a su Sión bella.
               En semejante día
               naciste al mundo para su alegría,
               el hábito tomaste
               y en este santo día profesaste.
               Juana eres de la Cruz, pupila mía,
               la Cruz adoras y en su día subes
               pasando estrellas y pisando nubes.

SANTA:

               Para tan grande fiesta
               como me ofrece amor y Dios me empresta,
               cuando mi bien señalas,
               laurel divino, vuélveme mis galas;
               mi guardajoyas fuiste,
               la púrpura que el mismo Dios se viste
               de la cruz y los clavos
               que dieron libertad a sus esclavos,
               y la corona que guardar quisiste
               me puedes, Ángel, dar, porque con todas
               pueda subir a celebrar sus bodas.


<<<
>>>

Pág. 097 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


ÁNGEL:

               La cruz de Cristo, dama,
               está a la cabecera de tu cama;
               los clavos y corona
               que el reino de tu Esposo y bien pregona
               por único monarca,
               guardadas tengo, Juana mía, en el arca
               de tus joyas divinas,
               donde tienes cilicio y disciplinas,
               y otra prenda de amor que en cuanto abarca
               el sol no la hay más rica ni más bella,
               en el arca te espera; corre a vella.

SANTA:

               ¿Qué prenda es, Ángel santo,
               la que me da mi Esposo y vale tanto?

ÁNGEL:

               No vale Dios más que ella.

SANTA:

               ¡Ay prenda soberana! ¡Ay joya bella!
               ¿Y en el arca encerrada
               la tiene Dios?

ÁNGEL:

               En ella está guardada.

SANTA:

               ¿Qué joya es, Ángel bello?
               Decidlo, que me muero por sabello.

ÁNGEL:

               Para que tu alegría sea doblada
               no lo sabrás por más que lo deseas
               hasta que abriendo el arca tu bien veas.

Vase el ÁNGEL


<<<
>>>

Pág. 098 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Albricias, madres mías,
               tocad a fiesta; haced mil alegrías,
               venid cantando todas
               veréis la joya de mi amor y bodas.
               ¡Ah, arca soberana!
               ¿Por qué no vas a verla, indigna Juana?
               Alegraos, cielo, tierra,
               por la joya que Dios en mi arca encierra,
               por lo que en ella mi ventura gana.
               Madres, vengan, verán mi prenda rica,
               pues sólo es bien el que se comunica.
Salen MARÍA, monja, y otra MONJA

MARÍA:

               Madre: ¿qué voces son éstas?

SANTA:

               Si vieran lo que me ha dado
               mi divino enamorado,
               hicieran conmigo fiestas.
               ¡Oh, qué prendas manifiestas
               tengo, madres, del amor
               de mi divino Señor!
               ¡Oh, qué joya tengo entre ellas
               que aventaja a las estrellas
               en belleza y resplandor!

MARÍA:

               ¿Dónde está? Vámosla a ver,
               sí nuestro amor lo merece,
               que, pues tanto la encarece,
               notable debe de ser.

MONJA 1:

               Pues ¿no podremos saber
               qué joya es?


<<<
>>>

Pág. 099 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               No lo sé yo,
               madres, que quien me la dió
               decírmelo no ha querido,
               porque el bien no prevenido
               en mucho más se estimó.
Descúbrese una arquilla curiosa sobre una mesa
               Pero, pues el arca es ésta
               o, por mejor decir, zona
               de los clavos y corona
               que son galas de mi fiesta,
               hoy he de hacer manifiesta
               a todos la dicha mía,
               y la joya que me envía
               mi Dios les he de mostrar
               por que puedan celebrar
               justamente ml alegría.
               Hinquen las rodillas todas.
Híncanse

MONJA 1:

               ¿Qué será?

MARÍA:

               Nuevos favores
               de Dios, cada vez mayores.


<<<
>>>

Pág. 100 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Centro feliz que acomodas
               las ventas de nuestras bodas;
               velo hermoso, aunque pequeño;
               depósito de el empeño
               que el amor ha puesto en ti;
               nave, que del Potosí
               trae riquezas de mi dueño,
               haz manifiesto el tesoro
               que apetece mi deseo;
               fe tengo, con ella creo
               lo que sin ver en ti adoro;
               salga de su mina el oro
               que a mi ventura prevengo,
               que, pues a gozarle vengo
               sin saber lo que es diré,
               "Tan rica estoy que no sé,
               gran Señor, lo que me tengo."
Ábrese el arca y sale entre nubes doradas
el Santísimo Sacramento
               Pero ¡ay cielos! ¿Qué ventura
               es ésta?

MARÍA:

               ¡Milagro extraño!


<<<
>>>

Pág. 101 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Pan que fertiliza el año
Toquen poco
               de la celestial hartura;
               maná de eterna dulzura,
               blanco que señala Juan,
               medalla de amor galán,
               pues a mi arca habéis venido,
               diré que habéis proveído,
               mi Dios, el arca del pan.
               Mas, decidme, Esposo amado,
               ¿a qué a mi arca venís?
               ¿De qué enemigos huís,
               que os acogéis a sagrado?
               ¿Si porque os he celos dado
               os escondéis para prueba
               de mi amor? Ya sé que os lleva
               a que acechéis almas fieles
               por ventanas y canceles,
               mas por arca cosa es nueva;
               mas como parto mañana
               a la patria de la vida
               prevenísme la comida,
               providencia soberana.


<<<
>>>

Pág. 102 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Aparécese el ÁNGEL junto al arca
detrás de ella
ÁNGEL:

               Esta forma, amada Juana,
               comulgó un hombre en pecado
               que está muerto y condenado,
               y saliendo de él se vino
               a tu poder.

SANTA:

               ¡Qué divino
               favor! ¡Qué tierno bocado!
               Con tan divinos despojos,
               ¿quién me iguala, laurel santo?

MONJA 1:

               Llena de amoroso llanto
               estoy.

SANTA:

               Fin de mis enojos,
               pan de leche, pan con ojos
               vos cumplisteis la esperanza
               de mi bienaventuranza;
               mañana os comulgaré
               y la gloria alcanzaré,
               pues llevo en vos la libranza.
Toquen poco. Encúbrese el Ángel y el arca

MONJA 1:

               Llena de confusión santa
               voy.


<<<
>>>

Pág. 103 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Que tanto Dios regale
               un alma! La luz que sale
               de su hermoso rostro es tanta
               que nos deslumbra y espanta.

MONJA 1:

               Con tal reverencia quedo,
               que no oso hablarla, aunque puedo

MARÍA:

               ¿Quién su dicha no pregona,
               dándote Dios tal patrona,
               reino ilustre de Toledo?
Vanse las MONJAS
Salen los pastores,
CRESPO, BERRUECO y MINGO

CRESPO:

               Si no me la resocita
               yo me ahorco, madre Juana

SANTA:

               ¡Oh hermanos!

CRESPO:

               Firmeza hermana;
               y mos ama, no permita
               tal desgracia.

SANTA:

               Pues ¿qué ha sido?

CRESPO:

               Mis pecados deben ser.
               Cenó mi Elvirilla ayer
               unos berros, que han urdido
               mis penas, que tiene tacha
               de comerlos. Socedió
               --¡ay Dios!--que la dije yo,
               "No comas berros, mochacha."


<<<
>>>

Pág. 104 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               ¿Y pues?

CRESPO:

               Comió un amapelo
               entre los berros, y luego
               tomó las de Villadiego
               y afufólas para el cielo,
               que acá mos solos tenía;
               era sola y viudo yo,
               que Mari Crespa murió
               dicen que de hipocresía.

BERRUECO:

               De hidropesía diréis.

CRESPO:

               Sea lo que huere, en fin;
               ella heredaba un mastín,
               seis gallinas y otros seis
               pollos, un majuelo, un banco,
               un barbecho y un rastrojo;
               un buey, aunque tuerto y cojo;
               un asno sin cola y manco,
               una cama, un arambel
               con la historia de Tobías
               cuando al gigante Golías
               mató junto a Peñafiel,
               y otras cosas, que só rico.
               ¡Mirad vos qué hemos de her
               sin hijos y sin mujer
               el buey y yo y el borrico!
               Dadle vida, que es afrenta
               que de comer ensalada
               muera una mujer honrada
               sin estar calenturienta.
               Si la matara el dotor
               entre los más que ha matado
               que, aunque necio, es licenciado,
               diérame menos dolor;
               que, en fin, el puebro y alcalde
               le pagamos y hace bien,
               en matarmos, que no es bien
               que le paguemos de balde;
               mas un amapelo crüel
               no es bien. Sanad mi dolor,
               que se correrá el dotor
               de no haberla muerto él.


<<<
>>>

Pág. 105 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               No seáis tan malicioso.

CRESPO:

               No es malicia hablar verdad.
Sale don DIEGO

DIEGO:

               Madre, estos labios honrad
               con esos pies; vergonzoso
               vengo y con razón a vos
               por no tomar los consejos
               que, en ser vuestros, son espejos
               de la claridad de Dios.

SANTA:

               Señor don Diego no es
               aquese vuestro lugar.


<<<
>>>

Pág. 106 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               No os oso al rostro mirar,
               y así me postro a los pies.
               Un hijo que a intercesión
               vuestra, madre, Dios me ha dado
               y por haberse crïado
               con la santa educación
               vuestra en su tierna niñez,
               imaginé que aprendiera
               virtudes, con que me diera
               después alegre vejez;
               con las alas que mi amor
               le ha dado, la libertad
               de su loca y moza edad,
               el poco freno y temor
               que rompe y desprecia ya,
               tan en mi daño ha salido
               que, si la culpa he tenido,
               la pena él mismo me da,
               por darle yo larga rienda.
               A tal extremo ha llegado,
               que habiendo desperdiciado
               la honra con el hacienda
               que le di como indiscreto
               y él no supo disponer,
               por no tener que perder
               viene a perderme el respeto;
               aconsejástesme vos
               con tiempo que no le diese
               tanta licencia y temiese
               la estrecha cuenta de Dios.
               Pudo más su amor conmigo;
               por su causa a Dios dejé,
               y así quiere que me dé
               él mismo, madre, el castigo.


<<<
>>>

Pág. 107 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


SANTA:

               Y es razón, que a quien el yugo
               de Dios por sus gustos trueca
               sea el mismo por quien peca,
               señor don Diego, el verdugo;
               que no por ser don Lüis
               vuestra sangre era razón
               no enfrenar su inclinación;
               que la sangre, si advertís,
               con ser la vida y substancia
               del cuerpo y más excelente
               humor, la saca el prudente
               cuando daña su abundancia.
               Cuando los límites pasa
               un hijo y la ley de Dios,
               sacad esa sangre vos
               y echadla, señor, de casa,
               que, si no es por este medio
               y no os permitís sangrar,
               mal os podremos curar
               agora que no hay remedio.
               A mi Esposo he suplicado
               que de don Lüis y vos
               se duela. Es todo amor Dios;
               su real palabra me ha dado
               de enfrenar su juventud.
               Vos le pudierais sanar,
               que no siempre se ha de dar
               por milagro la salud;
               pero, como escarmentéis,
               explicaréselo agora.


<<<
>>>

Pág. 108 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               Si vos sois mi intercesora,
               madre, ¿qué no alcanzaréis?

CRESPO:

               ¿Y mi hija, madre Juana?

SANTA:

               A mi Esposo celestial
               rogaré.

CRESPO:

               Ya olerá mal;
               ruégueselo presto, hermana.
Sacan la NIÑA muerta

SANTA:

               Dos padres piden, mi Dios,
               a vuestro amor excesivo
               por dos hijos: uno vivo
               y otro muerto. Pues sois Vos
               camino, verdad y vida,
               dádsela a los dos, que en calma
               están, al uno en el alma,
               que en vicios muerta y perdida
               pide por ella su padre,
               y a la otra en el cuerpo. En esto
               haréis, Señor, manifiesto
               que me amáis.

NIÑA:

               ¡Ah Juana madre!
               ¿Por qué del sosiego eterno
               me sacas, si en él me ves,
               para que crezca después
               y me condene al infierno?
               ¿Por qué del sacro sosiego
               y del lugar celestial
               quieres que al mundo mortal
               vuelva a tu instancia y tu ruego?
               Posando estoy; adiós, madre;
               ¿a qué he de volver al suelo
               pudiendo siempre en el cielo
               encomendarle a mi padre?


<<<
>>>

Pág. 109 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


TODOS:

               ¡Gran milagro!

SANTA:

               Escarmentar
               en aqueste ejemplo pueden
               todos los padres que exceden
               la justa ley en amar
               a sus hijos demasiado.

DIEGO:

               Admirado, madre, voy.

SANTA:

               Señor don Diego, desde hoy
               veréis vuestro hijo enmendado.

DIEGO:

               ¡Gran santa!
Vanse la SANTA y don DIEGO

BERRUECO:

               Desde este día
               mis hijos castigaré;
               a azotarlos voy a fe
               que si el padre que los cría
               con libertad se condena,
               que no ha de haber quien me note
               en eso.

MINGO:

               Yo haré un azote
               que de docena en docena
               los sacuda.

CRESPO:

               Voy a dar
               tierra a Elvira.

BERRUECO:

               ¡Oh, quién pudiera,
               porque mujeres no hubiera,
               cuantas viven enterrar!

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 110 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Salen LILLO y don LUIS
LILLO:

               Tamañito estoy, que un niño
               me meterá en un zapato.
               Yo, señor, ya no te riño,
               que quien tiene tan mal trato
               no ha menester más aliño;
               pero no quiero que venga,
               sobre ti un rayo de Dios,
               y estando yo cerca tenga
               en que entender con los dos.
               Voyme, por fin de mi arenga;
               dos amos de malos tratos
               bastan, que el temor me amansa;
               no quiero terciar contratos
               de amor, que el diablo se cansa,
               dicen, de romper zapatos.

LUIS:

               Ya te habías de haber ido.

LILLO:

               No pagas; porque me pagues
               lo que debes me despido.

LUIS:

               Mira, Lillo, no me estragues
               la paciencia.

LILLO:

               ¿Hete servido?

LUIS:

               Sí.

LILLO:

               ¿Hasme pagado?

LUIS:

               Sí y no.

LILLO:

               Dime tú esa adivinanza,
               porque no la entiendo yo.


<<<
>>>

Pág. 111 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Ya te pagué en esperanza,
               que alguno en ellas pagó.

LILLO:

               ¿Dísteme otra cosa?

LUIS:

               Sí;
               más de dos bellaquerías
               que has aprendido de mí,
               y valen en estos días
               las indias de un Potosí.
               Pregúntale a la riqueza
               por qué comunica menos
               con los hombres de nobleza
               o ingenio al fin, con los buenos,
               que ellos tienen más probeza,
               y responderá al momento,
               porque de mentira, engaño
               y maldades me sustento,
               y nunca sabe hacer daño
               el de noble entendimiento.
               Luego, si yo te he enseñado
               enredos, mentiras mías,
               traza de rico te he dado,
               y en moneda que estos días
               vale y corre té he pagado.

LILLO:

               Pues no pasa esa moneda
               en Torrejón.

LUIS:

               ¿Por qué no?
               Bien hay quien trocarla pueda,
               que siempre el engaño halló
               quien sus mentiras hereda.


<<<
>>>

Pág. 112 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


LILLO:

               Mis miembros que están desnudos
               no admiten estas razones,
               que engaños no son escudos.

LUIS:

               Son con dos caras doblones.

LILLO:

               Pues págame tú en menudos,
               o haré a la justicia alarde
               del tiempo que te he servido.

LUIS:

               Vete, villano cobarde,
               que desde aquí te despido.

LILLO:

               Ya llegó el despido tarde;
               que yo [ya] me despedí.
               ¡Que éste es el blasón que saco!

LUIS:

               ¡Por Dios si paras aquí!

LILLO:

               Más vale servirme a mí
               para servir a un bellaco.
Vase.
Habla la voz de un ALMA dentro

ALMA:

               Hombre.

LUIS:

               El paso, la persona,
               el movimiento, la voz,
               todo pienso que pregona
               temor que lengua feroz
               el aire denso inficiona.


<<<
>>>

Pág. 113 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Sale un ALMA, de galán
ALMA:

               ¡Hombre!

LUIS:

               Aunque dices mi nombre,
               y tú pareces lo mismo,
               me das causa que me asombre
               y esté en un confuso abismo,
               viendo que me llamas hombre,
               y bien me puedo ofender
               porque hombre sólo es afrenta,
               pues no dice más del ser
               y otro cualquier nombre aumenta
               valor, hacienda y poder.

ALMA:

               Como vos no tenéis más
               de ser hombre el ser desnudo
               sin el bien que los demás,
               hombre os llamé y temo y dudo
               que no lo fuistes jamás.
               Cuando deshecha se ve
               y borrada una pintura,
               para dar noticia y fe
               de ella, escribirse procura
               su nombre y quién ella fue;
               y así, hombre, no os asombre
               que siendo imagen de Dios
               borrada, que aun no sois hombre,
               porque os conozcáis en vos
               de hombre os dé sólo el nombre.


<<<
>>>

Pág. 114 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Como crecen los agravios
               va creciendo en mí el temor.
               Decid, pensamientos sabios,
               ¿cómo no siento valor
               en el pecho ni en los labios?
               ¿Yo, cuanto más ofendido,
               más temeroso y turbado?
               ¿Qué nueva mudanza ha sido?
               ¿Quién eres? No te he llamado
               hombre, ni lo has parecido;
               porque un hombre igual a mí
               solo y con armas iguales
               no le temiera yo ansí.

ALMA:

               Aunque mienten las señales,
               no soy cuerpo, un alma sí;
               un amigo y el más cierto
               vuestro fui.

LUIS:

               ¿Qué fugitivo
               temor mi rostro ha cubierto?
               ¿Quién eres, que entierra el vivo
               su memoria con el muerto?

ALMA:

               Soy don Juan, el que en la corte
               en tierna edad y con vos,
               hice de mi gusto el norte.

LUIS:

               Amigo caro,--¡por Dios!--
               que tu rigor se reporte.
               Y dime: ¿en qué parte estás?
               ¿entre almas gloriosas?


<<<
>>>

Pág. 115 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


ALMA:

               Menos.

LUIS:

               ¿Entre condenados?

ALMA:

               Más.

LUIS:

               ¿En el purgatorio? Buenos
               indicios de fe tendrás.

ALMA:

               Allí estoy por atrevido,
               por libre, por descortés
               a mi padre.

LUIS:

               ¿Y ha tenido
               muchas penas quien lo es,
               alma, porque yo lo he sido?

ALMA:

               Tantas tengo, que al momento
               me acordé de vos y quise
               daros algún sentimiento,
               y aunque no dejan que avise
               su gente el rico avariento,
               yo, que en más noble lugar
               estoy, por la Santa Juana
               os he venido a avisar,
               que experiencia soberana
               y memoria os pienso dar.

LUIS:

               ¿Es tan grande e inhumano,
               como el fuego del infierno
               el del purgatorio?

ALMA:

               Hermano,
               aunque regalado y tierno,
               llegad la vuestra a mi mano.


<<<
>>>

Pág. 116 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Danse las manos y sale de ellas una llama de fuego
LUIS:

               ¡Ay, que me abraso y me quemo,
               no sólo la mano y palma,
               sino el alma! Morir temo.

ALMA:

               ¡Hombre, que os avisa un alma!
               Mudad el vicioso extremo.
Vase

LUIS:

               Mano de fuego, esperad,
               no os apaguéis; mas por Dios,
               que con la luz que dais vos
               descubro yo una verdad,
               pero no tanta crueldad,
               aunque es venganza forzosa,
               haced dos luces piadosa;
               sed justa viendo propicia,
               misericordia y justicia,
               que una sin otra es dañosa.
               Dios mío, este fuego labra
               nueva vida; desde luego
               pondré la mano en un fuego
               que he de cumplir mi palabra.
               Vuestro tesoro se abra
               de gracia, a quien llevó aquellos
               pecados por los cabellos,
               que yo no puedo, mi Dios,
               ir con ellos yendo a Vos,
               ni sin Vos librarme de ellos.
               Vayan arrastrando, lleguen,
               pues llevo en la mano luz,
               al Rojo mar de la cruz
               donde se limpien y aneguen.
               Ningunos respectos nieguen
               el bien que el alma ganó;
               no hay inconvenientes, no,
               que me estorben mi deseo,
               pues siendo cambio Mateo
               con cielo y tierra se alzó.
               Padre de mi alma, espera,
               que sí a mirarte me atrevo,
               Dios me dará un libro nuevo
               y el del cordero quisiera;
               ya entiendo su verdadera
               música y puedo enseñar
               en esta mano a cantar,
               que en esta mano si vive
               se ve lo que no se escribe
               sino es al Rey Baltasar.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 117 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Salen tres PASTORES, don DIEGO, CÉSAR,
doña INÉS y los más que pudieren
PASTOR 1:

               Nuestra madre se nos muere,
               nuestro amparo, nuestra Santa.
               Cielos, ¿qué habemos de hacer?

PASTOR 2:

               No castiguéis nuestra patria
               con tal azote, mi Dios.

PASTOR 3:

               Dadnos, nuestra madre amada,
               nuestra salud, nuestra vida,
               y el amparo de la Sagra.

INÉS:

               ¡Ay de mí, triste sin ella!

DIEGO:

               Si muere la Santa Juana,
               ¿qué aguarda más mi vejez?

CÉSAR:

               Mostradnos, madres amadas,
               el cuerpo de nuestra madre,
               para dejar consolada
               nuestra tristeza y pesar.

INÉS:

               Madres: las puertas se abran
               para ver este tesoro.

TODOS:

               Mostradnos, madres, la Santa.


<<<
>>>

Pág. 118 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Sale una MONJA
MONJA:

               Por cumplir vuestros deseos,
               antes que del cuerpo salga
               de este ángel el alma bella,
               que ya apresta su jornada,
               es justo que la veáis.
Descubren una cortina y aparecerá la SANTA de
rodillas con un Cristo en la mano y coronada
la cabeza como la pintan y las MONJAS a sus lados,
y estén sobre una tarima a forma de cama

DIEGO:

               Madre nuestra, madre Juana,
               ¿por qué nos dejáis tan tristes?

SANTA:

               Sosegad, hijos, las ansias.

PASTOR 2:

               ¿Quién ha de poder, si vemos
               perdida nuestra esperanza?


<<<
>>>

Pág. 119 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Sale don LUIS
LUIS:

               Juntos están. Pediré
               de mis culpas la venganza.
               Humilde estoy a esos pies,
               veis aquí, César, mi espada
               para vengar los delitos
               que la justa muerte aguardan,
               y ansí digo que gocé
               a doña Inés, y palabra
               doy, si gustáis, de su esposo.
               Dejad ofensas pasadas
               si acaso el perdón merece
               una culpa confesada.
               Padre mío, yo os suplico
               que, no mirando a mis faltas,
               me perdonéis como a hijo.
               Perdón pido, madre Juana,
               rogad a los dos por mí,
               y a Dios que sane la llama
               de este fuego riguroso;
               rogádselo, madre santa;
               humilde el favor os pido;
               por vos el perdón aguardan
               mis pecados.

SANTA:

               Levantad,
               hijo; que mejor alcanzan
               esas lágrimas con Dios
               el perdón que mis palabras.
               Yo rogaré de mi parte
               que Él os conserve en su gracia,
               y a don Diego y César pido
               que perdonen vuestras faltas.


<<<
>>>

Pág. 120 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               Basta que vos lo pidáis
               para quedar perdonadas.

CÉSAR:

               Perdón y brazos os doy.

LUIS:

               Vuestra nobleza se ensalza
               con este nuevo favor,
               y merced tan señalada,
               que perdón tan liberal
               de vos sólo se esperaba.

DIEGO:

               Dad a doña Inés la mano,

LUIS:

               Mas--¡ay de mi, virgen Juana,
               ya estoy sano de aquel fuego
               que tanto me atormentaba!

INÉS:

               Yo me tengo por dichosa,
               después de tantas desgracias,
               pues he venido alcanzar
               mis perdidas esperanzas.
               Yo soy, señor, vuestra esposa.
Descúbrese de rodillas sobre una tarima,
puestas las manos La SANTA elevada,
y a sus lados las MONJAS hincadas de rodillas

SANTA:

               Hijos, adiós, que me llama
               mi Esposo. Allá, en su presencia,
               tendrá eternamente España,
               y en ella este reino ilustre,
               una propicia abogada.
               Esposo, venid por mí.


<<<
>>>

Pág. 121 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


Dentro
JESÚS:

               Sube a gozar, prenda santa,
               los premios de tus trabajos.
Toquen poco

DIEGO:

               ¡Gran suerte!

TODOS:

               ¡Visión extraña!

ALDONZA:

               Madre, ¿que os vais de esa suerte?

SANTA:

               Quedaos a Dios, prendas caras.
               ¡Mi bien!
Aparece el niño JESÚS

JESÚS:

               ¡Mi esposa!

SANTA:

               ¡Mi Dios!

JESÚS:

               Con las joyas soberanas
               de mi cruz, corona y clavos,
               te recibo.

SANTA:

               Joyas santas.
               Cruz mía, con vos nací,
               Juana de la Cruz me llama
               el mundo, y es justa cosa,
               Cruz, pues sois mi joya amada,
               que vos me llevéis al cielo,
               y por que segura vaya,
               en vuestras manos, Señor,
               os encorniendo mi alma.


<<<
>>>

Pág. 122 de 122
La santa Juana, tercera parte Acto III Tirso de Molina


JESÚS:

               Ven a mi palacio eterno.

DIEGO:

               El corazón se me arranca.
Suben la tramoya

ÁNGEL:

               Aquesta corona y silla
               es para la Santa Juana.
Tocan

LUIS:

               ¡Oh, venturosa mujer!
               Si tus divinas hazañas
               se hubieran de reducir
               a poemas, no bastaran
               cuantos ingenios celebra
               con tanta razón España.
               Quédese a la devoción,
               pues que las lenguas no bastan.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<