La vengadora de las mujeres: 009

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 009 de 129
La vengadora de las mujeres Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ARNALDO:

  Pésame, Laura querida,
que tan sin causa aborrezcas
los hombres, que a ser te ofrezcas
su enemiga y su homicida.
A muchos costó la vida
  amar, querer, defender
el honor, y la mujer
nació del hombre y de modo
que es como parte del todo
que nos da principio y ser.
  Muchos las han celebrado
en libros de verso y prosa,
y es, mi Laura, injusta cosa
que de uno te hayas cansado,
que fue amando desdichado
o en ausencia o casamiento.
Pero ya que al tuyo atento,
aún no dispongo del mío,
perdóname si porfío
en tan justo pensamiento.
  Mira que el ser singular
puede un sabio, no un prudente,
que es término trancedente
que desvanece hasta dar
en locura y porfiar.
Contra lo justo no es justo,
no me des, Laura, disgusto;
que si aborrecerlos quieres
por vengar a las mujeres,
no tienen todas tu gusto.
  ¿Qué te importa el ser casada,
Laura, para defender
el honor de la mujer?
Dirás que estar obligada
siendo de tu esposo amada.
Dirás bien, pero si el nombre
de hombre infamas porque asombre
esa locura en que das,
por lo menos no dirás
que fuiste mujer sin hombre.
(Vase.)


<<<
>>>